Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
8 agosto 2014 5 08 /08 /agosto /2014 07:55
Alucinaciones

Desde que leí en los 80 "El hombre que confundió a su mujer con un sombrero" o "Despertares" (luego llevada al cine con un extraordinario Robert De Niro como uno de los pacientes que "despierta" gracias a una droga administrada casualmente) he seguido las apasionantes narraciones del neurólogo y psiquiatra Oliver Sacks, no sólo por su calidad literaria --que la tienen-- sino por tratar una de las cuestiones más atractivas y fascinantes de la existencia: las funciones del cerebro dentro del contexto de la vida humana, sus patologías y los surrealistas efectos que causan éstas, las cualidades de sus respuestas y los desafíos que conciernen a su funcionamiento (o a su falta de). Por motivos personales y académicos, desde que en esa época empecé estudios de psicología, los relatos de Sacks, con su cuidada vertiene filosófica que trasciende la importancia clínica de lo que narra, iluminan la nunca totalmente explicada complejidad de la mente humana y sus misterios y maravillas, todo ello fue un complemento evocativo y sugerente en mis estudios primero y en mi práctica clínica después.

En "Alucinaciones", como en otros libros de este genial autor, ya sea "Con una sola pierna", "Migraña" "Los ojos de la mente" o "Veo una voz", Sacks analiza un tópico clínico, unos casos que conciernen a diferentes funciones de la mente y el cerebro, como la percepción de los miembros fantasma, la complejidad de la visión o la audición, las raras enfermedades o las dolencias comunes (como la migraña) y lo hace enriqueciendo las historias clínicas con un despliegue de erudición literaria y filosófica que apenas tiene parangón en este tipo de narrativa. Arte, historia médica o de la literatura, música, antropología, filosofía y, por supuesto, psicología y neurociencias, forman parte del inacabable bagaje que Sacks va exponiéndonos con un verbo, un humor y una amenidad propias de los tradicionales cuentacuentos orientales a la vera del fuego de la tribu.

En este libro Sacks nos muestra cómo la mente, el cerebro, crean una realidad paralela y distinta a la que "vemos" cuando en vigilia nos consideramos dueños de nuestra lucidez y para ello el cerebro no sólo es capaz de utilizar la visión, sino también el olfato, el oido e incluso el tacto. Topo empieza y acaba en el cerebro. Desde los trampatojos más sencillos hasta las alucinaciones más decabelladas a las que tomamos como parte de "nuestra realidad".

Este autor octogenario, pero muy joven de espíritu, nos propone analizar casos que sin ser delirios o efectos de patologías, algunas personas ven algo que nadie más puede notar. Y Sacks aclara desde el principio que se trata de alucinaciones no de ilusiones, es decir unas imágenes no buscadas ni existentes, en lugar de algo buscado por la voluntad y la memoria, es decir un efecto que no relaciona con la psique histórica del sujeto y por tanto no es un producto psicoanalizable.

Nos habla del “síndrome de Charles Bonnet”, visiones alucinatorias de creciente complejidad en un hombre con ceguera, sin que ella hubiera componentes emotivos ni personales; de las visiones de algunos parkinsonianos; los extraños casos de percepción de olores sin causa objetiva o los estados cuasi-místicos que acontecen en algunos epilépticos (lo cual explica, según Sacks, muchas de las visiones místicas presentes en las religiones y tradiciones: Juana de Arco, San Juan de la Cruz o Santa Teresa ).

Muchas de las reflexiones de Sacks sobre la capacidad alucinatoria inciden en la literatura, ya hablemos de Dostoievski o Baudelaire. O de casos o tópicos literarios como la aparición de “doppelgängers”, duplicados de uno mismo pero con siniestras diferencias, que uno ha encontrado en relatos de Poe, de Mauppasant o de Stevenson.

Sacks también incluye en este libro referencias a casos de "miembros fantasmas", dentro de las distorsiones que el cerebro provoca en la imagen estructural que el hombre tiene de si mismo (algo que ya trató en obras como "Con una sola pierna" o "El hombre que confuncio...") hablándonos de casos de personas con miembros amputados que todavía sienten“calambres” en la mano o pierna que no está ( el propio Sacks tuvo un percance traumático en una pierna, creo recordar, y sufrió el mismo síndrome que después describiría con tanto arte). Es una patología de la propriocepción (la percepción de sí mismo) que crea imágenes de cosas que no existen, miembros duplicados o sensaciones inexplicables.

En esta obra, Sacks logra, con su estilo sencillo, didáctico y con ramalazos de fino humor inglés, una versión del discurso médico que logra parecerse a una buena novela, sin dejar de aportar datos y comocimientos a la amplia gama de los males neurológicos que nos podrían, en algun inesperado momento o circunstancia, provocar alucinaciones o causar surrealistas efectos, una broma pesada de ese organo vital semidesconocido al que llamamos cerebro.

FICHA

ALUCINACIONES.- Oliver Sacks.- Traducción de Damian Alou.- 343 págs. Editorial Anagrama.-19,90 euros

Compartir este post
Repost0
2 agosto 2014 6 02 /08 /agosto /2014 08:44
Nombres propios: W. M. Thackeray

Los aficionados a la buena literatura inglesa del siglo XIX e, incidentalmente, los cinéfilos que disfrutaron con "La feria de las vanidades" y con "Barry Lindon", (esta segunda una versión magistral del gran Kubrick) pondrán toda su atención a las líneas que siguen, pues les voy a recomendar una novela poco conocida del autor de las dos joyas antes citadas y llevadas al cine en las últimas décadas. Se trata de "La historia de Samuel Titmarsh y el gran diamante Hoggarty" y el autor de las tres novelas es William Makepeace Thackeray, un flemático autor británico nacido en Calcuta en 1811 y fallecido en Londres a la temprana edad de 52 años. En la época victoriana en que vivió sólo hubo un autor que rivalizara con el éxito que obtuvieron sus novelas en toda la Commonwealth y países afines (Estados Unido y parte de Europa, entre la que no nos encontramos), el genial Dickens. Como este gigantesco autor, Thackeray no tuvo reparo alguno en reflejar en sus novelas partes de sus experiencias y unos retratos de las clases media y alta inglesas llenas de ironía, crítica sardónica, humor y desparpajo. Incluso se permite citar al final de la novela al mismísimo señor Pickwick, el inmortal personaje de Dickens. Más político en sus análisis y dueño de una habilidosa vena satírica, corrosiva las más de las veces, es menos sentimental que Dickens y también menos compasivo. Stanley Kubrick logró mostrarnos la vena ácida de este autor con las brillantes imágenes de Barry Lindon. La historia del joven Samuel, escribiente de segunda en una empresa de seguros de la City, al que una adinerada tía le regala un fastuoso diamante que se convertirá en el inesperado pasaporte hacia la riqueza, la entrada en la clase alta y la ruina y el desencanto de los escándalos financieros, recuerda un poco la aventurera vida de Barry Lindon, aunque Samuel no llega a la altura del ingenuo y ambicioso escalador social que fue el primero. Rodeado de personajes complejos, divertidos, inmorales y corruptos, la novela es una delicia que despertará sonrisas, aunque algo melancólicas y también reflexiones más tristes sobre las semejanzas inmorales de los mundos financieros y del poder que nos evoca el autor con los que hemos de sufrir en estos tiempos. (en especial en casos tan sonados como el Gurtel, Camps y "tantti altri"). Me sorprende que nadie se haya embarcado en llevar al cine la historia de Samuel y el diamante Hoggarty.

FICHA: LA HISTORIA DE SAMUEL TITMARSH...-William Thackeray.-Traductora: Ángeles de los Santos.-Ed. Periférica.- 250 págs. 17,90 euros.

Compartir este post
Repost0
1 agosto 2014 5 01 /08 /agosto /2014 08:38
Ávidas pretensiones

Fernando Aramburu, nacido en 1959 en San Sebastián y uno de esos pocos escritores españoles que residen en otro país (Aramburu, en Alemania) y aquí se van proyectando en sus libros de una forma discreta y casi siempre con una enorme calidad, destacando muy por encima en la agobiante sobreproducción de los plumíferos nacionales (¿tienen idea vuesas mercedes de la cantidad ingente de novelas y relatos --por ajustarnos a un género literario- que se publican en este país?). Y ahora, el consejo adelantado: corran a comprarse "Ávidas pretensiones" de Fernando Aramburu y no sólo por tratar de NO ser una gran novela, ni LA gran novela del año en España, sino porque en ese esfuerzo benemérito, don Fernando ha pergeñado un relato de lo más chusco, acerbo, divertido, despiadado, picante, riguroso, agudo y descacharrante dedicado en cuerpo y alma a un tipo de gente que menudea por el gremio al cual él pertenece (al sector más digno, por lo que veo). Es decir, a los creadores literarios, a los escritores y dentro del género al de los poetas, poetillas, poetastros y vates furiosos de cualquier jaez poco recomendable.

Aramburu se nos descuelga con unas crónicas sobre unas jornadas poéticas en un convento rural cercano a un pueblo de la España profunda. No me extraña que nuestro autor se llevara el Premio Biblioteca Breve y que, seguramente, tenga algo de cierto el cuidado apuntado en la "observación" preliminar del libro: "A fin de preservar su vida y la integridad de sus modestos bienes, el autor ha tenido la cautela de asignar nombres ficticios a los actores...y lugares (ficticios)...El resto es todo verdad". Hay que tener valor y agudeza para mostrarnos a esos casi treinta poetas de toda clase y condición, hacerlos más que creíbles, usar un humor fino, habilidad verbal, oído justo para modismos y diálogos y unas dosis homeopáticas pero muy visibles de mala uva. Las jornadas son desternillantes, los eventos consuetudinarios que acontecen en esas rúas pasan de castaño claro, desde el vate que se droga con hongos sin encomendarse a dios o al diablo, los que buscan sexo por doquier, las poetisas metidas en sazón, las peleas y los celos, las venganzas mas o menos traperas, la autoridad del experto en antologías, la vanidad de vanidades y sólo vanidad de todos y cada uno de los supuestos poetas y la soberbia habilidad del encuadre y escenario: el convento de "las hermanas siervas de las sagradas espìnas de Jesús", a un tiro de piedra de Morilla del Pinar, un pueblo de chiste de paletos, de tópico rural. Los "dramatis personae" son casi una treintena, Juanjo Changa, Tadeo Balboa, Evangelina González, (la Nívea), Amalia Solórzano José Manuel Agüero Lopetegui, (Lope), el maestro organizador, Susana Valcárcel, Vanessa Rincón, objeto del deseo de todos los machos y alguna hembra del elenco...hay donde escoger y no hay por donde cogerlos. Las escenas y los debates, las lecturas y los incidentes generan una de las novelas más divertidas que he leído, con esa sensación un poco culpable que uno trata de sofocar ante la crueldad de la sátira --con detalles tiernos, faltaría más, sino sería un libelo y perdería su gracia feroz--del mundillo poético y por extensión, del literario, semejantes como dos gotas de agua, ha quedado bien descrito y bien servido, rodeado de un espeso caldo procaz, pero nunca grosero, de sexo en todas sus variedades. Todo, en suma, un gozoso disparate, una gigantesca greguería literaria trufada del aire burlón de Quevedo, el tremendismo socarrón de Camilo José Cela y unas gotas amargo cachondas de Valle Inclán. Con diálogos de una justeza ejemplar, ácidos, divertidos, canallas y esperpénticos. Como este: Dos poetisas lesbianas se están jurando amor eterno, una de ellas dice: "Me mataré el día que te mueras, ¿Harás lo mismo?", su compañera, sin dejar los arrumacos subidos de tono, responde, "Tendría que mirar la agenda".

En suma, una cachonda novela dedicada al ego literario, uno de los más feroces y cainitas egos profesionales del almacén de egos desatados de la humanidad. Por eso la recomendación que hago de esta novela memorable --en el sentido chungón y gozoso-- tiene una excepción rigurosa: si usted es poeta o trata de serlo o aspira a formar parte del Parnaso español...no la lea, pase de ella, ignórela. Calcinará sus más ávidas pretensiones.

FICHA

ÁVIDAS PRETENSIONES.- Fernando Aramburu.-Seix Barral.- 413 páginas. 20 euros.

Compartir este post
Repost0
25 julio 2014 5 25 /07 /julio /2014 08:46
Nombres propios: los misterios de El Prado

Javier Sierra es un escritor sobradamente conocido por el gran público, los amantes de las novelas históricas y ligeramente esotéricas y esos libros incursos en el englobe un tanto injusto que hemos dado en llamar "best sellerismo". En "El maestro del Prado", este prolífico autor pergeña una endeble estructura, muy bien servida eso si por la editorial que no ha reparado en gastos para potenciar los aspectos documentales del libro, en la que se promete mucho más de lo quje se da. La "pinturas proféticas" de la célebre pinacoteca que un Javier Sierra jovencito nos ofrece de la mano de un supuesto "maestro", no acaban de dar el peso prometido. Es como si Sierra jugara al trilero con nosotros. Eso sin dejar de anotar que las reproducciones de los cuadros, muy bien editadas por Planeta, y algunos detalles apuntados harán las delicias de los, suponemos, abundantísimos lectores del encumbrado autor (que incluso ha protagonizado un espacio de una serie ocultista y sensacionalista llamada "Cuarto milenio", verdadero maná para los aficionados al género, en el que ha filmado algunos de los "misterios" que nos desvela en su libro. El supuesto tinte autobiográfico de este - ¿novela?- libro, es un atractivo añadido por el agudo Sierra para encantar a sus lectores y desconcertar a los que no lo son y han "picado" el anzuelo habilidoso del autor. Convertir obras como "La Perla" de Rafael Sanzio, el "Cardinal Bandinello Sauli" de Sebastiano del Piombo, el "Retrato de un cardenal" y "La escuela de Atenas" "La Sagrada familia del Roble" o la "Transfiguración" todas también de Rafael, "La virgen de las rocas" de Leonardo, "Jesus entre los doctores" de Ambrogio Bergognone o la "Sagrada Familia" de Bernardino Luini, en fuentes de mensajes esotéricos o en "puertas" hacia una nueva o distinta realidad, es el privilegio de un autor que se mueve como pez en el agua en esa vaga frontera misteriosa entre realidades de distinto cuño. Al fin y al cabo se ha dicho muchas veces que el mundo real es un mundo de maravillas, solo depende del ojo con que lo miras. Y los ojos de Sierra están entrenados en percibir esa realidad alterna en detalles que nos pasarían inadvertidos a la mayoría de los humanos. Por tanto, que nadie lea en estas líneas un llamamiento al anatema del libro de Sierra. Creo que para algunos es una diversión agradable sobre cuadros que después de leer el libro uno verá con otra mirada y, para otros lectores, es un descubrimiento gozoso de esas otras "realidades paralelas" que conforman el nunca extinguido amor humano hacia lo sobrenatural, hacia el misterio, hacia la frontera de lo oculto y lo sagrado.

FICHA

EL MAESTRO DEL PRADO.- Javier Sierra.-Ed. Planeta.320 págs. 20 euros.

Compartir este post
Repost0
24 julio 2014 4 24 /07 /julio /2014 07:09
Las tres bodas de Manolita

Sentido de la memoria dinámica y tendencia al cotilleo, la curiosidad andante e indiscriminada, una mezcla de Galdós y Pérez y Pérez o "El Caballero audaz", una prosa inagotable, el manantial que no cesa, un estilo desaliñado pero apasionado, una voluntad de contar que se convierte en voluntad de ser, eso es Almudena Grandes, que emulando a los contadores de folletines decimonónicos, Dumas o "Los misterios de Paris", ha abierto la esclusa de la presa y va publicando desbordantes historias cuajadas de historias, los "Episodios de una guerra interminable" que son episodios que amenazan (¿o prometen?) con extenderse por los siglos aunque se promete limitada tanto formalmente (Almudena habla de seis volúmenes) como temáticamente (sólo se alimentan de lo previo, lo concreto y lo consecuente en torno a la guerra (in-)civil, esa abominación que todos los españoles de las últimas generaciones hemos padecido --o disfrutado, algunos-- directa o indirectamnente, y aún colea...).

Después de "Inés y la alegría" y "El lector de Julio Verne", Almudena acomete la tercera entrega de sus "Episodios" (entre los que debería contar una novela anterior de la Grandes, "El corazón helado"). Si en los dos primeros remite su historia a las localizaciones del Pirineo o la Sierra de Jaén, en "Las tres bodas de Manolita" constituye a Madrid como un personaje más, uno de los más importantes, de la novela. Las calles, los barrios, las prisiones (Porlier, Ventas o Yeserías), van tomando cuerpo y espacio ante los ojos del fascinado lector. Y con ese escenario nada neutral vemos el desarrollo de los personajes, y éstos tienen una entidad y un grosor humano que los llena de significantes, la pasión política, el miedo, la rebeldía, la humillación: estamos ante una novela dedicada a los vencidos, a las víctimas, la mayoría inocentes, de una victoria en cuya gestión no han tenido nada que ver (no son combatientes la mayoría, sino simples ciudadanos -as, cuyo delito es haber sido primo, hermano, hijo, vecino o amigo de los vencidos) en un país cainita, mezquino, cruel e ignorante que hace durar durante 40 años un régimen del abuso y el horror.

Más de setecientas páginas de desmesura narrativa donde uno ve ecos y personajes de muchos otros libros y donde uno percibe el esfuerzo documental de la autora, su comprensible maniqueísmo --las historias que nos cuenta no permiten muchos matices-- y su apasionamiento. Ecos desde "La voz dormida" de Dulce Chacón, pasando por Fernando Fernán Gómez, la reciente "El día de mañana" de Martínez de Pisón, "Las máscaras del héroe" de Juan Manuel de Prada, la historia de las "17 rosas de Guillena" y tantos otros testimonios literarios o históricos, son evocados en esta torrencial novela, junto a personajes reales como el aristócrata anarquista y novelista Antonio de Hoyos y Vinent o el tristemente famoso "Orejas", comisario Conesa, y literarios como el entrañable La Palmera, el homosexual que ayuda a Manolita a sobrevivir, o la bella y salvaje Eladia (otro personaje que merece una novela ella sola)...total un centenar de personajes en historias paralelas, subtramas como los dos capitulos dedicados a episodios y personajes reales que tienen, repito, el suficiente peso específico para merecer novela aparte (no le demos ideas a la autora, que no las necesita), como el internado-lavandería de monjas para niños incursos en el abominable Decreto sobre Protección del Estado a los Huérfanos de la Revolución nacional y la Guerra o los trapicheos de curas y funcionarios de la cárceles españolas, lucrándose con la miseria y el horror de las familias de los "rojos".

El transcurso antiheroico de la vida de Manolita, la protagonista principal de esta novela coral, oscila desde su comienzo indiferente de señorita "Conmigo No Contéis", hasta una toma de conciencia que se inicia debilmente allá poor la página 174 de la novela y va trasformando a la reticente Manolita en una pieza importante de la resistencia comunista clandestina al franquismo, La vida de hambre y apuros de la joven Manolita, hija de fusilado, hermana de desaparecido y sustento de varios hermanos pequeños en una sociedad en la que sobran necesidades y miserias, toma un sentido superior con esa adscripción de lucha política en la que de una forma muy lenta y aparentemente casual va entrando Manolita por mor de las circunstancias, incluidas sus tres bodas. Con un epílogo situado en los setenta, la acción se desarrolla hasta principios de los cincuenta, los años de piedra de la dictadura española, con lo que compartimos escenarios de Madrid con Cuelgamuros o el Valle de los Caidos. Una interesante muestra de esa tendencia a la recuperación de la memoria histórica en la que Almudena está comprometida, recogiendo testimonios orales y documentales de los pocos interesados y afectados por aquellos tiempos que quedan hoy en día y añadiendo la argamasa de su indudable imaginación y un estilo narrativo a menudo desatado que se lanza a la desmesura y al exceso llevada por su simpatía por aquellos vencidos, víctima de una guerra cruenta instalada en plena supuesta paz que Franco legó a una España llena de heridas (y de mujeres llenas de fuerza, espiritu de sacrificio y entereza: la auténticas protagonistas morales de las novelas de Almudena). Vale la pena perderse en ese bosque de 760 páginas.

FICHA

LAS TRES BODAS DE MANOLITA.- Al mudena Grandes.Ed. Tusquets. 760 págs., 22,90 euros.

Compartir este post
Repost0
19 julio 2014 6 19 /07 /julio /2014 07:42
NOMBRES PROPIOS: Mundo de espías

Once relatos, once, sobre el mundo de los espías y tres basados en casos reales -históricos- del mismo género. Todos en un mismo volumen (editado por Plaza y Valdés) y con la presencia plumífera estelar de autores tan conocidos como Miguel Agustí (un abrazo, compañero de fatigas vanguardero), José Luis Caballero, el incansable Fernando Martínez Laínez, Raúl Guerra Garrido, Rafael Fraguas, el historiador Jesús Hernández y otros ocho esforzados caballeros. Lo bueno de las recopilaciones de relatos es su diversidad temática y estilística y, perdónenme, la brevedad. Si dividimos 280 páginas de relatos entre catorce, sale a veinte por cabeza. Es como colocar --metáfora para golosos-- catorce pastelillos árabes al alcance la mano e irlos degustando uno a uno o ir picoteando un par por la mañana, otros antes de dormir, el resto para el sábado por la tarde. El Club OO4, creado hace poco en España, reúne a escritores especializados o aficionados a la literatura de espías, ya sea en su vertiente documental o en la creativa. Este grupo de escritores, responsable del presente volumen, tratan de promover el conocimiento y el debate en torno a la llamada "cultura de Inteligencia", anglicismo conceptual que ha hecho fortuna en España y que engloba el mundo de los servicios secretos y las agencias especiales, oficiales o no, que se dedican al mundo del espionaje. En el decálogo institucional del club 004 hay un divertido punto final en el que se castiga con la expulsión a los miembros que espíen al resto de los socios o las actividades del Club. A Graham Greene o a John Le Carré les hubiera encantado un club así. Si a las dinámicas tramas del género se le une un cierto prurito informativo, una habilidad en pintar personajes, un holgura en los diálogos y un cierto sentido del humor en las descripciones, el lector tiene casi todas las garantías para pasarlo bien con la lectura de "Máximo secreto". Los avatares de cuatro comunistas españoles en el frente ruso en 1943, una operación contra Pinochet, el asesinato de agentes del CNI en Irak, un asunto diplomático de secuestro en Zaire, las escenas históricas de "Cuando llega el final" de M. Laínez... hay donde escoger. Casi mejor que se las lean todas.

FICHA

MÁXIMO SECRETO.- Varios autores.- Recopilación de F. Martínez Laínez y J.L. Caballero.- Ed. Plaza y Valdés.297 págs.

Compartir este post
Repost0
18 julio 2014 5 18 /07 /julio /2014 07:35

Nueva novela de Lorenzo Silva sobre las andanzas policíacas y detectivescas de sus dos personajes-estrella, el brigada Bevilacqua y su ayudante, la sargento Chamorro. Ya van para ocho --si no he contado mal.-- los libros dedicados a esta peculiar pareja de la Guardia Civil que, en contra de lo que suele suceder con los detectives clásicos que alegran nuestra vida --caso de Poirot, Sherlock Holmes o Maigret-- siguen una trayectoria vital absolutamente normal, envejecen, pierden facultades, ganan en melancólica sabiduría y tienen un pasado con sus correspondientes errores. Es decir, el lector que sigue esa doble biografía literaria los considera tan verosímiles como coetáneos, un elemento que acrecienta el valor de sus libros y tiene la virtud de fidelizar al lector. Bien, por Silva.

¿Qué son los "cuerpos extraños", que dan nombre a la novela? Personas cuya honradez y trasparencia forman un a modo de cuerpo extraño en el organismo social, que se apresura en paralelismo con los organismos biológicos, a neutralizarlos y expulsarlos o eliminarlos. Buena metáfora para una trama, bastante compleja, que se refiere precisamente a esa clase política que "en los últimos tiempos...crea en la ciudadanía un comprensible desafecto hacia unos gestores públicos que habían sumido al país en la bancarrota, después de haber obtenido muchos de ellos jugosas rentas para sí y para sus correligionarios (o hijos, o cónyuges, o novias, o amantes o compañeros de pupitre)" (pág. 25). Pues a ese mundillo y la corrupción política como pestilencia generalizada en nuestro país dedica Silva su novela, "culminación de una trilogía de la corrupción" (según declaró el autor, formada por "El alquimista impaciente" y "La marca del meridiano"). Aquí todo comienza con el asesinato de la alcaldesa en un pueblo levantino, una mujer "que era a su vez un cuerpo extraño entre los suyos, una persona capaz de anteponer sus principios a las componendas, alguien...que ni encajaba ni debía estar allí" (pág. 345). Por tanto el crimen permite a la pareja de investigadores de le Benemérita enfrentarse a una trama de corrupción enorme que salpica a grandes cargos políticos y está relacionada con mafias extranjeras y blanqueo de dinero. Tres ramas de investigación que complican la ya de por sí intensa trama.

Esa complejidad argumental, aumentada por le existencia actual de nuevas dinámicas de investigación conjunta que relaciona a diferentes cuerpos y servicios técnicos policiales entre sí y crea un damero de ramificaciones que dificultan la claridad de lectura. Aunque Silva es ducho en colocar explicaciones en su lugar adecuado, como las piezas de un rompecabezas, a veces provoca reiteraciones y alguna digresión que enlentecen la lectura (en algún párrafo --dos o tres a lo sumo-- cuesta encontrarle sentido a lo expuesto, parece como si hubieran saltado algunas líneas de texto--). La gracia y la justeza de los diálogos, sobre todo entre los dos compañeros de la Benemérita, sirve como desengrase de esas dificultades apuntadas y todo queda al final explicado y articulado en una exposición coherente. En resumen. obligada lectura para los fans de Silva y agradable descubrimiento para quienes no conozcan a este autor o su serie de Bevilacqua-Chamorro.

FICHA

LOS CUERPOS EXTRAÑOS.- Lorenzo Silva.- Ed. Destino.-348 págs.18,50 euros

Compartir este post
Repost0
10 julio 2014 4 10 /07 /julio /2014 07:54
Manual de filosofía portátil

Se trata de una obra que nos acerca a los grandes momentos humanos de la filosofía, desde los presocráticos como Empédocles al desconcertante y lúcido Wittgenstein, pasando por Sócrates, Plotino, Kierkegaard o Nietzche. Todo ello remando contra corriente, dirigiéndose en nuestra visita desde lo reciente al pasado remoto, marcando una original manera de entrar en la historia de la filosofía. ¿Y como hacerlo sino de la manera más pedestre e itinerante (de ahí lo de portátil) haciendo camino al andar, dejando las complejidades de la cátedra, la torre de marfil y el gabinete oscuro y enrarecido, para invitar a la figura señera a compartir un rato de paseo, como el Rousseau del "caminante solitario" o los paseos aristotélicos o el andariego meditar de los cínicos y los escépticos? Filosofía para caminantes, camino de filósofos desde las zapatillas, el campo o el aire libre de la montaña que tanto envidiara Nietzche.

Precisamente a través de una frase de Kierkegaard, “Hay que tomar las aguas desde más arriba”, nos propone la dirección narrativa que toma Juan Arnau (astrofísico y doctor en filosofía sánscrita, ejerce como profesor en la Universidad de Valencia). Se trataba, dice el autor, de hacer "un repliegue en lugar de un despliegue, porque –añade- el hombre moderno es incapaz de enfrentarse a la experiencia antigua, queda demasiado lejos, pero quizá sea posible marchar hacia ella", y así lo hace en 19 etapas que nos lleva desde el siglo XX hasta el movimiento cambiante de las aguas del rio que propusiera Heráclito como metáfora de la existencia.

Cada capítulo se centra en un episodio biográfico de la figura apuntada, de sus ideas y su vida, tratando de hilvanar ambas, obra y vida, en un algo coherente reflejado en un hecho significativo. Es un paseo por la historia de la filosofía donde se busca ese punto flexible donde el conocimiento se hace narración y el momento se vuelve espejo de la idea esencial del sujeto, ya sea el lloroso Nietzche abrazando la cabeza de un caballo martirizado por su dueño, la estancia de Wittgenstein en las trincheras de la primera guerra mundial, Levy Strauss caminando entre supuestos salvajes buscando el pensamiento ancestral, Novalis lanzando la mente poética hacia el universo nutricio, la crítica de Kant abriendo el pensar hacia la sospecha o las catas metafísicas de un racionalista como Hume. Y durante todo el recorrido la mirada atenta en los caracteres, los temores, las ambiciones, las vanidades o el cinismo de los pensadores, sujetos a las exigencias de un vivir no siempre cómodo. El genial y despreciado Spinoza, Leibniz y su visión trascendente, el amable Montaigne convirtiendo vida y filosofía en un santuario personal, Tomás de Aquino y Agustin de Hipona, como goznes religiosos en la historia de la filosofía, el sólido Aristóteles informando siglos de pensamiento con su estructura firme, las sombras de Platón, de Empédocles o de Parmérides en los comienzos de la filosofía cuando, la naturaleza abría el libro de la vida a los primeros pensadores dialécticos.

Un libro, pues, que se lee con la suave cadencia de los caminantes, un compendio de lo sustancial de algunas vidas filosóficas y un designio, propiciar una narración "portátil" es decir, fácil de llevar, de trasnportar cerca de uno, de acompañar en el pensamiento, el razonamiento y la intuición liberadora. Como dice Juan Aranau, "la filosofía portátil es una llamada a aligerarse"", ya que "el filosofo portátil prefiere la sonrisa joviaal, que conserva al mismo tiempo la distancia y la lejanía y permite sortear obstáculos de otro modo insalvables". ¿Lo consigue Arnau? A medias. En ocasiones esa jovialidad de estilo se estanca en recorridos alambicados, en complejidades de teorías y razonamientos. Se le escapa al autor a veces el contacto piel a piel con el lector, esa sencillez que reclama y anuncia. No siempre sigue su precepto de que "la filosofia no puede ser algo que nos viene encima, sino un lugar donde ir". Algunos de los filósofos tratados no aceptan esa inercia de lo portátil y sus densidades obligan no solo a caminar despacio sino a menudo a detenerse (o a perderse). Pero, aún así, el libro es un valioso bastón que ayuda el caminar no siempre fácil de la filosofía y de su intrincada historia. El "Manual de filosofía portátil" ya forma parte de mi biblioteca estable.

FICHA

MANUAL DE FILOSOFIA PORTATIL.-Juan Arnau.-Ed. Atalanta.566 págs.27 euros.


Manual de filosofía portátil
Compartir este post
Repost0
5 julio 2014 6 05 /07 /julio /2014 09:03
Nombre propios:La guerra del 14

Las dos novelas que comentamos esta semana tienen como leit motiv la desastrosa e inhumana barbarie bélica que fue la Primera Guerra Mundial (que había de ser la última según la Sociedad de Naciones creada para tal fin y que solo fue un sangriento preludio de algo peor, la Segunda Guerra mundial. En este caso se trata de la novela de Hans Herbert Grimm, (un escritor y profesor de insitituto, que había sido soldado durante la I Guerra) "Historia y desventuras del desconocido soldado Schlump". Muy ajustada al estilo, las virtudes y los defectos de la literatura de principios del siglo XX, la novela se lee con agrado, atraido el lector por la ingenuidad, la ironía y el encanto de un narrador elemental, joven y humano al que conmueven las muchachas y extremece hasta límites de pesadilla los horrores de los que es testigo. Estas dos caracteristicas conforman dos partes muy diferenciadas en el libro. La primera, donde conocemos las picardías del protagonista y los absurdos de la maquina militar alemana --ocupante en territorio francés-- bajo la visión idílica y traviesa de un soldado bisoño, muy joven,listo y picaro y la segunda, donde la bestialidad y el sinsentido de la sanguinaria guerra muestran su horrendo rostro. Las escenas de tales horrores parecen la version literaria de los dagerrotipos goyescos sobre los desastres de la guerra. Sin embargo lo que da un valor añadido a esta novela sencilla y demoledoramente critica con el belicismo y la oligofrénica maquinaria militar prusiana, es la metahistoria literaria de la novela, víctima al poco de ser publicada de la vesanía nazi, la criminal paranoia de la cruz gamada contra cualquier producto cultural que no se plegara a las consignas hitlerianas y mucho más los libros tildados de antibelicistas. Grimm publicó la novela con pseudónimo al tiempo que Erich Maria Remarque publicaba su "Sin novedad en el frente", de un aliento más epico. Esta coincidencia afectó a la novela de Grimm que cayó en el olvido. Los nazis la recordaron también en su quema de libros "decadentes" y le cupo el honor de arder en la hoguera junto a la de Remarque. Gracias al editor, escritor y periodista Volker Weidemar --especialista en los libros perseguidos por los nazis-. hemos podido disfrutar con las desventuras del soldado Schlump --la novela fue guardada por su autor en una grieta escondida de un muro de su casa-- aunque su recuperación no ha servido de nada al pobre Grimm que terminó suicidándose. No a causa de los nazis sino de los comunistas de la RDA que le negaron el pan y la sal a pesar de saber quién era y lo que había escrito. Por si alguien tenía dudas de las semejanzas entre las dictaduras, sean del signo que sean.

FICHA

HISTORIA Y DESVENTURAS DEL DESCONOCIDO SOLDADO SCHLUMP.- Hans Herbert Grimm.-Traducción de Belén Santana.-Ed Impedimenta.-285 págs. 21,95 euros.

Compartir este post
Repost0
4 julio 2014 5 04 /07 /julio /2014 09:54
Nos vemos allá arriba

Brillante novela de un escritor poco conocido, Pierre Lemaitre, que ha resultado ser un bombazo literario en Francia, donde recibió el prestigioso Premio Goncourt de 2013 y tras ese merecido galardón dejar claro que el apellido del autor hace honor a su significado ("La maitre", el maestro). La primera gran guerra del siglo XX costó 15 millones de muertos y veinte millones de heridos. En ella por primera vez se convirtió a la poblacion civil en objetivo militar ( a partir de entonces resultó más seguro ser combatiente que civil en los lugares de guerra) y los horrores de la guerra pasaron a estar graficamente documentados por un cine en creciente apogeo y la fotografía ya establecida, permitiendo que la sociedad tuviera una idea bastante clara de la tremenda barbarie bélica. Pierre Lemaitre, con un estilo ágil y detallista ,muy bien traducido por José Antonio Soriano, nos permite de forma muy gráfica percibir aquéllas imágenes horrorosas, los nauseabundos olores de la putrefacción, las mutilaciones, la miseria y los sufrimientos de unos hombres destrozados. Y, al mismo tiempo, nos narra la brutalidad mezquina del regreso de los combatientes, los abusos y engañifas a los que se les sometió, la explotación inicua del dolor, la miseria y el espanto de las familias que solo ansiaban recuperar los restos de sus jóvenes familiares sacrificados por generales incompetentes y oficiales desalmados y oportunistas.

Los dos jovenes soldados protagonistas de la novela, Albert y Edouard, acompañados por el miserable ofical Pradelle, forman el trio que sustenta una trama un poco folletinesca pero al mismo tiempo llena de hallazgos críticos, análisis sociales de una fuerza poderosa y retratos de escenarios, sucesos y personajes que van siendo hilvanados en un gigantesco tapiz que recuerda poderosamente las imágenes de "Senderos de gloria", el panfleto antimilitarista de Kubrick, o las peliculas de los veteranos heridos de Vietnam y, sobre todo, el horror permanente y la compasión fría, casi documenal, de aquella increíble película , y novela, de Dalton Trumbo que fue "Johnny cogió su fusil", todo ello narrado con ecos literarios de la ironía durísima de Truman Capote o el descaro de cirujano social de Tom Wolfe. y el sentido del ritmo y la aventura de Dumas.

La absurda ofensiva, en el último día de la guerra, que Pradelle ordena contra las lineas alemanas sólo para ganar puntos ante sus superiores, provoca la muerte de dos soldados --asesinados secretamente por el oficial para enardecer a la tropa--. y gravisimas heridas y mutilaciones a los dos soldados que despues serán los protagonistas de esta gesta literaria híbrida en la que se unen con bastante gracia el ralato anibelicista, la crítica social y económica a financieros sin escrúpulos, los dramas familiares, el relato de novela negra y todo enriquecido con una prosa directa, socarrona, ácida, indignada , lírica en algún momento y compasiva en otros, que arrastra al lector desde las descripciones del frente francés y la vida en las trincheras, los ultimos enfrentamientos, el caos organizativo militar, la miseria de los veteranos en la vida civil, hasta los apuntes psicológicos y con un humor corrosivo que dibuja unos seres humanos desnortados, crueles, mezquinos hasta el crimen o generosos hasta la santidad, tipos entregados y humillados, vencidos entre la miseria y la venganza a lo Conde de Montecristo...

A pesar del indudable oportunismo de la novela -- estamos en el año conmemorativo de la I Guerra-- no hay en ella ninguno de los tópicos plausibles, sino un intento --logrado-- de contribuir a un mejor conocimiento de aquel horror, servido con una narración que parece un folletón popular y se convierte en una novela muy apreciable que no desentona entre lo mejor que se ha publicado sobre las atroces guerras de nuestro pasado reciente. Politicamente incorrecta, es un homenaje a los cientos de miles de soldados, ya sean vencedores o vencidos, da igual, que dejan las trincheras para enfrentarse a un mundo que les da la espalda y los condena a la miseria y la explotación. Contra ese estado de cosas, los dos camaradas montan algo impresionante... pero no les cuento más. Léanla y disfruten. El horror está servido, con alguna sonrisa y un bastante indignación entre medio.

.FICHA

NOS VEMOS ALLÁ ARRIBA.- Pierre Lemaitre.- Trad. de J.A Soriano Marco.- Editorial Salamandra.-443 págs.-20 euros

Compartir este post
Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens