Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
16 octubre 2014 4 16 /10 /octubre /2014 10:31
Leer Lolita en Teherán

Tras una primera edición en El Aleph en 2011, se reedita, con la misma traducción, "Leer Lolita en Teherán" de la profesora iraní Azar Nafisi, en Duomo Editores. Azar fue profesora de Literatura Inglesa en Teherán, y se vió obligada a renunciar a la enseñanza por estar en desacuerdo con muchas de las medidas coercitivas aplicadas por el régimen politico iraní contra las mujeres y la enseñanza. En esta novela-documento la profesora Nafisi invita a siete entre sus mejores alumnas a seguir un seminario en su casa, un día a la semana. El análisis de los libros escogidos, todos prohibidos por las autoridades islámicas, podría entrañar peligros duros y excesivos para alumnas y profesora si eran descubiertas. El salón del domicilio de la profesora se convierte en un lugar cerrado de libertad e inteligencia crítica, donde las jóvenes se permiten vestir y actuar con entera libertad.

Vladimir Nabokov, cuyo famoso personaje, la nínfula Lolita, se convierte en el simbolo de libertad critica que se desprende de este libro valiente, junto a F. Scott Fitzgerald, Henry James o Jane Austen, son los autores estudiados por las chicas, cuyos caracteres y comportamientos, palabras e ideas son explicitados de manera atrayente por Azar Nafisi (al final del libro nos brinda un epílogo donde nos cuenta lo que ha podido saber de la suerte de sus alumnas después de la marcha definitiva de Irán de la profesora, que vive en Estados Unidos desde 1997, donde ejerce su profesión docente y escribe y colabora con medios informativos norteamericanos.

La literatura se convierte en un medio de afrontar el absolutismo político y moral de la dictadura islámica y en especial el trato inicuo y deshumanizante que aplican a las mujeres. Desde la exigencia de velos, la ausencia de maquillajes o pinturas en uñas y rostro, la vestimenta, el comportamiento sumiso, la humillante subordinación total al varón, en fin, la pervivencia de la edad media en un estado avanzado técnica y económicamente para un sector de la población.

Como ella misma escribe, la literatura le permitió afrontar la situación ya que..."Una vez que el mal se individualiza y se convierte en parte de la vida diaria, la forma de resistirlo también se individualiza. Cómo sobrevive el alma es cuestión esencial, y la respuesta es: por medio del amor y la imaginación.”

El club de lectura clandestino, es un escenario cerrado donde las jóvenes podían leer y arriesgar interpretaciones que encontraban ecos en la difícil situación que debían vivir una vez salían de la acogedora vivienda de la profesora. Por tanto, en el caso del análisis de "Lolita" de Nabokov, las jovenes rechazaban a Humbert Humbert y apoyaban a la niña seducida, en contra de lo habitual e hipocrita exégesis que suele hacerse en occcidente. El paralelismo entre ellas y la núbil jovencita de Nabokov era lejano pero evidente. También los otros libros comentados y leídos por el grupo van dejando su poso de libertad e inteligencia en las jóvenes alumnas de Azar Nafisi y convirtiendo este libro e un auténtico documento histórico sobre una sociedad y un régimen político, el de Irán, que tiene a todo un sector de la población, el femenino, en condiciones verdaderamente escandalosas e inhumanas en pleno siglo XXI.

FICHA

"Leer Lolita en Teherán".- AZAR NAFISI..-tRAD. MARI CARMEN BELLVER.-Ed.Duomo.475 págs.

Compartir este post
Repost0
14 octubre 2014 2 14 /10 /octubre /2014 16:47
La fiesta de la insignificancia

La última novela de Milan Kundera es una obrita de madurez, inteligente y compuesta como un mecanismo de relojería intelectual. Pero con un manifiesto defecto: la riqueza literaria de Kundera se contempla a sí misma de una forma condescendiente y autocomplaciente: al estilo de "mirad qué listo y divertido soy". Y lo es, din duda. El detalle de la "broma" de Stalin sobre la caza no deja de ser un McGuffin que va dando vueltas al único mensaje del libro, la rigidez totalitaria que sólo puede resquebrajar el disolvente del humor.

Nuevamente nos vemos con la crítica al estanilismo en particular y los totalitarismos en general tan caros a Kundera tras la frenada Primavera de Praga (no por casualidad una de las obras de aquella epoca es "La broma", verdadero antecedente de este nuevo libro). Ha tardado 14 años en volver a publicar el autor checo y en tan señalada ocasión su novela parrece un epígono crepuscular de sus obras de entonces. ¿La novedad? El humor y la broma celebran la insignifancia frente al poder excesivo de las dictaduras.. El sabor suave de la vida, casi una cita zen. Lucidez y mirada de otoño, una cierta alegre decadencia que se rie de la solemnidad engalosa y la aparatosidad de lo grandielocuente, social o político, de la farsa exagerada de la solemnidad totalitarista.

En la página 135 de este libro breve y lleno de metáforas, dos de los personajes-claves (son como personajes de Becket o de Ionesco, meros símbolos que discursean entre sí), hablan de la insignificancia: "Es la esencia de la existencia.Está con nosotros en todas partes y en todo momento. Está presente incluso cuando no se la quiere ver: en el horror, en las luchas sangrientas, en las peores desgracias..." "No se trata solo de reconocerla hay que aprender a amarla "..."respira la insignificancia que nos rodea, es la clave de la sabiduría, es la clave del buen humor".

De esta manera, la novela se convierte en un producto híbrido que parece beber del panfleto, el ensayo filosófico o la parodia inteligente. Los cuatro amigos que viven en París, Alain, Ramón, Charles y Calibán, no toman individualidad literaria alguna, son elementos de un solo personaje que se cuestiona la realidad desde varios puntos de vista. En algún momento el libro toma derroteros teológicos que acaban, a pesar de hablar de Dios y los ángeles, siguiendo el sendero de la espiritualidad laica, la pervivencia del mito como complemento de la visión de la vida. No hay trama, nudo ni desenlace, todo se reduce a paseos, conversaciones y alguna reunión absurda.

Las evocaciones de Stalin están lindando lo grotesco pero, Kundera nos avisa, la risa o la broma se diluyen ante la realidad del poder omnímodo y violento, no hay risa, hay prevención, aunque la broma busque una salida inteligente al horror, todo queda en una especie de teatro del absurdo, de juego tétrico de marionetas. El poder estalinista muestra su auténtica cara de exceso inhumano en detalles tan patéticos como el que nos revela Kundera sobre el mediocre político al que Stalin atormenta porque sabe que no podrá retener mucho tiempo su orina y alarga el discruso hasta que el pobre tipo se mea encima, y luego le premiará poniendo su nombre a una ciudad (Konisberg, lugar de nacimiento y vida del filosofo Kant. El otro eje vertebrador de esta "novela" es la importancia de la visión del ombligo en las mujeres como dicta la moda actual en las jóvenes, que generaliza el atractivo sexual femenino en algo banal y repetitivo, el ombligo, por encima de piernas, rostro, caderas o pechos. Es decir la dictadura de lo banal, uno de los caracteres que puede tomar la insignificancia.

A sus 85 años Kundera nos brinda una obra que bien podría ser un testamento litetrario. Lo cierto es que deja sobre el papel muchos de los conceptos e ideas, críticas y tópicos que han jalonado la obra de este escritor.

FICHA:

LA FIESTA DE LA INSIGNIFICANCIA.- Milan Kundera.-Tusquets Ed. Traducción:Beatriz de Moura.138 págs. 14,90 euros.

Compartir este post
Repost0
12 octubre 2014 7 12 /10 /octubre /2014 11:51
Un mundo propio

Con 87 años nos dejó Graham Greene (en 1991) un novelista prolífico y popular que sólo con el paso del tiempo se ha convertido en uno de los grandes escritores británicos del siglo XX, un clásico. Fue redactor de "The Times" y "Spectator" y en 1941 ingresó en el Foreign Office lo que le permitió enriquecer su experiencia vital con viajes y relaciones que más tarde serían el campo fértil de los personajes y los argumentos de sus novelas y ensayos. Pasó la II Guerra Mundial trabajando para el Foreign Office en Africa y en 1954 marchó como corresponsal a Indochina (aunque nunca dejó de "colaborar" con el F.O.). Sus obras tienen un marchamo fuertemente político y humano, enalteciendo las novelas de espionaje a un nivel literario superior, creando personajes complejos con dilemas morales o incluso religiosos o espirituales. Fue sonada su conversión al catolicismo en 1926 aunque siempre rechazó el sello de "novelista católico" que se le puso a partir de algunas de sus novelas, como "El poder y la gloria" , "Monseñor Quijote" o "Brigthon, parque de atracciones".

Entre su producción literaria hay que destacar obras magnificas como "El agente confidencial", "El revés de la trama", "El tercer hombre" "El fin de la aventura", "El americano impasible", "Nuestro hombre en La Habana", "Los comediantes" , "El cónsul honorario" y "El factor humano", casi todas llevadas al cine con éxito notable.

En cuanto a "Un mundo propio" (el que pertenece al acto de soñar) que Greene contrapone al Mundo Común (la vida real), es una selección de textos oníricos realizada por el autor poco antes de fallecer. Greene tenía una fértil costumbre que mantuvo durante una gran parte de su vida: anotar sus sueños en una libreta que guardaba en su mesilla de noche. En sus relatos oníricos aparecen una sorprendente cantidad de personajes de la política y la literatura como protagonistas de situaciones concretas y muchos elementos que luego utilizaría en sus novelas. El libro es curiosamente atractivo por proceder de semejante autor y fue publicado en 1992, un año después de su muerte.

Aunque su interés literario es menos que relativo, su interés humano y metaliterario (el "patio de atrás" de un gran narrador y compleja persona) es lo suficientemente rico para merecer una atenta lectura. El prólogo escrito por su compañera sentimental y albacea literaria, Ivonne Cloetta es muy interesante, por lo que nos desvela de la vida intima del escritor y de algunos usos de los sueños de Greene en obras posteriores. El diario de los sueños tenía mas de 800 paginas y fue iniciado en 1965 y concluido en 1989 (cuando el autor estaba ya gravemente enfermo).

Escritores como Henry James, Sartre, Madox Ford, Cocteau, T.S. Eliot, Auden, Evelyn Waugh, Lawrence, Edgard Wallace o políticos como Wilson, Kruschov, De Gaulle, , Torrijos, Douglas-Home, Heath, Mitterrand, Castro, episodios del servicio secreto o de la guerra, dos o tres Papas, gente del cine o viajes, forman parte del legado onírico que nos desvela Greene. El contenido es tan deslavazado, absurdo, inconexo e improbable como suelen ser los sueños, lo cual acaba cansando un poco y restando interés a los, por otra parte, intrigantes episodios. Un libro curioso.

FICHA

UN MUNDO PROPIO.-Diario de sueños.-Graham Greene.-Traducción Eugenia Vázquez.-155 págs.-Ed. La Uña Rota.

Compartir este post
Repost0
10 octubre 2014 5 10 /10 /octubre /2014 17:19
Demonios familiares

Esta novela se reduce a una cuestión de lealtades mal entendidas. El hijo y la compañera "del alma" (María Paz Ortuño) de Ana María Matute y hasta su amigo Pere Gimferrer se deshacen en elogios y en ditirambos de este escrito póstumo. Afirman que la novela destila "la Matute en estado puro" y para que el lector no se engañe (mas de lo que lo está) hacen comparaciones ociosas y bastante retóricas con sinfonías inacabadas y novelas dejadas por el autor antes de terminarlas, todos ellos obligados casi siempre por la Parca que no perdona a nadie ni entiende de plazos. Lo que si ocultan los exégetas de la Matute es que en el caso de las novelas todos los intentos de recuperar y publicar textos inacabadas o, incluso, terminadas por un negro por muy familiar que fuera (generalmente hijos y herederos atosigados por la falta de ingresos del copyrigth) han sido fiascos lamentables y motivos de criticas acerbas. Recuerdo que se intentó con Hemingway y la cosa fue sonada y el libro, excepto cuatro incautos, apenas fue leído y se relegó a curiosidad para estudiosos. Y no vale la pena citar los famosos apuntes póstumos de Proust, totalmente inocuos, o las paginas no elaboradas de Nabokov cuyas publicaciones sólo resaltaron el hueco que ha dejado la muerte de sus autores y la imposibilidad de recuperar esos restos con un mínimo de interés.

Ana María Matute se fue el pasado 25 de junio sin poder acabar su última novela "Demonios familiares", una narración que en opinión de su hijo, Juan Pablo, reúne todo su universo y obsesiones relativas a la falta de comunicación y la incomprensión entre personas cercanas entre sí, creando universos cerrados por el silencio y el rencor. Estos escenarios claustrofóbicos, relaciones mezquinas y personajes desdichados incapaces de superar situaciones negativas sancionadas por la costumbre y la presión social integran esos demonios familiares que dan nombre a la ultima novela de Matute.

Pero lo cierto es que el edificio inacabado no permite hacerse una idea completa de lo mucho que falta. La protagonista, Eva, la joven que estudia para ser monja y se ve obligada a abandonar el colegio debido a las violencias anticlericales del tiempo de la guerra civil, va perfilándose como una de las heroínas tradicionales de la Matute, rodeada de los motivos habituales en muchas obras de esta escritora, el fondo bélico de nuestra guerra in-civil, las historias y los secretos ocultos en el seno de una familia, los enigmas y misterios que van resolviéndose durante la trama, el proceso de maduración de algún joven protagonista, los espacios simbólicos que protegen o atraen a algunos personajes, temas que informan textos como "Los Abel" o "Primera memoria" y que aquí son esbozados sin posterior desarrollo, en una obra que queda truncada apenas expuestos los elementos de planteamiento, lejos del nudo novelesco y por supuesto de un desenlace imposible de adivinar. Los demás personajes, el Coronel, un viejo e inflexible inválido que mira la vida a través de su reflejo en un espejo inclinado, Jovita la amiga de Eva, el aviador herido escondido en un desván, la vieja sirvienta esbozada a la manera de las criadas de toda la vida que forman parte de la familia, Yago el asistente joven, la sombra del Coronel, con un pasado peculiar, integran una serie de puntos misteriosos que se van intercalando en la trama y que quedan en el limbo de la desaparecida mente de la escritora. Por lo que lo más interesante de este libro resulta ser, por lo menos para mí, las páginas finales donde María Paz Ortuño nos narra las vicisitudes y problemas de la redacción de la novela. Por lo tanto, novela solo para los lectores fanáticos de la Matute o los estudiosos de preceptiva literaria.

FICHA

DEMONIOS FAMILIARES.-Ana María Matute.-Ed. destino.182 págs. 20 euros

Compartir este post
Repost0
8 octubre 2014 3 08 /10 /octubre /2014 17:09
Una pesadilla con aire acondicionado

Nueva edición, creo que la primera en España (no la primera en español, en los setenta leí esta psudo novela en una edición hispanoamericana) de un libro inclasificable, como todos los de Henry Miller: "Una pesadilla con aire acondicionado". Estamos en una road fiction, una novela de la carretera al estilo de los locos cincuenta, la beat generation, Burroughs, "El almuerzo desnudo", Kerouac "En la carretera", Ginsberg "Aullidos", sólo que con el inimitable estilo Miller, un batiburrillo de reflexiones filosóficas, espirituales, poéticas, literarias, politicas y sociales, todo con un aparato fantástico y fantasmagórico de adjetivos, frases lapidarias, bromas sexuales, chascarrillos y un estilo dinámico que deslumbra y a veces aturde. Miller se va con un amigo en un automóvil achacosos a recorrer Estados Unidos, su amado-odiado país, a la vuelta de una estancia de diez años en París, su ciudad soñada, ahora asediada por la guerra europea y ocupada por los nazis.

El recorrido por Estados Unidos se convierte en una visita al infierno de Dante o mejor al Purgatorio, pues de vez en cuando, en el Sur, Nueva Orleans, por ejemplo, el joven escritor rebelde se encuentra a sus anchas, aunque sin el intimo esplendor que le confiere sus recuerdos parisinos.Por lo demás el escenario que nos describe no puede ser más pesimista e inhumano y Miller, con su gran elocuencia, carga y arremete contra esa forma de vida y esa forma de sociedad, sabedor no obstante que es una batalla perdida y que está arremetiendo contra molinos de viento que darán en el suelo con él, maltrecho y vencido.

Ese ser humano regido por la avidez hacia el dinero, el sacrosanto dólar, la indiferencia hacia la cultura, cuando no la desconfianza o la agresividad, el olvido de los valores de la gran naturaleza que floreció en el enorme y bello país, la subordinación social y laboral hacia la explotación del trabajador y la destrucción del medio ambiente, la manipulación de los ideales democráticos hasta convertirlos en una burlona sombra de si mismos y un estilo rígido, neurótico y despreciable de existencia encajonada entre el omnipresnete automóvil y el trabajo embrutecedor o el paro miserable que convierten el enorme pais en una sociedad escindida entre una clase media esclavizada a sus puestos de trabajo y una clase inferior que malvive en el borde de la miseria rodeada por el "feliz estilo de vida americano". american way of life.

El libro fue originalmente publicado en 1945 pero a pesar de eso resulta de una actualidad flagrante y muchas de las reflexiones realizadas por Miller se han convertido en realidades lastimosas, en ejemplos proféticos de cómo la mente lucida de un escritor puede llegar a imaginar cómo aquellos polvos que él ha captado son los barros que ahora enfangan la cultura y la vida del gran pais americano.

Libro excesivo verbalmente, locuaz hasta la hartura, divertido a menudo y siempre lúcido y nada autocomplaciente --excepto en la verbosidad y ciertos excesos literarios y estilístico que Miller se permite-- que ofrece una lectura entretenida. Y así frases como las que ahora les paso, toman un escalofriante tinte de actualidad pese a haber sido escritas hace casi setenta años. "Topográficamente el pais (EE.UU.) es magnífico...y aterrador. Por que en ninguna otra parte del mundo es tan completo el divorcio entre el hombre y la naturaleza...en ningún otro lugar he encontrado una urdimbre de vida tan aburrida, monotona como la de aqui" (pag.24); "El mundo que se esta gestando me llena de terror...no es un mundo en el que quiera vivir. Es un mundo a la medida de monomaniacos obsesionados con la idea de progreso...pero un falso progreso que apesta. Es un revoltijo de objetos inutiles que a los hombres y a las mujeres, para explotarlos y degradarlos, les han enseñado a percibir como útiles" (pag.29)

Y, desgraciadamente profético, describe, mientras habla del poder anónimo y descomunal de ciertas empresas: "un hombre sentado en una confortable butaca en Nueva York, Chicago San Francisco, rodeado de todos los lujos y atenazado por la avaricia y la avidez, por el miedo y la ansiedad, controla las vidas y destinos de millones de hombres y mujeres a los que nunca ha visto, a los que no desea ver y cuya suerte no le interesa, ni le importa, en absoluto". ¿Les suena esto? ¿No les recuerda a los tipos de los bonos basura que provocaron la útima y aun vigente crisis mundial?

Artistas inesperados, como un cirujano-pintor, individuos de una pabullante personalidad, expresidiarios, poetas, filosofos de cafetería. escritores callejeros, recuerdos comparativos de su estancia en Francia...aquí encontra,os al auténtico Miller, todo con una dinámica curiosa de "flaneur", de paseante de los conceptos, los adjetivos y las reflexiones. Es el Miller de los tres "Trópicos" y de la "Cruxifisión rosada", el soberbio narrador de "EL coloso de Marusi". Hasta acabar con una delciosa "addenda" donde el irónico, a menudo cáustico, Miller confiesa que pidió una beca de la Fundación Guggenheim para escribir el libro y que fue rechazado aunque si se aceptaron a...y nos endosa toda la lista de supuestamente ilustres desconocidos con proyectos bizarros a los que si se les concedió. Divertida venganza de un escritor siempre un poco en números rojos..

FICHA.-

UNA PESADILLA CON AIRE ACONDICIONADO.-Henry Miller. Traduccion de José Luís Piquero.- Ed. Navona.323 págs.-19 euros

Compartir este post
Repost0
5 octubre 2014 7 05 /10 /octubre /2014 07:36
Una pesadilla con aire acondicionado

Henry Miller ha sido, desde que lo descubrí en los años 70 en una edición carísima de una editorial sudamericana, argentina creo, uno de mis escritores más tentadores y sugerentes, cuya simple lectura me sumía en un estado febril creativo: era un chute de pura literatura y pura sensualidad vital todo en el mismo viaje. Leí los "Trópicos", "El coloso de Marusi" --este en una edición española-- y más tarde los tres tomos de "La cruxifición rosada" en francés (en la España de Franco resultaba problemático conseguir obras de este autor, considerado unánimemente obsceno y superficial). Lo cierto es que la carga de filosofía, misticismo, sexo libre, lleno de alborozo y naturalidad, inteligencia razonadora y puro entusiasmo de existir reflejado por un estilo esplendoroso, alegre, pleno de originalidad, energía y lucidez, convertía cualquier lectura de Miller en una experiencia rebosante. Puedo afirmar sin ambages que Miller, junto a Faulkner, Hemingway y Durrell, fueron los padrinos de mi vocación de escritor.

Compartir este post
Repost0
3 octubre 2014 5 03 /10 /octubre /2014 08:57
 Filosofía para desencantados

La editorial Atalanta ha editado con la pulcritud y la buena factura que le caracteriza un libro sobre filosofía que sorprende por su frescura, su actitud elegantemente desafiante y estimula al pensador desencantado que produce este mundo absurdo y amoral en el que vivimos.Según Victoria Camps vivimos en una época "antifilosófica y cobarde", que por ignorancia desprecia el papel fundamental del filósofo como mediador y de la filosofía como herramienta para desarmar una sociedad que nos transforma en "idiotas dogmáticos que acaban convertidos en conciencias estabuladas". Leonardo de Jandra, es mexicano, nada menos que de Chiapas (tierra levantisca como todos recordamos) y no hace mucho cumplió los 63 años. Es un joven mental de espíritu combativo, ironía socrática, buen sentido senequista y mala uva nietzchiana. Su libro tiene un título muy a tono con los tiempos (con más razón podría haber titulado "para cabreados") y aunque desde un punto de vista filosófico no aporta nada nuevo, ni en doctrina, ni en estructura, ni en epistemología, logra que el lector simpatice con este Diógenes redivivo que va repartiendo palos a diestro y siniestro y trata de preservar un espacio propio donde invita al lector a reflexionar. Un hombre que se ha pasado más de 30 años exiliado por propia voluntad en la selva oaxaqueña en compañía de su mujer dedicado a pescar, cazar, pensar y sobrevivir y vuelve a la civilización con un mensaje simple y directo, la filosofía ha de fortalecer el bienestar psíquico, espiritual y físico del hombre, si no es así, es mera palabrería. Jandra muestra su preparación y disciplina intelectual filosófica, pero se decanta por un vitalismo casi romántico, una fenomenología que tiene poco de Husserl y menos de Heiddeger o Sartre. Las citas menudean en este librito que más que desencantar, desconcierta. No hay método declarado (aunque considerado por el autor, necesario)si exceptuamos la división del libro en tras grandes bloques, Egocentrismo, sociocentrismo y cosmocentrismo. A través de ese paseo por las estructuras de lo humano Jandra articula su pensamiento: el relativismo y la ambigüedad moral están convirtiendo al hombre en un ser sin dignidad, una simple pieza de una sociedad omnipoderosa. Para ello preconiza un reencuentro entre la visión espiritual del mundo y la estructura científica, un exigente estilo de vida creativo en el que se pone límites "a todo un aparato racional que encumbró el lenguaje por encima de la vida". Desde Richard Rorty a Hobbes, desde Locke a Descartes, desde Nietzche a Wittengstein, de Steiner a Lacan o Derrida, de Heiddeger a Sartre, de Gadamer a San Agustín, van surgiendo en unas páginas densas que harán la felicidad del lector aficionado a la filosofía y desesperarán a otros. Y es que para nuestro autor la filosofía de hoy "debe hacer de la búsqueda incesante de la verdad la razón no sólo del pensar sino del vivir". Y se nos vuelve platónico cuando asegura que la verdad, la belleza y la bondad no deben ser consideradas abstracciones sino "la base incondicional de todo filosofar. Lectura, pues, recomendable a profesores y estudiantes de filosofía, psicología o sociología, aficionados a esas disciplinas o a ciencias físicas de ultima generación o al conocimiento de la vida intelectual. Ah, y no menos importante, los que luchan o tratan de luchar por una sociedad mejor. Jandra asegura que deberíamos preferir "el autocontrol sobre la auto gratificación y la cooperación contra la competitividad". Evolucionar de egoístas a cosmocentristas, es el mensaje destinado a esos potenciales lectores. Y, a pesar de que les cueste un poco leerlo, vale la pena.

Compartir este post
Repost0
1 octubre 2014 3 01 /10 /octubre /2014 10:33
Muerte en el bosque

Leyendo el delicioso volumen que ha editado Ediciones Traspiés, con traducción de Miguel Ángel Martínez Cabeza, he tenido en bastantes ocasiones la impresión de "dejà vu" de anteriores lecturas en autores muy diferentes, ya sea mi admirado Faulkner, Hemingway, Dos Pasos, Steinbeck o Fitzgerald. Hay algo en Sherwood, coetáneo aunque más viejo que todos los citados, que evoca la precisión poética y la dureza conceptual de Faulkner o Hemingway, el control de la emotividad, el estoicismo seco de los personajes, las inesperadas bellezas de algunas descripciones o de sentimientos que aparecen a menudo en los escritos de Fitzgerald o Steinbeck. El propio Anderson asegura que aprendió a escribir gracias a Gertrude Stein (la musa propiciadora de toda la "generación perdida" norteamericana asentada en Europa), logró la hazaña de que los grandes que luego aprenderían de él siempre reconocieron su deuda con la inteligente excepción crítica del ácido FitzGerald que dijo de él, " el problema de Anderson no es como dicen los críticos que tiene dificultades para expresarse pero está lleno de ideas, sino que a pesar de poseer un estilo brillante y casi inimitable, no siempre andaba sobrado de ideas". Cáustico, pero no desacertado. Sin embargo las recurrentes ideas, ambientes (el profundo mundo rural norteamericano de finales del XIX y principios del XX) y personajes, no restan un ápice a la belleza, sensibilidad, lirismo, humanidad, sencillez y profundidad de los textos de Anderson. De las 42 obras publicadas por este escritor, entre relatos, --los mas magistrales- novelas, ensayos y teatro, en España solo han visto la luz diez traducciones sin demasiada promoción, por lo que no deja de ser un ilustre desconocido. En este pequeño volumen podemos leer trece relatos, con algunos de los más conocidos y alabados entre ellos. El primero da nombre al libro, "Muerte en el bosque", con una bellísima descripción, casi mística y profundamente emotiva del descubrimiento de la muerte y la belleza que en pocas ocasiones le acompaña. Los fragmentos dedicados al efecto que la muerte de una anciana provoca en un niño y la descripción de éste de las sensaciones extraordinarias que vive en comunión con la naturaleza y la vida salvaje animal, son magistrales. "Mi cuerpo se estremeció con una extraña sensación mística...Puede que fuera el frío" (pag.31). En otras ocasiones Anderson provoca el mismo efecto: describe algo que afecta profunda y sensiblemente al lector y, con un giro maestro, escribe algo que trata de reducirlo a lo corriente, a lo banal. Ese hábil giro produce una sensación curiosa y paradójica: el lector sonríe pero en su mente queda grabado el momento. En "Como una reina" es el escritor el protagonista y habla de la belleza de la mujer, la nunca conseguida, para reflexionar, "Me enamoré locamente de ella durante un instante. ¿Alguien está enamorado durante más tiempo?". Pero es en los relatos dedicados a describir la vida dura de los montañeses, el tipo original y difícil de seres humanos que produce, como "Estos montañeses", "Viaje sentimental", "Juicio con jurado" o la bellísima "La muerte del hermano" o "La siembra del maíz", donde nos cuenta algo que resume su secreta admiración hacia esas gentes sencillas y austeras, "aquella noche entendí...la conexión entre ciertas personas y la tierra, una especie de grito silencioso, de dentro de la tierra, de aquellas dos personas que ponían maíz en el seno de la tierra..." (pag.164). Para los aficionados a la literatura es de rigor admirar el relato titulado "Encuentro en el sur", en el que habla del encuentro entre Anderson y un joven poeta y escritor, enclenque y que camina con una ligera cojera y es un bebedor nato, dotado de una fuerza creativa inmensa. Lo llama David pero su nombre verdadero es William. Y Faulkner su apellido. FICHA "MUERTE EN EL BOSQUE".- Sherwood Anderson.-Ediciones TRaspiés. Traducción, M.A.Martinez Cabeza, 14,96 euros

Compartir este post
Repost0
27 septiembre 2014 6 27 /09 /septiembre /2014 08:20
Nombres Propios: despedida)

Durante más o menos cuatro años he estado al servicio del lector de este periódico precisamente como lector profesional, es decir, como crítico literario (aunque también desafié la paciencia del lector con críticas de cine, artículos políticos y, una vez al mes, reportajes de senderismo que salían en otras secciones de La Comarca). Por razones que no vienen al caso debo abandonar la nave comarcana, pero no quiero hacerlo sin presentarme debidamente. Junto a la foto del autor de estas líneas, se mencionaba sus menesteres habituales, periodista y escritor. He dedicado mi larga vida a esos dos ocupaciones y a otras quizá menos "de escaparate" ante el público, pero también gozosamente gratificantes. Como periodista rendí servicios en diarios barceloneses y madrileños. "El Noticiero Universal", "Correo Catalán", "ABC" (columnista desde Barcelona) y "Hoja del Lunes" recibieron mis primeros trabajos, recién titulado por la Escuela de Periodismo. Después y durante más de 30 años trabajé en exclusiva para "La Vanguardia" como redactor de Internacional y Cultura, enviado especial en diversos países del norte de África y Sudamérica, y jefe de Sección en Internacional y Opinión. Realicé, con más entusiasmo por el conocimiento que ejercicio profesional, estudios de Derecho, Filosofía y Psicología en la Universidad de Barcelona. Preparé, pero no resolví, un doctorado en Psicoanálisis Lacaniano y ejercí como psicoterapeuta durante más de quince años. Compaginé esas actividades con un trabajo creativo literario que me proporcionó algunos premios de relato y novela y se tradujo en varias novelas publicadas (algunas de las cuales ilustran este apunte) con un éxito tímido que no cultivé debido a una marcada tendencia al anonimato y un sentido de la autocrítica desmesurado (gracias a Dios). En esas tesituras formales y profesionales decidí renunciar a todo y venirme a vivir y gozar en estas tierras aragonesas, donde disfruto de mi tiempo dedicado a la lectura, el montañismo, la reflexión y la escritura. Eso es todo. Ha sido un placer hospedarme en las páginas de "La Comarca" donde he sido tratado con una deferencia y un respeto dignos de mejor pluma que la mía. Tal como van las cosas en este mundo dislocado quizá sea más sabio despedirme con un "Hasta la vista" en vez de un "adiós". En todo caso, espero que el placer no haya sido sólo mío. Afectuosamente. ADR.

Compartir este post
Repost0
26 septiembre 2014 5 26 /09 /septiembre /2014 09:51
Aquellos años del boom

Con el instinto de un hombre que ha leído mucha ficción, Xavi Ayén (al que conozco desde que comenzó a trabajar como redactor de Cultura en La Vanguardia de Barcelona), ha coronado la hercúlea tarea de analizar y describir los años del "boom" literario hispanoamericano en España y la ha iniciado llevándonos a 1976 para asistir como asombrados observadores a un encontronazo físico --un puñetazo--entre dos escritores, que habían sido como hermanos, por unas cuestiones que en un principio quedaron pudorosamente escondidas. La cosa parecía baladí: un escritor peruano propinó un puñetazo a uno colombiano. Pero esos escritores respondían a los nombres de Mario Vargas Llosa y Gabriel García Márquez, dos futuros Premios Nobel de Literatura que ya en el momento de la trifulca vendían miles de ejemplares de libros tan conocidos como "La ciudad y los perros" o "El coronel no tiene quien le escriba"; "La Tia Julia y el escribidor" o "La mala hora"; "La casa verde" o "Cien años de soledad".

Xavi ha usado como elemento vertebrador de su pesquisa literario-periodística a la ciudad de Barcelona, recordando a los visitantes hispanoamericanos de renombre, desde Rómulo Gallegos a Sarmiento o Rubén Darío. Ellos son el sustrato de la posterior pacífica invasión de "lletraferits", aunque la cosa se pone estupenda como diría Max Estrella cuando nos va revelando las vidas y singladuras que llevan a los grandes del siglo pasado (y de éste) a "hacer las Españas", como en el siglo XIX aparecieron en sus países ciudadanos españoles con afán de "hacer las Américas" y tras la guerra civil muchos más con el objetivo de resguardarse de la que estaba cayendo en España..

El amigo Ayén tiene la habilidad de ir mostrándonos los sucesivos retratos y vivencias entreverados con entrevistas (el autor tiene otro libro, "Rebeldía de Nobel", dedicado a entrevistas a 16 premios Nobel de literatura), circunstancias y detalles, fragmentos de correspondencia y reflejos ambientales que enriquecen de forma exponencial la imagen global y personal que el lector se va haciendo. Fiestas, reuniones, citas de amigos, conferencias y mesas redondas literarias van desgranando las estancias de José Donoso (que vivió en Calaceite y atrajo a numerosos escritores y artistas a nuestra región), Vargas Llosa, Carlos Barral o García Márquez que van "posando" , junto a editores y agentes literarios como la omnipresente Carmen Balcells, para un retrato de familia que lo es también de toda una época y de una novelística esencial.

Para hacerlo más vivo y también más periodístico, el gran tapiz se completa con referencias documentales a los lugares de moda en la época y sus relaciones con los escritores, desde librerías a restaurantes, clubs nocturnos (Boccacio como referente) o editoriales y barrios o lugares emblemáticos de la Barcelona preolímpica. Pero Ayén no es sólo un notario de la superficie del boom, también profundiza en su esencia y analiza el desarrollo, declive y final del fenómeno para preguntarse sobre la supervivencia del legado de entonces. A despecho de las rutas de parque temático que hoy van proliferando en Barcelona a remolque de obras populares, best sellers, de variable calidad, (que no citaré para no mezclar buenos autores con escribidores de escasa relevancia), Allen propone recorridos nostálgicos por una Barcelona que ya no existe, una ciudad alelada, con una sombría vida intelectual, potente pero casi subterránea, del tardo franquismo, en la que una industria editorial ágil y deseosa de renovación buscaba conexiones con la dinámica literaria internacional. Los premios Biblioteca Breve, la pujanza de Carlos Barral y Carmen Balcells, los encuentros literarios de Formentor, perfilan unos elementos que estructuran una época ya casi mítica y tan lejana para la mayoría. un tiempo que es pasto de leyendas urbanas y mixtificaciones.

Ayén entra a saco contra aquéllas y éstas. Muestra con lucidez y "seny" catalán el haz y el envés del fenómeno, su parte de "negoci" y su magnífica proyección mediática. Nos ofrece, en suma, una crónica periodística y cultural especializada de una época y un fenómeno absolutamente relevantes, tratando de desmontar mitos y exageraciones. Un "boom" que se apaga como pólvora mojada por la inundación política que enfrenta a "izquierdas" y "derechas" en todas partes y también, lógicamente, entre los autores latinos de nuestra historia (sabidas son las diferencias irreconciliables entre Vargas Llosa y García Márquez a causa de Castro). Pues bien, lo mejor que puede decirse de esta obra es que se lee con amenidad, diversión, provecho e incluso alguna que otra sorpresa. Muy bien, Xavi.

FICHA

AQUELLOS AÑOS DEL BOOM.-Xavi Ayén.-RBA ediciones. Premio Gaziel de Biografía 2013.- 876 págs.

Compartir este post
Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens