Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
14 septiembre 2012 5 14 /09 /septiembre /2012 16:21

el-legado-de-bourne-cartel-1.jpg

  En la última secuencia de "El ultimátum de Bourne", Jason se tiroteado en una azotea y cae al rio, un centenar de metros más abajo. El cuerpo de Matt Damon queda encuadrado flotando en las aguas azules (aunque un poco más tarde se pondrá en movimiento: tampoco esta vez han acabado con él). El invencible e inteligente ex miembro de Treadstone, una subagencia de la CIA que se dedica a los "trapos sucios" sin dar explicaciones, parece que va a volver. pero claro, los guionistas de aquella excelente tercera parte de la saga, dirigida por Paul Greengrass de una forma trepidante, hipnótica, cine al 100x100, no podían prever que ni el director ni el protagonista de la saga iban a decir que "no" a una cuarta entrega. Así que la secuencia de inicio de "El legado..." es un cuerpo flotando en aguas azules filmado desde abajo (al estilo de "El crepúsculo de los dioses", de Billy Wilder, que comieza con una toma del cadaver de William Holden en la piscina, fotografiado así)

Así que, bussines is bussines, hubo que biuscar a otro director y otro protagonista con tal de no matar a la gallina de los huevos de oro (la saga ha recaudado cada vez más dinero). Para la actual entrega, "El legado de Bourne" podían haber optado por otro intérprete que mantuviera el nombre, cambiarle la cara, vamos (solución James Bond 007). Pero no, hicieron lo más difícil (quizá pensando en que en algun momento volverán a convencer a Damon), mantuvieron viva la presencia y la obra de Bourne, pero traspasaron la acción a otro agente, un clon de Jason, Aaron Cross (interpretado por Jeremy Renner, ¿recuerdan la oscarizada "En tierra hostil" donde hacía de desactivador de bombas en Iraq?).

Francamente es un actor más expresivo y dúctil que Matt Damon, pero estaría mejor en una obra de Shakespeare que en una pelicula de Bourne, donde nos hemos acostumbrado a la inexpresividad tensa y peligrosa del actor inicial.

La entrega es dinámica, está bien rodada, nos ofrece recordatorios suficientes --incluso excesivos--de la saga, la presencia de secundarios ya familiares, como Albert Finney, Scott Glen, David Strathain y la efectiva Joan Allen (que sale unos minutos al final, siempre en defensa de Bourne) y el acicate de nuevas incorporaciones de una solvencia superior, como Edward Norton, siempre tan espinoso en estos papeles, el incombustible Stacy Keachy y la guinda, una genial Rachel Weisz que siempre da dulzura y credibilidad a sus personajes... Además la química entre ella y Renner funciona a las mil maravillas, por lo que, dado el final abierto, se supone que tendremos Bourne para rato, a no ser que lo liquiden y pasen a la saga "Aaron Cross".

La fuerza e impacto de los minutos iniciales son lo mejor de la cinta, que discurre como cabía esperar entre las complicaciones de la maraña de agencias y agentes especiales, una violencia incisiva y contundente, con un eficaz tratamiento fílmico y sonoro de la brutalidad violenta a la que nos tienen acostumbrados. Dirige la entrega el que fue guionista de la trilogía previa, Tony Gilroy (por tanto no hay incoherencias y a pesar de su complejidad, la trama se nos narra con agilidad y toda la claridad posible).

Aún así a la cinta le falta brío, y ese montaje endiablado con momentos estéticos bien buscados que eran la marca de la casa del gran Greengrass. Las secuencias de la persecución con motos por las calles de Manila rebasan las posibilidades humanas aunque nos enfrentemos a dos agentes convertidos casi en superautómatas de la violencia. Todo ello está bien dado el objetivo de este tipo de cintas, nutrir las salas de cine de consumidores de acción brillante, un poco de suspense y violencia palomitera para el fin de semana. hasta aquí bien, pero "El legado de Bourne" no está a la altura de la trilogía anterior. Y no es imputable a Jeremy Renner que, como dije, es un actor bastante bueno. Pero no se le ha dotado --problema de la dirección y el guión--del dilema ético que conmueve y motiva a Damon y lo convietrte en un personaje atormentado, un antihéroe, con el que simpatizamos. La frialdad de Renner y su falta de emotividad parecen calcadas de las de Damon, pero éste les insufla alma, mientras que su sucesor no logra que nos conmovamos con sus cuitas.

Sin embargo la película tiene calidad y demuestra oficio, por ejemplo en las secuencias de la matanza del laboratorio y la del interrogatorio al personaje de Rachel Weisz en su domicilio. Acción pura y adrenalina. Habra que esperar a la proxima entrega para ver si el camino que han escogido los responsables de la saga Bourne es el adecuado y tiene futuro.

 

 

Compartir este post
Repost0
13 septiembre 2012 4 13 /09 /septiembre /2012 07:50

un-lugar-donde-quedarse-cartel.jpg

Ver al genial Sean Penn como una especie de loca transexual, aunque en realidad no es eso, no es eso, se limita a llevar una leonina peluca negra, los labios y los ojos pintados (y las uñas de pies y manos) y unos gramos de polvos en las mejillas cadavéricas. El rostro muy masculino, anguloso y avejentado de Sean se presta a las mil maravillas para generar un auténtico trauma visual y psicológico en el ánimo del espectador. Sabemos que es una ex estrella judía de la música gótico-punk, que está medio alelado por el consumo brutal de drogas en otros tiempos y que vive una existencia aparentemente casi vegetativa, con un tempo vital de lentitud obsesiva, en su mansión de Dublin.

La película de Paolo Sorrentino que asombra y repele al espectador en los primeros minutos, luego termina logrando lo inesperado: que tras el aspecto torturado y escandaloso del viejo roquero sepamos que existe un alma cándida y generosa, un niño estancado en un cuerpo maduro que cabalga hacia la vejez y una persona inteligente y lúcida capaz de reflexiones como las que le regala a una camarera: "empezamos diciendo que queremos un tipo determinado de vida y acabamos lejos de lo que buscábamos diciendo encogiendo los hombros, "asi es la vida".

"Cheyenne", el viejo rockero, se retiró hace veinte años de los escenarios coincidiendo con que dos de sus fans, dos adolescentes, acabaron suicidándose impulsados por la filosofía y la sugestión derrotista de las anárquicas, violentas y depresivas canciones que él componía y cantaba. El se lo tomaba como un juego desafiante y después de ese doble suicidio no se siente con ganas de seguir su carrera musical y se retira a un universo blando lejos de las drogas y la bebida (se pasa la película bebiendo refrescos con pajita), casado con una mujer vital, inteligente y respetuosa Frances McDormand).

Todo cambia cuando debe viajar a Nueva York (lo hace en barco porque odia los aviones) donde su padre está muriéndose. Y aquí, la trama da un viraje absoluto y rompedor: cuando llega, el padre ha muerto y él debe afrontar un doble desafío, integrar la figura de un padre al que no ha visto desde hace treinta años y al que cree odiar porque se siente rechazado y, en segundo lugar, asumir la carga del holocausto y la venganza: su padre es un superviviente de uno de los campos de exterminio nazis y se ha pasado la vida persiguiendo al hombre que le había torturado en los campos y que sabe vive en Estados Unidos.

Sean asume esa labor y comienza una auténtica road movie que recuerda aquella pequeña obra maestra de David Lynch, "Una historia verdadera", por su variedad humana, su profundidad, su falta de maniqueismo y una manera de vivir la existencia dotada de una calma y una aceptación que conforman un ideal casi filosófico. El viaje acabará cambiando bastante radicalmente a Cheyenne. La película deviene un ejercicio de estilo que roza la genialidad, desde el ritmo detallista y moroso, hasta una cuidadísima fotografía y montaje (de Luca Bigazzi), incluido un guión (firmado también por Sorrentino) que transita con éxito entre el humor, la crítica social, el ridiculo de unos y la grandeza inesperada de otros, todo contemplado con optimismo y con una cierta beligerancia surrealista, con el añadido de una fabulosa banda sonora de David Byrne (que hace un cameo sobre si mismo en la pelicula) el líder de Talking Heads, cuyo "The must be the place", que da titulo a la pelicula, es uno de los temas más recordados de la banda.

Sin duda lo mejor de esta cinta, que tiene muchas excelencias, es la interpretación de Sean Penn que conforma con exactitud milimétrica una especie de Peter Pan gótico o de protagonista de las semilocuras inteligentes del genial Wes Anderson (ver, sin ir mas lejos, "Moonrise Kingdom" o "Los Tenenbaums, una familia de genios"). Dándole una  réplica asombrosamente efectiva, vemos a Frances McDormand (precisamente una de las actrices de Anderson) y un breve Harry Dean Stanton (precisamente uno de los actores fetiche de Lynch) mostrandonos ante el entusiasmo infantil de Penn, quién  inventó ponerle ruedas a las maletas. Así pues no parece ocioso insistir en las influencias tanto de Lynch como de Anderson en el amigo Sorrentino. Por eso no nos sorprende que la road movie de este director, lenta, perezosa, intimista y absurda, no sea una tópica película de cazadores de nazis, sino una apuesta humana, sensible y llena de humor ácido, donde el castigo al nazi, al fin encontrado, resulta de una traviesa ejemplaridad. Se llevó el premio del Jurado en Cannes. Escaso para sus merecimientos.

 

 

Compartir este post
Repost0
11 septiembre 2012 2 11 /09 /septiembre /2012 07:33

Pic-Serreres-por-collado-de-Meners-131.jpgEl Pic de la Serrera es la quinta cima andorrana que supera los 2900m. No llega a los tres mil pero le faltan menos de 80 m y tiene un paisaje dramático de cumbres azuladas y un perfil triangular orgulloso aunque nada difícil de conquistar desde la Collada dels Meners (vertiente sur). Desde ese punto a caballo entre dos profundos valles pirenaicos, con los picos franceses limitándolos por uno de los lados, en unos 40 minutos se sube tranquilamente una ladera empinada pero no en exceso, abierta a todos los vientos y con unos panoramas montañeros, mires a donde mires, de una belleza singular. Con sus troncos de protección y las negras paredes de lajas pizarrosas, que lo limitan, cada vez que subo al Coll del Meners recuerdo ese punto mítico que en la famosa película de Frank Capra, "Horizontes lejanos", separaba un inhóspito y peligroso Himalaya del paraíso oculto de Sangri-La.

Pero para llegar a la collada dels Meners hay que escoger entre el final de la carretera de la Coma de Ransol o salir del otro lado, por Sorteny (los más decididos pueden unir esos dos puntos en un recorrido directo si tienen vehículos de apoyo). Nosotros escogemos el valle de Ransol y salimos del parking y picnic que hay al final de la carretera del valle, donde unos postes indican el camino.

Este sube, entre muros de piedra seca, por una pendiente suave acompañando siempre a la derecha el estrecho caudal del rio del Meners. Avanzamos entre dos canales con contrafuertes rocosos de gran altitud. Una vez superados estos, sin dejar el rio, que va formando cascadas pequeñas pero caudalosas, llegamos a una extensa meseta de hierba, pasamos por la fuente del Clot de la LLosa y cruzamos el rio por un puente de madera, para inciar una pronunciada subida que supera el canal del rio. Más o menos a una hora de la salida nos encontramos con el primer lago, el estany de Ransol.

Junto a las frias aguas esmeraldas encontramos las señales del sendero GRP (que da una vuelta completa a Andorra) que proviene del refugio de Jan. Seguimos por la derecha el borde del lago, dejando detrás nuestro el inmenso collado de piedra desmenuzada, gris y pelada, con la cresta del Cap de la Serrera.

Pic-Serreres-por-collado-de-Meners-064.jpgEl camino ataca una subida bastante inclinada y mantenida, y serpentea por una vaguada por la que vamos ganando altura con un suelo pedregoso y teniendo como objetivo una redondeada cumbre,que nos servirá de antesala al Pico. Cuando llegamos allí, en un lugar azotado por los vientos, pedregoso e inhóspito, con el perfil dramático del roquedal del Pic de la Coma de Senyac, comienza un ascenso final en lazadas, muy empinado también, a cuyo final vemos el Collado del Meners, con sus palos caracteristicos.

En el collado, el panorama te deja sin aliento. Estamos frente al Pic de la Cabaneta y a los dos lados del coll,  los dos valles a vista de pájaro, el de Ransol y el de Sorteny,  en los que dominan la linea de cumbres de la Cabaneta y el Estanyo y por el otro lado el de la Serrera, el dels Meners, el del Estany Mort y el Mil Menut, y el valle occitano de Senyac.. Dejo a mi mujer en la pequeña cabaña de la falda del Collado, con el Estany del Meners de la Coma en el fondo del valle, y atrevesando oblicuamente la ladera hacia la mole del Pic de la Serra, comienzo la última ascensión por una pendiente dura, que me llevará en unos 40 m a la cumbre.

Hay una cresta fronteriza rocosa antes de pisar la cima, que es accidentada y sin superficies planas, un conglomerado de roca azotada por los vientos, con un palo con pañuelos tibetanos enrollados, en el punto más alto.

El panorama es extenso hacia los cuatro puntos cardinales, excepto hacia el Sur en el que el Pico de L' Estanyo rompe la visión de su vertiente. (Cuando se sube al Estanyo ocurre lo mismo con la Serrera, claro está). De todas formas podemos admirar la silueta del Comapedrosa e incluso si hace buen dia. la Pica d'Estats o al fondo, el macizo aragonés de la Maladeta.

Hay que calcular de 6 a 7 horas en ida y vuelta, en una excursión marcada por la presencia cantarina del agua del rio Meners y la paz y el silencio de los dos lagos pirenaicos o la magnificencia de las cumbres rocosas  a cuyos pies va serpenteando el camino, señalizado con manchas amarillas.

 

MINAS DE HIERRO

En los siglos XVII y XVIII había una industria de hierro en Andorra, con más de 10 fraguas. No sólo en Ransol, sino la del Querol, la Maiana y la de Os. La Collada dels Meners era un punto de extracción importante hasta el siglo XIX. Hay galerías excavadas por la zona pero su mal stado de conversación impide su visita, Solo en Llorts quedan unas galerias que pueden visitarse, en las que los mineros y los arrieros trabajaban solo tres meses al año, en verano, dada la dureza del clima en otras épocas. La labor del hombre ha quedada grabada en el paisaje. Entre el Estany dels Meners de la Coma y los Clots de la Serrera, se percibe claramente la aspereza del paisaje debido al material de hierro que lo compone, oligisto, limonita y vetas de mineral entre los esquistos. El material era transportado en mulos hasta el valle de Ordino.

 

NO SE PIERDA

Visita el barrio antiguo de Canillo, una población muy turistica enclavada cerca del valle de Ransol, donde aun se conserva una iglesia de planta románica y un antiguo molino harinero. Los aficionados al patinaje tienen un Palacio del Hielo magnifico en la localidad y es posible hacer una facil ruta familiar que une este pueblo con el Tarter y Ransol. El camino transcurre por bosque (ojo al daño que está ocasionando el hongo de los pinos) y se hace comodamente en hora y media, pudiendo regresar en bus.

 

DOCUMENTACION

 

Por supuesto la Guia Alpina de Andorra (Excursiones, Travesias y Ascensiones), la de Los Lagos de Andorra de la misma editorial, el mapa-guía de escala 1:40.000 y especificamente los folletos senderistas de la parroquia de Canillo y la colección de Caminos andorranos que ha editado al Govern del país. Excepto estos dos ultimos, el resto es facilmente encontrable en librerías especializadas y, desde luego, en la Librería Serret de Vallderrobres, para los caminantes del Matarraña y el Bajo Aragón .

.

Compartir este post
Repost0
9 septiembre 2012 7 09 /09 /septiembre /2012 09:25

mi-amistad-con-jesucristo-9788484287254.jpg

 

Acción en Copenhague. Época: 2008. Noche. Interior de un piso. Un tipo joven, Nicolaj, brutal, destructivo, un tarado con pintas y ribetes de psicópata, se despierta y sorprende a un desconocido en su casa, en plena noche, y le estampa un cenicero bien sólido en la cabeza. "CATAPUM, en toda la nuca". (pag. 92).  El desconocido sigue en pie y lo reduce con un apretón de sus manos y la mirada. "Su mirada me fulmina y su voz me atruena" (pág. 93). Cuando le pregunta "¿Quién eres?", el sujeto "demasiado grande y brutote" le contesta "Soy Jesucristo y he venido a hacer de tí una persona mejor" (página 94).

A partir de aquí, Lars Husum, guionista y dramaturgo danés que al parecer trabajó con el grupo cinematográfico "Dogma" de Lars von Triers (el director de "Melancolía", de la que ya les hablé), pergeña un libreto en el que ese individuo desquiciado y violento busca hacer las paces con sus víctimas y hacerse perdonar sus brutalidades convirtiéndose en mejor persona, con la ayuda de algunos amigos sobrevenidos y la inspiración del hombrón que se hace llamar Jesucristo. Éste solo aparece en diálogo con el taradete, con lo que queda por dilucidar si se trata de una  alucinación de éste o una aparición mística a tenor con el salvajismo ilustrado (más o menos) de la cultura del joven danés.

La historia comienza con un adolescente masturbándose pensando en una condiscípula y a partir de esa comienzo escatológico no se nos ahorra nada de nada. La historia familiar del joven se complica muchísimo ya que su madre, una célebre cantante flok que tiene un gran éxito en los tres paises nordicos (y cuya fortuna, aumentada por su muerte, vuelve ricos a los dos hermanos), y su padre, mueren en un accidente de automóvil dejándolo al cuidado de su hermana unos años mayor. Sólo se relaciona el joven con su hermana y es una relación de absoluta dependencia que se convierte en posesividad  agresiva y en manipulación perversa y cruel del cariño que le profesa.

El indeseable personajillo logra con sus dislates que su hermana acabe suicidándose y entonces tras un periodo mayor de violencia y autodestrucción, interviene "Jesucristo" (en ningún sitio de la novela se dice, como he leido en algunos articulos, que es un motero) y la trama va encarrilándose hacia un final en el que, para no faltar al signo del individuo, se abre la posibilidad de un nuevo desastre sentimental de la criaturita, a pesar de las mejoras.

Más que una novela (que nadie confunda a  Lars Husum con Knut Hamsum) aquí nos las vemos con una especie de guión novelado, repleto de diálogos semejantes a los que oímos en cualquier grupo de amiguetes tomando birras en un bar, un subsuelo verbal que no esconde su dinámica popular de serie de la tele o película de bajo presupuesto. Los hechos que se nos cuentan, sobre todo antes de la intervención de "Jesús" son de una dureza, gratuidad y crueldad rayana, o decididamente, psicopáticas.

Al angelito Nikolaj no hay por donde cogerlo. El sexo, vulgar y grosero, el humor brutal, los excesos --desde patear la cabeza de un niño de 10 años a destrozar el rostro de la novia a puñetazos porque sí-- hacen que el cambio que provoca "Jesús" nos resulte muy peliculero y en la segunda parte (donde no cambia el lenguaje y siguen abundando los sonitos onomatopéyicos con mayúsculas, ZAS, BUMMM) el autor nos endilgue con su peculiar sentido del humor un proceso buenista que debe llevar al individuo en cuestión a "ser mejor persona".

Como dijo en una entrevista el autor, refiriéndose a las declaraciones de Lars von Triers sobre su comprensión hacia Hitler, "el humor danés es cruel, muy rudo y algo ofensivo". Pues vaya por Dios.

No hay estilo literario en  "Mi amistad con Jesucristo", pero se lee con soltura y a veces con cierto enganche (no en vano el autor es un reputado guionista y dramaturgo). Particularmente me ha gustado el recurso argumental de intercalar entrevistas, articulos y reportajes periodisticos en la trama, que cumplen excelentemente la finalidad de resumir el recorrido argumental y darnos puntos de vista variables de lo que acontece.

Además y creo que nadie se ha atrevido a tanto, el autor pone su numero de telefono (real) en el texto de la narración y para mayor confusión pone su foto mostrando al supuestpo aspecto de su personaje.

Novela, pues, que calificaríamos como a ciertas películas en tiempos  de la dictadura: "para mayores con reparos", a pesar de lo dicho por el autor de su novela: "en realidad todo es una historia de amor y de redención, sólo que expresada de una forma distinta". Pero en literatura como en otras muchas cosas, la forma es importante. Y a veces lo es todo.

 

FICHA: "MI AMISTAD CON JESUCRISTO".- Lars Husum.- Ed. Alba. Contemporánea. 303 págs.

 

 

 

Compartir este post
Repost0
8 septiembre 2012 6 08 /09 /septiembre /2012 07:01

los-mercenarios-2-cartel4.jpg

Dispóngamse a pasarlo bien. Evidentemente los amantes del cine de "Action hero". A los que les guste Allen, Lars Von triers, Tim Burton o los Hermanos Cohen, mejor que se abstengan. Este es una película para vibrar con destrucciones, mamporros y muchos, muchos muertos a balazos de los más chusco, sonreirse irónicamente o reirse a carcajadas. Porque eso sí, es un película encarnada por actores que se parodian a sí mismos, que hacen guiños incesantes a sus espectadores más fans o demuestran que el paso de los años no les han hecho mejores actores (caso del incombustible Schwarzenegger) o que su buen sentido del humor y olfato comercial les hace montarse en un carro (de carrozas) que no es todavía el suyo (caso de Jason Stathman).

Eso si, es un filme sin trampa ni cartón. Que se ofrece tal como es, sin pretensiones, con mucho cachondeo de sal gorda y que desde los primeros minutos de proyección en los que en un plis plas el grupo salvaje de carrozones de los 80 (con excepción, claro de Stathman) una orgía de musculos aún aparentes pero envejecidos, rostros estirados por el bisturí en los que el tiempo sigue dejando su miserable huella, se dedican a destruir todo un cuerpo de ejército y una población que dejan reducidas a cenizas. Aquí no hay sutilezas ni suavidades estilísticas: cine de acción desmesurado, violento hasta la caricatura y absolutamente  irreal. El tono festivo general, las conversaiocnes entre los envejecidos héroes y las secuencias en las que repiten una y otra vez los tics que les han hecho famosos y envian un mensaje socarrón al patio de butacas: no os creáis nada de esto, lo estamos pasando bien, touts les copains, y sólo os pedimos que suspendáis el sentido común y simplemente disfrutéis con lo que os contamos.

¿Qué tiene "Los mercenarios 2" que no tenga "Los mercenarios 1"? Autoparodia definitivamente descarnada y sentido del humor y de la desmesura sin límites. Por lo tanto, tampoco pasará a los anales del gran cine. Pero creo que a todos los participantes desde Sylvester Stallone, productor con Stathman de la saga, al citado Arnold "Terminator" o Bruce Willys. hasta el director Simon West o los mismisimos espectadores es una cuestión que les trae al pairo. El caso es disfrutar de los guiños de un guión escrito con la mayor irreverencia y sano sentido de la guasa que, por cierto, firma Stallone (no es tan descerebrado como sus actuaciones hacen pensar, cosa que ya sabiamos desde los incesantes "Rocky") junto con Richard Wenk.

¿Qué podemos decir de la interpretación? Por favor, olvidense de eso. Quizá el único actor digno de ese nombre sea Jason Stathman y su precuela Bruce Willys. Los demás, un impagable Jean Claude Van Damme como malo malísimo, el citado Willys que aporta su sabia ironía a un papel episódico, la tarantinesca Jet Li, un increíble Dolph Lundgren que a pesar de su bestialidad acaba por sernos entrañable, Terry Crews que aporta su negritud salvaje o Liam Hemsworth y naturalmente mención aparte para Chuck Norris y el abuelítico Arnold (cuya forma de reirse de sí mismo merece nuestro aplauso y admiración).

Simon West se mueve mejor con la batuta de director que el mismisimo Stallone de la primera entrega, es evidente, aunque hay secuencias en las que parece olvidarse que es una cinta acción/humor y pretende ser solo de acción, como en los viejos tiempos. Paradojicamente eso solo se nota en las secuencias transitivas, las que llevan de una destrucción a otra. "La trama? ¿Qué mas da? Un pretexto poco creíble para hacer crepitar las metralletas, lanzar bombas, provocar incendios y matar a muchisima gente, tantas casi como bañlas se disparan. Diviértanse.

 

 

 

 

 

 

 

Compartir este post
Repost0
5 septiembre 2012 3 05 /09 /septiembre /2012 15:00

Kokoda_Batallon_39-378412-full.jpgMuy lejos de la magnífica "La batalla de Pachendeale" (que ya comentamos en estas paginas), "Kokoda, batallón 39" vuelve a documentar un episodio bélico que concierne a los australianos, pujante cinematografía bastante honesta en sus planteamientos y de una buena factura técnica (ya incidimos en las secuencias de aquélla pelicula sobre la primera guerra mundial y su indudable inspiración para el gran rey Midas del cine, Steven Spielberg, en su efectista "Caballo de batalla"). En esta ocasión, el director Alister Grierson, nos documenta la famosa batalla de Kokoda en Papúa Nueva Guinea, Polinesia, con el brutal avance de las tropas japonesas que intentaban ganar una posición privilegiada para iniciar la conquista de Australia y asi golpear en su vientre a Estados Unidos. Dicen en la pelicula y posiblemente tienen razón, que aquella batalla y un par más en esa zona fueron la que decidieron la suerte de la guerra en lo que respecta a   Australia, manteniendo el bellísimo continente libre de la zarpa nipona.

"Kokoda" nos habla de un batallón formado por soldados poco avezados para el combate, gentes de la zona (llamados "chocolates" por los altivos australianos, no por ser negros sino simplemente morenos y desde luego de una sociedad muy alejada en cualquier parametro de la "sofisticación" australiana --es decir, mantenían una actitud despreciativa semejante a la que los ingleses mantenían con los australianos--) que casi al precio de su desintegración aguantaron las feroces embestidas de los japoneses hasta que fueron auxiliados por las fuerzas regulares asutralianas, soldados de elite.

La historia se nos cuenta de una manera efectiva pero rutinaria, los actores, desconocidos aquí, no brillan especialmente en sus actuaciones y todo presenta un aire cansino y maniqueo en el que hasta se nos hurta el rostro de  los enemigos. Los japoneses se nos pintan como extraños hibridos de personas y camuflaje vegetal, alejados de toda humanidad pero, eso si , somos testigos de sus brutalidades (como la muerte de un soldado desarmado ante un japonés que le mata ensartandole su bayoneta en un ojo: por cierto en "Pachendeale" la escena inicial es el protagonista clavando su bayoneta en la frente de un jovencisimo e inerme soldado alemán).

Truculencias "gore" en el tratamiento visual de heridas y muertes, y la escatología que provoca la disentería,  que no añaden nada al contenido y un discurso oscilante que, paradojicamente, muestra  bien el sinsentido y absurdo de la vida cotidiana de los pobres soldados metidos en semejante barbaridad. Los exteriores, la selva de Papúa, los rios y las cascadas son hermosísimos.Consuela  un poco tanta miseria, suciedad y penalidades en un ambiente semejante. El heroísmo de los soldados suena un poco redundante y el  triunfo --momentáneo-- no logra conmovernos. Lástima, porque ese episodio bélico bien merece un mejor tratamiento. Y si no, vuelvan a ver "Pachendeale".

 

 

 

Compartir este post
Repost0
3 septiembre 2012 1 03 /09 /septiembre /2012 07:38

bank.jpgMagnífica película al servicio de un Jason Statham, cada vez más sólido, a pesar del encasillamiento que padece dado su indudable carisma de hombre de acción. Cada vez las similitudes entre Bruce Willis y Statham son más evidentes: ambos son buenos actores a los que la industria del cine tiene sujetos a unos parámetros banales que ellos tratan por todos los medios de superar, simplemente actuando con esa desarmante naturalidad y ese encanto un poco bronco y violento que les caracteriza.

No hay mucha diferencia entre "El gran golpe" y cualquiera de los exitos protagonizados más o menos por Jason, desde la trilogía de "Crank", en las que un cierto sentido del humor bastante bestia crea un saludable alejamiento y perspectiva entre lo que nos cuentan y cómo nos lo cuentan, hasta trabajos tecnicamente perfectos como "The italian job" o la saga de "Transporter".

En este caso se trata de una variación sobre el manido "basado en un hecho real" en el que el subgénero "robo a un banco" se enriquece con elementos que involucran cuestiones políticas, la casa real británica, la prensa, la mafia rusa, los servicios secretos británicos y una humilde banda de delincuentes de poca monta a los que le va demasiado grande el lío en que les meten.

El famoso robo tuvo lugar en 1971 (año de  acción de la película, la ambientación de aquella época es uno de sus logros)y nunca llegó a resolverse de forma satisfactoria, cubierto los hechos de secretos oficiales y distracciones y falsas informaciones en los medios.

Dirige Roger Donaldson con un magnifico guión de Ian LaFrenais y Dick Clement, que sacan punta especulativa a las numerosas lagunas que presentó el caso y diseñan con milimétrica precisión una trama bastante compleja que podría haberse perdido en especulaciones. Los giros sorprenden pero no resultan descabellados y el ritmo es magnífico con momentos de autentica tensión.

Digamos que se trata de una película de 2008 por lo que tendran que acudir al Dvd club para encontrarla, (cosa que les aconsejo) ya que entonces no fue suficientemente valorada bajo mi opinión. Me encanta recuperar cintas interesantes, aunque ya no esten en cartel y haya que buscarlas en las estanterías de viejas películas (2008 está aqui mismo pero es tal la cantidad de estrenos que hasta las del año pasado ya suenan a viejas).

El plantel de actores que acompañan a Jason es uno de esos que no solo ensalzan al protagonista sino que ellos mismos tienen momentos de gran acierto. Por ejemplo la bella Saffron Burrows como la mujer fatal que embrolla todo (aunque luego se redime) y David Suchet, un malo correoso y malvadísimo que mantiene no obstante su humanidad en algunos momentos, solo mostrando sus debilidades (me sorprende siempre la calidad de los actores secundarios británicos: no tienen desperdicio).

La clave crítica de la película sobre la sociedad, los medios, los poderes y los politcios británicos de la época es descaradamente dura, a veces transitando un poco por la caricatura del exceso, pero resulta refrescante en su visión de las contradicciones internas del país,si las comparampos con el efecto politicamente correcto de los Bond 007.

Pelicula interesante que merece un visionado aunque sea para comprobar una vez más que el marketing del cine a menudo estropea exitos de peliculas que se lo merecen más que la mayoría de las que gozan de lanzamientos espectaculares. ¡Bien por el cine british de la serie B!

 

 

 

 

  

 

Compartir este post
Repost0
1 septiembre 2012 6 01 /09 /septiembre /2012 09:02

piratas-cartel.jpg

Por favor, no se la pierdan. Es una pasada con toda la gracia gamberra de las películas de "Wallace y Gromit" o de la fabulosa "Chicken run, Evasión en la granja", rodada con las tradicionales técnicas de "stop-motion" (en este caso con ayuda de elementos digitales perfectamente integrados en la maravilla de detalles que nos muestra una cámara tan divertida y ocurrente que parece un miembro más de la pelicula), personajes realizados con plastilina y fotografiados gesto a gesto. Imaginativa, deliciosa, con un humor sano, atrevido y gozosamente crítico y una perfección técnica asombrosa. Guión perfecto, personajes desternillantes, secuencias de acción llenas de guiños a los cinéfilos y un tratamiento de los personajes históricos de una saludable irreverencia.

Para que vayamos haciendo boca de esa irreverencia extendida a toda la película, desde los personajes ficticios a los "reales" (una reina Victoria convertida en maniática degustadora de manjares prohibidos y absurdos, el hombre Elefante desprovisto de su tragedia, Jane Austen o Charles Darwin y los científicos convertidos en charlatanes dominados por sus egos y sus locuras) nada más empezar la película vemos un letrero de situación y por un "descuido" de la cámara a un "miembro del equipo técnico" de la película que trata de ocultarse tras haber mostrado el cartel. Delicioso.

Comienza en 1837.  Como en "Asterix y Obelix" se nos informa  que todos los mares están controlado por la flota británica (no romana, claro). Con una excepción; los lugares donde dominan los piratas, una clase de individuos que produce ataques de ira a la soberana. Pues precisamente uno de esos irreductibles corsarios, el pirata Capitán, está a punto de entrar en la vida de la Reina debido a sus esfuerzos por llevarse el título de Pirata del Año. Y aquí comienza la larga secuencia de la presentación de los piratas que desean llevarse el galardón que transcurre en la isla de los piratas, una especie de Isla Tortuga donde todos los excesos están permitidos bajo la ley de la bandera negra de la calavera y las dos tibias cruzadas.  

Esta joya del cine de animación pertenece a la factoría británica Aardman comandada por Peter Lord y Jeff Newirr, en esta ocasión, basándose en una serie de libros cómicos de Gideon Defoe que arrasan en el mundo anglosajón(también firma el guión de la película).

Esta delicia a nivel visual, llena de inteligencia y cachondeo, es una nueva demostración de mimo artesanal por parte de un equipo de artistas en permanente estado de gracia que regala escenarios llenos de detalles, personajes tremendamente expresivos y un color dinámico que recuerda las viejas peliculas de piratas de la Warner. La narración es coherente y detallista, vivaz, empapada gracia elegante y compleja hasta la excelencia que se desborda desde el argumento lleno de ingenuo candor y una salvaje ironía que parece surgida de los Monthy Pyton ─todo muy british, of course-- .

Me he reido con ganas y la satisfacción resultante coloca a "Piratas" en la estela y nivel de obras maestras de la animación como "Up", "Walle-e" o "Rattatouille" (aunque no es propiamente animación de dibujos)

A mi parecer más lograda que sus predecesoras citadas dirigidas por Peter Lord y Jeff Newitt, la película bucea en el imaginario cultural e histórico de los ingleses, desde Darwin y el Beagle, la reina Victoria, el pajaro Dodo y un Londres victoriano donde uno espera ver surgir a Sherlock Holmes o al Destripador. La gracia ingenua del Pirata Capitán (cuya voz en inglés es la de Hugh Grant) y su tripulación, forman un divertido grupo de muñecos, a cual más rompedor, que nos darán motivos de jolgorio, diversión y asombro.

La pasmosa perfeccion de los muñecos, sus gestos y la animación, unida a un tratamiento irónico y lleno de humor de los personajes, logran  montar una autentica fiesta, en la que el espectador debe observar minuciosamente los fotogramas en los que no hay detalle sin importancia, desde los decorados y fondos, llenos de gracia y justeza documental, hasta los mas minimos detalles y movimientos recreados por todos los personajes en escena, desde los protagonistas hasta loos secundarios (por cierto, qué gran elenco de secundarios, todos merecedores de aplauso, desde el mono inteligente y mudo (una especie de Buster Keaton) que acompaña a un Darwin bastante menos inteligente, por cierto fisicamente idénticos,--guiño antropológico de la película--, hasta la impresionante reina Victoria, pura maldad gordinflona, o los miembros de la tripulación, con especial hincapié en el marinero con casi todos él reconstruido con piezas de madera y hierro o el lugarteniente del Capitán, pura entrañable dignidad, o la mujer que se hace pasar por varon pirata ("pirata de increíbles curvas", la llama, socarrón, el Capitán) y, por supuesto, el pájaro Dodó, una especie de pájaro rechoncho y de enorme pico, símbolo de Oxford y popular gracias a la novela de Lewis Carroll “Alicia en el País de las Maravillas”, que se extinguió por su incapacidad para huir de los cazadores que sólo querían de él sus plumas para adornar los sombreros de las damas de Oxford Street. Es el único ejemplar que existe (el Capitán lo cree un extraño loro) y el origen y causa argumental de la película.

Y, desde luego, no se levanten cuando acabe el filme y comienzan los titulos de crédito. Observen con atención las diversas paredes que nos muestra la camara como fondo, y los objetos, carteles y cuadros que ven apareciendo. Son unos minutos más de humor inteligente, burlón e irónico. Debería llevarse el Oscar a la mejor pelicula de animación. De veras lo merece.    

Queda claro que la animación stop motion,  que parecía condenada a desaparecer, va a vivir una nueva vida de éxito. La ayuda de las tecnicas digitales de animación ha sido un soplo de energía y ha agilizado el costoso y lento proceso habitual de la Aardaman, dinamizando el resultado y dándole un superior encanto. Créanme, no se la pierdan.

 

 

 

Compartir este post
Repost0
30 agosto 2012 4 30 /08 /agosto /2012 07:46

elefante-blanco-cartel.jpg¿Qué dosis de cochambrosa, cruel, lacerante realidad está dispuesto a aceptar en una película? El argentino Pablo Trapero (ya les he confesado en más de una ocasión el respeto que se va ganando el cine argentino en mis comentarios) nos trae a colación el asesinato de un cura obrero, el padre Múgica, en Argentina el año 1974, para hablarnos años después de otros dos curas (soberbio, como siempre, Ricardo Darín y a su sombra, Jerome Renier) que se dejan dia a dia la vida en una imposible lucha contra la corrupción y la miseria en una barriada marginal del gran Buenos Aires, ante la violencia del narcotráfico, las bandas callejeras y una policía establecida como brazo represor y violento de la ley de la diferencia social.Con un inicio impactante, primero el primerísimo plano de la cabeza de Darín sometiéndose a un scanner cerebral y como contrapunto la desesperada huida de una matanza de indígenas en el Amazonas con el otro sacerdote, Renier, cuya "culpa" por haber sobrevivido a la gente que amaba y es  tan cruelmente destruida, es uno de los aciertos de la complejidad del personaje, que no logra mantener su fuerza interior y termina siendo devorado por un desarrollo argumental y una interpretación desvaida, que lo deja convertido en mero traspunte testimonial.

La miseria, la barbarie, la lucha interminable de unos pocos por el bienestar y la supervivencia de una masa humilde y necesitada, a veces indignada y siempre reprimida, las luchas en el seno de esa sociedad elemental, las drogas, los matones, las venganzas, forman un caldo espeso en el que la película trata a duras penas de no naufragar.

El duro final, la creación de un nuevo mártir, la falta de compromiso auténtico de la jerarquía eclesiástica, la soledad profunda de esos dos hombres y los pocos seglares que les ayudan, dejan un regusto amargo en el espectador, aunque sin llegar a mantener la fuerza testimonial del arranque. Todo sigue igual. Siempre habrá injusticias demenciales, miseria y horror. El consuelo relgioso es solo eso, un consuelo, cada vez más desvaido. Solo queda el coraje y la fuerza de esas personas que se sacrifican y lo sacrifican todo por una solidaridad que casi nunca es entendida y valorada, en un clima callejero de conflicto y violencia permanentes con diversos orígenes.

La subtrama amorosa entre el cura francés y la asistente social da un tono de humanidad y comprensible debilidad personal a la película, sin llegar a cuajar en el drama intimo que lograba inquietarnos en "El poder y la gloria", de Graham Greene, por ejemplo. Esa historia secundaria -- a mi entender poco pertinente-- empalidece frente al gigantesco y profundo drama de Julian, Darin, cuyas dudas y rabia interior deslumbran por su autenticidad (todo en Darin es auténtico, menudo monstruo de actor) como indignan la desidia de los gobernantes, el olvido y la marginación que se derrama sobre tantos seres humanos, en el umbral de la sociedad cómoda y desarrollada que les rodea, la rutinaria actitud de la iglesia o la aplicación de la violencia desde todas las direcciones como una forma necesaria e inevitable de relación.

"Elefante blanco", nombre del esqueleto de un gran hospital para los menesterosos que jamás llega a terminarse, es la metáfora hiriente y vergonzosa de un sistema politico y social que nunca cumple las expectativas que genera, aunque especialmente en la dirección de los más desfavorecidos. Todo deviene en la película un "elefante blanco" monstruoso en el que se instala el infierno de la miseria y la violencia. En ese oscuro y fatídico engranaje trata de sobrevivir la luz de unos pocos, la labor desinteresada de los dos curas y los que le ayudan. Martina Gusman se mete en el poco airoso papel que le dan y el resto descansa sobre los hombros de Ricardo Darin, que salva y enaltece esta difícil película de visión obligada para conocer una situación que resulta familiar en muchísimos países de esta sociedad humana imperfecta de principios del siglo XXI.

 

 

 

 

 

Compartir este post
Repost0
28 agosto 2012 2 28 /08 /agosto /2012 07:17

 

excursiones-6076.JPG

 

Fuerte y exigente subida al Montsagre de Horta por el histórico sendero de la Escalerola (con un pasado legendario de camino vecinal entre Horta y Pauls), con su paso algo expuesto sobre la roca, entre paredes verticales, no apto para personas con miedo a las alturas , a pesar del cable forrado que montañeros piadosos han instalado para ayudar a los más tímidos. No obstante y dadas las condiciones del sendero, creo que es preciso tener en cuenta el estado del tiempo antes de acometerlo. Ni en jornadas de lluvia o en las que sople el fuerte viento de estas tierras es prudente hacerlo.

El pueblo de partida es fronterizo con el Matarraña y forma parte de la Terra Alta tarraconense. Está a 363 m de altitud y se llama Prat de Compte. En la carretera nueva que une ese pueblo con Horta de San Juan, entre los km 24 y 23, veremos un desvío (a la derecha viniendo de Horta o la izquierda desde Prat) junto al barranco de Engrilló. El desvío está junto a una encina enorme y es una carretera rural asfaltada que se dirige directamente hacia los roquedales del Port por entre masías abandonadas, una granja en activo y terrenos cultivados, olivos y pinos. Menos de dos km de asfalto y comienza una pista de tierra recién arreglada y afirmada que sigue subiendo hacia el sur superando los desniveles del barranco citado, hasta un punto (Viloubás) donde pdoemos dejat el coche junto a unos cobertizos de piedra seca en buen estado, cerca de una balsa, un poco mas abajo a la derecha. A unos metros después del desvío a la balsa hay una fita que marca el comienzo de un estrecho sendero que se adentra en  el bosque. Enfrente nuestro, por encima de los árboles vemos los roquedales y cortadas del Salt adonde nos dirigimos por un camino cada vez más en pendiente (hace unas semanas, la pista se hacia impracticable unos 200 m antes). Estamos a 550m de altitud y ya podemos poner nuestros cronógrafos en marcha.

Lo primero es cruzar el barranco de Engrilló ( algún conocedor de este lugar me habló de torrentera de agua en años lluviosos, ahora está totalmente seco) y seguir un sendero cada vez más empinado que está señalizado con fitas de piedras y alguna que otra señal  de pintura roja. Nos rodea un bosque de encinas, algunos árboles frutales descuidados de la época en que todos estos lugares estaban habitados, y cruzamos un lugar más despejado llamado la solana de Mateu. Parece que en tiempos había por aquí una fuente (Sant Miquel o Bruna) de la que sólo quedan juncos y vegetación de ribera, pero ni rastro de agua. Senderos de labranza, carboneras y bancales de cultivos abandonados limitados con esos trabajosos margenes de piedra seca que uno encuentra por doquier. Nos encontraremos con un primer "eco" de grandes bloques de piedras --caidas de los cingles que nos rodean como murallas ciclópeas--, el sendero las evita y se enfila bravamente hacia lo alto, cruzando una fita pentagonal con las siglas MP.

Llegamos a una tartera de tierra y piedra descompuesta, empinada y algo resbaladiza que hemos de subir en diagonal (unas fitas nos orientarán para subir por el lugar menos arriesgado) hasta llegar a un punto en que nos desviamos a la izquierda bajo una roca puntiaguda. A nuestra izquierda, al pie de la pared blanquecina, hay fijado un cable forrado con cuya ayuda podemos subir, apretándonos contra los angulos de la roca, con una no muy alta pero vertical caída. Es el paso de la Escalerola, quizá el más delicado de la excursión. Es un paso estrecho, un poco aéreo, labrado en la roca calcárea y que hay que pasar con cuidado y atentos (poco recomendable con lluvia o viento fuerte, como dijimos). Más adelante tras unos minutos de desnivel fuerte llegamos a un paso entre rocas, una hendidura oblicua  y estrecha que merece una de las fotos más preciadas de la excursión. Seguimos subiendo con alguna que otra pequeña grimpada entre las rocas. El sendero mantiene la subida porfiadamente entre pinos negrales y se desvia a la derecha hasta llegar a la cabecera del barranco, un coll que roza los 1000 m de altitud. Desde ese punto la vista del barranco es muy hermosa y al fondo disitinguimos las tierras de Horta. Al otro lado, la mola Grossa, los pinares que la rodean, la pista que proviene del Prat y que lleva hasta el estanque de la Refoia, en el coll Roig,( del que hablamos no hace mucho en otra excursión) Estamos en los valles interiores del Montsagre, de donde parten numerosos senderos que lo cruzan en todas direcciones y llevan a Horta (por la bajada de Valero o la subida de la Mala Dona) hacia las Rocas de Benet por Arnes o, por el otro lado hacia Pauls o Alfara de Carles y en tierras de Beceite hacia Fredes.

Llegamos hasta el coll llamado del Avion (por lo visto hubo alli un accidente aéreo hace muchos años) y el sendero se dulcifica cresteando por terreno esquitoso, piedra gris destelleante, sin vegetación, hasta llegar a famoso Pilón o tosal de Engrilló con un vértice geodésico, una gran panorámica en todas direcciones y una caseta de vigilancia de incendios. La vista es muy hermosa y en dias despejados podemos ver a los lejos algunas cimas pirenaicas y en el valle  la extensión azulada de la terra Alta y las del Matarraña, con los pueblos blancos aislados, Calaceite, La Fresneda a lo lejos. A nuestros pies, la Mola de Atans, muy cercana, la bifronte punta del Agua y los Montsagres. Desde aquí podemos ir a buscar la bajada de Valero que nos lleva a la pista que por un lado, yendo hacia la derecha, a unos tres cuartos de hora, nos llevará al punto de origen. A la izquierda la pista nos dejaría en un punto muy cercano desde donde se accede en coche desde Horta si hemos tenido la precaución de dejar un coche en ese lugar antes de ir. con otro, al lugar mencionado de la carretera a Prat.

Los más audaces pueden desde el coll cercano a la ya citada cima de Avion, bajar una empinada cuesta hacia el barranco, giraremos hacia el sur frente a dos cingles de paredes verticales, en cuyo punto de encuentro cruzaremos frente a un pozo cubierto con una reja (pozo Rec) que nos lleva a la balsa de la Refoia (la más grande los Ports), caminaremos por la solana de la Refoia (hacia el noroeste) hacia la cresta de la Punta del Ortigó. Allí mismo comienza el Canal de l'Esterrosall  (justo bajo la punta de L' Esterrossall (de 900 m) que marca un camino poco apetitoso entre dos paredes brutales y una presumible caida en picado. Pero no es así. Bajamos a un sendero estrecho que va hacia la izquierda, justo junto a la pared del cingle. Comienza una bajada con algun punto de desgrimpada. Hay que estar muy atento y evitar empujar rocas que puedan herir a quienes van debajo nuestro. La bajada impresiona y tiene la fuerza ciclópea de los grabados de Alberto Durero. Ojo con la encina enorme que parece colgada del barranco, allí hay que dejar la tartera (que se despeña pocos metros mas delante) y nos desviamos a la derecha hacia la pared de otro cingle. Abandonamos la primera  canal y vamos a buscar la segunda que nos llevará al pie de un segundo single por una tartera que requiere toda nuestra atención hasta dejarnos a pie de pista. La seguimos hacia la izquierda y comienza una larga caminata en lazadas hasta llegar al lugar donde hemos dejado el coche. Calculemos unas 4 horas para hacer la vertiente de Valero (en caso de tener dos coches) y casi 5 para la opción del Canal de L'Esterrossall.  Belleza y emociones a tope en ambos. Asegurado

 

 

 

NO SE PIERDA

El pueblo de Prat de Compte. merece una visita atenta y tal vez una comida en la  fonda  situada en la entrada de la población, no muy lejos del centro de información de los Ports, donde facilitan información de las numerosas excursiones que se pueden hacer por la zona.  Uno de los puntos más agradables es la ermita de la Fontcalda, al pie de las pozas del rio Canaleta (que bien merecen un baño) al que se puede llegar aprovechando el trazado de la Via Verde o el paseo circular por el Vall de la Jepa. Si hace esta excursión por los días de la Virgen del Pilar en octubre, no se pierda la fiesta del Aguardiente. El pueblo tiene fama por sus destilerías y la calidad de su aguardiente.

 

 

DOCUMENTACION

Como de costumbre hay que recurrir los mapas de Els Ports 1:30.000 editados por Piolet, el del IGN de Horta de San Juan o los mapas de la terra Alta editados por ICC. Aconsejo también el librito "Guia de Prat de Compte" de Joan Hilari Muñoz, editado por la Diputación de Tarragona y que están disponibles en librerías especializadas y en la Librería Serret de Vallderrobres.

Compartir este post
Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens