Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
4 diciembre 2014 4 04 /12 /diciembre /2014 10:05
CÓMO APRENDÍ A LEER

Inteligente, irónica y un poco jactanciosa crónica personal, no íntima, que se ajusta al título pedagógico de estas memorias ligeramente noveladas, muy influída evidentemente por la exigente cultura de élite francesa y, como no podía ser menos, por el psicoanálisis. Agnés Desarthe es una mujer elegante y sofisticada de cuarenta y pico años, autora de casi una decena de novelas con bastante éxito además de libros para niños y traducciones de autoras británicas, como Virginia Woolf.

En este caso no nos las tenemos con una ficción sino con un producto híbrido en el que la autora nos cuenta su infancia y el proceso por el que a duras penas comenzó a aprender a leer tras supèrar una extraña animadversión que sentía hacia los libros. A través de la lectura de sus experiencias nos enteramos de que era una niña y luego una joven muy lista, rigurosamente preparada para ser una gran literata y absorta en la contradicción que supone esa ambición evidente con el hecho de manifestar de continuo una enorme repugnancia a la lectura. Tal como nos lo cuenta, un psicoanalista se frotaría las manos. Ya que al final nos desvelará el presunto nudo de la cuestión, la causa oculta e inconsciente de su rechazo a la lectura, en el que los orígenes, (padres judios procedentes de El Líbano y Rusia) tienen una enorme influencia. El libro parece ser un guiño literario frívolo, intrascendente y amable de "La lengua absuelta", las maravillosas memorias de Elias Canetti.

Y eso es lo mas significativo de esta obra menor, episódica que la editorial Periférica nos facilita para alegrarnos una intrascendente y culta tarde de lectura. Como punto cualitativo a tener en cuenta (ojo traductores) hay una sincderidad gozosa y amena en las historias personales que nos cuenta Agnés y la cosa se pone estupenda cuando se refiere a su tarea como traductora, oficio al que tiene el buen gusto de poner como nunca bien ponderado.

Y como colofón escribe esta larga frase de encomio hiperbólico del placer de la lectura, al fin alcanzado: "Ahora que leer se ha convertido en mi ocupación principal, mi obsesión, mi mayor placer, mi recurso más fiable, se que el oficio que he escogido, el oficio de escribir, ha servido y sirve sólo a una causa: acceder por fin a la lectura, que es el amimso tiempo el lugar de la alteridad calmada y el de la resolución, nunca concluida, del enigma que constituye paera cada uno su propia historia" (pág 163)

FICHA

COMO APRENDI A LEER.-Agnes Desarthe.-Trad. Laura Salas.- Ed. Periférica

Compartir este post
Repost0
3 diciembre 2014 3 03 /12 /diciembre /2014 10:15
Gato negro

Culebrón histórico a la argentina con toques oníricos resueltos con no demasiada maña y pegotes melodramáticos que alteran dramáticamente una historia voluntariosa casi documental sobre una época de la historia argentina y un personaje que refleja los claros y las sombras , sobre todo las sombras, de la deriva de una sociedad en la que la "plata" --cuanto más dulce, es decir no trabajada y sudada, mejor-- se convierte en el barómetro del triunfo social.

Casi al ritmo de uno de los tangos que recitan los personajes de vez en cuando, la historia del pequeño Tito (o Cabeza como le llama su fantasmal padre y sus amigos) desde su infancia en el Tucumán de los años 50 hasta su madurez bien entrados los ochenta, conforma una especie de fresco nacional argentino que desazona y atrae. La miseria, la escalada delictiva como forma de progreso personal y el supuesto triunfo para llegar a la caída brutal del personaje es como un símbolo y una metáfora de cierto crecimiento argentino histórico entre el fraude, la violencia y la hipocresía, Endebles cimientos para una estructura que ciclicamente se va a tierra.

Quizá lo más interesante desde un punto de vista docuemnatl e histórico sean las secuencias de infancia y juventud del protagonista con su deriva por los ingenios azucareros que conformaron una cierta riqueza y la consiguiente explotacion laboral en la primera parte del siglo XX. En esos inicios de la historia, el personaje tiene ramalazos de una cierta actitud correcta con su afán por el trabajo bien hecho, para muy pronto derivarse hacia las zonas de sombra de la delincuencia de "guante blanco", el fraude y el robo a gran escala. Con ello crece la ambición y a su sombra la osadía delictiva. Aquí comienzan a aparecer los elementos del cine politico más conocido en los años 90 en Argentina, la corrupción de los mandos militares del país y la pareja corrupcion burocratizada de la recien llegada "democracia". Pero también comienza la deriva de la película hacia las secuencias sin hilación, demostrativas, la falta de ritmo, la apariencia improvisada y desorganizada de lo que se nos ofrece entre lugares comunes y tópicos, imagenes con moralina y todo rodado de la forma más boba hasta un final previsible y simple que se nos presenta casi como el final de la moraleja. Secuencias como el atraco al banco son casi de aficionado y la reiteración de esquemas de las secuencias sexuales muestran una redundante falta de imaginación.

Protagoniza Luciano Cáceres, un papel al que le pone fuerza, energía, convicción, pero que no logra empatizar en ningun momento, ni siquiera en las horas bajas, con el espectador. No con-mueve, solo mueve, altera. Pero todo se queda en la imagen, no llega al corazón. Y eso no solo es un defecto del guión o la interpretación, sino principalmente del director, Gastón Gallo, que no obstante hace un trabajo digno de verse, aun con sus defectos clamorosos.

Compartir este post
Repost0
2 diciembre 2014 2 02 /12 /diciembre /2014 09:53
El paradigma akáshico

Ervin Laszlo es un científico húngaro de proyección internacional y un pensador inquieto que trata constantemente en sus obras (más de 80) de conciliar las relevantes teorías y descubrimientos de la ciencia sobre lo que pueda ser la realidad con las aportaciones sorprendentes de las tradiciones espirituales. Incide especialmente en el llamado "paradigma cuántico" que ofrece un mapa de la realiadda basada en ese tipo de física que presenta increíbles correlatos y semejanzas con intuiionces espirituales de hac más de dos mil años. Y en esta obra que hoy comentamos, "El paradigma akáshico" sugiere y propone un sistema de pensamiento unitario que integra valores éticos y los extiende al mundo fisico en su totalidad, desde los organismo vivos a los planetas y las estrellas. Y para ello parece aplicar ese dictatum de Einstein: "Estamos buscando el esquema de pensamiento más simple posible capaz de relacionar los hechos observados". Y esto es, en esencia, este libro que edita Kairós y aconsejamos a todos los lectores atraídos por estos temas tan lúcidos. La forma más sencilla de leer un esquema de pensamiento que relaciona teorías cuánticas con ancestrales y brillantes especulaciones filosoficas y espirituales, todo ello aplicado al mundo inmediato y al lector en su día a día. ¿Alguien da más por tan poco como supone el esfuerzo placentero de leer y el trivial de pagar lo que cuesta el libro, menos de un menu en un restaurante modesto?

El esquema argumentativo que sigue Laszlo es en si mismo intensamente sugestivo, ya que siguiendo la tradición científica actual sugerida por Popper, la ciencia avanza "falseando" las teorías en vigor y Laszlo comienza mostrando las anomalías e irregularidades que siembran no solo la visión cuántica del mundo --el paradigma dominante, según la afortunada terminología de Kühn-- sino el mundo percibible y las lineas de desarrollo del propio Universo al que pertenecemos (cuando entramos en esos capítulos, raramente puedo evitar una sensación de insignificancia y agobio). Y la abundancia y persistencia de dichas irregularidades es la que justifican un cambio de paradigma científico (cosa que, como sabemos, suele acarrear muchos inconvenientes, problemas, violencia y angustia a la sociedad en general y a ciertos individuos en particular). Lo absolutamente inabarcable del mundo al que nos abre las puertas la física cuántica no sólo pone de manifiesto las anomalias del modelo que sostenemos sino que crea una inseguridad que agravará los rechazos de instituciones e individuos a un cambio tan drástico, aunque necesario..

Nos muestra Laszlo la capacidad no localista de los elementos existentes en este universo de interelacionarse de una forma que no tiene nada que ver con la distancia ni el tiempo. Descubrimientos como la resonancia mórfica y el principio de incertidumbre o el efecto del simple observador en un fenómeno, pone contra las cuerdas las teorías y principios de Newton, Einstein o Plank. Es decir ni siquiera la llave de todo ese nuevo mundo, la fisica cuántica, es capaz de explicar coherentemente esas anomalías. Entonces Laszlo se saca de la chistera, como un mago, una tradición clásica hindú y nos habla de un "paradigma akashico" que podría integrar esos hechos y darles la coherencia que faltaba y alcanzar una visión mucho más global en la que los elementos fundamentales que conforman la realidad se influyen unos a otros, independientemente de la distancia que les separe. Y de inmediato el autor pasa al aplicar esos principios a elementos básicos como la conciencia, la cognición o la energía espirtual, integrándolos en esa visión global del nuevo paradigma. Con ello el libro acaba siendo más una propuesta filosófica o espiritual que un manual científico de divulgación, cosa que no gustará a ciertos lectores alérgicos a cuestiones espirituales y será muy apreciado por los demás, interesados por sus aficiones y aptitudes.
En resumen, una obra fascinante.

EL PARADIGMA AKÁSHICO.- Editorial Kairós. 2013. Rústica, 145 páginas..-Trad. Antonio Francisco Rodriguez.-14 euros

Compartir este post
Repost0
1 diciembre 2014 1 01 /12 /diciembre /2014 10:40
The Boxtrolls

He disfrutado de "The Boxtrolls" como lo hice con "Piratas" o "Wallace&Gromit" de la Aardman Productions, aunque reconozco que el guión de esas dos citadas es muy superior al actual, como lo fue también otra de las cintas del estudio Laika, responsable de estos monstruitos bondadosos y tiernos insertos en un una humanidad mucho más monstruosa que ellos. Hablo de "El mundo de Carolina" o "El alucinante mundo de Norman". Al final de la proyección, tras los titulos de créditos, no se marchen porque podrán ver cómo se montan las películas en "stop-motion", muñecos de plastilina animados fotograma a fotograma. Increíble y fascinante.

"The Boxtrolls" recuerda un poco a los "minions" de "Gru, mi villano favorito" aunque su relación con las cajas de embalaje y el mundo subterráneo lleno de objetos inservibles pero reciclados, es digno de nuestra admirada diversión. Pero al margen de la fuerza y magnificiencias de sus efectos fílmicos uno echa un poco de menos un guión más elaborado que apunta aquí y allá con frases e ideas, incluso de fuerza filosófica, que un tratamiento más acorde con el momento que vivimos hubiera dado la nota de excelencia al conjunto. El héroe queda un poco desdibujado y no acaba de tener entidad, tiene más fuerza la niñita que le acompaña al final y sólo el "malo" está a la altura de las expectativas con ese descacharrante efecto trasvestido que se permite.

Como ocurría en "Piratas", por ejemplo, los fondos son un trabajo de filigrana asombroso y con un encanto difícil de superar. El mundo post victoriano que nos muestra es tan agradecido como la desviación simpática de un mundo regido gastronómicamente por los quesos y sus variadades, además del hallazgo soberbio de la ciudad concebida como un enorme hormiguero vertical. La película está basada en una novela de Alan Snow que nos habla de una ciudad post victoriana llamada "Cheesebridge" en la que el sistema de valores está presidido por el dinero, la alcurnia --representada en unos pocos indiividuos que llevan una especie de chistera blanca-- y el amor obsesivo a los quesos, cuanto mas apestosos mejor. La unica sombra de tal sociedad clasista es la existencia en el subsuelo de unos seres llamados boxstrolls que secuestran a los niños de la ciudad --aunque de hecho solo se habla de uno-- y roban objetos y quesos si pueden. A partir de ahí las referencias indirectas críticas a los sistemas sociales, al despilfarro, a la corrupción de las clases altas, a la falta de solidadidad de los explotados, a la estupidez de las masas, son constantes y bastante inteligentes, para placer de los adultos mientras los niños alucinan con el contraste entre los divertidos y timidos boxtrolls y los ciudadanos del absurdo mundo "normal".

En cuanto a las excelencias y meritos del sistema de filmación me uno a la opinión cocebida por uno de los críticos de esta película: " Y es que el sistema de captura de imágenes por stop motion que presenciamos en esta ocasión así como en muchas otras anteriormente requiere de una técnica y un esfuerzo que sin duda se dilatará en años; un esfuerzo que cuando el resultado es brillante, la recompensa en la cara de los espectadores es incontestable".

Compartir este post
Repost0
30 noviembre 2014 7 30 /11 /noviembre /2014 10:50
Hotel Florida

Fascinante libro sobre una época histórica y unos personajes reales que reúne las virtudes y las carencias de un documental, un reportaje, un libro de historia, un ensayo académico, una novela basada en hechos reales y una reconstrucción cultural aprovechando películas, novelas, correspondencia, documentos oficiales y entrevistas. ¿Lugar? El Hotel Florida en el Madrid sacudido por la guerra civil. ¿Personajes? Hemingway, Marta Gellhorn, Arturo Barea, Ilsa Kulcsar, Gerda Taro, Robert Capa. Periodistas, escritores, artistas, fotógrafos de guerra, militares de toda clase y estofa, espías más o menos profesionales, vividores y damas de enredo, politicastros y todo un submundo al servicio del que paga mejor. Amanda Vaill ha sabido escoger un lugar mítico del Madrid asediado en el que los milicianos iban al frente en tranvía y se combatía con relativa dureza a las puertas de la ciudad, en los terrenos de la Universidad, escarnio simbólico del saber destruido por las armas y la barbarie de la violencia.

Todos esos personajes reales llegaron a España. no sólo atraídos por el aura romántica y belicista de frenar los pies al fascismo que ensayaba en España los planteamientos crueles de la segunda guerra mundaial, sino muchos como profesionales del periodismo que confluían en las Brigadas Internacionales o en el frente, al reclamo de la noticia, a la busca de ese titular de portada que inflamaría sus apellidos de gloria y fama en sus países de origen. Ernest Hemingway y Martha Gelhorn cubrieron la guerra como enviados especiales, aunque en puridad no creo que los medios que los enviaron quedaran demasiado contentos con ellos. Se les escapaba la dinámica profunda de fuerzas que confluían en la compleja vida politica, social y económica de nuestro país. Ellos buscaban historias. Y el periodismo literario nunca fue un periodismo de "scoop". "¿Por quién doblan las campanas" no es más que un cuento juvenil de amor y nobleza, de simbolismo y sacrificio heroico. Estaba más cerca de lo que era España, "Fiesta" publicada veinte años más tarde, en pleno franquismo y que hablaba de las Fiestas de San Fermin. El profundo simbolismo de la lucha de clases y el poder detentado por la Iglesia, el Ejercito, la alta burguesía y los terratenientes rurales mantenía una complejidad difícil de percibir en el urgente y simple maniqueísmo, que alimentaba las mentes privilegidas pero manipuladas --por ellos mismos y por sus escasas fuentes fidedignas-- de los corresponsales extranjeros. Como bien se ha dicho, en Madrid, en el hotel Florida, la primera víctima de la guerra era la verdad.

Gerda Taro y Robert Capa fueron otra cosa muy distinta: aportaron las imágenes de la guerra, los iconos históricos que, en este caso, valían más que mil palabras. Pero ellos no sólo discutían pretenciosamente en los bares de los hoteles mientras bebían incansablemente, ellos se lanzaban a las trincheras y se jugaban la via por una buena foto (aunque sin librarse de acusaciones de manipulación, como la de la foto de Cappa "La muerte del miliciano", pero en fin esa es otra historia). Arturo Barea e Ilsa Kulcsar , forman un poco la página negra interna de la historia periodistica de la,guerra y fueron un ejemplo de lo que se podía esperar del desprecio comunistas por la verdad objetiva (que mas tarde mostraria Stalin en todo su esplendor) de las que fueron víctimas personales. Todos estos personajes tan variados pero todos igualmente interesantes se alojaban en el hotel Florida, rodeados por um ambiente bélico inmediato, que les llegaba directamente a base de cañonazos, contrapunto brutal a sus historia de amor, a sus charlas literarias o políticas, a sus ensayos de escritura, un sonsonete bélico que les daba pautas para lo que surgía de sus maquinas de escribir. Años mas tarde mi generación periodística conocería ambientes parecidos en Nicaragua o El Salvador.

Pero Amanda Vaill nos cuenta no sólo ese escenario legendario entre polvo y detonaciones, también el difícil dia a dia de la población civil madrileña y lo hace con una ecuanimidad y una voluntad de ser objetiva que merece el agradecimiento del lector español. Evidentemente no se trata de una historiadora, aunque su actitud en la busqueda de los hechos la hace parecerse a ellos, pero logra algo también difícil, dar una frescura y una espontaneidad a lo que narra de tal manera que a veces uno cree estar leyendo una nueva ficción basada en hechos reales. Y así la crónica periodistica que es, se convierte en algo más y se enriquece. Me ha interesado sobremanera la historia que sigue otro personaje conocido: John Dos Pasos, escritor mucho más fino, objetivo y justo en su percepción de lo que estaba ocurriendo que su compatriota Hemingway .En suma, un libro evocador y sin duda con ambición de objetividad. ¿Qué más se puede decir para alabar una obra periodística y documental?

FICHA

HOTEL FLORIDA.- Amanda Vaill.- Ed. Turner. 554 págs. 27 euros. Trad.Eduardo Jordá

Compartir este post
Repost0
29 noviembre 2014 6 29 /11 /noviembre /2014 10:35
Los mundos de Coraline

Hermosa película que recuerda la poesía necrológica y el humor de ultratumba de "Pesadilla antes de Navidad", pero realizada en la sorprendente técnica de animación de Stop Motion, con muñecos de plastilina y unos deliciosos fondos creados con minuciosidad de orfebres. Henry Selick es el responsable de esta notable adaptación basada en la novela de Neil Gaiman prponiendo una estética y una fórmula cinematográfica magníficas. Coraline no es una película para mentes infantiles, tiene un fondo oscuro y crítico como eran en verdad los clásicos llamados "cuentos infantiles" en los que las burjas realmente dañaban a los niños y los ogros se los comían y los padres enviaban a sus hijos al bosque para que murieran ya que no podían alimentarlos. Era el precio que demandaba la educación de los niños para la vida que les esperaba al crecer y el el pincipio negatiivo del que sólo se seguía la alternativa vital: o te rendías y perecías o luchabas y triunfabas y vivías. Era el rito de paso, siempre duro a veces sangriento, de la niñez a la madurez. Los hermanos Grimm o Andersen o Perrault nos hablaron de esto en sus cuentos imperecederos.Por eso el segmento de público al que va destinada empieza más por el adolescente casi joven y el mundo adulto y se debería descartar a los niños propiamente dichos, a los que desconcertarían ciertas cuestiones planteadas en la película

Es excelente el diseño artístico, con esa contraposición entre el mundo real, sin color, lineal y no imaginativo y el colorrido y surrealista mundo de los sueños de Coraline. Una especie de mundo tras el espejo y un viaje de Alicia a través de las pesadillas que en este caso se presentan como sueño de deseos y termina monstrando su auténtica faz herrible y devoradora.

Como aquellos cuentos, "Coraline" encierra una profunda lección de moralidad, nos habla de aceptación de lo real y de busqueda de la felicidad. Deudora de la parábola de Hansel y Gretel o del paraíso que descubre Pinocho, un mundo de color y diversión que esconde lo siniestro y la brutalidad, "Coraline" nos lleva en un medidísimo climax hasta un final lógico y esperanzador. película para meditar y para gozar..

Compartir este post
Repost0
28 noviembre 2014 5 28 /11 /noviembre /2014 10:51
The Machine

Dirigida por Caradog W. James la película nos lleva a un futuro cercano distópico donde se emplea la inteligencia artificial para fabricar robots guerreros Es como un híbrido entre "Yo Robot",, "Inteligencia artificial" y el Terminator con la cyborg femenina. Con estas urdimbres se confecciona una película que ofrece una vuelta de tuerca a la utilización de cyborgs femeninos (magnífica la actriz Catia Lotz).

Hay que destacar un ritmo muy bien llevado que nos lleva sin decaer hasta un final trepidante en el que los efectos especiales sin ser nada del otro mundo hacen su función de una forma notable. Hay una cuestión solo apuntada que en los 90 minutos de duración no se permite desarrollar y quizá podía haber sido lo más original de la película, la relación de Vincent el protagonista con la versión cyborg de Ava (una científica que permite una copia de su cerebro en el cyborg femenino), durante la que se plantean cuestiones de denso calado relativas a la posibilidad de conciencia y la libertad en esas máquinas y no se resuelven. Y tal como está, se queda en eso, una pelicula de scyf digna pero no sorprendente

Compartir este post
Repost0
28 noviembre 2014 5 28 /11 /noviembre /2014 08:14

Andy Puddicombe, el autor de este libro es un antiguo monje budista. En un momento dado, en pleno retiro espiritual o monjil, él mismo lo cuenta, saltó el muro del monasterio y se lanzó a la vida común. Por tanto viene pertrechado de abundante y variada experiencia. No se sabe si ésta le produjo algún efecto perdurable de tipo espiritual, pero desde luego lo que si le proporcionaron  sus muchas estancias en monasterios de todo el mundo fue un conocimiento práctico de los entresijos y condiciones de la meditación y un registro muy vivo y anecdótico de los errores que se suelen cometer en la práctica meditativa  (los cometió él) y en el arduo y difícil camino hacia la autorealización.

Si Andy no logró esta  realización espiritual con las prácticas budistas, lo que si logró fue sacar partido económico e intelectual, profundamente pragmático, de todo lo que aprendió y enfocarlo en la creación de una especie de Instituto de formación espiritual, al que llama Headspace, radicado en su patria, el Reino Unido, y basado, como él mismo asegura, en "desmitificar la meditación, hacerla accesible y relevante a tanta gente como fuera posible". Para lograr ésto, ¿qué mejor que escribir y publicar un libro para publicitar su "camino" hacia la atención plena usando la fórmula del "hágalo usted mismo en diez minutos cada día", evitando los mensajes complejos, la historicidad, la erudición y la filosofía? Simples recetas expuestas con sencillez pragmática, sin pretensiones, usando y abusando de un cierto sentido del humor, aportando los propios errores como materia de estudio y sin desvelar nada nuevo (cosa no especialmente difícil en  lo que respecta a disciplinas de uso mental que tienen cientos o miles de años) pero al mismo tiempo facilitando aclaraciones y conceptos que, incluso a los expertos lectores de este tipo de obras con ínfulas, digamos, "trascendentales", les hace el favor de resumir de forma amena toda una serie de conceptos, no por trillados menos necesarios.

Doble cara, pues, de una obra que  --sólo por esa razón quedaría justificada--es recomendable para adentrarse en los vastos espacios del "Mindfulness", es decir de la práctica de la Atención Plena, una disciplina espiritual, mental y física, que tiene su origen en el budismo zen y el Vipassana y que, ultimamente, está alcanzando el renombre y el uso que a fines del pasado siglo obtuvieron la MT (Meditación Trascendental) y el Zen, eclipsando al primero y manteniéndose--.solo en el nivel de aceptación popular-- a la altura del segundo, que sigue siendo la práctica más seria y compleja de entre todas y desde todos los puntos de vista.

Les ofrezco un florilegio variado que he espigado de las páginas del libro que ha publicado la editorial EDAF, con el subtítulo "Haz espacio en tu mente" y el antetítulo "10 minutos marcan la diferencia". En la portada posterior del libro se insiste en los mensajes tipo marketing del supermercado espiritual: "Socorro, no puedo dejar de pensar" y, más incisivamente, "Este libro, si lo pones a prueba, tiene el potencial de transformar, de forma fundamental, tu experiencia de vida". !Ahí es nada!. Y para darle la pátina "científica" que ambiciona todo libro de este género que se precie, la opinión laudatoria de una neuróloga del King's College de Londres: "La atención plena es un asunto de actualidad en la neurociencia. Considero que las técnicas que aparecen en este libro son esenciales para mantener un cerebro sano y una mente feliz" Diablos, cómo negarse a pagar 15 o 20 euros por un libro que proporciona estas maravillas...

Lo cierto es que lo he pasado muy bien leyéndolo. Aunque nada de lo que cuenta me es ajeno, llevo años transitando por ese sendero sin final, me ha divertido la introducción y muchas de las ideas y juicios expuestos por Andy en su largo camino los he apoyado y formulado desde hace años, aunque no suelen precisarse con el saludable desparpajo con que lo hace Andy.  

"La meditacion --dice-- no es convertirse en una persona diferente, en una persona nueva. ni siquiera en una persona mejor. La meditación consiste en entrenarse en ser consciente en todo momento, comprender cómo y por qué piensas y sientes en el modo en que lo haces y en el proceso obtener una perpectiva correcta".

Citas sobre la neuroplasticidad, que avala la posibilidad de cambios en el cerebro, lo que es decir, en la conducta y el comportamiento; sobre las diferencias entre meditación y atención plena (lo que en el fondo es una ficción más, se trata de dos pasos en la misma dirección); la creación de un "espacio mental" en el que todo lo que vives, sea lo que sea, está bien y al que aprendes a acceder en cualquier lugar y en cualquier momento, un lugar que está mas allá de los pensamientos o de los sentimientos, un lugar de paz y de placentera calma irreductible.

Técnicas de apoyo, elementales, claras y fáciles de comprender e implementar (el autor sigue los mandamientos de los libros de autoayuda y reta al lector a ir haciendo uno a uno los ejercicios), familiarizar a la mente con esas técnicas e impulsarlas a aplicarlas a la vida diaria, en todo momento y circunstancia. Ideas-fuerza, como la visualizacion de un cielo azul que subyace a cualquier nubosidad-pensamientos, la del cabalo salvaje, metáfora de la mente, a la que hay que respetar y dar espacio libre, pero mantener sujeta (banalización de la metafora del buey y el pastor en la celebre auca budista), aceptacion de sentimientos y emociones.

Los capitulos van siguiendo una gradación de complejidad y asi del dedicado a la técnica, se pasa a la práctica, donde se nos desvela el punto primordial: "Se trata  de la intención de permanecer en el momento presente". Así de sencillo, así de difícil. Relativizando el "teatro" de la vida, siendo consciente de nuestro caracter de actores y de la posibilidad de, al ser conscientes de ello, salir de la escena cuando lo deseemos. Y de la práctica y sus modelos, a la integración de cuanto hemos analizado en la vida cotidiana, aplicandolo a actos como el comer, el caminar, relacionarse, hacer deporte  o dormir. Todo adobado, como es habitual en este género de libros, con ejemplos personales del autor o una variadisima muestra de anecdotas ejemplarizantes. Acaba nuestro ex monje aportando diez sugerencias "para vivir mas conscientemente", muy previsibles pero bastante acertadas: comunicacion, compasión, equilibrio, perspectiva, aceptacion,serenidad...y cerrar el libro con algunas "historias clinicas" todas pertinentes y con su debida moraleja.

En fin, un libro claro sobre la técnica apuntada, con algunos de los defectos de los libros de género "ayudese a si mismo" pero tambien con muchas más virtudes de lo que es habitual. por tanto, digno de formar parte de una biblioteca psico-espiritual seria.

Mindfulness: Atención plena
Compartir este post
Repost0
27 noviembre 2014 4 27 /11 /noviembre /2014 21:00
Asteroid vs. Hearth

Película semi apocalíptica seguramente para la tv. pero digna de una visión palomitera si aparece por los cines. Una vez más un asteroide amenaza la vida de la Tierra. Jugando con la tantas veces anunciada catástrofe planetaria. La solución, una vez aparcada por inútil la socorrida masiva explosión de misiles nucleares, se basa en la idea de un genio juvenil en plan becario que apunta variar el eje de la tierra haciendo estallar cabezas nucleares en una de las fosas del Pacífico que parecen llevar al núcleo terrestre. Con mucho Marine en acción (hooa!!!!) y añadidos personales y familiares de los personajes principales (novedad: el teniente de marines que salva al mundo detonando las cargas con su sacrificio personal es gay) la cosa se pone brava nada más comenzar y va en un crescendo continuo hasta el previsible final semi apocalíptico que, eso sí, borra media China del mapa. Dirigida con cierta competencia --en el montaje, no en la dirección de actores-- por Christopher Ray, es interpretada por Tia Carrere, Robert Davi y Jason Brooks en los papeles principales. Rodada con unos mediocres efectos especiales, se fía más la gracia de la película en la tensión trepidante de los eventos que en ellos. Una "agradable" película de serie B que se deja ver haciendo un poco cierta suspensión de la credibilidad de lo que los personajes van haciendo. Aire militarista por doquier y una historia de amor cogida con pinzas y que permite un "final feliz", sin entrar en más honduras o valorar las consecuencias mundiales del asunto. El protagonista ni pestañea cuando le dicen que deberán afrontar la desaparición de media humanidad. Parece que ni se lo cree y actúa en consecuencia. Y el final es tan banal como tranquilizador. El amor siempre triunfa.

Compartir este post
Repost0
26 noviembre 2014 3 26 /11 /noviembre /2014 09:42
Místicos, maestros y sabios

Robert Ullman y su esposa, Judith, han editado en Kairós, tan atenta a estos temas, un volumen recopilatorio de "Relatos de iluminación", con prólogo del Dalai Lama, en el que se reúnen un florilegio de narraciones de los grandes maestros de todas las tradiciones espirituales en las que se reflejan (en la medida en que algo tan inefable como una experiencia iluminativa puede ser descrito con palabras e imágenes) las personales vivencias de éstos en el transcurso de su vida mortal.

La busca de la iluminación ha sido una constante trascendental en el desarrollo intelectual del ser humano. El ansia de lo trascendente, de lo sagrado, de lo numinoso, ha informado todas las culturas, incluso las más primitivas (o, sobre todo, las más primitivas, vivimos un tiempo de descreimiento y así nos va). La primera pregunta que uno se hace es ¿en qué consiste la iluminación? ¿Es un estado mental, ontológico, psicológico, cerebral? Las consecuencias son extrañamente semejantes en todas las culturas espirituales del mundo: una superación de las dualidades del mundo, un estado de bienestar y sabiduría excelsos.Una capacidad empática formidable. Pero también es algo inefable, es decir inexpresable. Es una vivencia total y absoluta que sólo admite metáforas y símbolos para expresarse y es imposible de comunicar vivencialmente si el sujeto no lo experimenta por sí mismo.

En este libro de los Ullman, se nos ofrecen los testimonios vitales, biográficos, los mensajes de más de treinta personas de diversos orígenes, seres humanos que la tradición y la historia ha colocado en el diifícil nivel de los elegidos. ¿Como reconoceríamos a estas personas, qué caracteristicas les unen? La lista es impresionante: Interconectividad (trascender el ego), intemporalidad y espaciosidad, aceptación e ir más allá del placer y el dolor, claridad y derrumbe de las nociones preconcebidas. Para ello los autores recurren a las historias de estos seres especiales, desde el fundamental Buda; el sexto patriarca del budismo zen, Hui-Neng; Yeshe Tsogyal, mujer fundadora del budistmo tibetano; el cabalista Abraham Abulafia; Santa Catalina de Siena; Gendun Gyatso Palzangpo, segunda encarnación del Dalai Lama; el maestro de maestros, el gran Krishnamurti, cuyo mensaje básico fue: no hay más maestro que tu yo interior, y muchos otros.

La importancia de un libro como este es el caudal ejemplarizador que aporta: la conjunción de unos seres humanos a sus propias vidas, trascendiéndolas. No importa el origen o la formación, hay leñadores, vagabundos del Dharma, aristócratas, monjes, aprendices, príncipes y mendigos, guerreros o campesinos. Un libro digno de figurar en la biblioteca de cualquier persona interesada en cuestiones espirituales.

FICHA

MISTICOS, MAESTROS Y SABIOS.-R.y J.Ullman.- trad.Elsa Gómez. Ed. Kairós.-376 págs.18euros

Compartir este post
Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens