Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
10 noviembre 2014 1 10 /11 /noviembre /2014 09:26
Una cita para el  verano

El malogrado Philip Seymour Hoffman debuta como director ante las cámaras con un drama teatral (que él interpretó con éxito en el escenario) de Robert Gloudini. El destino macabro a veces se ha complacido en dejarnos casi como un testamento personal esta película en la que Hoffman demuestra una vez más su extraordinarias dotes de actor, aunque no en la misma medida las de director, pero eso es algo que podía haber mejorado sustancial y seguramente de forma exponencial con el tiempo y la experiencia. Su obra es correcta, maravillosamente interpretada por los cuatro intérpretes principales, incluida su compañera en el reparto Amy Ryan, la única que cambia en un elenco que obtuvo el éxito teatral. Todo está calculado como una muestra de excelente, aunque fría, mecánica teatral.

En "Jack Goes Boating", nombre original de la obra, asistimos a los avatares sentimentales de un hombre tímido, que es ayudado por la pareja de amigos, los únicos, que tiene. Su relación con la compleja y tierna Amy es difícil y las circunstancias hacen que la primera cita importante que tienen los dos, en una cena preparada por él en casa de sus amigos termine como el rosario de la aurora. Ello dará pie a un fortalecimiento de su relación naciente, aunque podía haber sido el final. Para llegar a ese momento Hoffman se someterá a un cambio personal intenso por tal de llegar a ser el hombre que desea Amy, desde aprender a nadar o a cocinar y mejorar su aspecto. Es un drama breve, casi insustancial, que es mimado por el director con pequeños detalles que dan la medida de la sensibilidad de Hoffman pero que no rescatan a la película de su dulce rigidez técnica. Lo cierto es que detrás de las cámaras Hoffman no se desenvuelve del todo mal. Al menos este debut que será también el epílogo muestra con creces el amor que Hoffman sentía por su oficio. Resulta tristemente paradójico que su fin como persona tuviera que ver con el elemento que destroza aquella prometedora cena de amor compartido: las drogas, hacia las que en la película Hoffman demuestra un rechazo virtuoso y tajante.

Compartir este post
Repost0
9 noviembre 2014 7 09 /11 /noviembre /2014 17:06
Mapa de las estrellas

El canadiense David Cronenberg, duro, espectacular, inteligente y bastante frío en su perfeccionismo formal y en la austera presentación de personajes al límite. Como demostró en ese ejercicio de virtuosismo de cine malsano y fascinante que fue "Cosmópolis". En " Maps to the stars" entra a saco contra el mundo de las estrellas de Hollywood, jugando con el despropósito, el surrealismo y la falta de contención que presumiblemente reinan en la Meca (sospechamos que la película de Cronenberg no es una hipérbole), es decir, sexo patológico, drogas, desprecio por la humanidad restante con el pasaporte del dinero obscenamente presente. Guión que levanta ampollas y un ambiente enfermizo que parece un mal viaje de LSD que distorsiona la visión de lo real. Excesos y desmesura, violencia, actuaciones al límite que parecen hilvanar vidas que han perdido el contacto con la realidad. Y eso impregna toda la película, un aire de pesadilla del aire acondicionado, las piscinas de lujo y los caprichos absurdos. Puro delirio que provoca un efecto cómico, a veces hilarante. Es como "El lobo de Wall Street" pasada aún más de vueltas, al estilo de una comedia negra de los Cohen pero siempre un paso más allá. Nota alta para una Julianne Moore con rasgos de locura narcisista y el histrionismo contenido de John Cusack o Olivia Williams. Los jóvenes Evan Bird y Mia Masikowska, crean un anticipo de esa locura destructiva de sus mayores, como la generación que les sustituirá o los destruirá. Película a la altura de "Promesas del este" o "Una historia de violencia", aunque no sea para todos los paladares.

Compartir este post
Repost0
9 noviembre 2014 7 09 /11 /noviembre /2014 10:46
Un largo viaje

Dirigida por Jonathan Teplitzky con cierta parsimonia narrativa, nos cuenta la historia de Eric Lomax, un oficial británico de comunicaciones durante la Segunda Guerra Mundial en el episodio humillante de la rendición del destacamento británico en Singapur ante los japoneses, ganándose el desprecio de éstos. Lomax es internado con sus compañeros en un campo de prisioneros cercano al rio Kwai y se verán obligados a construir un puente para el ferrocarril. Es el episodio histórico de la famosa película de David Lean, pero aquí despojado de toda épica y atento a reflejar la dura y miserable realidad de aquellos días y de ese ominoso lugar concreto. Lomax interviene en un intento de los prisioneros de fabricar una radio para estar informados del curso de la guerra. Son descubiertos y el oficial se ofrece como responsable para evitar que torturen a todos sus compañeros. Esta heroica actitud le vale la tortura más dura a manos del joven oficial nipón encargado del los servicios de contraespionaje. Todo lo ocurrido deja secuelas imborrables en Lomax.

Cuarenta años después vemos al oficial retirado, con una bella y romántica historia de amor con una mujer con la que se casa. Colin Firth y Nicole Kidman se ajustan a sus personajes con toda la sabiduría actoral que poseen. Aunque no logran dar un poco más de credibilidad emocional a sus personajes, seguramente poniéndose a tono con el aire desvaído y frio de la película. En estas, Lomax es informado de que su torturador sigue vivo y que se gana la vida como guía turístico de la zona tailandesa del rio Kwai, puesta de moda por la citada gran película con un impecable elenco actoral, Alec Guinness, Jack Hawkins y William Holden. Empujado por el suicidio de un compañero, decide ir a su antiguo lugar de tortura para vengarse.


Y aquí es donde falla estrepitosamente la película. Si bien las secuencias de tortura y sus efectos son convincentes, la moralina que se desprende, sin motivación y sin profundidad, del segmento final de la cinta no acaba de convencer y deja un regusto de algo falso, artificial, casi de "obligado final feliz". No obstante la película se ve con interés, el diseño de producción es excelente, y coloca un poco en su sitio un episodio histórico que Lean falsificó con las mejores intenciones.

Por cierto, como sigue siendo habitual, el titulo en inglés (The Railway Man) es mucho más adecuado que el que se nos ofrece en español.

Compartir este post
Repost0
8 noviembre 2014 6 08 /11 /noviembre /2014 17:41
Katherine  of Alexandria

Acercamiento a la historia real de Catalina de Alejandría, mártir cristiana del siglo IV, que fue la primera mujer en criticar públicamente a los dioses romanos, ayudando a convertir a la nueva religión, el cristianismo, a infinidad de personas antes de morir ajusticiada

. Lo cierto es que es un "péplum" de lo más asilvestrado, con actores fuera de tono, cámara tópica e historia deslavazada que no sólo no engancha al espectador sino que le hace preguntarse por qué diablos se ruedan películas con tan escasa profesionalidad. Mejor, pasen de ella y busquen cualquier otra. Lo más triste es haber visto al gran Peter O'Toole en un papelucho ensimismado luciendo su vejez en una secuencia lastimosa donde solo muestra un disculpable estado medio catatónico. No se si sale más, pues mi resistencia acabó a los 20 minutos de visionado.

Compartir este post
Repost0
8 noviembre 2014 6 08 /11 /noviembre /2014 10:20
Perdida

Interesante trhiller basada en la novela homónima de Gillian Flynn que también es responsable de la adaptación. Dirige un excelente director, David Fincher, ("La red social", "Zodiac", "Benjamin Button", Millenium") y actúan Benn Afleck (buen director y guionista además de pasable actor, generalmente bastante irregular), la inquietante Rosamund Pike en el papel de la maquiavélica esposa. La desaparición de ésta justamente el día del quinto aniversario de la boda y una serie de "casuales" descubrimientos de la policía además de l actitud inmadura y demasiado fría del marido hacen recaer la sospecha de asesinato sobre él, con todo el circo mediático desatado en su contra. Como dice la policía encargada del caso, una magnífica Carrie Coon, "todo parece estás demasiado claro, demasiado inculpatorio" y es que nos encontramos ante un linchamiento e la opinión pública seducida por el morbo de la situación y por las "pruebas" desperdigadas.

No les cuento nada más, la semilla de "Las diabólicas" y otros filmes con damas perversas están fructificando. Las cosas pintan muy mal para el aturdido Affleck, pero el guión da un último giro y...en fín vale la pena verla, a pesar de los excesos que sobre todo en esa parte van decidiendo la acción.

La muestra tópica de esas escenas de un matrimonio, cargadas de sexo, violencia, infidelidades, se queda corta en comparación con la perfección argumental que convierte a Amy, la esposa, en un ejemplo de perversas manipulaciones y frialdad psicopática. Todo estas complicaciones enriquecen esta película de excelente factura, pero también se extralimita y fundamenta la fuerza y la tensión en los hechos más que en el análisis de los personajes y en la matización de sus caracteres. El resultado es interesante pero efectista y un poco forzado, incluído un final previsible pero dejado con esos puntos suspensivos que podría ser el sello hábil del director. Sin embargo la película deja un poso de descontento en el espectador que no se contenta con una carpintería perfecta pero fría, retórica y artificial.

Compartir este post
Repost0
7 noviembre 2014 5 07 /11 /noviembre /2014 11:06
Libro del desasosiego

Unos veinte heterónimos importantes creó el narrador y poeta portugués Fernando Pessoa, sin incluirse a sí mismo en sus dos diferentes "encarnaciones literarias", es decir antes o después de la creación de Alberto Caeiro, aunque los más conocidos sigan siendo Álvaro de Campos, Ricardo Reis o el citado Caeiro. No se trata de personajes literarios, sino de seres completos, escritores con biografía propia, a los que insuflaba una biografía singular y sus propias obras. De hecho "El libro del desasosiego" que hoy comentamos aquí, "se debe" a uno de ellos. Esta suerte de "esquizofrenia literaria" no desajustó al insigne autor portugués, sino que solidificó una de las obras más singulares de la primera parte del pasado siglo (Pessoa vivió de 1888 a 1935). En realidad, Pessoa, según el experto colombiano Jerónimo Pizarro, editor del volumen que comentamos, dio "vida" a 136 autores ficticios, ¿pueden creerlo? Durante mucho tiempo los más de 30.000 folios escritos por Pessoa y guardados en un baúl fueron obviados en favor de la calidad de su poesía (que apenas suman 4.000, de los que hay publicados 5 tomos y faltan otros 5).

Con traducción de Antonio Sáez Delgado, la editorial Pre-Textos se embarca en la original tarea de editar --cuidadosa y atractivamente-- esa obra capital en Pessoa pero, por primera vez, ordenando los textos fragmentarios que la forman de manera cronológica. Es admirable el trabajo de relectura y análisis que ese trabajo ingente supone, con la eliminación de textos ajenos a la obra y la reunificación de muchos de ellos. He leído con el deleite habitual el Libro que nos propone Pre-textos , en muchos momentos con sorpresa, dadas las diferencias con los dos textos de los que dispongo ambos nacidos tras la primera edición en portugués de 1982 (tras 47 años de la muerte del autor, justo los años que vivió). Es decir la primera edición española del poeta Ángel Crespo y la segunda, de Perfecto Cuadrado. "Fragmentos, fragmentos, fragmentos", dijo alguna vez Pessoa y esto es exactamente el contenido del "Libro...". Produce un poco de desasosiego, ¿verdad? Porque esos fragmentos van jalonando la vida del escritor y su evolución, sin olvidar las de los ficticios Vicente Guedes y Bernardo Soares. Durante 25 años Pessoa se "disfrazó" de Guedes y después de Soares para redactar los fragmentos de vida y obra del "Libro..." en los que reflejaba el tedio y la perplejidad, el escepticismo de "sí mismo" mientras evocaba con enorme fuerza las calles y rincones de Lisboa. En realidad es esta deliciosa ciudad la que se constituye en la clave y la musa de Pessoa y de su libro. Decía de sí mismo "No he pretendido nunca ser otra cosa que un soñador". Un hombre que se entristece leyendo a Dickens porque no ha vivido en el tiempo en que podría haber estrechado la mano de Mr.Pickwick. ¡Qué delicia!

FICHA

LIBRO DEL DESASOSIEGO.- Fernando Pessoa.-Trad de Antonio Sáez Delgado y edición de Jerónimo Pizarro.- Editorial Pre-Textos. 481 págs.

Compartir este post
Repost0
7 noviembre 2014 5 07 /11 /noviembre /2014 09:01
El juez

Duelo de actores. Robert Downey Jr. y Robert Duvall se enfrentan con mala uva, ternura, ironía, dudas y remordimientos, bajo la dirección de un especialista en comedias, David Dobkin. Gran calidad interpretativa en los dos, sin duda. Historia que acontece en un pequeño pueblo de Indiana, donde todo el mundo se conoce y donde, como suele suceder, hay tensiones, amores del pasado, odios intransigentes, amistades profundas y recuerdos familiares. No es demasiado original la historia ni la manera de desarrollarla y al final todo se reduce a un duelo actoral de primera magnitud. Hank (Downey Jr.) es un abogado de gran ciudad, con éxito y algo de desvergüenza que parece,mantener un complejo infantil de subordinación al padre. La muerte de su madre le obliga a volver al pueblo, a regañadientes ya que su familia la forman tres personas que le crean algún tipo de problema, desde el rechazo del intransigente padre, a la subnormalidad del hermano menor o al hermano mayor obsesionado con el fracaso personal tras un accidente --causado por Hank durante sus adolescencias-- que le apartó de una prometedora carrera deportiva. Además se volverá a encontrar con una ex amante (la hermosa Vera Farmiga) y con su (Leighton Meester) cuyo nacimiento crea dudas sobre si es el padre. A ello hay que añadir que su joven esposa ha tenido una aventura extraconyugal y habrá que luchar por tenencia legal de la pequeña hija de ambos. Ante ese panorama Hank decide marcharse de inmediato pero no puede hacerlo porque su padre, el juez, ha sido acusado de asesinato. Drama judicial, drama familiar, drama intimo, demasiadas cuerdas para un solo violín. Downey puede con eso y da un recital de que le coloca a la par del respetable Duvall. Ambos pueden presumir de unas actuaciones superiores entre las que es muy difícil decidirse por un ganador. Billy Bob Thornton es el tercero en discordia, un secundario de auténtico lujo. Por estas razones, a pesar de no ser una gran película, la recomiendo con toda justicia..

Compartir este post
Repost0
6 noviembre 2014 4 06 /11 /noviembre /2014 08:55
Tierra a Eco

Película realizada en lineas generales con aportaciones de estilo y temática de clásicos del cine de niños-adolescentes-alienígeneas, desde la calebérrima "ET", "Super 8", "Exploradores" o "Los Goonies" entre otras. Casi una hora y media para contarnos la vida y milagros de un grupo de niños, menos que adolescentes, con cámara en mano y un simpatiquísimo pseudorobot que viene de una "Micaasaaa" en las estrellas. Dave Green, dirige con este su primer largometraje. Y a pesar de las concomitancias apuntadas, logra un producto fresco y divertido que sabe a poco y tiene secuencias magníficas y casi originales, algo que despierta una inmediata simpatía por un producto que roza la clase B. y que tiene una frescura de realización de lo más estimulante. Un aire de afabilidad y de cierta dulzura impregna la cinta afectando incluso a los distantes adultos o a los interesados poco claros (los hombres del manojo de llaves de ET y de oscuras oficinas científicas gubernamentales). Actuaciones de los peques en general bastante buenas y un gran acierto: la configuración de "Eco" el extraterrestre, en un ser con personalidad y un encanto llamativo sin edulcoraciones. El uso de la cámara en mano, tan abusivo ultimamente, "Rec", "La cueva", etc. no resulta excesivo y la simpatía del rodaje supuesto la hace más pasable.

Compartir este post
Repost0
5 noviembre 2014 3 05 /11 /noviembre /2014 09:11
Sabiduría garantizada

Magnífica comedia con ribetes de drama y de documental filmada por Doris Dörrie, esa inteligente, crítica e irónica pero divertida directora alemana en el año 2000. La vi en su día en los Verdi, atraído por el boca-oreja monumental que se armó a su estreno pero que logró convertirla en un éxito popular. La pillé en DVD y me he permitido o regalado un nuevo visionado que me ha confirmado en mi juicio e incluso lo ha enriquecido aún más. La crítica no fue muy generosa con ella y rechazaban la aparente mezcla de géneros y una cierta banalización del mundo del zen. Nada más lejos de la verdad. El problema, señores críticos enterados, es que hay que conocer más allá del tópico la disciplina zen y sus principios para entender porqué esta película es una humilde pero certera flecha que apunta al centro del zen. Uwe Ochsenknecht, Gustav-Peter Wöhler, Petra Zieser, Ulrike Kriener, Anica Dobra y Heiner Lauterbach, son los actores que dan vida a los personajes de la sencilla trama (llevando en la ficción los mismos nombres de pila que tienen en la vida real) que no es más que ésta: dos maduros hermanos alemanes viajan a un monasterio de budismo Zen en Japón. Una narración amena, llena de humor y de solapada crítica que nos presenta la vida de los dos hermanos, con sus frustraciones y sus errores, en unas cuantas secuencias hilarantes, a modo de prólogo. Luego viene el viaje a Japón donde el humor se da la mano sutilmente con la vulnerabilidad paradójica del occidental enfrentado a una cultura milenaria en decadencia que se torna artificiosa precisamente por su copia al exceso de los tics occidentales. Y por fin, la llegada al monasterio budista zen, donde comienza la enseñanza de la disciplina y los rituales, molestias y pequeños problemas que van siendo expuestos con una buena dosis de compasiva chanza. Y, poco a poco, casi sin darnos cuenta, los cambios. Los vemos en los dos hermanos de una forma igualmente divertida en apariencia pero que esconde las verdades transparentes del zen. El conocimiento de uno mismo, de sus debilidades, de sus temores, de sus escondidas virtudes, de su energía que emerge cuando ya nos rendimos. Hacia un fin que se resume en la complacida y humilde sonrisa de los hermanos.

No hay un intento solemne de profundizar en nada. Todo queda aparentemente en la sonrisa, pero se ha transmitido de manera muy clara y sencilla la superioridad ética de los tradicionales valores del zen y la necesidad acuciante que tenemos de ellos en nuestras vidas en la selva tecnológica del siglo XXI.

Compartir este post
Repost0
5 noviembre 2014 3 05 /11 /noviembre /2014 08:27
R.L. Stevenson: Ensayos sobre viajes

Robert Louis Stevenson siempre resulta ser una lectura estimulante. La razón de vivir de este hombre aventurero y poco dotado fisicamente para serlo, era la pulsión viajera. Sus novelas siempre narran algun tipo de viaje, ya sea interior como Hyde y Jeckill o exterior como "La isla del tesoro", Gran narrador y excelente poeta (es preciso ser poeta para crear una obra de tantas resonancias intimas como la suya) tiene una faceta menos conocida por el gran público, la de ensayista. La editorial Páginas de Espuma ha editado un volumen de ese género literario y filosófico bajo el nombre atractivo de "Viajar" donde recoge los principales articulos y mini ensayos dedicados por el escritor escocés a temas relacionados con esa actividad y divide el volumen en tres grandes apartados, uno genérico sobre el placer del viaje, otro con escritos sobre sus correrías por Europa y el tercero sobre América y sus estancias y viajes por Estados Unidos.

He leído con indisimulado placer este libro donde, sobre todo en su primera parte, tenemos accesos a los magníficos escritos que Stevenson dedicó al placer de viajar...a pie. Consumado senderista y amigo de trotar libremente por la Naturaleza, Stevenson proclama su alegría de vivir cuando, con su morral al hombro, camina por las tierras y caminos de Inglaterra, Francia o Alemania, siguiendo el romántico concepto del viaje, el descubrimiento, el solaz, el amor a las gentes y los lugares. Claro que estamos con él en el siglo XIX y el viaje no se ha convertido en un parque temático de lo exótico aunado a la comodidad. No se viaja para ir a alguna parte con el sello de la novedad o de la belleza enlatada, el viaje es movimiento, cambio de escenario, aventura y, si es preciso, algo de riesgo, pero todo ello , en Stevenson, con una nota peculiar: el estado de bienestar de felicidad personal que se desprende del texto. Un estado que cualquier andarín conoce bien y que tiene que ver con el esfuerzo realizado, los momentos de arrobo ante la naturaleza, el cansancio y el descanso merecido tras horas de caminar. No hay mucha diferencia entre la emoción jubilosa de Jim Hawkins cuando se largan las velas de "La Hispaniola" y comienza el viaje a la Isla del Tesoro y la del propio Stevenson cuando nos cuenta sus emociones tras una jornada de caminada: "Cualquiera que pertenezca a la hermandad de los viajeros a pie, viajará en busca del buen humor y no de los rincones pintorescos, en pos de la esperanza y del espíritu con los que comienza la marcha por la mañana, de la paz y la satisfacción espiritual que le da el descanso nocturno... Y lo que hace no es una recompensa en si misma, sino toda una serie de recompensas." (pag.33).

Y mas adelante nos hablará de tales recompensas: "Nos da la impresión de que un paseo nos ha purgado, mas que cualquier otra cosa, de la estrechez y de la soberbia y ha dejado a la curiosidad desempeñar libremente su papel, como lo hace en un niño o en un hombre de ciencia" (pág 41). Las reflexiones personales o filosóficas que dedica Stevenson a sus paseos por los pueblos de la campiña inglesa, los rurales de Francia o Alemania o Italia o los viajes asombrados por tierras norteamericanas ("un viaje a un país aun por hacer, lleno de posibilidades inciertas...y creado como una nueva Eva de la costilla de una tierra antigua"), muestran a un hombre de gran cultura y exquisita sensibilidad, con una ironía inteligente y algo amarga y un sentido del humor sarcástico, pero también capaz de mostrar un entusiasmo inocente y un alborozo infantil por algunas de las circunstancias que nos narra. Y ni siquiera un texto como "Salud y montañas" que narra una de sus estancias en un sanatorio suizo para tratar su tuberculosis heredada de su madre, evita los comentarios de arrobo ante la belleza del lugar

Los textos están muy bien traducidos por Amelia Pérez de Villar y el estricto objeto del libro, con su portada satinada que uno no se cansa de acariciar, el papel excelente, los grabados y fotografías, la impresión clara y cuidada, hacen de la lectura un complejo placer estético, intelectual y físico. No se lo pierdan.

FICHA

VIAJAR, ENSAYOS SOBRE VAIJES.- Robert Louis Stevenson.- Trad. Amelia Pérez de Villar.- Ed. Páginas de Espuma.-470 págs.

Compartir este post
Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens