Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
25 marzo 2013 1 25 /03 /marzo /2013 08:56

el-ladron-de-las-palabras-cartel1.jpg

 Me niego a titular esta reseña con el nombre que los distribuidores han puesto en España a "Words". No señores, no se trata de la vida de un  "Ladrón de palabras", sino de una triple historia que resulta ser una sola de la vida de un escritor que vive y muere (espiritualmente) por las palabras y su engañoso valor. Ficción y realidad, los dos extremos de la misma cuerda con la que cualquier escritor juega a colgar su propia alma, a veces con resultados letales y la mayoría de las veces con obras ni fu ni fa y pocas, muy pocas veces con obras de verdadera importancia y valor (no precio).

Aunque no lo parece, esta buena película es una "opera prima" y los autores son Brian Klugman y Lee Sternthal. ¿La historia? Un escritor de gran éxito al que aborda un anciano que resulta ser el ignoto autor del libro tan celebrado de dicho autor. ¿Que va a ocurrir ahora? Todo está siendo narrado por otro escritor de éxito como parte de una  ficción que acaba de publicar. Como tres muñecas rusas o tres cajas chinas conteniendose unas a otras, es el juego que se nos propone. Y la trama es importante, la verdad y la mentira, la ficción y la realidad, la culpa y el remordimiento. Y en el fondo, dos historias de amor (más en el fondo es una) que resulta frustrado por el mayor amor del escritor a las palabras que a la persona que las inspira. Y eso es un error que se paga con el desconcierto y la vaciedad. A pesar de todo el exito del mundo.

Catarsis y purificación, desvelar la verdad, asumir la derrota cuando todo sonríe, enfrentarse a la impotencia propia o aceptar el fraude y después ser capaz de vivir con ello. ¿A qué precio?

Un buen montaje hace bastante clara la triple trama que se nos propone, los plateamientos éticos están bien planteados y a pesar de algun fallo de detalle (¿como sabe el escritor plagiario, Brad Cooper, dónde trabaja el viejo plagiado, Jeremy Irons?) lo importante se nos narra con enjundia. Como de costumbre, un recital de Jeremy Irons en el papel del viejo escritor al que su esposa le asesta inocentemente en su joventud  el golpe de la pérdida del mecanoescrito, del original unico de la novela (tragedia que han vivido en las relaidad muchos escritores, algunos geniales y la mayoría...habria que dar gracias a Dios por la pérdida). Bradley Cooper trata de no resultar muy desmontado por la presencia del tremendo compañero de reparto y Dennis Quaid, el tercero en discordia, logra comunicar con pericia la decadencia y el cinismo que es el resultante de todo lo demás. Magnífica banda sonora y un resultado global bastante bueno a pesar de las criticas negativas cosechadas en Estados Unidos. Junto a los tres actores principales, destacaremos a las dos jovenes Olicia Wilde y Zoe Saldana que complementan a sus compañeros de reparto incidiendo en los momentos más emocionales de la narración (con algun exceso, como en el drama parisino). En suma, película agradable de ver aunque no deja inquietud intelectual alguna, cosa que sí lo haría, dado el tema, una película con mayor hondura.

 

.

 

 

 

Compartir este post
Repost0
24 marzo 2013 7 24 /03 /marzo /2013 08:51

parker-cartel2.jpg

Lástima, porque Jason Statham merece mejor suerte. Es el heredero natural de tantos "malos" de alma buena que han poblado los thrillers y las películas de cine negro de la historia. Incluso en "Parker" nos las vemos con la adaptación de una novela célebre del grande de novela negra, Donald E. Westlake. Aqui hubiera sido necesario un actor como Bogart e incluso como el Clint Eastwood ya maduro (no el joven). Jason también hubiera estado a la altura (hace tiempo que pregono que es un actor desaprovechado) pero hubiera necesitado un director "de los de antes" o alguno de los buenos actuales del cine de acción.

A Parker "no se la juega nadie" como dicen en la publicidad de la película pero a Jason Statham si se la ha jugado Hackford, el director, con una película en la que abundan los detalles que rozan el ridículo y un montaje histérico a veces y dormido en ocasiones. Secuencias como el streptease de Jennifer López para comprobar si lleva micrófonos o la sinfonía lamentable de "malos" con Michael Chiklis a la cabeza e incluso alguna aparición corta y medio digna de un avejentado Nick Nolte, bordean la sobreactuación y la inanidad.

Es una película de medio pelo que podría haber sido una buena película de cine negro, a pesar del comienzo prometedor y un climax potencial que se va difuminando en la eterna canción de un Robin Hood con automática y resistencia física increíble.

No convence "Parker" y no es culpa de Jason S. que trata de mantener vivo el tipo de héroe estoico y "justo" que pregona unos principios morales atípicos pero exigentes. No le hará daño a su filmografía pero me parece un paso atrás, un intento olvidable. Quizá asistimos a una nueva serie como las del "Transporter", bastante superior en calidad y emoción. Esperemos que al "Parker 2" del proximo futuro le asignen un mejor director.

El robo final de las joyas resulta desmañado y poco creíble y la conclusión previsible pero no coherente. El papel de la Jennifer roza el ridículo y todo se desarrolla de una forma que no deja huellas en el espectador, a pesar de las brutales peleas que sufre el todopoderoso Jason, obligado a no parecer patético con los disfraces que le obliga la dirección artística a lucir. Película evitable. Pasemos página.

 

Compartir este post
Repost0
23 marzo 2013 6 23 /03 /marzo /2013 00:00

personas-como-yo-9788483834602.jpg

 

Desde "El mundo según Garp" y "Oración por Owen" mi fascinación por John Irving (New Hampshire, 1942) se ha mantenido incólume a pesar de algunas memorables y discutibles complicaciones literarias como me parecieron "Hasta que te encuentre" y, en menor medida, pero también, "La última noche en Twisteds River", donde la decadencia del vigor narrativo, el bizantinismo de personajes y situaciones y las reiteraciones de clichés y esquemas, me hacían temer lo peor. Es decir, el estancamiento y la decadencia de un gran escritor.

Con "Personas como yo" el diagnóstico se complica. Iriving no parece --hoy tampoco-- un escritor corriente en el aspecto concreto del proceso creativo habitual, es decir, no sólo no se ha atenuado esa continua línea hacia la disminución de brillantez y originalidad, sino que ha dado un brusco giro temático y psicológico y se ha decidido al parecer a "salir del armario" con todas las connotacuones que ustedes quieran dar a la frase coloquial: no sólo hablo en el sentido metafórico sexual, sino también en el literario: Se ha salido de su propio "armario" argumental --muy influido siempre por su propia biografía-- y se ha lanzado al vacío con todos los pertrechos que guardaba en ese armario: personajes, conceptos, imágenes, anécdotas, retratos y sensualidades.

Y así en esta larga--unos cincuenta años-- historia biográfica del joven Billy Dean, volvemos al paisaje de New Hampshire, sus pequeños pueblos, las mujeres poderosas al estilo de la mamá de "Garp", las anécdotas de la vida de escuela y universidad, las originales relaciones familiares como en el "Hotel New Hampshire", las escapadas por Europa que forman parte de esas dos novelas citadas, los personajes maduros entrañables, el aborto y las infancias desvalidas y adolescencias problemáticas como en "Príncipes de Maine, reyes de Nueva Inglatrerra" (Dios, qué hermosa novela), los personaes aferrados a la bebida, la droga, la violencia o el sexo, pero siempre sin patetismo, como "La epopeya del bebedor de agua" u "Oración por Owen" (de donde sale también una figura de papá sustitutorio para adolescentes huérfamos o abandonados, siempre a la busca del padre), las mujeres casadas insatisfechas pero inteligentes y poderosas como en "Una mujer difícil" o "La cuarta mano",  los ritos de paso de los adolescentes y jóvenes hacia una madurez inteligente aunque desencantada, la afición por la lucha libre como deporte viril (Garp es un profesor de lucha grecorromana) o por el fútbol o por el beisbol, forman constantes de referencia en casi todas las novelas irvinguianas.

Como en algunas de ellas, el narrador  es el protagonista y establece a menudo relación con el lector (a la manera de "Tristham Sandy", le avisa y prepara sobre lo que va a pasar y se disculpa por entremeterse demasiado, va y viene en la narración sin hacer mucho caso de una coherencia cronológica aunque va hilando las anécdotas de una forma magistral, a través de objetos, citas, palabras o personajes. En realidad, dada la lucidez que nunca falta a John Irving, él mismo nos aclara todo en la pág. 96 de la novela, cuando su atractivo padrastro, Richard Abbot, le dice al joven Bill ante un comentario de éste sobre "La tempestad", si acaso se propone reescribir a Shakespeare y otro de los personajes clave de la novela, Kittredge, un apuesto joven deseado por Bill y que tendrá mucho peso futuro en la trama, le grita como mote e insulto: "Reescritor".. Bill comenta para el lector, "más tarde me llamó "Ninfa", aunque yo hubiera preferido el mote de "Reescritor", al menos se correspondía con la clase de escritor que un día llegaría a ser". Y eso es exactamente lo que Irving parece compendiar en esta su última novela: la reescritura de todo su universo narrativo. su pulso literario, su amor por la sensualidad y el sexo (aquí más explícito y descarnado que nunca), sus personajes desolados, crueles o enternecedores, la inteligencia, la enorme cultura clásica (hay comentarios sobre Ibsen, Shakespeare o Dickens (otra referencia común con "Príncipes de Maine..." que parecen surgidos de la pluma de Bloom), el dibujo de la mezquindad, falta de compasión o estupidez del ser humano, sobre el que nunca falta un toque de conmiseración y humor. Y como acicate complementario, esa permanente búsqueda del padre en su obra (quizá el motivo literario menos conseguido en la que comentamos) y el reencuentro paterno poco memorable --lo cual no deja de ser muy realista-- en Madrid, donde el mito amado-odiado  de la figura queda resuelto en un capítulo patético y triste, aunque con una cierta placidez irónica.

Quizá para muchos lectores de Irving esta novela no sea una sorpresa o la consideren a la altura del corpus literario de este magnífico escritor. Lo siento pero no es mi caso. Me tiene sin cuidado que un escritor sea gay o que escriba novelas de esa tendencia sexual, por tanto no se trata de que me escandalice por ello y creo que cualquier persona está en su derecho si decide escribir y vivir su sexualidad como le parezca adecuado. Lo único que no me ha gustado en Irving es que en muchos momentos parece hacer ostentación de su bisexualidad en el lenguaje y las reiteraciones (suena a veces a las famosas "Memorias  de un caballero inglés" que es un catálogo obsceno y aburrido heterosexual de coitos continuos). Hay algo "postizo" en esos fragmentos y aunque no añaden nada original ni positivo, ni son excesivos, tiñen de forma extraña el conjunto de la novela que, repito, resulta un magnífico compendio de las obsesiones literarias de Irving, que podría tener en sí mismo el valor de la coherencia intima del escritor a su mundo y no necesitaba tanta insistencia en la desbocada sexualidad de Billy.

Medio siglo de vida con un expresivo apunte a sus hechos más destacados en la esfera norteamericana (por ejemplo, Billy vive el asesinato de J.F. Kennedy en Viena mientras su novia se prepara para debutar como soprano en la ópera) trufados con los vaivenes de la compleja vida sentimental  y sexual del protagonista, dividido por su atracción indistinta hacia hombres y mujeres. Con una estructura narrativa clásica, a la manera de Dickens --el gran amor literario confeso de Irving-- o Sterne, el estilo lleno de humanidad, humor, critica cruda pero saludable y respeto  a la libertad y la tolerancia, y una temática sexual desenfrenada donde abundan las violaciones, el incesto, el aborto y algunas otras variantes. A pesar de ello, Irving se ha ganado un lugar destacado en la narrativa norteamericana de hoy. Muchos de sus personajes vivirán, como los de Dickens, por derecho propio en la memoria de sus lectores (¿quién ha podido olvidar al doctor abortista de "Píncipes de Maine..." interpretado por un genial Michael Caine en la versión para el cine, "Las normas de la casa de la sidra"?).

Obra crepuscular y antológica, pero discutible e irregular, de un escritor admirable, John Irving. De lectura obligada, sea usted gay o no.

 

 

FICHA

"PERSONAS COMO YO".- John Irving. Tusquets Editores. 467 págs. 22,50 euros 

 

 

 

Compartir este post
Repost0
21 marzo 2013 4 21 /03 /marzo /2013 08:44

oz-un-mundo-de-fantasia-cartel2.jpg

 Disney, la gran multinacional norteamericana del entretemimiento y la explotación económica de la fantasía desde la mas tierna infancia hasta los bordes de la ancianidad más vetusta, no podía dejar pasar el mundo de Oz, quizá el paradigma de los mundos de fantasía, donde la gran empresa de California, cree disponer de "casi" todos los derechos. Así que ha echado mano de sus muy sustanciosos poderes, desde el dólar a la fama, la popularidad y la técnica más sofisticada, para hincar el diente al universo literario creado por el escritor Lyman Frank Baum. Esta vez han dejado de lado a la "pequeña" lugareña de Kansas y a sus aventuras ya contadas en los años 30 por Victor Fleming en "El mago de Oz". Supongo que recuerdan --en la tele es un clásico revisitado a menudo-- esa imperecedera película que es referencia obligada del cine de todos los tiempos.Por ejemplo, la canción principal de la pelicula "En algún lugar sobre el arcoiris", es una de las mas interpretadas de  la historia del cine por cantantes y grupos de todo tipo, recibió el Oscar a la mejor canción en 1939 y fue cantada por la protagonista del filme, una ya madurita Judy Garland, que quiere parecerse a una niña según el guión y al final logra que nos olvidemos que tiene treinta años más que su personaje.

Así que, muy avispadamente, los de Disney se han  negado a competir directamente con el filme de Fleming y han realizado una especie de "precuela" (perdonen el palabro) de "El mago de Oz", contándonos la historia inmediatamente anterior a la visita de la pequeña huérfana Dorothy y su perro Totó, qué es el mundo de Oz, qué problemas tiene con un trío de brujas entre buenas y malas y cómo y por qué aparece el mago que ha de resolver esos problemas.

Paradójicamente quizá sea el inicio de la pelicula, en pantalla cuadrada y blanco y negro, homenaje directísimo al oscarizado filme de 1939, lo más original y audaz de la larguísima película que nos ocupa. Lo malo es que Disney no ha encargado el trabajo a un director con personalidad brillante, como hizo con Tim Burton en la revisitada -y mal valorada- "Alicia en el País de las Maravillas", sino a un buen artesano, Sam Raimi, más cómodo en las cintas de acción tipo "Spider Man", pero carente de una mordiente especial para lidiar con temas tan conocidos popularmente que es preciso fabular una visión  casi surrealista de lo ya sabido para sorprender y atraer al espectador (como hizo el citado Burton con Alicia).

 Dicho esto, déjenme advertirles que "El mundo de Oz" no es una mala película, a pesar de la rusticidad de los efectos especiales, el exceso de colorines y flores cantantes (al más caduco estilo Disney de los 40) y cierta plana configuración de personajes. Raimi se demora demasiado en contarnos detalle a detalle lo hermoso que es el mundo de Oz y lo singulares que son los personajes que va conociendo el un poco granuja "mago" (un James Franco rozando el aspaviento y el rictus de un buen actor que debe saber que este papel no es para él). Y así el ritmo de la película se asemeja a una montaña rusa, bajadas y subidas, una escenografía que recuerda un poco al Burton de "Charlie y la fábrica de chocolate" pero con menos picardía y una falta de sentido del humor inteligente que saca definitivamente de la ecuación del público asistente a casi todo el mundo cinéfilo y mantiene unicamente a los niños (lo cual en si no es nada censurable...pero podia haber optado a un círculo más amplio).

En cuanto a las actuaciones, bien las tres brujas. Michelle Williams, Rachel Weisz y Mila Kunis, sin ser unas maravillas se comen en cada plano al sonriente Franco. Y éste, uno de los actores preferidos de quien esto firma, desde la feroz y hermosa "127 horas", comienza bien, simpático y bribón, en las secuencias en blanco y negro, un poco histriónico tal vez, pero enseguida parece superado por los compañeros de reparto y los acontecimientos a los que responde de una forma blanda e insegura. Teniendo en cuenta que estamos demsiados minutos en su compañía --la película roza los 135 minutos--, llega un momento en que cansan los guiños y gestos de afectada complicidad de Franco-el Mago fraudulento. Su relación con la muñeca de porcelana y con el lamentable mono parlante, no sólo no convence nada sino que aumenta la faceta intranquilizadora del aspecto de los dos personajes zafiamente creados por ordenador (por favor, señores Disney, que ya hay maravillas virtuales como "Gollum").

Película pues para llevar a los peques y poco más (ojo, quizá alguno tendrá pesadillas con la amenazante muñeca de porcelana o con el mono patéticamente simpático). Alguna que otra vez los cerebritos ansiosos de Disney pueden pasarse de listillos. Y esta es una de ellas. Veamos qué ocurre con la próxima entrega. Que haberla, hayla, no lo duden..

 

 

 

 

 

 

 

Compartir este post
Repost0
20 marzo 2013 3 20 /03 /marzo /2013 08:45

dragon_p2.jpg

 

 Excelente película china de artes marciales del gran Peter Ho Sun Chang, dotada de un preciosismo visual destacable y en la que las escenas de acción están rodadas con la fuerza y la belleza coreográfica habituales en las grandes películas del género. Puesto que nos las vemos con una historia que rebasa los tópicos de la simbología corriente en este tipo de cine y se atreve a crear personajes complejos y con fuerza interior y contradicciones, al margen de los estereotipos planos que presentan la mayoría, "Dragón" (que ya recibió el aplauso de los críticos en el Cannes del pasado año) se convierte en algo más que una película de artes marciales. El cuidado del diseño artístico de dirección, la naturaleza de los decorados y ambientación, el luminoso trabajo de exteriores, dan a esta película un toque de calidad que, sin llegar a la altura de Yan Zimou por ejemplo, deja en un muy buen lugar la calidad de un cine chino que apuesta por la épica menor.

Un par de forajidos llegan a un pequeño pueblo de una alejada provincia china, intentan robar a un comerciante y usan la violencia de forma cruel y excesiva. En el establecimiento, primero escondido como atemorizado y por fin entrando en acción de  manera  aprentemente poco hábil y patosa, un humilde artesano, Liu Jin-xi, se enfrenta a los dos maleantes y, quizá por casualidad y suerte, logra matarlos a los dos. Un detective oficial, Xu Bai-Xu (interpretado por el japonés Kaneshiro) desconfía de la humildad del artesano y descubre que en realidad se trata de un maestro en energía "chi" con un pasado oscuro. Poniéndolo a prueba -de manera a veces excesivamente peligrosa para Liu-- y acosándolo, el detective descubre que el humilde pueblerino es un gran guerrero y un asesino. Aunque Liu Jin dice haber cambiado su vida totalmente y parece  ser muy feliz con su joven esposa y sus dos hijos, Xu Bai se obsesiona por descubrir su pasado y encarcelarlo (recuerda la obsesión y determinación del inspector Javert persiguiendo a Jean Valjean en "Los Miserables"). Por razones íntimas, el detective no cree en la reforma de los delincuentes ni en la bondad o la nobleza de los seres humanos. No voy a desvelar el tremendo y dramático enfrentamiento que dará paso a un final sosegado en el que se copian secuencias plano a plano del comienzo de la película, como manera de hablarnos del ciclo reiterativo de las cosas humanas  y la permanencia de las mejores, a pesar de los cambios.

Magníficos apuntes sobre la forma de vivir de la sociedad rural de la China pre revolucionaria,  con una banda sonora que añade interés a la narración y un equilibrio correcto entre la acción y el intimismo de los analisis de caracteres de los dos hombres enfrentados, el artesano de pasado sangriento y el detective inteligente y escaldado. Mas o menos el esquema preferido por muchas grandes peliculas del oeste o del cine negro, aunque pocas veces con la brillantez visual que ofrece "Dragón"..

 

 

Compartir este post
Repost0
18 marzo 2013 1 18 /03 /marzo /2013 08:09

 bestias-del-sur-salvaje-cartel1.jpg

Película especial, muy especial. Algo así como un canto a la oculta y paradójica poesía del vertedero humano, del lugar cloacal donde sobreviven, entre borracheras y miseria, los olvidados de las sociedades opulentas, rebosantes de basuras, detritus, en una naturaleza pantanosa y bellísima (a pesar de sus habitantes) situada en la Nueva Orleáns a la que devastó una monstruosa crecida hace tres años. De eso nos habla "Bestias del sur salvaje", título irónicamente adecuado al contenido de la película. Cuatro nominaciones se llevó en los Oscars y arrebató premios por doquier en el festival de cine independiente de Sundance y hasta en Cannes. Benh Zeitlin dirige esta pasmosa producción dedicada a un poblado de chabolas en las tierras pantanosas de los meandros del rio Mississippi.

Los protagonistas son Quvenzhané Wallis, una niña que responde al igualmente fácil y sonoro nombre de Hushpuppy y su padre, el alcohólico y algo brutal Wink (Dwight Henry, un actor a tener muy, muy en cuenta). La zona está limitada por un gran dique que los mantiene apartado de la sociedad mas o menos opulenta que les rodea. Algo de apocalíptico y al mismo tiempo algo de milagroso y profundo tiene esta cinta extraña que no deja a nadie indiferente. La pequeña enamora y el mundo terrible pero fascinante que la rodea, visto con sus ojos, tiene algo primordial, elemental, valioso que está escondido entre los gritos y los gestos bruscos, las borracheras y la generosidad brusca pero solidaria que se dispensan los hijos miserables de esas tierras perdidas.

Las brutales inundaciones llenan de muerte, desolación y aun mas miseria la vida de aquellas gentes, que se niegan a abandonar la tierra que aman orgullosamente, a pesar de los esfuerzos violentos de los "civilizados" que pretenden "salvarles" de la miseria atroz que trajo consigo la inundación.

Relatos de la gente que existe al borde la civilización, formas de vida al margen de los modelos sociales que todos compartimos, solidaridad de la pobreza, alegría un poco inconsciente pero explosiva de esas gentes enamoradas de su soledad e independencia, libertad de estercolero, si, pero libertad al fin y al cabo.

A pesar de todo, el filme no es totalmente claro y honesto son sus planteamientos. No hay juicio alguno de la miseria y la responsabilidad que conlleva la aceptación y defensa de una manera de vivir peligrosa e insalubre, de la limitación vital para el futuro de la espabilada y enérgica pequeña, de toma de posición de los adultos que transitan una cinta donde la unica que parece tener madurez es la niña protagonista, asediada por los simbolicos monstruos (gigantescos jabalíes dotados de cuernos) que acaban rindiendo pleitesía a la niña, una vez que ella supera el miedo, ya que es la premisa --enseñada por su padre -- de que solo pareciéndose a los animales mas fuertey y salvajes, se sobrevive en esa hermosa tierra inundada) y desdibuja con el plano final de un funeral a la manera vikinga, la realidad atroz que nos muestra la película, con un guiño épico inconcebible en ese escenario. Buena pelicula para algunos, interesante para bastantes y seguramente inviable para muchos más. A resaltar la larga y tierna secuencia del burdel flotante y las niñas ansiosas de ternura que encuentran en las prostitutas un poco de cariño.

 

 

Compartir este post
Repost0
16 marzo 2013 6 16 /03 /marzo /2013 08:40

zen.jpgDos excelentes editoriales, Fragmenta y Kairós, acaban de sacar a la palestra pública librera sendos volúmenes sobre dos de las disciplinas espirituales más fascinantes y al tiempo pragmáticas que ha creado el ansia de absoluto del ser humano, el Zen y el Tao. Como estos dos libros están diseñados por sus autores, Raquel Bouso y J.M. Romero, respectivamente, como instrumentos básicos, claros y sencillos de las disciplinas que parecen conocer muy bien, los recomiendo esta semana en la seguridad de que, además de glosar dos tipos de sabiduría práctica que aún siguen siendo demasiado poco conocidas y llenas de tópicos, estoy haciendo un señalado favor a mis lectores si tengo la suerte de que confíen en mi criterio, ya que entrarán en un mundo donde la práctica provoca y causa cambios positivos de tipo físico y psicológico en la mayoría de los practicantes, sin mencionar los puramente espirituales o sociales. Por tanto, apresúrense a buscar los títulos en la librería más cercana o, los de la zona de influencia de "La Comarca" ,acudan a la Librería Serret de Vallderrobres que, me consta, los tiene. 

La profesora de la UPF Raquel Bouso no es una recién llegada al zen pero la visión que muestra en su texto es la de una persona que ha ahondado profundamente no sólo en la erudición de los orígenes de la disciplina sino en la práctica personal, ya que como escribe (pág 13): "para comprender realmente algo, debe ser experimentado por uno mismo, no bastan las explicaciones de segunda mano o las ideas preconcebidas". Como sabemos todos los que tratamos de acercarnos a un modo zen de concebir la vida, "el zen se constituye fundamentalmente alrededor de una experiencia peculiar de la realidad...la propia búsqueda existencial de cada uno".

Bouso, coherente con su mensaje, empieza su libro hablándonos de la práctica del zen, de lo más básico, el zazén o meditación sentada. Y desde ahí desgrana la escueta, clara y sencilla gama de componentes de dicha práctica, enemiga de demasiados rituales y de adoraciones y boatos ("Si encuentras a un Buda, mátalo", dice un maestro metafórica y significativamente).

Cuando ya el estoico, austero, marco práctico del zen ha quedado claro, la autora nos lleva a un apasionante viaje de cincuenta páginas por la historia del zen desde sus inicios en la India, China y el Japón. Complementa esa erudita exégesis con un análisis de la "visión zen del mundo" (pag.87), con especial hincapié en el desarrollo del zen en occidente (pag. 111) desde mediados del siglo XX y su enorme éxito mediático y socio-religioso.

En cuanto al libro de J.M. Romero, "Tao, Las enseñanzas del sabio oculto", publicado por Kairós (139 págs.), nos ofrece una visión de las ideas clásicas y tradicionales del taoísmo, analizadas desde el punto de vista de su enorme vigencia actual. Los clásicos textos taoístas (los maestros son más difíciles de encontrar, sobre todo después de la revolución maoista en que fueron perseguidos y casi exterminados) el Tao Te Ching, el Zhuan-zi y el Liezi, son venturosamente asequibles en España y constituyen un corpus filosófico-práctico especialmente útil en estos tiempos de crisis (no en vano el taoísmo surgió de una crisis en la China de los siglos IV y V antes de Cristo). Las consultas al I Ching o Libro de las Mutaciones complementa las herramientas que los aforismos, consejos y análisis taoístas ofrecen. Todo ello conforma --como en el zen, que le debe una nada pequeña parte de su teoría filosófica-- un estilo de vida que tiene una característica fundamental: no se pierde en abstracciones o conceptos, sino que baja al dia a dia y nos ilustra sobre las mejores actitudes para superar las dificultades y gestionar el éxito o el fracaso, sujetos ambos a una mutación permanente. Y es ese cambio el que el taoísmo enseña a conocer y usar en nuestro provecho (siempre que ese provecho sea limpio, no dañino, no egoísta). "La humildad, la inclinación natural, el fluir, el mantener una perspectiva tan amplia y profunda como sea posible. Con ese soporte, ¿qué necesidad hay de definir la Virtud?", nos dice Romero (pág 33).

¿Se imaginan qué interesante sería que nuestros jueces condenaran a esos políticos y financieros corruptos que nos rodean por doquier a estudiar y practicar taoísmo y zen durante al menos cinco años de reclusión?.

Nuestro autor no se pierde en teorías, sino que va espigando en los textos taoístas ofreciendo comentarios aplicados a los problemas y tribulaciones de nuestra vida actual. Y así sus capítulos responden a titulos como ""Nadie llegó para quedarse, pero todo permanece", "Qué  hacer con el Bien y el Mal", "Esa falacia de la igualdad que nos pierde", "El efecto nocivo de las palabras" o "Quédese el poder para usted, gracias". Un  libro lleno de sabiduría práctica, por lo que cuesta una entrada de cine. ¿Alguien da más por menos".

 

FICHA.-

ZEN.- Raquel Bouso.- Fragmenta Editorial.-154 págs.- TAO.-J.M. Romero.- Ed. Kairós.-139 págs.

Compartir este post
Repost0
14 marzo 2013 4 14 /03 /marzo /2013 08:16
 
hansel-y-gretel-cartel1.jpg
Fue uno de los cuentos más terroríficos del imaginario infantil. Ahí es nada. El desamor de unos padres, una madre mala y un padre cobarde, hacia dos niños, sus hijos, que son abandonados en el bosque una noche con lógica nocturnidad y alevosía: sumemos el abandono, la oscuridad y la terrible angustia de los miedos y horrores infantiles hacia el bosque, lugar tradicionalmente habitado (solo por la noche) por brujas, trasgos, orcos, lobos sedientos de sangre y  ogros carniceros. Pues bien esta historia, escrita por los hermanos Grimm -!en una colección de cuentos infantiles!- se titula "Hansel y Gretel" y ha poblado las pesadillas de innumerables niños de los de antes de la tele a todas horas y los videojuegos sangrientos. Generaciones de niños aterrorizados por esos dos nombres, Hansel y Gretel. Y por su terrorífica historia de brujería, crueldad, miedo y terrorificas amenazas.
Pues bien, un director de ese tipo de cine de hoy, el de los efectos especiales, ritmo histérico, sustos de chillido y sangre y vísceras a gogó, le ha metido mano al cuento de los Grimm. Y así, el noruego Tommy Wirkola se ha montado una historia con dos superhermanos, armas sofisticadas e improbables, un aire a "Van Helsing, cazador de vampiros". De esta forma se ha transformado el psicologicamente profundo e intranquilizante relato iniciático en una versión decimonónica de una Tomb Raider cazadora de brujas, un Sherlock vulgarizado o una cualquiera de las "Resident Evil". Es decir, los dos niños desamparados y llenos de horror se convierten en dos jóvenes matones que se enfrentan a brujas tan prepotentes como ellos en un duelo de resultado evidente que en ningún momento sorprende ni atrae, más allá de los sustos de rigor y del desparrame generoso de sangre, vísceras y monstruosidades varias.
Wiekola se quiere cerca del Tarantino más desmadrado o del amigo y secuaz de éste, Robert Rodriguez o quizá de los hermanos Cohen, sólo que aquí no tenemos ni la ironía y el humor socarrón del primero, ni la desmesura y el tono gamberro del segundo, ni la  inteligencia y la habilidad dramática de los terceros. Hansel y Gretel se convierten en unos vulgares cazarecompensas no como los de "Django desencadenado" (que son inolvidables) , aunque en lugar de maleantes recopilan cabezas de brujas y cobran por ello.
No obstante lo escrito, hay un punto positivo en este peliculón palomitero: al final resulta divertida la cacería, nos sobra el intento de reconciliación familiar (que dinamita la carga psicoanalitica del cuento). En realidad con la estética gore de videoclip y un Jeremy Renner lejos del Bourne que vimos hace poco y que da siempre la sensación de estar divirtiéndose un montón con tanta matanza telúrica brujeril. No hay ni un solo intento de hacer algo serio con el cuento de los Grimm, pero si de hacer una película taquillera que llene de adolescentes y jóvenes las salas. Gemma Arterton parece tomarse un poco mas en serio la función y nos ofrece una Gretel en la línea de las heroínas habituales que inauguró hace años Cat Woman con su látex negro ajustado.
De vez en cuando, para sorpresa del crítico, algún detalle socarrón que brilla con modestia en un contenido banal: por ejemplo la necesidad de glucosa que Hansel precisa inyectarse por haber comido demasiados dulces en la mentirosa casa de la bruja cuando era niño. Y la breve incorporación de una "bruja buena" con conocimientos de medicina (por cierto, si como parece sugerir el guión tal bruja buena podria ser la madre de los niños, ¿se nos está colando una escena de incesto o es que yo lo he entendido mal, dado el escaso interés que me ha despertado la peli?
.
   

 

 

 

Compartir este post
Repost0
12 marzo 2013 2 12 /03 /marzo /2013 08:57

excursiones-9786.JPGUno de los caminos tradicionales de subida a pie al Monasterio de Montserrat, nace en Monistrol y lleva por nombre el Camino del Ángel (nombre de una ermita medieval reconstruída que se levanta ominosamente rodeada de chalets) a los pies de la Montaña sagrada. Subimos la trabajosa senda hasta el paso dels Degotalls con su dulce alameda de altares votivos de la Virgen levantados por pueblos de la comarca, llegamos al Monasterio y bajamos por el sendero de Tres cuartos hasta las afueras de Monistrol en  la zona del Torrente del Agua. Cuatro horas de paisaje majestuoso y de rincones de sosegada intimidad con un desnivel de más de 400 m positivos, subidas empinadas, pasos con cables y cadenas, senderos arrimados a precipicios y tarteras de roca descompuesta, restos de derrumbes de grandes rocas y avenidas de agua torrenciales. que descomponen el camino y hacen su tránsito resbaladizo y exigente.

Salimos del centro de Monistrol (hay un buen espacio de aparcamiento en la entrada del pueblo), dejando atrás la plaza de la fuente y subiendo por una  calle con un cartel que indica el Camí de l'Angel. Tras una subida permanente de diez minutos llegamos a la Ermita, a la derecha sobre un altozano, con la parte trasera tocándose con un chalet particular. Desde allí ya tenemos enfrente el fastuoso muro pétreo lleno de agujas y escarpaduras de la pared norte de Montserrat, con al gigantesco monolito del Cavall Bernat y la antena sobre Sant Jeroni, la cima más alta del macizo (más de 1200 m de desnivel desde este punto).

El sendero comienza a unos mettros de allí: una subida constante entre matorrales de monte bajo, flores silvestres y escalones de roca que va zigzagueando hacia las alturas montserratinas. A mano derecha se ve el Monasterio de Sant Benet, por el que habremos de pasar. El sendero, muy estrecho y a veces invadido por matorrales, de cara al abismo, otras veces ancho y bien señalizado, va alzándose pegado como una enredadera por los flancos de las grandes moles de roca y vegetación en un constante acercamiento a Sant Benet. Es este un monasterio de  monjas, con residencia incluida, de construcción moderna y aspecto magnífico. Hay que cruzar la carretera que lleva a Montserrat y dejamos atrás el lastimosamente abandonado edificio del antiguo hotel-casino que allí existía. Subimos por la "Baixada dels Matxos", siguiendo las marcas del PR C-19, amarillas y blancas, que a través de un bosque de coníferas y hayas nos hace subir un peldaño más hasta reencontrar nuevamente la cerretera de subida al monasterio. Ahora serán unos 20 minutos de caminar por el arcén, dispuesto con defensas para el paso de caminantes (como en el Camino de Santiago) cuyo único interés es la belleza aérea  de toda la plana de Manresa y el rio, la carretera subiendo sinuosa entre le vegetación, Monistrol a los pies y el tren cremallera que sube al monasterio.

LLegamos al punto, al otro lado de la carretera, donde comienza la subida del Degotalls, señalizado con un cartel. En este cruce, los mas osados o experimentados pueden optar por la subida al Monasterio por la Canal del Pou del Gat. Es una subida más difícil, con momentos de fuerte grimpada que desde luego la hacen también más divertida. En este caso llegaríamos al Cami del Arrel y a las marcas del PR C-19.

Pero volvamos al Camí dels Degotalls. Una vez llegamos, tras una subida ligera, a la siguiente terraza de esta excursión, nos encontramos con una alameda, flanqueada de tilos, cipreses, pinos y con innumerables capillitas levantadas por grupos excursionistas y pueblos y ciudades de la comarca en forma de exvoto para la virgen milagrera de Montserrat. El camino es un paseo de más de diez minutos que nos lleva hasta la parte de atrás del monasterio, justamente la zona privada de los monjes, los jardines interiores.

El Monasterio es en si mismo algo tan apartado del escenario habitual de un senderista y de la mayoría de los caminos del entorno, que recorren en una u otra dirección el macizo, que sorprende como un anacronismo: una especie de parque temático turístico-religioso rodeado de paredes de montañas graníticas. Debe ser uno de los pocos lugares donde en un mismo ambiente se cruzan mochileros y escaladores con grupos organizados de turistas cámara en mano, ristras de monjas o curas, colegiales ruidosos y personas en cumplimiento de promesas y votos religiosos, peregrinos de todo tipo y condición.

Nos vamos hasta la plaza del funicular de la  Santa Cova y bajamos por la pista de cemento que lleva a ese lugar de profunda tradición religiosa y espirtual.

Comenzamos de inmediato la bajada  del Monasterio (dejamos la amplia pista dementada, con unas vistas magníficas sobre el angosto valle que abre el rio Llobregat y que profundiza el desnivel dando a Montserrat una visualidad aérea que parece provenir de mucho más altura que sus modestos mil y pocos metros. Dejamos a mano derecha la ancha pista --que flanqueada de altares y cruces, algunos de gran valor artistico llevan a la Santa Cova), junto a unos carteles senderistas que, a la izuqierda, nos marcan la bajada hacia Monistrol.

Esta es abrupta y acompaña todo un sistema de enormes tuberías que bajan del Monasterio. El camino las acompaña en los primeros tramos, oscurecido el ambiente por una cúpula de arboles que apenas dejan pasar el sol y por el hecho de que descienden por la parte norte entre el bosque tupido de las laderas. Llegamos a un desvío. Se abre el paisaje en 180º.  A la derecha nos marca la bajada de los escalones hasta el deposito de agua y después la pista que lleva a Monistrol, o desde un recodo de la pista, un sendero que nos lleva junto a las tuberías (sendero del agua, le llaman) hasta unas viviendas sociales de principios del siglo XX, donde vivían los obreros de una fábrica textil, a unos cinco kms de Monistrol.

Seguiremos a la izquierda, por la llamada Dressera dels Tres Quarts (dicen que el tiempo en que un buen montañero puede bajar por allí  desde el monasterio hasta Monistrol) que sigue las marcas rojas y blancas del GR-96 (hay otro GR, el 5, que baja por el camino de las Aguas, ya citado). Se trata de una bajada muy variada, con tramos idílicos y otros salvajes, con rocas por doquier, trozos de sendero bastante inclinados con terreno descompuesto, y con un paisaje magnífico enfrente nuestro, con el valle de Monistrol, el rio Llobregat y las montañas de enfrente, una cadena montañosa no tan alta como Montserrat pero que guarda rincones y senderos muy interesantes.

Una vez llegamos a la pista, son diez minutos más hasta las primeras casas de Monistrol (alli nos encontramos con el GR5) y la bajada abrupta por un canal de aguas hasta el pueblo. De tres o cuatro horas en adelante, dependiendo del tiempo que dediquemos al Monasterio o a curiosear por la alameda de los Degotalls.

 

NO SE PIERDA

Realmente vale la pena dedicar varias horas a recorrer la gran explanada del Monasterio de Montserrat y muchas de sus instalaciones religiosas o artísticas. La basiíica del siglo XVI, con un claustro gótico del s. XV y las maravillas ocultas del Museo: para los aficionados al arte, la ocasión de conocer uno de los museos más ricos y poco conocidos, en pintura religiosa catalana de todos los siglos o modernos como Rusiñol, Casas, Nonell, Picasso o Dalí, y grandes maestros como Caravaggio o el Greco. La comunidad benedictina, al cuidado del monasterio desde hace más de mil años, está integrada por menos de un centenar de monjes. Resulta interesante entrar en la basílica por una portada del año 1939, para darnos de bruces con el atrio de l'abad Argeric (s. XVIII) y ver de inmediato la portada románica de la antigua ermita del siglo XII. Nueve siglos en tres pasos. La Basílica fue consagrada en 1592. Ya dentro del recinto merece una visita atenta la sala del Trono de la Madre de Dios, donde veremos a la famosa "Moreneta", llamada asi por el tono oscuro de rostro y manos de la talla, policromada de finales del siglo XII. Para los amantes de los libros sugiero una visita a la biblioteca (300.000 volúmenes, 400 incunables, papiros, manuscritos, pergaminos y documentos desde el siglo XIII a nuestra época.

 

DOCUMENTACION

Más que en otras excursiones, en las de Montserrat, es aconsejable nutrirse de algún que otro libro y mapa o guia para disfrutar más de lo que nos ofrece esta excursión. La Guia senderista de Monserrat, de Editorial Alpina es excelente y está actualizada. Las mapas de 1:50.000 de esa editorial o de Piolet, para senderistas o escaladores, cumplen todos los requisitos para conocer esta enorme caja de sorpresas deportiva que es el macizo.Por supuesto, a disposición de los lectores en librerías especializadas o en Serret de Vallderrobres. Puede aprovechar para comprar en el Monasterio un libro muy especial: "Caminant a Montserrat", de Ramon Ribera Mariné, editado por Publicacions de l'Abadia de Montserrat. .

Compartir este post
Repost0
9 marzo 2013 6 09 /03 /marzo /2013 15:20

un-plan-perfecto.jpg

 

El cine americano sigue apostando por los "remake". Esta vez le ha tocado el turno a "Ladrona por amor" de Ronald Neame (años sesenta), con Michael Caine y Shirley McLaine. La cosa se llama "Un plan perfecto" y el magnífico Colin Firth termina siendo un sosias de Caine mientras que la explosiva y simpática Cameron Diaz trata de emular a Shirley McLaine con más buena voluntad que eficacia. Todo suena a astracanada, gestos excesivos, busca permanente de hacer sonreir o reir --mas difícil todavía--al espectador con ese plan "perfecto" para engañar a un ricachón ensorbecido muy convincentemente interpretado por el siempre eficaz Alan Rickman, quizá el mejor de la función, en su histriónico papel de magnate de las comunicaciones. En realidad se trata de una comedia ligera, llena de equívocos, en la que la mordiente irónica y festiva de los hermanos Cohen, autores del guión, sólo muy de tarde en tarde consigue apuntarse algún tanto de ingenio y humor corrosivo.

Michael Hoffman dirige con soltura el juguete, que no tiene más aspiraciones que llegar a un final feliz en el que los buenos-amorales se llevan el gato al agua para castigo del ricachón prepotente y sin escrúpulos. El robo solo al final resulta ingenioso aunque forzado en exceso, y mientras roza lo patético y suele resultar ridículo, lleno de dobles sentidos y guiños tópicos el enfrentamiento entre la zafiedad norteamerica y el decoro --puesto a prueba--del elemento briitish de la función. La química entre los dos portagonistas es bastante escasa y uno no acaba de creerse a ninguno de ellos, ni siquiera la situación y el desenlace.

Película para ver bien surtido de palomitas si uno es aficionado al maiz y para olvidar casi de inmediato, aunque nos depare algun que otro momento divertido. Gags previsibles, puñetazos innecesarios y forzados para mostrarnos el encaje de Firth a una trama que lo ridiculiza un poco y está bastante lejos de sus capacidades (a la baja). Moralina incluida, la dignidad por encima de todo, con su trampa final que la desdice. Película prescindible y que no debería ser recordada en la filmogradía de Firth y Rickman. En cuanto a Michael Hoffman, debería atenerse a guiones como el de su película anterior "La última estación" (¿recuerdan la historia del final de la vida de Tolstoi con Helen Mirrer y un sobebrio Christopher Plummer?) y no dejarse seducir con bagatelas como ésta.

 

 

    .

 

 

 

 

Compartir este post
Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens