Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
7 mayo 2012 1 07 /05 /mayo /2012 09:41

Isenhart.jpg

      Magnífica y entretenida adaptación de alguna leyenda de la Alemania medieval, a través de la aventura de un príncipe en la sombra, un bastardo rodeado de una leyenda de magia desde el momento de su nacimiento. "Isenhart", dirigida por Hansjörg Thurn, es una trepidante narración oscura, correctamente ambientada en una de las épocas más sombrías de la historia europea y en la que los personajes se libran de la polaridad tópica en las narraciones lineales y oscilan entre el bien y el mal como todo hijo de vecino que habite la realidad.

La violencia y la crueldad de aquellos siglos en los que se decidía el futuro europeo entre luchas y calamidades naturales --en concreto nos hablan del siglo XII, aunque podía ser cualquier otro entre el X y el XVI-- permite --en un insólito toque de modernidad-- presentarnos a un asesino en serie que se dedica a destripar doncellas. Superticiones, sectas diabólicas, terror primigenio y la búsqueda del alma en el cuerpo humano, es el contexto donde tienen  lugar las aventuras de la pareja formada por Isenhart y su fiel compañero de armas, mujeriego y provocador,Laurin. Los dos esforzados caballeros tratan de dar caza al ¿místico? asesino, desplazándose por las muy peligrosas  tierras del continente desde Toledo hasta zonas francesas, inglesas y alemanas. Michael Steinocher recrea un convincente Isenhart y protagoniza una cinta que está muy por encima de sus modestas aspiraciones casi a telefilme. El guiño a formas de investigación criminal que no tendrían aceptación hasta el XIX de Holmes y Dupin, hace aún más atractiva y divertida la cinta. Así como las conclusiones a las que van llegando y la resolución del misterio, en el que a través de los caballeros de las Cruzadas entran en danza cuestiones esotéricas como la busca del Santo Grial o de la "Piedra filosofal" y la fórmula áurea, es decir la transformación del plomo en oro.

Con estos elementos de principio "Isenhart" debía haber tenido mejor carrera y a traves del boca-oido convertirse en una apreciable cinta guerrera-religiosa- medieval, pero la propia caracteristica de producto de serie B le ha traicionado y el ritmo se resiente de una especie de prisa y descuido por resolver los dilemas planteados. Eso deja en el espectador una cierta insatisfacción que daña a la película. Hay pues un desequilibrio evidente entre la gracia y idoneidad argumental, la buena interpretación y la forma de resolver los dilemas planteados en la misteriosa trama: no se respeta la coherencia gradual de los hechos y descubrimientos y se altera el ritmo de tal manera que uno llega al final con la impresión de que le han birlado --cortado-- secuencias enteras.

La discotomía entre la balbuceante ciencia de aquellos tiempos con la superstición y la doctrina religiosa oficial, defendida con crueldad y fanatismo,  encuadran el fundamento conceptual de la película. Como ven no se trata de cualquier fruslería. Y está bien planteada y desarrollada. ¿A qué viene ese desaprovechamiento de tan buen guión?

Seguramente algun avispado productor norteamericano podría sacar importantes frutos de esta cinta, en un remake que podría competir con "El nombre de la rosa". Quizá ya se esté rodando en alguna parte de Hollywood, con un rotundo star system en el reparto y un director habilidoso, aunque Rodrigo Cortés o Amenábar, harían una buena película de este material.






Compartir este post
Repost0
5 mayo 2012 6 05 /05 /mayo /2012 07:41

 

Antonio-Tabucchi---01.jpg

 

Creo que la desaparición física de Antonio Tabucchi casi coincidió con la primera edición por Anagrama de este libro que no es más que una recopilación de escritos del novelista italiano-portugués sobre los viajes que realizó o que imaginó. o  que vivió primero en los libros y luego quiso vivirlos con los  sentidos y los ojos bien abiertos. Una bellísima recopilación, por cierto. Ya en uno de sus primeros libros, Dama de Porto Pim, el entrañable autor italo-luso nos habla de retazos de libros de viaje, diálogos compartidos o escuchados a bordo de un barco o sabrosos trazos sobre las ballenas que cruzan por el mar de las Azores. En este que comentamos, como en otros de sus libros, Tabucchi va perfilando su obra bajo la influencia de dos conceptos o vivencias, el viaje como extrañamiento de uno mismo respecto al Otro o la otredad y el mundo onírico, donde tampoco es posible controlar la propia identidad o la confluencia del otro en nuestra vida.

No importa pues que Tabucchi nos regale experiencias vividas por él en sus viajes imaginarios, o vivencias imaginadas en viajes reales, el escritor camina o hace caminar a sus personajes los espacios que él mismo transitó viviendo experiencias imaginadas y, quizá, nunca vividas. En cuanto  a los espacios soñados, permiten al autor hacer otras singladuras que se realizan desde la inmovilidad. Y asi a menudo algunos personajes aparecen en sus sueños para narrarle sus propias historias que luego él pasará al papel (caso de Pereira, por ejemplo).

Los viajes que se nos cuentan en este libro, pasan desde el ensueño de la memoria propia (ese familiar que llevaba al niño Tabucchi a Florencia en un gozoso descubrimiento de Giotto), el hallazgo en  la Provenza de un pueblo, Mougins, donde la belleza se ha instalado. O se pierde por Hernani en el Pais Vasco en la casa museo de Chillida (en estos tiempos, cerrada, por desavenencias entre autoridades y la familia del artista)  o nos habla de su pequeña patria adoptada, Lisboa, ciudad legendaria en la que uno puede tomar un cafe junto a Pessoa, en efigie, o puede perderse en una calle maravillosa que nadie visita, la Rua da Saudade. Para concluir, hablándonos de Goa en la India, de Grecia y su Cabo Sunion, de Brasil y sus personajes historicos legendarios, de Paul Valery ante el Mediterraneo  o Cortázar en Paris. Y tambien nos narrará de viajes realizados a ciudades imaginarias gracias a personas interpuestas, los escritores que crearon un mundo propio, como Proust o Faulkner. Para concluir diciéndonos al oido: "tal vez falten los viajes mas extraordinarios. Son los que no he hecho, los que nunca podré hacer. Que permanecen sin escribir, o encerrados en su propio alfabeto secreto bajo los párpados, por las noches. Después nos quedamos dormidos, y levamos anclas."

Y así, como en "La Hispaniola", acompañando a Jim Hawkins y a John Silver el Largo, Antonio Tabucchi logra con su libro de viajes hacernos añorar los imposibles viajes de los libros de aventuras de Strevenson, London o Poe. Esa inquietud creativa que nos hace levar anclas de la realidad y surcar el ancho mar de los Sargazos de la imaginación leída.

 
  .



Compartir este post
Repost0
2 mayo 2012 3 02 /05 /mayo /2012 08:04

Hay tres grandes principios existenciales en la doctrina budista: la vejez, la enfermedad y la muerte. De alguna manera lógica, pero no única, la secuencia habitual de esos tres elementos básicos de la vida humana está marcada por la decantación desde la vejez hasta la muerte con la enfermedad como elemento hilativo casi indispensable, entrelazados por la causalidad. Sin embargo  todos sabemos que, en demasiadas ocasiones, el primer elemento no es necesario para el encadenamiento de los otros dos. Y así cualquier edad es proclive a desencadenar  la dramática cadena. Cuando esa edad es muy corta y acontece que la enfermedad se declara en los supuestamente dorados dias de la infancia hay como un rechazo radical e instintivo a lo que se califica, muy visceral e ingenuamente, de "injusticia" de la vida, como si la vida se rigiera por los parámetros éticos de los humanos.

Vivir de cerca una enfermedad grave de un niño de muy corta edad es una experiencia desgarradora. Es una prueba de resistencia psíquica --y física, por supuesto: nunca es tan claro el correlato entre la mente y el cuerpo como en estas dramáticas ocasiones, las somatizaciones son evidentes-- y un desafío al equilibrio de la familia a la que tal cosa acontece.

Lo primero que se resiente es la lógica y coherencia del discurso. Hablar a los desolados padres se convierte en un transitar lamentable entre lo obvio y lo inconsecuente. Desde el punto de vista médico la actitud está mejor definida y se han elaborado mucho los protocolos psicológicos de trato a los familiares, aunque ya de por sí, la claridad y el respeto a la persona, mas la contundencia factica de la enfermedad y su tratamiento, lo necesario desde un punto de vista médico, crean de por sí un discurso preciso y escasamente emocional. El problema surge cuando la comunicación es entre miembros de la familia o amigos. Aqui la mezcla entre las emociones y sentimientos y la falta de palabras que reflejen el estupor, rechazo y pesar que se siente al ver a un niño de corta edad, con el que la persona tiene vinculos de familia, asediado por una enfermedad grave, supera toda capacidad imaginativa de un discurso alentador, pero que evite los peligros y los excesos de sentimentalidad (lo que ayuda escasamente a los padres) y las obviedades de rigor que el mismo sujeto ya entiende como innecesarias. Hay quien opta por el silencio compungido y los gestos de empatía y de dolor. Hay quien, absurdamente, se rebela e indigna, buscando la culpabilidad de hados y dioses o, al contrario, buscando su apoyo "mágico" o complicidad (actitud que, si los padres no son creyentes, causa un rechazo fulminante). Hay quien musita una de las muchas generalidades  que los psicólogos proponen como forma de acompañar empáticamente a los que sufren. Lo cierto es que nada de eso sirve de mucho. El dolor de los padres es irreductible a ninguna fórmula de pesar. Tal vez un sentido abrazo y una mirada de amor incondicional y respeto sea la manera más aceptable de afrontarlo.

Al principio de mi ejercicio profesional como psicólogo unos amigos me pidieron que tratara de ayudar a unos padres que estaban pasando por el calvario de un cáncer infantil. Durante casi un mes fui practicamente cada día al Hospital de la Sagrada Familia a hablar con los padres. Creo que no les ayudé mucho. En realidad, ellos me ayudaron a mí. Me ayudaron a comprender la enormidad de su sufrimiento --que sólo se atenúa, paradojicamente, con la aceptación serena de lo que es--, la generosidad del amor hacia el niño, la vaciedad de los discursos presuntamente de consuelo, la fuerza de los gestos si nacen desde la sinceridad y la auténtica compasión, la necesidad y eficacia de un "estar ahí" en silencio, la obligación de respetar las prioridades que establece el niño con sus necesidades y su dolor, la exigencia de naturalidad ante lo que ocurre sin permitir que el sentimentalismo y las convenciones corrompan la claridad y sencillez de una situación que requiere pulso firme y contención emocional.

Yo recomendaría  a los estudiantes de psicología, no sólo a los que van a dedicarse a la clínica, a todos, que hicieran prácticas en un hospital del tipo de San Juan de Dios de Barcelona, bastante modélico en su género. Vivir el drama de los niños enfrentándose a enfermedades graves, es una experiencia humana y educativa de gran eficacia.  

Compartir este post
Repost0
27 abril 2012 5 27 /04 /abril /2012 06:41

LA_SEN-1.JPG

 

Esta tierra nuestra, el Bajo Aragón, el Matarraña, la aledaña Terra Alta de Tarragona, els Ports castellonenses, el Baix Ebre, durante tantos años olvidada por tirios y troyanos, es la cuna de una especie de "renacimiento" cultural magnífico y sorprendente que ya dura algunos años. Alguna que otra vez me he hecho eco de autores y obras que han nacido por aquí, por esta Comarca amplia, rica y diversa que nos une a todos saltándose los limites geográficos y políticos, propiciando la eclosión de autores y obras que nos hablan de un talante muy parecido y una manera de integrar paisaje y humanidad tan peculiar como la tierra que les sustenta.

En esta ocasión vamos a hacer un breve repaso de las últimas novedades surgidas en el panorama literario, gracias a las facilidades e informaciones que el librero Serret de Valderrobres ha puesto a mi disposición.

Empecemos por Francesca Aliern Pons, originaria del Baix Ebre, concretamente Xerta, que ostenta más de veinte obras publicadas, desde el 95, entre obras individuales y colectivas, hasta  "La senyora Avinyo", (Cossetania edicions)  que hoy nos ocupa. Se trata de una prolífica autora que une al costumbrismo y reflejo de la sociedad de su tierra --tanto en la actualidad como en épocas más o menos recientes-- a un cierto arte en describir la psicología de los personajes con una habilidad notable, que los hace fácilmente reconocible para la gente de aqui y muy interesantes para los de fuera. En los avatares y problemas que viven los personajes de "La senyoira Avinyó" y en las circunstancias politicas y sociales que les rodean --cubre un arco desde la dictadura de Primo de Rivera hasta la Guerra in-Civil-- se imprimen las pèculiaridades de estas tierras y sus costumbres con bastante maestrtía. Curiosamente la señora Aliern se expresa literariamente con gran precisión también en castellano (muchas de sus obras lo atestiguan) lo que nos revela que pertenece a una generación madura (los catalanes obligados a crecer con su lengua prohibida), cosa que tambien es fácil de percibir en el estilo y la forma de presentar su temática psicológica y social.

Hablemos también de "Los crimenes del Matarraña" de Isidro Garrido, publicada por GB en su serie negra. Es un autor que se autopresenta con una desternillante muestra de su humor, un escritor cincuentón de vocación tardía, tocado por la gracia de la naturalidad y el cachondeo vital. Su foto de contraportada con un jamón entre los brazos, premio del campeonato de guiñote de Valderrobres, nos habla a las claras de la sencillez de este autor novel que busca un humilde hueco en la atestada republica de las letras. En esta novela que se desarrolla en Valderrobres y de la que es protagonista un brigada de la Guarda Civil, Silva, muy en la senda que marcó Lorenzo Silva (¿lo pillan?) y la Giménez Bartlett. Tras un comienzo provocativamente obsceno se desarrolla una trama que va serpenteando por el pueblo y los pueblos de alrededor permitiéndonos conocer a algunos de sus habitantes reales. Divertida y simple como un "casquete" (no piensen mal, es el nombre de un magnifico dulce matarrañense), se come rápido, se digiere bien y no deja ningun mal recuerdo.

Vayamos a otro.  J.Rovira Climent nos habla de "La gent del Matarranya" (ed.Cinc Club)  en una serie de reportajes literarios sobre personas y hechos de estas tierras, escritas con galanura y respeto. Me ha encantado la historia del fugitivo y la del "moquet" de Valjunquera. Este escritor busca la humanidad de sus personajes y los describe mostrándonos de forma sencilla y directa sus historias. Rovira es de Cinctorres (Morella) y acompañaba de niño a su padre, tratante de "matxos" por estas tierras de Teruel a las que ha vuelto de adulto con su vocación notarial-literaria de levantar actas de la humanidad  matarrañense.

Y, por fin, "Molles per no perdre'm",(Petrópolis) de ese excelente escritor llamado Jesús M. Tibau, uno de los más interesantes de la zona. Se trata de un dietario en el que, a modo de migas de pan que marcan un sendero para no perderse y poder volver al origen, se recogen una serie de breves reflexiones, compartidas a través del facebook, el twiter y su blog. Tibau es un escritor de hoy de la forma rabiosamente técnica que marca internet, la red social y todas sus posibilidades. Es el dietario de un escritor sensible a su oficio y a la vida, que vive su vocación literaria como un hermoso privilegio, nos habla de sus amigos escritores, de las citas y actos que van sucediéndose, de sus esperanzas y expectativas como escritor, de su hijo y su ternura, de detalles y  reflexiones sobre cuestiones cotidianas, sencillas y humanas. Todo en píldoras breves pero gustosas. Como él mismo dice "la brevedad es el espacio donde me muevo más a gusto". Se nota.

Seguiremos. 

 

 

Compartir este post
Repost0
23 abril 2012 1 23 /04 /abril /2012 08:34

la-cazarrecompensas-cartel.jpg

 El problema de esta peli, que no llega ni a distracción televisiva de serie de tercera categoría, es que pertenece a ese peligroso tipo de peliculas-saga basadas en novelas best seller de cierto éxito que van sacando cada año un ejemplar de continuación de la saga. En este caso pertenece a la serie de novelas sobre el personaje de Stephanie, la cazarecompensas, firmada por Janet Evanovich y que ya suma dieciocho entregas. A ello se añade el detalle aún más inquietante de que la protagonista Katherine Heigl, prodigioso ejemplo de "actriz" con hermoso rostro sin expresión precisa, parece estar dispuesta a lo que sea con tan de constituir la franquicia de Stephanie, una increíble "agente" que no tiene más que atractivo físico y presenta un encefalograma plano durante toda la actuación, de una previsibilidad y absurdo verdaderamente de manual...psicopatológico.

Dirigir este producto como lo ha hecho Julia Anne Robinson, solo es comprensible si tenemos en cuneta la crisis-- de todo tipo-- que vivimos. Pero aun asi se hace buen cine, a veces. En esta ocasion no ha habido suerte. El mensaje inteligente es nulo y solo el pequeño detalle de que es la actriz quien financia la cosa, hace entender un poco el por qué de la existencia de la película. No les puedo dar el dato de si los premios Razzia de este año (que premia a las peores peliculas) han tenido en cuenta "La cazarecompensas", pero yo la he colocado en mi personal y privada lista de las peliculas insultantes vistas por error. NO hay logica argumental, ambientes cuidados, personajes interesantes, situaciones creibles y emocionantes,  y sí una planificación de incompetentes, moral de chiste barato, mojigatería visual, clichés desgastados, tópicos vergonzantes...y la aparición como secundaria de lujo de Debbie Reynols que debe pasar por un mal momento económico a tenor de su presencia y un mal momento interpretativo a tenor de su papel (qué tiempos cuando interpretaba "Cantando bajo la lluvia"). En fin, no gastemos más tiempo en ella. Busquen otra pelicula para ver. Hay muchas bastante interesantes y que no les dejarán ese bochornoso sentimiento de verguenza ajena.

Compartir este post
Repost0
19 abril 2012 4 19 /04 /abril /2012 07:40

 

Vaya por delante que tengo una enorme simpatía por  Félix J. Palma, un escritor gaditano de 43 años que ya me sorprendió muy agradablemente con su novela "El mapa del tiempo" con el que se llevó, con justicia, el XL Premio de novela Ateneo de Sevilla (y editó Algaida en 2008). El amigo Palma no es un "trilero literario" de esos que te prometen trascendencia y te dan dolor de cabeza o se consideran Proust o Joyce redivivos gracias a ser convenientemente jaleados por algunos de los grupos de poder literario que manejan el cotarro en este país. Felix J. Palma es un escritor de aventuras, dotado de una buena técnica literaria, que no dice tonterías bajo el disfraz de supuesta genialidad, que escribe novelas para entretener y divertir al personal, que no se oculta de ello y que además está orgulloso de mostrar sus cartas sin problemas de ego ni de superego.

Y así, en "El mapa del tiempo" con un estilo que nos recuerda a Conan Doyle, Stevenson o Wells, Palma recrea el Londres de 1896, nos hace partícipes de la estrambótica propuesta de la empresa de Viajes temporales de Murray  basada en los sueños de "La máquina del tiempo" de H.G. Wells, que se convertirá en un personaje más de la novela, con cuitas y quebrantos dentro de una trama dinámica, en la que las aventuras, los misterios, la violencia (incluida la ayudita de Jack el destripador)hacen que las 622 páginas del folletón nos dejen un buen sabor de boca antes que una mala migraña,  mientras paladeamos la entrada en escena de "figurantes" como Bram Stoker (el autor de "Dracula"), Henry james, Dorian Grey o Allan Quaterman.

Y aquí está el secreto de este brillante escritor "menor" (léase como irónica referencia al tamaño de las dos novelas que hoy comentamos): es un  maestro andante de la metaliteratura, es decir de hacer con los elementos literarios de otros una nueva literatura (en este caso, gracias a Dios, con el respeto debido a los clásico citados: una especie de guiño a todos los lectores y sobre todo a los muy leídos, es decir a los "lletraferits").

Mezcla de géneros y también mezcolanza de personajes reales y ficticios, ciencia ficción clásica, al lado de relato de aventuras victoriano, detectivesco o romántico. Y para que no quede lugar a dudas de que el éxito formidable de "El mapa del Tiempo" no se debía a la suerte del principiante --me refiero en este género mix de amplios vuelos; el autor ya habia dado pruebas de su calidad en relatos como "El vigilante de la salamandra"-- el amigo Félix se saca de la manga "El mapa del cielo", 738 páginas, en las que volvemos al Londres victoriano --unos antes antes, es una precuela-- y se nos embarca en una trepidante y variadisima aventura que nos llevará al Polo Sur a buscar una entrada al centro de la tierra o nos enfrentará a la angustias de la invasión marciana que habia descrito H.G. Wells --nuevamente personaje esencial en esta segunda novela del ciclo-- en la "La guerra de los mundos". También conocemos los habitantes de la Luna, guiño a Meliès y a Verne, y un repaso a misterios y deseos inscritos en el mapa del cielo, que es como decir en el mapa de los sueños. Y todo esto, bien escrito (qué delicia) y mejor resuelto, eso sí, nuevamente sin trampas ni cartón.

En la forma en que Palma presenta sus dos libros, ya en la primera página, da al lector las claves para entender el "deus et maquina" de este novelista: como en las antiguas barracas de feria, en las que se nos presentaban las supuestas maravillas de un mundo increíble, Felix nos dice: "Adelante, apreciado lector, sumérgete en las apasionantes páginas de nuestro folletín, donde encontrarás aventuras con las que no habrías podido soñar"... Para acabar con un "Si esta historia no despierta en ti grandes emociones, te devolvemos los cinco centavos para que los emplees en algo más emocionante...si lo encuentras". 

Este es el mensaje que no se nos disfraza: vamos a imaginar lo inimaginsblr, con textos que parecen escritos por los autores de la novela clasica anglosajona de aventuras, misterio, ciencia ficción, intriga...justos aquellos que luego saldrán como personajes. Y diviertanse, sabiendo que todo es un juego diseñado para sorprenderles.

Por tanto es un pastiche literario muy bien logrado, aunando imaginación, creatividad y guiños al lector. El autor de estas lineas, que se ha pasado media vida leyendo fascinado a Conan Doyle, Stevenson, Poe, Verne, Wells, Chesterton, Dickens, Stoker, Wilde y "tantti altri", se ha sentido feliz y satisfecho al ver a viejos personajes conocidos suyos desde la infancia casi, revivir en las páginas de Palma. Como muestra un botón: Jeremiah Reynolds el explorador  de "El mapa del cielo" que quería hallar una entrada al centro de la tierra en el polo Sur, (donde se encontraría con la expedición marciana),  es una adaptación bien lograda de Malone, el periodista que acompaña al profesor Challenger a la expedidión al "Mundo Perdido" de Conan Doyle. Revivimos a los personajes de nuestros sueños novelescos juveniles gracias a J. Palma. Quizá lo único que me irrita un poco es la técnica del narrador omnisciente que se dirige una y otra vez al lector. Entiendo que forma parte del juego de estilo imitativo, pero estimo que se le va un poco la mano al, por otra parte, admirable folletinista (en el buen sentido) andaluz. Por hacer una comparación ilustrativa, Felix J. Palma es a los autores citados, lo que la moderna versión  en el cine de "Sherlock Holmes" de Ritchie es al clásico de Conan Doyle. Un juego exagerado y divertido...y rabiosamente moderno y popular aunque el Sherlock de Downey Jr. vista como un héroe victoriano. Y cito el cine porque nuestro autor hace continuas "calas" en el imaginario cinematografico, desde "La cosa" o "Terminator" la "La guerra de los mundos", "La aventura de Arthur Gordon Pym" (de Poe) o "La liga de los hombres extraordinarios".  En resumen: una obra que rescata el placer de leer por,puro placer y en donde uno encuentra citas continuas a peliculas, comics y novelas populares que nos fascinaron.

 

FICHA: "EL MAPA DEL TIEMPO".-Félix J. Palma.Ed. Algaida. 622 págs. 22 euros.

             "EL MAPA DEL CIELO".- Félix J. Palma. Ed. Plaza Janés, 738 págs. 21.90 euros 


   
 

 

 

 

Compartir este post
Repost0
18 abril 2012 3 18 /04 /abril /2012 16:10

villa-amalia-cartel.jpg

Renacer en la propia vida. La mujer que interpreta, con su economía de gestos habitual Isabelle Huppert, decide tras una presunta infidelidad de su marido, cambiar totalmente de vida. Es decir acabar con el pasado en su integridad y nacer a otra vida que se va realizando a través de los actos cotidianos, en los que lo físico es una llave maestra indudable. La mujer, concertista de exito, abandona su profesión, de un día para otro, cancela sus cuentas, elimina los móviles, vende su casa y sus pianos y solo conserva a un amigo de la infancia que ha aparecido en el momento y el sitio adecuados, de una forma inesperada y providencial.

Mas de la mitad del metraje de la cinta nos va narrando los pequeños eventos de la huida, paisajes, soledades, alguna compañía sexual eventual y en el silencio y la imperturbabilidad de una mirada o una sonrisa desvaida y ausente, la película nos lleva al encuentro casual de la protagonista con el lugar ansiado, una casita roja en una isla italiana, frente al Mediterráneo, solitaria y de difícil acceso, en lo alto de un acantilado.

La película se demora, se vuelve lenta y un poco reiterativa, la musica compone un fondo vital permanente, un aire de ansiedad y al tiempo vitalidad. La mujer encuentra a otra muchacha que viene a vivir con ella y con la que comparte algo, no sabemos qué. El amigo unico viene a visitarla, todo es bastante lineal, sereno, pero uno percibe el oleaje tras la superficie aparentemente en calma. Aunque no sabemos qué es lo que conmueve a la protagonista. Si es que hay algo. Asi que la película acabará con un plano lejano en el que la pianista vuelve a su soledad isleña, a la casa frente al mar, ha enterrado a su madre y sabe que su amigo no tardará en morir, pero ella vuelve a "Villa Amalia" y contempla la majestuosa puesta de sol, nuevamente sola.

Benoit Jacquot, el director, no se atreve a indagar demasiado en la frialdad expresiva de la Huppert, a quien la suspensión voluntaria de la memoria y el alejamiento emocional parecen haber dado una paz estólida y poco empática. No nos conmueve ese itinerario de huidas y hallazgos, pero gozamos del tempo comtemplativo que la mujer no deja de buscar, aunque rechaza los brazos de su amigo Georges (un muy herido y sensible Jean-Hugues Anglade). Todo se queda en la superficie, un edén idílico en el que no hay ninguna pareja primigenia, solo una mujer cuyas corrientes y tempestades internas nos son ajenas. Hay una enorme fortaleza, una obstinación salvaje, una soledad irredenta en ese personaje que la Huppert borda con su sabiduría de actriz y esa potencialidad salvaje que hay en su cuerpo y en su mirada. En el fondo no está tan lejor de su papel brutal en "La pianista" de Michael Haneke, uno podría pensar que esta concertista huidiza de "Villa Amalia" será en cualquier momento la enloquecida bacante de la dura cinta de Haneke.El empeño auto destructivo de nuestra protagonista no logra blindarla contra algunas, pocas, señales de carencias sentimentales, de fragilidad emocional. Esas son las únicas que permiten al espectador intuir el enorme calado interno del sufrimiento y la amargura de esa mujer. Desconcierta esta película con su paradójica luminosidad y la oscuridad que se barrunta en su personaje principal.

 

 

 

Compartir este post
Repost0
16 abril 2012 1 16 /04 /abril /2012 07:04

HEROES-LOS-GRANDES-PERSONAJES-DEL-IMAGINARIO-DE-NUESTRA-LIT.jpgHoy ha sido un dia perfecto. Sendero matinal por la Mola Tosca, a un paso de Fuentespalda, una meseta trapezoidal de poco mas de mil metros que se extiende por las alturas, llaneando, frente a las moles de la Picossa y de La Caixa. Ha sido un paseo hermoso, una pista en medio de  un bosque que cubre la alargada cima mesetaria. Silencio total, nubes bajas que han ido dejando resquicios de sol, un poco de frio vitalizador. Casi tres horas de paseo sin desniveles apreciables, una vez se está arriba. Caminar vivo, rápido sin ser extenuante, parando de vez en cuando para ver el paisaje, un árbol hermoso, una cortada de rocas sobre el valle, el horizonte tormentoso que luego queda en nada. Asi es esta tierra. Sigo amando los caprichosos dibujos de sus gigantescas nubes. Tengo mas de mil fotos de nubes evanescentes, dramáticas, sutiles, poéticas, rotundas, amenazantes, bucólicas, tiernas, esponjosas...En casa me espera un paquete de libros. De mis amigos de Siruela. Una de mis editoriales preferidas. Me envían el "Héroes" de Bruce Meyer. "Los grandes personajes del imaginario de nuestra literatura".  Y el clásico de George Steiner, "Los libros que nunca he escrito". Aún ahora, después de tantos decenios de trato con los libros, de amor profundo o de relación casquivana y frívola, de afecto al primer vistazo o de trabajosa amistad, me sigue emocionando el primer contacto. Casi tan virgen, ingenuo y esperanzado como cuando recién entrado en la adolescencia vibraba con la portada de "La isla del tesoro" o "Las aventuras de Guillermo" o "20.000 leguas de viaje submarino" o "Estudio en escarlata" o "Don Quijote" o "Los tres mosqueteros"...

Me he aposentado en el estudio, frente a la terraza del "nido de nubes", he encendido un "Partagás 898" --el primer puro de 2012-- y he comenzado a "hacer catas" en los dos libros recién ingresados. Ante los celos, supongo, de los que están en la mesa de trabajo, alguno a punto de terminar su labor, otros a medias y algun otro en espera. Pero ellos saben que, excepto en alguna rara ocasión, las "catas" dejan espacio para volver a ellos de una forma más reposada y ocupan el lugar que les corresponde, más o menos, bajo el siempre caótico orden de las preferencias electivas.

 

 

Compartir este post
Repost0
11 abril 2012 3 11 /04 /abril /2012 08:55

pereira.jpg

 

El escritor italiano Antonio Tabucchi murió hace unos días en un hospital de su amada Lisboa, a los 68 años de edad a causa de la metástasis de un cáncer de pulmón. La muerte, tan presente en sus libros y especialmente en su pequeña obra maestra "Sostiene Pereira", le ha alcanzado antes de que  la Academia sueca le concediera un Nobel, al que ya hace años que era candidato. Mala suerte para él, para los amantes de su obra y para la Literatura con mayúsculas. Y luto también para los que creemos en la libertad de expresión, los europeístas y los defensores de los derechos humanos, de la insobornable dignidad de la persona, aspectos bien presentes en sus libros.

Todos esos elementos apuntados están en todas y cada una de sus obras, pero especialmente en "Sostiene Pereira", una novela publicada en Italia en 1994, que se convirtió en un éxito europeo y acabó arrasando en España, en circulos informados, tras la publicación por Anagrama en 1998 y la proyección en los cines, con éxito minoritario pero profundo y persistente, de la película que dirigió Roberto Faenza, protagonizada por un Marcelo Mastroianni crepuscular, en la que había de ser su última interpretación (por cierto, genial) antes de morir

En Portugal se decía de él que era el "más portugués de los escritores extranjeros en general e italianos en particular". Estaba nacionalizado portugués desde 2004 y era considerado uno de los máximos especialistas en el icono literario moderno portugués por excelencia: Fernando Pessoa. Su personaje, el viejo periodista de las páginas culturales del "Lisboa", Pereira, encarna a un persona que respira portuguesismo por los cuatro costados y se convierte en un arquetipo de nobleza, modestia, valentía cívica, cortesía e inteligencia.

Todas esas virtudes se reflejan no solo en la obra citada, sino en "La cabeza perdida de Damasceno Monteiro", "Dama de Porto Pin", "Tristano muere" "Se está haciendo cada vez más tarde", "Réquiem", "Nocturno hindú" (también llevada al cine) "Los ultimos dias de Fernando Pessoa" y su último libro, "Viajes y otros viajes", que acaba de publicar Anagrama.

Pero fue con "Sostiene Pereira" (traducida a 40 lenguas) donde este novelista --que en su vida real mantenía la postura moral crítica, honesta y valiente que descubre Pereira en si mismo al final de la novela: fue el azote del imperio Berlusconi y del detererioro ético de Italia que éste propició-- llega  a alcanzar cotas de excelencia, con una historia humanísima ambientada en el Portugal salazarista de 1938, una reflexión sobre la libertad, las dictaduras politicas, la dignidad humana, el compromiso, a través de un personaje carismático, Pereira, viejo periodista obsesionado con la muerte. Todo ello envuelto en un estilo limpio, claro, rodeado del latiguillo oficioso del "sostiene" como si se tratara de un atestado policial o judicial, pero gestionado con una economía de medios y una estructura narrativa magistral, redonda, en la que la prosa límpida, sencilla y sugestiva del escritor logra el milagro de convertir a su oscuro y bindadoso protagonista en un arquetipo literario. La presunta oficialidad burocrática del texto, siempre en tercera persona, (el narrador nos cuenta lo que presuntamente le comunica Pereira) va eludiendo aspectos subjetivos con el latiguillo "pero de eso no nos deijo nada Pereira" o "considera Pereira que eso es un asunto privado".

Pereira, el viejo periodista del "Lisboa", "que estaba gordo, sufría del corazón y tenía la presión alta" contrata a un joven recién licenciado en filosofía, Monteiro Rossi, como ayudante, atraido por un articulo de éste sobre la muerte. Pero tanto este joven, como su novia Marta, son activistas de izquierdas, algo muy peligroso en el Portugal de Salazar, con el fascismo triunfante en Italia y España y los nazis alemanes asediando el resto de Europa. Pereira, por razones sentimentales,  se siente impulsado a ayudarles y darles cobijo. Y se enfrenta a una visita de la policia politica que acaba matando al joven de una paliza en el domicilio de Pereira. A partir de ese momento se produce un cambio esencial en el viejo periodista, que decide publicar un artículo en su periódico denunciando el crimen. Y para ello monta una ingeniosa estratagema que burla a la censura previa. Pereira se decanta por el compromiso por la lucha por la libertad con su artículo, pero también sabe que corre peligro de muerte en Portugal tras ese gesto y decide exiliarse en Francia. La última secuencia de la excelente pelicula de Roberto Faenza muestra al entrañable Mastroianni caminando por la Rua de la Libertad, con una bolsa colgada del brazo, en mangas de camisa y la chaqueta sobre el hombro, un look que no habia tenido en los últimos cuarenta años de su vida. Es un hombre nuevo. Se trata de una secuencia final que parece un guiño al cinéfilo: son visibles los ecos del "Novecento" de Bertolucci.

Tanto la pelicula como la novela, que recomendamos con fervor, muestra una presunta forma literaria de declaración jurada ante un juez o la policía, con un peculiar estilo que continuamente deja emerger destellos literarios de elaborada y brillante sencillez. La falta de compromiso del periodista al inicio, parapetado tras su amor a la cultura tradicional y conservadora, va siendo puesta a prueba por la intolerancia y la violencia que le rodean en su propia ciudad, como un reflejo palido de lo que acontece en el resto de Europa. Es justo la preocupación por el compromiso del intelectual, la función de la literatura en la política, su papel ético y moral, el concepto que vibra en el fondo de esta novela.

 Los personajes secundarios, el joven Monteiro Rossi, Marta, la novia, el doctor Cardoso, el padre Antonio, Manuel el camarero, la señora Delgado, la judia alemana que conoce en el tren, van preparando el terreno para el cambio profundo que hará estallar el brutal asesinato del joven Rossi.

Para concluir, una referencia a la nota que el propio Tabuccchi  publicó en uno de sus libros de relatos (género en el que era un consumado maestro) y luego reprodujo como addenda a su novela a partir del 2005, donde reconocía que el personaje de Pereira está basado en un personaje real, un periodista portugués, cuyo apellido auténtico cambió por el de un personaje siempre virtual que motiva la obra teatral de Elliot "What about Pereira?". Ese periodista, muchos años exiliado en París donde le conoció Tabucchi, se vio obligado a  escapar de Portugal debido a la publicación de un escandaloso articulo contra la politica de Salazar, justo en la época que describe en su novela.  De esa historia nació en la imaginación del escritor el entrañable Pereira. Imprescindible.  


.

Compartir este post
Repost0
9 abril 2012 1 09 /04 /abril /2012 07:27

f39c0a5c6758d0727dd995668d7202a2_img101-img00384-1.jpg Antonio Tabucchi murió hace unos días, en Lisboa, a los 68 años de edad. Creo que su personaje más entrañable (al menos  para mí) el periodista lisboeta Francisco Pereira, tenía más o menos su edad cuando vivió su radical transformación personal, ética, política y humana, en 1938 en esa Lisboa que junto con Pessoa, Tabucchi, supo trasladar a la literatura de una forma cariñosa y fascinante. Me refiero a su novela "Sostiene Pereira" publicada en 1994 y que editó Anagrama en 1996. Justamente cuando se estrenó en España la película del mismo título dirigida por Roberto Faenza y protagonizada por un otoñal Marcello Mastroianni en lo que sería su última aparición en la pantalla (un broche de oro y diamantes para una carrera especialmente significativa: creo que nunca se ha honrado suficientemente la figura de este actor que lograba unas cotas espectaculares de espontaneidad, gracia y energía en todas sus interpretaciones).

Leí y vi esa obra de Tabucchi en aquellos años finales de siglo y ambas me deslumbraron, novela y película, por su sencillez, su insobornable dignidad y su alcance humano y político. En aquellos años era jefe de sección de Internacional en el periodico "La Vanguardia" , había cubierto ciertos eventos en Portugal como enviado especial y me estaba enfrentando al final de una etapa en mi vida profesional y personal.

Las cuitas del honesto Pereira me parecieron extrañamente familiares. Me vi reflejado en algunos aspectos de la vida de ese periodista digno y triste. Y además reconocí facilmente "MI" Lisboa en la ciudad que retrataba la pelicula (hoy absolutamente inencontrable) pues estuve muchas veces allí tras la Revolución de los Claveles para cubrir las reformas políticas de la jovencísima democracia.

La muerte de Tabucchi me ha impactado como si fuera la de un amigo cercano, tantas eran las reverberaciones que este libro suyo provocaba --y provoca, creo-- en mis vivencias y mis recuerdos. 

Volveré al libro y a su figura más "in extenso". Descanse en paz. 

 

   

 

Compartir este post
Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens