Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
16 abril 2022 6 16 /04 /abril /2022 12:17

LOGOI 247

DESIDERIO, EL PASTOR

Publicado en La Comarca 120422

Hace unos meses murió Desiderio, el último pastor de Torre del Compte, un pequeño pueblo situado en un altozano sobre el valle del Matarraña. El próximo sábado, los vecinos se reunirán a las afueras del pueblo, en una era que se abre al valle como un balcón inesperado, acariciado por todos los vientos. Allí se han plantado dos moreras, se han colocado unos bancos y una mesa de madera con asientos. Por iniciativa popular se ha dado el nombre del pastor al lugar.

Tuve el privilegio de contarme entre sus amigos. Era un hombre de sonrisa reconfortante y hablar despacioso. Solíamos compartir unos minutos de plácida charla, sentados en una roca frente al valle, con el río serpenteando allá abajo. Cada mañana, durante años, pasaba junto a mi casa, azuzando a sus ovejas, con el perro fiel a sus órdenes o silbidos. Ya era mayor y caminaba lentamente, asegurando cada paso, con sus zapatillas desgastadas, atento a sus animales.

Era un hombre de palabra sencilla, justa y exacta.  A veces su sonrisa de hombre bueno dejaba paso a una risa breve y algo pícara. Me lo encontraba en alguna de mis caminatas por los alrededores del pueblo y me regalaba sus sabrosas consejas sobre el campo, las plantas o el tiempo. Cuando hablábamos de la comarca, la mirada chispeante de sus claros ojillos dejaba traslucir una retranca divertida y nunca maliciosa. Yo le hablaba, a veces, de otro pastor de cabras y ovejas. Se trataba de un hombre de otros tiempos, de hatillo y cayado, de piel oscurecida por el sol y manos encallecidas y  surcadas por las grietas del trabajo y la intemperie, que igual empuñaban un bastón, como acariciaban una flor o fijaban con torpe caligrafía los versos de un poema. Fue un pastor de ideas, de libros y de poesía en el corazón y en la mirada: Miguel Hernández. Desiderio escuchaba muy serio cuando le recitaba versos de Miguel. Movía la cabeza con pesar cuando le hablaba de su triste fin, con 32 años, en la cárcel de Alicante,  por el delito de ser poeta y republicano. Desiderio dejaba vagar su mirada, triste y en silencio, ante la crueldad salvaje de una guerra que él también sufrió de niño. Desiderio, amigo, cada visita de los vecinos a tu mirador será como una oración por ti, que ahora pastoreas estrellas.

ALBERTO DÍAZ RUEDA

 

Compartir este post
Repost0
6 abril 2022 3 06 /04 /abril /2022 18:48

LOGOI 246

EL MATIZ

(PUBLICADO EN La Comarca 050422)

Mi ex compañero, Plácid García Planas, escribe un artículo filosófico en el que fue nuestro periódico común. Habla de ese “oficio y herramienta de conocimiento que se está extinguiendo”, el reportero. Y marca la diferencia entre ese espécimen raro y la tropa insigne de tertulianos, opinadores, ideólogos, polemistas o politólogos que suelen florecer como hongos en nuestra sociedad de tuits, twiter, facebook y otras maravillas de lo inmediato. La primera víctima de esa narrativa de lo “noticioso” es el matiz. Pienso que precisamente en el matiz está la verdad. Es lo que nunca se busca, se encuentra. Y es difícil de definir o de conceptualizar. Para mi amigo, uno de los mejores reporteros que conozco, ese matiz, que anida en la sensibilidad del que lo encuentra, más que en el hecho en sí, es una especie de “epifanía”, ese momento casi inaprensible –nos contaba Joyce- en el que se desgarra el velo de la realidad para mostrarnos el nudo emocional de los que viven la pesadilla. Plácid, que está en la Ucrania invadida, siente la llegada del “matiz” cuando abre la puerta de la morgue de Mikolaiv. El bofetón que recibe con el aire que huele la hace relacionar brutalmente entre sí todas las ideas, sensaciones, hechos y temores que rodean ese instante. Ha  percibido la esencia de todo lo que está viviendo y sólo le queda musitar como Kurtz, el personaje de “El corazón de las tinieblas”, la novela de Joseph Conrad: “el horror… el horror”.

La experiencia de los reporteros como Plácid, su contacto íntimo con el desolado horror del corazón humano ante la barbarie, la injusticia  y la irracionalidad, añade un “plus” a la información que nos trasmite. Son pequeños detalles que permiten al lector atento captar la profundidad humana del hecho, al margen de la superficialidad del tuitero o del erudito comentarista y su análisis plagado de historia, datos y estadísticas o el  tertuliano dotado de ciencia infusa y sobrado de psicologismo.

Es un oficio que podría desaparecer…porque siempre ha sido escaso. No consiste sólo en tener la titulación exigida, ni en estar al tanto de los detalles del evento que cubren, de su historia, incluso de una formación técnica y literaria. O del valor personal. El “defecto” de preparación se llama “humanismo compasivo”, una sensibilidad poética militante hacia el dolor ajeno que raramente se adquiere a no ser que lo tengas dentro, de origen. Y que lleva consigo la garantía de cansancio, sufrimiento y  cinismo defensivo. La noticia, importa…la víctima, más.

ALBERTO DÍAZ RUEDA

Compartir este post
Repost0
29 marzo 2022 2 29 /03 /marzo /2022 11:03

LOGOI 245

RUSOFOBIA, NO

Cuando el exceso de emociones, la sentimentalidad alejada de la razón o, peor, la visceralidad, hacen presa en el ser humano, éste se convierte en un juguete de las circunstancias y se vuelve capaz de cometer actos censurables que nunca perpetraría de estar “en su sano juicio” o aplicar el  sentido común. Pero el verdadero peligro es cuando esas emociones negativas se vuelven viricas  y crean estados semejantes en grupos sociales o poblaciones enteras. No hace falta recurrir a la historia para recordar estados globales de odio, represión o venganza contra determinadas “víctimas” propiciatorias, ya sea una etnia, judíos, árabes, negros, gitanos, mendigos…; diferencias sexuales, mujeres, homosexuales…; salud, leprosos, sida, enfermos mentales. La intolerancia y la eliminación física, social o cultural contra el “otro”, el ajeno, el forastero o el extraño, han escrito las páginas más negras de la historia.

Un ejemplo de esto es la “rusofobia” que se ha desencadenado tras la guerra de Putin. Primero, considerar a todo el pueblo ruso como “responsable” de la guerra es una injusticia. Segundo, prohibir las manifestaciones de la cultura rusa, sólo por ser rusa, es tan irracional y nocivo como los “autos de fe” de la Inquisición o los nazis quemando libros (recordemos que donde se empieza quemando libros luego se queman personas). Tercero, dar por sentado que un pianista, un escritor,  un compositor, por ser rusos,  deben ser “cancelados”, es ponernos a la altura moral de Putin o de Stalin. Cuarto, considerar a Tolstoi, Dostoievski,  Prokofiev, Tchaikovsky o Rimsky Korsakov como artistas “no oportunos” en estos momentos es una estupidez.

Aquí va una cita oportuna. Se trata de “Crimen y Castigo” de Dostoievski, publicada en 1866. En las últimas páginas, cuando Raskolnikov cumple condena en Siberia junto a Sonia, nos narra una pesadilla que tuvo: “una plaga de ‘triquinas’ procedente de Asia, contagia a toda Europa y  vuelve  locas a todas las personas, pero con la particularidad que los contagiados se consideran personas muy inteligentes y en posesión de la verdad, con infalibles dogmas, conclusiones científicas y convicciones y creencias morales. Por tanto agredían y mataban a los demás y entre sí pues no sabían a quienes inculpar o a quienes justificar. Todo y todos se perdieron.” ¿No hay algo de eso en la “cultura de la cancelación”?

ALBERTO DÍAZ RUEDA

Compartir este post
Repost0
27 marzo 2022 7 27 /03 /marzo /2022 17:07

LOGOI 244

FELONÍA

Publicado en La Comarca el 22032022

Dícese de una acción fea, traidora o desleal. Así se podría calificar el giro de política del Gobierno español en el conflicto del Sahara, al reconocer el dominio marroquí sobre un territorio que fue anexionado a sangre y fuego. No soy un utópico y reconozco la “realpolitik” (diplomacia basada en factores dados en lugar de premisas ideológicas o éticas): si no hay un rechazo conflictivo de Argelia, la jugada sintoniza con las necesidades energéticas de España y de Europa. Una manera de dejar de depender del gas ruso. Por tanto la suerte del sufrido pueblo saharaui  queda en el aire. Segunda ocasión para olvidar nuestras promesas. Los saharauis ya saben que no somos de fiar.

Como el señor Sánchez, que olvida las trapacerías a las que históricamente se ha visto sometida España por la monarquía alauí actual. El padre de Mohamed VI, Hassan II, fue el artífice de la Marcha Verde, otra vergüenza internacional, apoyada logísticamente por un “amigo” de España, los Estados Unidos. Debería estar claro que en todas las relaciones “fraternales” hispano-marroquíes, las farsas, los engaños y embelecos, son moneda de cambio de Rabat y pasto del olvido en Madrid. ¿Hay alguien, que conozca mínimamente la cuestión saharaui desde el acuerdo de 1975, (sacado con fórceps por Hassan II de una España donde la dictadura daba sus últimas boqueadas), que crea que la maniobra actual va a arreglar el contencioso “Ceuta-Melilla” y las oleadas piratas de inmigrantes con los guardias marroquíes de espaldas?

Mientras, el pueblo saharaui, sigue sometido a condiciones precarias de vida, confinados en los campamentos argelinos, con una lucha armada que frena al Ejército marroquí en el larguísimo Muro (“de la vergüenza” le llaman) que éstos levantaron, símbolo de un pueblo al que arrebataron su legendaria libertad del desierto. Ahora España ha servido a Rabat, la pieza que faltaba tras el apoyo de Trump (no anulado por Biden) y el de Francia y Alemania, que buscan un paso seguro del gas argelino, vía Marruecos, hacia Europa. ¿Qué garantías tiene la República Árabe Democrática Saharaui y el pueblo de las arenas de que la guerra contra Marruecos no se convierta en un “asunto de secesión interna”? Marruecos va a tener las manos libres. El resto del mundo cerrará los ojos a otra tragedia genocida. Aunque una posible guerra Argelia-Marruecos daría al traste con los planes europeos.

ALBERTO DÍAZ RUEDA

 

Compartir este post
Repost0
15 marzo 2022 2 15 /03 /marzo /2022 17:02

LOGOI 242

ADOLESCENTES

El filósofo francés Paul Nizan, escribió “que nadie diga que su adolescencia fue una época feliz”. Murió joven, 35 años, en 1940, tras abjurar del PC, seguramente asesinado por algún “camarada”, por orden de Stalin.

 Pero no vamos a tratar de dictadores rusos asesinos sino de jóvenes y adolescentes. Y en concreto de un estudio de la Fundación FAD, “Entre la añoranza y  la incomprensión. La adolescencia del siglo XXI desde las percepciones del mundo adulto”. Según ese estudio, ocho de cada diez españoles opinan que los padres de chicos.as adolescentes son incapaces de ponerles límites, se sienten desbordados e inseguros ante sus hijos, no saben gestionar su autoridad, generando una perniciosa permisividad, sobreprotección e incomprensión. El estudio delata que el 37 % de los menores pasan más de seis horas con el móvil y uno de cada cinco sufre adicción. Los motivos de discrepancia entre padres y menores, van entre el uso abusivo de las nuevas tecnologías, las redes sociales y los juegos, seguidos del consumo de sustancias como el alcohol o drogas. La muestra también incide en que los dos tercios de los encuestados evitan generalizar y sostienen que ni todos los adolescentes son iguales, ni todos son conflictivos. Del total de adultos preguntados,  un tercio se muestra relativamente optimista, otro tercio muy crítico y pesimista y el último tercio,  utópico y cree que se dramatiza demasiado la cuestión.

Creo que el problema es importante, pero no se debe generalizar ni dramatizar. Como sugiere el informe, “La adolescencia de tus hijos te pondrá a prueba. Así que ni le tengas miedo… descubre cómo disfrutarla”. El trato con adolescentes se basa en el equilibrio entre comprensión y permisividad; entre ignorarlos o cargarlos de reproches y no saber cómo poner los límites adecuados: la existencia de límites a nuestras acciones, forma parte del derecho natural y tiene una base sencilla: “no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti”. Es una edad difícil, el cerebro adolescente está en constante crecimiento, es creativo y vulnerable. Hay que darles apoyo con cautela y evitarles el agobio de una vigilancia constante. Es la edad de la socialización y necesitan ejemplos que seguir -“haz lo que me ves hacer”-, no consejos. Y una autoridad con-fiable tras éstos.

ALBERTO DÍAZ RUEDA

Compartir este post
Repost0
28 febrero 2022 1 28 /02 /febrero /2022 17:39

LOGOI 241

“LOCO” PUTIN

En la tormenta de comentarios, opiniones, noticias, bulos, desinformación y falsedades que ha provocado la guerra imperialista de Putin, hay una constante: muchos piensan que Putin es un loco peligroso, un psicópata de atar y un autócrata paranoico. Hay quien diagnostica que a Putin el aislamiento de la Covid  ha disparado la paranoia del dictador ruso: ha exacerbado sus ansias de revancha tras el hundimiento de la URSS en 1991 y se siente amenazado por la expansión de la OTAN en sus fronteras y empeñado en que no entren en Ucrania.

Cuando miro el estólido (falto de razón y discurso) rostro de Putin, frío, inexpresivo y fanático , con esa mirada opaca que no trasluce ninguna emoción, no veo el rostro de un loco, sino el de un hombre con las ideas claras, fijas, con determinación inflexible y audaz. No es un Macbeth lleno  de dudas morales sino más bien un Hamlet –lúcido aunque inseguro- que se refugia en una aparente locura para mejor poder llevar a cabo sus planes de venganza. Putin está probando la resistencia de la cuerda que ata en torno al cuello de Occidente y sigue la “estrategia del loco”. Supongo que ha planteado con argucias de jugador de ajedrez, un método de agresión con un par de retiradas estratégicas que impidan que pierda la partida. Para evitar salidas desesperadas del enemigo occidental, Putin grita de vez en cuando que no le temblará el pulso para usar algunas de sus 6000 ojivas nucleares. Lo malo, lo peor, a lo que nos enfrentamos no es que Putin sea un loco, sino que es demasiado astuto. Decía Chesterton que un loco es alguien a quien ha fallado todo excepto la razón. El exceso o la falta de racionalidad son terrenos peligrosos donde naufraga el buen sentido, la compasión, la medida de lo humano. Lo único que le importa a Putin es asegurar su dominio en Ucrania y sus reservas naturales y mantener su presencia hegemónica junto a Estados Unidos y China.

Quizá en un futuro veamos una alianza Moscú-Washington frente a una China que domina el mundo (a diferencia de sus dos rivales, Pekín tiene muchísima paciencia). ¿Y Europa? Se habla de un cierto poder político-económico, pero me temo que seremos como el agudo y sentencioso bufón del rey Lear, tal vez depositario de ciertos valores, pero al modesto servicio de alguien más poderoso.  El liderato de Europa ya pasó a la historia.

ALBERTO DÍAZ RUEDA

Compartir este post
Repost0
22 febrero 2022 2 22 /02 /febrero /2022 12:16

Publicado en "La Comarca", 220222

Uno de los puntos en los que la espiritualidad – desde el taoísmo al zen o el misticismo cristiano, musulmán o judío- coincidía con los grandes maestros del pensamiento y la filosofía, desde los estoicos y epicúreos griegos a los pensadores modernos sobre el arte de vivir, es en la sabiduría del soltar, del dejar ir. Se trata de un requisito indispensable: renunciar a la narrativa interior que gestiona las expectativas, quejas, agravios y deseos con los que nosotros mismos sembramos la existencia. Basta con “soltar”, dejar de aferrarnos a la manía de percibir cómo “debería ser” la vida y las otras personas, en sí mismas o en relación con nosotros. Como carecemos de la clave correcta de lo que ES, pretender que debe ser como nosotros queremos que sea es, lisa y llanamente, un funesto error. Es aferrarse a algo que nos descentra y daña. Hay que “soltarlo” y dejar que podamos percibir la realidad sin los filtros de nuestras creencias o rechazos. Peter Rusell, en su obra “Déjalo ir” (Ed. Kairós), asegura que muchos de los problemas  personales a los que nos enfrentamos no son reales, sólo existen en la mente. Podemos despojarlos de su poder con sólo reconocer su naturaleza mental y “soltar” nuestras creencias sobre ellos.

Un ejemplo práctico, que he comprobado de forma personal, es el dolor. Este es un mensaje del organismo que nos alerta de que hay algo en el cuerpo que va mal. La reacción habitual es tratar de negarlo o ignorarlo, resistirnos y tensarnos en su presencia o buscar remedios rápidos para que desaparezca. No funciona. Prueba a dejarlo estar. Deja ir todos tus temores al respecto. Préstale toda la atención que te está pidiendo. El dolor es una sensación física inevitable pero el sufrimiento es opcional. Nace del deseo de que el dolor se retire. Por tanto, acepta ese dolor, deja que sea, relájate lo más que puedas…no tardarás en advertir que se convierte en una sensación de dolor disminuido,  que cubre y mitiga la exasperada tensión  de músculos y huesos. De alguna manera, “duele” menos. El dolor no ha cambiado en sí mismo, pero sí tu relación con él (aunque hay afecciones graves en las que el dolor requiere un apoyo analgésico severo). Pero en la vida cotidiana, aprenda a soltar el peso muerto de la mente.

ALBERTO DÍAZ RUEDA

 

Compartir este post
Repost0
15 febrero 2022 2 15 /02 /febrero /2022 12:58

Deberían hacerse públicos los nombres y merecimientos académicos de los funcionarios que han decidido eliminar la Filosofía en 4º curso de la ESO. Debe hacerse un análisis público de esa medida con profesores, filósofos en ejercicio, periodistas, y sociólogos. Y también otro de la deriva actual  de los estudios humanísticos, que parece propiciada por una mentalidad enfocada a la tecnología, el pragmatismo finalista de cara al mercado laboral, la cultura del mínimo esfuerzo y la igualación del alumnado por lo mediocre y no por la excelencia.

Eliminar la filosofía es penalizar el pensamiento crítico, ignorar la inteligencia y la facultad de entender y gestionar la propia vida, de adquirir un sistema de análisis basado en principios éticos y una percepción del Otro dentro de esquemas de solidaridad, colaboración y respeto. Estamos haciendo un país de “Letrasados”, es decir analfabetos verticales, que llegarán, inermes éticamente, a una Educación universitaria que privilegia las recetas neoliberales de gestión y estudios de mercado. Quizá tengamos buenos técnicos, que tal vez no sepan ser buenas personas. Allá en las profundidades de la crisis global sistémica está la crisis educacional, que influye en todas las demás de una manera indirecta pero eficaz. La filósofa Martha Nussbaum reflexiona sobre la relación entre educación y la crisis de la democracia: “en la medida en que se recorta el presupuesto asignado a las disciplinas humanísticas, se produce una grave erosión en las cualidades esenciales para la vida misma de la democracia”. Quizá aquí radiquen las “razones” que instigan a la supresión filosófica: limitar la capacidad crítica de los jóvenes para hacerlos ciudadanos mucho más manipulables.

¿De verdad las autoridades educativas creen que puede resultar rentable una generación de letrasados? ¿Que el creciente predominio del mundo digital y las redes, con su capacidad manipulativa, puede ser gestionado por mentes a las que no se les ha enseñado a pensar fuera de las vías trilladas de la “tele-drogodependencia” y del brillo hipnótico de las pantallas de móviles u ordenadores? Decía Bergson que  “la filosofía da al ser humano la capacidad de retirar el velo que el hábito teje entre nosotros y la vida”. La filosofía enseña a pensar y a vivir. Así ha sido en los últimos treinta siglos como mínimo. ¿Y no es ese, uno de los más importantes fines de la educación?

ALBERTO DÍAZ RUEDA

Compartir este post
Repost0
9 febrero 2022 3 09 /02 /febrero /2022 11:39

LOGOI 238

ASISTENCIA PRIMARIA

Tengo amigos médicos trabajando en la Asistencia Primaria. Me hablan del desafío y cansancio que les supone. Me quedo perplejo. No sólo los que trabajan en capitales o poblaciones grandes, incluso en el mundo rural. La asistencia primaria es la cenicienta del sistema sanitario, siendo como es la primera trinchera del sistema junto a las urgencias y las Ucis en el rango hospitalario.

Algunos datos procedentes de informes oficiales (Ministerio de Sanidad) o de asociaciones profesionales de médicos o enfermeras (SATSE, Sindicato de enfermeras) e incluso de centros internacionales como  Medicos Mundi o Amnistía internacional, ofrecen un panorama desolador. Uno de esos doctores me dijo: “El problema es que no hay voluntad política –ni presupuestos- para resolver una crisis sanitaria que vamos arrastrando desde el 2008”. En esos años dejaron de aplicarse, casi 2.000 millones de euros en la atención primaria. Seguramente, como ésta es más difícil de privatizar, resulta más provechoso para la administración dedicar sus fondos al sector hospitalario, que tiene mayor proyección mediática.

El recorte de plantillas en la A.P. provoca que sólo se ha repuesto el 20% de las jubilaciones producidas (pero esperen, en cinco años, se jubilará el 40% del personal sanitario) y su precariedad y dureza laborales hacen que, por ejemplo haya un exceso de temporalidad, que casi tres mil enfermeros/as estén en las listas del paro y se sigan rescindiendo contratos en plena pandemia. O que los médicos residentes cuando acaban su residencia en primaria salgan de estampida a empleos más fructíferos y menos exigentes. El Plan de Acción de Atención Primaria y Comunitaria de diciembre pasado, tiene buenas intenciones pero cero presupuesto. Mientras, los plazos de demora de la asistencia en los centros de salud van aumentando. Y en el Plan de Recuperación por la pandemia no hay fondos para la A.P.

Estamos en la cola de Europa. La ratio de médico de familia por cada 1000 habitantes, en España, es de 0,77 (Portugal tiene 2,63 médicos) y en enfermería la ratio es de 0,66. En total, faltan más de 15.000 enfermeras en España. Sanidad y Educación son los pilares del Estado asistencial. Pero no hay dinero. ¿De veras? Para pagar nóminas de  la abultada, excesiva, clase política y funcionarial general y autonómica no parece faltar.

ALBERTO DÍAZ RUEDA

Compartir este post
Repost0
1 febrero 2022 2 01 /02 /febrero /2022 11:47

Logoi 237

SESGOS

Demócrito y después Epicuro, filósofos griegos ponían la “euthymía” o buen ánimo, placidez y sentido del humor, como el máximo logro del sujeto que piensa. Hoy día, entre las amenazas bélicas, la pandemia, la inflación y la subida de tipos de la Reserva Federal de EE.UU. y del BCE, resulta casi heroico ser optimista. Hay que empaparse con las obras de Yuval Noah Harari o de Hans Rossling  para superar el abatimiento.

Sin embargo hay un sesgo de confirmación pesimista en esa acumulación de horrores, como lo hay en el optimismo militante del “buenismo new age” al son del “hare krishna”. En psicología cognitiva se llama “sesgo de confirmación” a la tendencia inconsciente del individuo a buscar nuevas informaciones que confirmen las ideas preconcebidas de uno u otro signo que el sujeto mantiene, al tiempo que evita y niega sin reflexión las informaciones que contradicen dichas ideas.

Hay un gran temor a la inestabilidad en burgueses, altos ejecutivos y la pequeña burguesía, entre los empleados, obreros y trabajadores de oficio o de servicios. Una clara falta de esperanza en la mayoría de los jóvenes que les lleva al nihilismo emocional y un sector en los últimos escalones de la sociedad del bienestar que roza la desesperación. Esto es el sesgo pesimista.

¿Y el sesgo que produce la “euthymía”? Los que leen el problema bélico con Rusia como un desafío controlado. Nadie en su sano juicio, incluidos Putin o Biden (que podrían no estar dentro de ese grupo) entraría en una guerra que hundirá la economía del mundo desde Washington a Moscú, Berlín, Paris y Pekin (el gran acreedor-inversor internacional que, en caso de guerra, no podría cobrar sus intereses). Los que mantienen que la revolución tecnológica va a crear un mundo más limpio, sostenible y enriquecido y de alguna manera lo está haciendo (sólo que olvida repartirlo equitativamente). Por tanto se está creando producción y riqueza y tenemos el nivel tecnológico suficiente para  resolver los problemas del planeta, incluso la pandemia o el caos del clima. Es cuestión de tiempo comprender que eso sólo es posible si colaboramos todos y el bien está solidariamente repartido. Eso produciría “euthymía”, sin duda.

ALBERTO DÍAZ RUEDA

Compartir este post
Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens