Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
25 enero 2022 2 25 /01 /enero /2022 16:35

Logoi 236

PARIAS DIGITALES

La tecnología transforma a los ancianos en “parias”, en seres fuera de  la “normalidad” digital, prescindibles a causa de una “infracción” básica: tener muchos años y seguir vivos. Nacieron en una época analógica en la que los ordenadores sólo aparecían en las novelas de ciencia ficción y han de vivir en una sociedad acelerada hasta el paroxismo donde no hay tiempo para atenderles con la educación y el respeto que se merecen. Con una estupidez ética que ofende al concepto de humanidad, bastantes empleados de los bancos, de muchas instituciones públicas, municipales y estatales o empresas privadas no tienen en cuenta que vivimos una época de transición y que hay un amplio sector de la población que carece de preparación informática.

¿Se han encontrado alguna vez con un anciano perplejo, asustado e indignado, ante un cajero automático, incapaz de resolver problemas “elementales” de interacción? ¿Han percibido la absoluta falta de educación, amabilidad, comprensión, paciencia y sensibilidad de muchos atareadísimos empleados de los establecimientos públicos hacia algún o alguna anciana que confiesa, entre avergonzados y atribulados, que “la máquina” se les ha quedado la cartilla, que no entienden los formularios que se les piden, que no “les sale” en la pantalla lo que esperan…etc?

La ministra de Economía, Nadia Calviño,  hace unos días exigió oficialmente a los bancos que presenten propuestas para mejorar la atención a la personas mayores. En este país los nativos tecnológicos siguen siendo una minoría: la generación digital tiene menos de veinte años, los que les seguimos hemos aprendido por necesidad laboral. Sin embargo se ha “instituido” el trato vejatorio, la discriminación y los obstáculos cotidianos a los ancianos en toda actividad que de alguna manera se regula por la tecnología informática, cada día más extendida. El problema es una cuestión social prioritaria. Soslayarla o ignorarla es, además de una injusticia con millones de ciudadanos, un síntoma muy alarmante de la deshumanización y la pérdida de valores básicos de convivencia y respeto a las personas que hicieron posible con su trabajo y sus esfuerzos ese mundo actual que les vuelve la espalda.

Los mayores de edad se han convertido en los “parias” de la sociedad tecnológica avanzada, junto a los inmigrantes, los refugiados y los sectores más pobres y necesitados. Es una vergüenza para todos.

ALBERTO DÍAZ RUEDA

 

 

Compartir este post
Repost0
19 enero 2022 3 19 /01 /enero /2022 18:41

LOGOI 235

TRAMPA DE MONOS

Las nuevas tecnologías, sobre todo las destinadas a la comunicación personal y el entretenimiento, los juegos y las relaciones, están cambiando la cultura en todo el planeta, con mayor incidencia en unos países que en otros, debido a las diferencias económicas. Ya hay niños y jóvenes que no han leído ningún libro de papel o periódico, que prefieren las relaciones virtuales a las presenciales, que no saben escribir sin faltas de ortografía y lo hacen de forma ilegible y que en lugar de tener emociones clican un emoticón. Eso sí todos creen estar informados “a la última”, creen saber “la verdad” de casi todo, aunque sea en contra del sentido común y forman parte de facciones, grupos e ideologías que los controlan y dirigen a base de imágenes, música y eslóganes simples, radicales y…falsos.

Evidentemente esto es una faceta del problema. Una de las menos agradables. Nadie puede discutir el potencial formativo y las posibilidades de todo tipo que esa tecnología facilita al que las quiere utilizar para ese fin. Ni por supuesto el soberbio poder de progreso científico y técnico que suponen, cuya frontera y límites aún no conocemos (aunque algunos de sus efectos perniciosos en el planeta y en las personas ya se están denunciando, aunque con escaso éxito).

Las nuevas tecnologías son un gigantesco caramelo de múltiples sabores e intensidades. A menudo pienso en un símil simbólico, muy conocido, cuya moraleja deberíamos recordar: una trampa de monos que se utiliza en Asia. Imaginemos un contenedor de madera con una pequeña abertura. En el interior hay un plátano  o un caramelo brillante multicolor. Un mono ve el “regalo” y comprueba que hay una pequeña abertura por la que mete la mano. Coge el dulce o el plátano y se asusta al ver que es demasiado estrecho para sacar la mano y su presa. Se debate, da tirones, trata de romper el recipiente y agotado, se rinde y es atrapado. En ningún momento se le ha ocurrido abrir la mano y soltar el caramelo. El caramelo es la metáfora de las nuevas tecnologías. Quizá debamos aprender a soltarlas a menudo o cada vez que se convierten en una trampa porque no abrimos la mano a tiempo. El “cazador” es la depresión, soledad, ruina, enfermedades psicosomáticas, etc. La tecnología no es mala en sí misma, es su abuso lo que las hace peligrosas.

ALBERTO DÍAZ RUEDA

Compartir este post
Repost0
11 enero 2022 2 11 /01 /enero /2022 13:29

LOGOI

CUBA, 60 AÑOS

PUBLICADO EN LA COMARCA EL 110122

En esta semana  habrá dos encuentros políticos de alto nivel primero entre Rusia y Estados Unidos, luego se añadirá Europa. Sobre la mesa, dos problemas – Ucrania y Kazajistán- que podrían despertar una amenaza bélica global. Rusia los considera  “cuestiones internas”. En Kazajistán han entrado 2.500 soldados rusos (a petición del presidente Tokáyev, a fin de reprimir protestas ciudadanas) en virtud de la CSTO (Organización del Tratado de Seguridad Colectiva) creada en 1992 y que une a Rusia con Kazajistan, Bielorrusia, Armenia, Kurguistán y Tayikistán.  Y en la frontera con Ucrania, Putin ha desplegado 100.000 soldados. Se trata de hacer respetar “la esfera de interés vital” y la “condición geopolítica común” en ciertos países terceros por una superpotencia, Rusia, frente a otra, Estados Unidos, que cuestiona tal supuesto derecho.

Se trata del despliegue en esos países terceros de tropas y quizá  misiles tácticos. Lo curioso, y lamentable, es que esa situación tan alarmante ya ocurrió una vez: en Cuba, en 1962. Ahora los papeles se han cambiado, pero los argumentos esgrimidos por Moscú son prácticamente los mismos que Washington empleó en aquellos días. Marx escribió que “La historia ocurre dos veces: la primera vez como una gran tragedia y la segunda como una miserable farsa”.

En Cuba se trataba del intento ruso de desplegar misiles y el consiguiente bloqueo norteamericano. El botón nuclear estuvo a punto de ser presionado por los presidentes de ambas potencias. Durante unos días el mundo vivió una posible tragedia definitiva. Ahora nos acercarnos a ese espanto a lomos de la farsa: Washington niega a Putin el “derecho” a hacer lo mismo que Estados Unidos ha estado haciendo en los últimos sesenta años por países de Europa y otros continentes: extender su potencial bélico por países afines. Putin presiona sobre Ucrania (y rechaza, lógicamente, la entrada de este país en la OTAN) y amenaza con colocar misiles en Bielorusia y Kaliningrado. ¿La historia no nos ha enseñado aún que eludir las responsabilidades es fácil, lo difícil es eludir las consecuencias?

Y en ese juego de fortalezas y debilidades, la UE tiene pocas bazas de protagonismo político, pero sí una dependencia con el grifo del gas que controla Putin (y la inseguridad que a Moscú le gusta expandir por Europa). Todo depende del afán de poder del nuevo Zar.

ALBERTO DÍAZ RUEDA

Compartir este post
Repost0
30 diciembre 2021 4 30 /12 /diciembre /2021 17:34

LOGOI 233

FINDAÑO

Llega el nuevo año. Pasaron 365 días en los que hemos seguido el carrusel natural y cotidiano de luz y oscuridad, vigilia y  sueño, actividad y descanso. Un  proceso nada monótono, porque las acciones humanas nos han echado encima pandemias, crisis financieras, energéticas y climáticas. Todos somos responsables, sin duda. Por tanto, lo difícil para el común de los ciudadanos es poder conciliar la vigilia, el descanso y la actividad con los condicionamientos agobiantes que nos impone nuestro sistema capitalista neoliberal: el egoísmo individualista, la insolidaridad, la codicia o la estupidez.

Somos la consecuencia de nuestros actos y actitudes. Y eso es una regla que se cumple a todos los niveles. De nada sirve que escribas, siguiendo la “magia” de la Nochevieja, tus deseos en un  papel y que enciendas solo una punta con la llama de un vela y esperes que se realicen los que queden sin quemar; o que cenes lentejas, bebas una copa de champán con un objeto de oro en el fondo, lleves una prenda interior roja, estrenes unas medias o unos calcetines, abras las ventanas de la casa para que salgan los malos auspicios y enciendas todas las luces para “alumbrar a los buenos”. Así que nos llega el 2022,  en el que cosecharemos los errores personales o globales cometidos y algunas –pocas en general- alegrías o satisfacciones. Ni el día comienza inocente y limpio cada amanecer, ni los años cambian de sesgo tras la supuesta magia de la Nochevieja. El fin de año no genera el fin del daño.

La filósofa germano-judía,  Hannah Arendt, decía que en los “tiempos de oscuridad” nos suele llegar una cierta iluminación que no proviene de libros, conceptos y grandes pensadores, sino de “la luz incierta, titilante y a menudo débil que irradian algunos hombres y mujeres en sus vidas y en sus obras, bajo casi todas las circunstancias y que se extiende sobre el lapso de tiempo que les fue dado en la tierra”. Los llamaba “luciérnagas”.

En estos días me gusta rememorar a las “luciérnagas”,  y la delicada luz de su solidaridad, paciencia y amor por los demás, que evita que la oscuridad en el mundo sea total y definitiva.

ALBERTO DÍAZ RUEDA

 

Compartir este post
Repost0
22 diciembre 2021 3 22 /12 /diciembre /2021 12:07

 

Publicado en "La Comarca" el 211221

El politólogo Yazca Mounk dice que en las cosas de la política humana, el alcance y los límites de lo que hacemos o debemos hacer están conectados. Llega la Navicovid y el alcance de esta fecha de origen religioso está insertado en los límites que marca el contagio del virus en su nueva variedad, que tiene nombre de acelerador de partículas. El espíritu navideño se da de trompadas con la actualidad política en todos sus conflictivos forúnculos: desde la situación que emana de Rusia y Ucrania, con cazabombarderos armados con turrón nuclear y el jueguecito de Putin con el grifo del gas como presión política; los Estados Unidos con complejo de guerra civil y disputándose el trono con Pekín y Moscú; la Covid expandiendo su pestífera “nadala”; las extremas derechas formando ariete global para imponer el garrote en demasiados países y la democracia tambaleante como sistema gracias al poder económico y tecnológico que horada sus cimientos. Y eso que no entramos en la cosa hispana, en la que el sinsentido y la violencia políticas –de momento verbal- cubre con su cochambroso mantel problemas endémicos que nos negamos a encarar de forma conciliadora y con sentido común.

El alcance de la Navicovid está conectado con los límites de los quehaceres humanos a todo nivel, desde el negacionista que antepone su egoísmo desafiante a los contagios, hasta los gobiernos y la oligarquía que los controla, que siguen la ruta de colisión entre el crecimiento y consumo permanentes y la escasez de recursos y el calentamiento global.

Feliz Navicovid, pues. Quizá Papá Noel o a más tardar los Reyes Magos, nos traigan una fórmula  para gestionar la frustración que causa la caída de las utopías, de los sueños de igualdad, diálogo y colaboración, de la decrepitud de la forma de gobernar menos mala que existía, la democracia. Tal vez esa aceptación de la realidad, haga reaccionar a la población y nos indique un camino viable para  acercarnos a la disolución del conflicto dialéctico entre intereses, superar las diferencias y aspirar a una sociedad sin clases en la que la dominación y uso del hombre por el hombre quede fuera de la ecuación; rechazo de las políticas identitarias y las patologías culturales. Y, como broche, que todo político que aspire a cualquier nivel de poder, sea sometido a un exigente examen de salud mental. La utopía ha muerto, viva la utopía.- ALBERTO DÍAZ RUEDA

 

Compartir este post
Repost0
14 diciembre 2021 2 14 /12 /diciembre /2021 18:44

LOGOI 231

“1984” ES HOY

(Publicado en La Comarca, 141221)

Zygmunt Bauman y Byung-Chul Han, lo han sabido ver de forma parecida, a pesar de ser dos filósofos a los que separan varias décadas y dos tipos distintos de sociedad (siglos XX y XXI). La “modernidad” de sus análisis y conclusiones son indiscutibles. Desde la falta de solidez, coherencia y continuidad de la “sociedad líquida” del primero, hasta la extrema manipulabilidad de la información, la opinión y la emoción de los ciudadanos actuales, según el pensador coreano. Basta coger un periódico no partidista (los hay) o ver algún telediario objetivo (más difícil) o una revista digital o web informativa honesta (una labor que requiere tiempo y criterio), para observar hasta qué punto la pesadilla literaria profética de  George Orwell, “1984”, y su Ministerio de la Verdad, se está convirtiendo parcialmente en una realidad en muchos países, incluso el nuestro. Inevitable,  dada nuestra tendencia al exceso, la banalidad y la polarización político-visceral.

El protagonista de la novela Winston Smith, es un funcionario que se dedica a reescribir cada día el pasado para que coincida con las líneas políticas y los intereses cambiantes del régimen del Gran Hermano. Así se creaba la opinión que debía servirse a los ciudadanos: se hacía desaparecer las pruebas de lo ocurrido y se promovían actitudes y emociones coherentes con los deseos del poder. La historia era algo fluido que comenzaba cada día, apoyándose en un pasado dinámico que cambiaba a tenor de las estrategias mutantes del Gobierno. Con ello se conseguía compaginar los cambios emocionales en la población, o en una parte de ella, basándose en la reelaboración de los hechos que las justificarían. Así la historia y sus hitos se convertían en piezas ajustables en el puzzle de una situación política deseada.

Es parecido a lo que estamos viviendo aquí: manipulaciones históricas de las piezas del puzzle informativo actual, con el fin de que crear opiniones y emociones. En Cataluña, el País Vasco y ETA, el franquismo, la transición, la corrupción política y financiera, la pandemia, la crisis sistémica capitalista, los refugiados, el cambio climático… Da lo mismo qué líder o qué partido. Aunque no cambien los archivos de nuestra historia reciente… los ignoramos. Y eso nos condenará a repetirlos.

ALBERTO DÍAZ RUEDA

Compartir este post
Repost0
13 diciembre 2021 1 13 /12 /diciembre /2021 13:30

publicado en La Comarca 071221

Dicen los de la OMS que hasta 2030 no se logrará el objetivo de la vacunación global (en 2019 y 20 se calificaba de alarmista e innecesaria). Mientras, tal vez superemos ya los diez millones de personas fallecidas por el virus. ¿De qué nos sirve vacunar a la mayor parte de la población de países desarrollados si en los “otros” apenas llegan al 10%?  Estamos en un mundo globalizado. Y se necesitan 10.000 millones de dosis más. El problema logístico, cómo distribuir los miles de millones de dosis necesarios en circunstancias como las que se dan en el continente más necesitado, África, con guerras tribales, corrupción y desordenes armados, es más pequeño que lidiar con el problema básico: convencer al 25 % de la población mundial (creo que un porcentaje más real se acerca al 50%) que integran un compacto y variado grupo, los socialidiotas.

Ellos forman una ingente población repartida por todo el mundo, formada, primero, por los negacionistas que rechazan la vacuna pues piensan que la Covid es un invento político para terminar con “nuestras libertades” (esos sujetos suelen creer en la necesidad de un dictador o líder carismático) o que con la vacuna nos inoculan un chip que nos convierte en autómatas. Esos son los covidiotas (apelativo aceptado ya por la RAE) y que son sólo una parte de los socialidiotas.

Ese subgénero humano es mucho más antiguo y además no hay vacunas contra su alteración psiquica. Forman parte de una variante basada en la estupidez, la ignorancia, la soberbia pseudo intelectual, la falta de educación personal y psicológica, la grosería psicótica, los que esgrimen el sacrosanto derecho a hacer los que le da la gana pero ignoran las obligaciones relacionadas con tales derechos, los que no han sido educados en el respeto al prójimo, ni en la escuela ni en el hogar familiar. Son los “listillos” que  van desde los que  no respetan el orden en  las colas, ensucian paredes y monumentos, tiran todo tipo de cosas por las calles o rompen papeleras, contenedores, bancos y jardineras, conducen como locos patinetes, bicis o automóviles sin pensar en peatones, jamás recogen la mierda de sus mascotas y dejan sus bolsas de basuras en rincones, hacen botellones y la lían parda para justificarse con el “derecho a la libertad”. Ya sé, de socialidiotas y de locos todos tenemos un poco. ¿Pero y eso de “no hacer a los otros lo que no deseamos que nos hagan a nosotros”?-ALBERTO DÍAZ RUEDA

 

Compartir este post
Repost0
1 diciembre 2021 3 01 /12 /diciembre /2021 10:17

 

Publicado en La Comarca, 301121

Durante más de cuarenta años viví, escribí y me relacioné en Barcelona –y pertenecía al gremio literario y periodístico, fundamentado en el respeto a la lengua- usando un castellano cotidiano y un catalán tímido, pero respetado. Mi “en catalán, si us plau” desternillaba a mis amigos y hacía florecer sonrisas por doquier. Era mi  petición a las personas con las que hablaba, desconocidos o  conocidos, como forma de respeto a su lengua. A algunos les divertía que dijera, “en catalá, si os place”, traducción literal del “por favor” en catalán.

Politizar una lengua es una salvajada indigna del siglo de la globalización. La diversidad de las lenguas, de las razas, de los géneros, en un plano de igualdad, justicia y solidaridad, es una asignatura pendiente del género humano. Utilizar el catalán como arma arrojadiza y justificación de la violencia y del sinsentido por unos y otros, es peor que un error, es un virus de destrucción social, político y económico mutuo. En cuestiones de lengua no hay vencedores ni vencidos, todos sufrimos la falta de razón, inteligencia y comprensión.

En Cataluña el giro crítico no lo marcó la primaria represión franquista –que al final ya era agua de borrajas- sino la instrumentalización política del catalán por el pujolismo y la ERC, contestados por la paralela impugnación españolista que sacaba réditos políticos victimizando, contra toda lógica y realidad, al castellano en las tierras catalanas. Meter a los jueces en el debate –a remolque del Estatut- fue otro error de los redactores del manifiesto catalán, aupados por el Tripartito de Maragall, ya que en principio la judicatura no cuestionaba la política lingüística de la Generalitat.

¿Cuál es el problema en estos momentos? Como gráficamente escribe mi colega y excompañera Susana Quadrado, “el magreo político de un asunto que revuelve las tripas”.  Ni el absurdo “155 lingüístico” del inefable Casado, ni las cretinadas de ciertas asociaciones catalanas y su reflejo especular opuesto entre los ultras más descerebrados, llevarán a buen puerto el asunto. Señores políticos, “seny” (sensatez) y sentido común (cordura); con la que está cayendo entre pandemia, calentamiento y crisis económica, dedíquense a lo que importa y dejen tranquilas y respetadas a las lenguas.

ALBERTO DÍAZ RUEDA

Compartir este post
Repost0
22 noviembre 2021 1 22 /11 /noviembre /2021 19:27

LOGOI 227: LA MAGDALENA

Publicado el 231121 en La Comarca

Más que una cita literaria, es un tópico. La magdalena de Proust. El sabor de un trozo de magdalena mojado en té tibio ocasiona al autor francés un “reencuentro mental son el (su) tiempo perdido”. Pero convertir ese efecto de la memoria involuntaria, de la “reverie” o ensueño o del “dejà vu”, en un  análisis de literatura comparada con incursiones en el cine o la pintura, es el logro cultural exquisito que nos brinda un profesor de la UAB, Lluís Quintana Trias. “El instante recuperado” es el precioso título de su libro (editado por Fragmenta). La lectura de su apasionante viaje literario ha suscitado en mí una reflexión.

Miren, uno de mis pesares es la falta de calado cultural que percibo en adolescentes y  jóvenes. He protestado por una educación sin clásicos, he cargado contra una educación sin ética, sin puntos de referencia, sin inquietud cultural parental (de tales palos estas astillas), sin educación social o vecinal o ciudadana, sin valores, sin reflexión, sin ortografía, sin capacidad de articular un pensamiento o un argumento, casi sin vocabulario y…casi sin sentimientos expresables y emociones no traducidas en emoticones. Ya sé, no son todos así.  Pero cada vez hay más “letrasados”.

La cultura clásica que reclamaba, la afición de leer estimulada y compartida por los padres, el “relato” de una sociedad que crea y favorece el entendimiento profundo y súbito entre las personas que lo comparten, causa uno de los fenómenos  gratificantes de la vida. Un fenómeno basado en esa “memoria involuntaria” preconizada por Quintana: la hermandad instantánea entre dos personas que rememoran casualmente un determinado detalle literario,  el personaje de una obra clásica una escena de película o teatro, la fuerza de una sonata famosa.  Me he encontrado con sujetos que no conocía con los que, con gratísima sorpresa, por un hecho o unas palabras sin aparente relación, rememoraba una experiencia sensitiva del pasado. Y así compartía admiración por un chiquillo travieso llamado Guillermo Brown, por el pirata Sandokan, por un gascón espadachín llamado D’Ártagnan o por el capitán Nemo, por el Pequeño Príncipe o la persecución de una ballena blanca. Ese sujeto desconocido se convertía tras esa casual rememoración en un hermano de emociones compartidas ¿Tienen nuestros jóvenes “magdalenas de Proust” que les acerquen entre sí? ¿Son conscientes del tesoro oculto que nos ofrece cada “instante recuperado”?

ALBERTO DÍAZ RUEDA

Compartir este post
Repost0
16 noviembre 2021 2 16 /11 /noviembre /2021 16:34

LOGOI 227

PERSONA 2.0

Publicado en La Comarca 161121

La Filosofía, esa materia que nos enseña a pensar, tan devaluada y banalizada, ha trabajado desde sus inicios griegos o chinos sobre la mejora de la persona, sus cualidades y defectos, sus principios éticos y sus valores. Características básicas, en un entramado de derechos y obligaciones, que han sido avaladas por la historia y el tiempo. Pero nunca hasta ahora, todo ese “paquete conceptual” que nos hace humanos, ha sido cuestionado tan drásticamente por una amenaza que se cierne sobre la Humanidad: la capacidad de la actual tecnología de “reinventar” al ser humano. No sólo se está produciendo un cambio de costumbres, hábitos y necesidades que alteran la vida cotidiana al ritmo inevitable del progreso tecnológico –impulsado por un capital sin control- sino que, siguiendo su lógica invasiva, la tecnología digital ya propone cambios de tipo anatómico, médico y psicológico que crearán un binomio  persona-máquina integrada. Una persona 2.O que, aún así, no eliminará sus características negativas: ambición, codicia, emociones y deseos incontrolables, envidia y crueldad.

Somos esclavos de la cultura tecno. El móvil es el paradigma de la vulnerabilidad que padece una sociedad controlada por sus aparatos digitales. Somos individuos voluntariamente psico dependientes de nuevas y dinámicas versiones de “juguetes” que no cesa de proporcionarnos un mercado ávido y omnipresente. Se nos seduce con una propagando permanente de ofertas de “información” y “placer”. Tan solo a cambio de nuestra libertad, autonomía, dinero…y futuro.

Sin duda ya existen individuos conscientes y realmente informados que tratan de asegurar los principios y valores de los que hablábamos y  de encontrar un equilibrio entre el uso de las nuevas tecnologías y una evaluación humana de la existencia. Van apareciendo denuncias contra los cantos de sirena del Sistema, diseñado por las Empresas que todos conocemos. Plantean una tercera vía en la que la tecnología preserve los valores democráticos y humanos y facilite un desarrollo auténtico de las personas, basado en el diálogo, la tolerancia, la cooperación y la diversidad.

Atención, pues, al cambio progresivo de los viejos y corruptos Sistemas de poder. Que no nos cuelen uno que establezca como norma el control, el autoritarismo y la dependencia tecnológica. China es una muestra.

Alberto Díaz Rueda

Compartir este post
Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens