Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
25 mayo 2011 3 25 /05 /mayo /2011 16:39

piratas.jpgProducida por Jerry Bruckheimer y dirigida por Rob Marshall (el director de "Nine" o "Chicago") la cuarta entrega de la franquicia de Disney "Piratas del Caribe" vuelve a ser un festival Jack Sparrow, el ambiguo e histriónico pirata antihéroe creado por la genialidad interpretativa de Johnny Depp. Nada de lo que se le añade a Depp, ya sea la mismisima "Pe", Penelope Cruz, bastante embarazada en esta filmación y por tanto sin mucha convicción en las escenas de amor con Depp, o a un capitán Barbossa descafeinado-Geofrey Rush-, muy lejos de su acierto en "El discurso del rey" e incluso de este papel en entregas anteriores,(se ve que se está cansando de piratas) o a un guión más literario y menos infantil que en el pasado, o la presencia mítica de unas sirenas muy bien recreadas por ordenador y nada que ver con la marca Disney, nada, repito, de lo "nuevo" hace que el más famoso pirata del mundo sea mejor en esta película  que en el resto de la saga.

¿Qué ha ocurrido? quizá que como el gran Barbossa, Jack Sparrow comienza a estar cansado de sí mismo y lo refleja en la pantalla de una forma sutil.

Ahora la apuesta es nada más y nada menos que la fuente de la eterna juventud, aquél mito histórico que en siglos pasados llevó a la muerte y a la locura a muchísimos hombres. Con la ligereza propia de estos productos, se nos pone en contacto con la expedición de Ponce de León (doscientos años antes de la presunta época de la acción) y con la leyenda -esta original del guionista--de que sólo con los dos cálices del histórico conquistador español Ponce de León y una lágrima de sirena se puede acceder a la fuente mística. Ya está armada, Jack y sus ocasionales aliados, un siniestro capitán Barba Negra (cuya hija es nuestra Penélope), Barbossa esta vez como corsario a la orden del rey inglés y los españoles como terceros en discordia, engrosan una carrera de aventuras y dislates varios hasta dar con la fuente y más o menos destrozarla con la ayudita fanático-religiosa de unos españoles sacados del manual del inquisidor.

La cuarta aventura de los Piratas tiene la garra y la fuerza de las anteriores, pero le falta algo, quizá entusiasmo o quizá le sobran años. La espontaneidad milimitrada y los hallazgos visuales de las dos primeras ya se están haciendo reiterativos en la tercera y mucho más en esta cuarta. Mención aparte es la aprición estelar de Keith Richards, en otro cameo de padre de Sparrow. Una vez más hipnotiza ese rostro inecesariamente maquillado que parece tener en sus arrugas y trazos, en su mirada, toda la convicción de experiencia, maldad ocasional y cansancio de un auténtico caballero de fortuna. Creo que hubiera dado un Capitán John Silver, el de "La Isla del tesoro", que hubiese desbancado a cualquier otro.

En resumen, un poco más de lo mismo, pero con diversión asegurada.

 

Compartir este post
Repost0
24 mayo 2011 2 24 /05 /mayo /2011 11:22

la-delicadeza_9788432209246.jpgHe aquí otra novela francesa, de autor joven treintañero, nacida al amparo de la celebridad, modo y maneras de "La elegancia del erizo", de Muriel Barbery. Se trata de "La delicadeza", editada por Seix Barral en su "Biblioteca Formentor"). Como "el erizo" será llevada al cine (dirigida por el propio autor de la novela, David Foenkinos, e interpretada por ese símbolo del actual cine francés de ínfulas buenistas, Audrey Tatou). Pero no acaban aqui las semejanzas (aunque siempre más valorables en el erizo que en la delicadeza) y así tenemos argumento sentimental, escritura desenfadada, referencias culturales y literarias a la moda joven y pretensión de iluminar al lector en la belleza de la vida y los sentimientos aunque sea por el camino de los renglones torcidos, es decir, no todo el mundo es bello, aunque si noble y esforzado.

"La delicadeza" nos habla de una mujer joven que logra un matrimonio casi perfecto y se queda viuda muy pronto. Habla de su desesperación y su dolor, de su trabajo y de los ambientes que le rodean y van influyendo en ella y salvándola de las garras de la depresión. Para ello el autor,que trata de ser imaginativo y no muy profundo, digeriblemente trascendente, nos muestra que el príncipe encantado puede aparecer de la forma más casual y encarnar en una envoltura  no demasiado atractiva, (porque aqui lo que priva es el fondo de las personas, claro) Y contra todos los pronósticos, la dolorida y hermosa princesita del cuento concibirá un amor desatado por el poco agraciado galán. 

David Foenkinos hace ímprobos esfuerzos por tratar de hacernos simpático y atractivo al príncipe bueno, por divertirnos a base de añadidos documentales muy breves y con una pertinencia discutible y por justificar de forma lógica el desarrollo de su trama sentimental.

Bueno, la suma de todo este esfuerzo, es una novela no muy larga, no muy buena, no muy divertida, pero eso si tan cargada de buenas intenciones y de un azar tan paternal y gratificante, que uno se queda al terminar de leerla con la sensación de haber pasado un buen rato...y poco más.

Compartir este post
Repost0
23 mayo 2011 1 23 /05 /mayo /2011 15:35

misantropg 853Volver a ver uno de los grandes clásicos de Moliére es un privilegio. Si además es "El misántropo" y está bien dirigido e interpretado con mesura y sentido del humor, miel sobre hojuelas. En esta ocasión (Teatro nacional de Cataluña, dirección de Georges Lavaudant y traducción de Belbel) no ha sido del todo así pero, no obstante, se disfruta y se aprecia la labor de los intérpretes, de lo más granado de la nómina catalana. 300px-LeMisanthrope.jpg

¿Qué ocurre con "El misántropo"? A mi parecer la dificultad radica de encontrar un equilibrio entre la desmesura histriónica de Josep Maria Flotats, la antigua versión,  y el histerismo malencarado de Jordi Boixaderas, ambos magníficos pero excesivos. Recuerdo vagamente haber visto a Adolfo Marsillach y aún más vagamente a  aquél José Bódalo de Estudio 1 en TVE , bordar un papel que es un reto de eficacia cómica y sutil equilibrio entre el exceso de carácter y el humor que nace de cierto alejamiento del personaje por parte del intérprete. 

Tanto Flotats como Boixaderas se toman "demasiado en serio" la indignada sociopatía  de Alceste y logran hacernos ligeramente antipático al personaje, nos cuesta reirnos de él, roza el patetismo (por cierto esta es la reacción más humana cuando encontramos un tipo como este).

Con un Jordi Bosch como el contenido y paciente amigo del misántropo, Philinte, y una magnífica Marta Marco como Celimene, atractiva, casquivana y con la natural ambiguedad que exige el personaje, el resto del elenco roza la astracanada en interpretaciones más de guiñol que de una obra como esta, a la que el escenario minimalista que debe ser girado en su armazón con ruedas por la esforzada troupe de los criados (también demasiado jocosa) transforman El Misántropo en un espectáculo en difícil equilibrio entre la  comedia dell' arte  y  las farsas bárbaras de Valle Inclán o los juegos guiñolescos de Lorca.

Ciertamente no me ha entusiasmado esta versión  de Lavaudant, aunque reconozco que el balance total es más positivo que negativo. Es una versión personal, desterrado el verso y parte del vestuario y atrezzo que le son propios (Alceste viste un traje Mao y Celimene un peinado o tocado estilo "Las bellas ridículas") y con un texto en prosa con cierto gancho expresivo, la obra roza el notable y por tanto se la puede recomendar, aunque no para forofos del autor de "El avaro", "El enfermo imaginario" (lo que fue el mismo
Moliére hasta su muerte) o "Tartufo".

El autor francés escribió "El Misántropo" (que subtituló ""El atrabiliario enamorado") en 1666, en pleno ataque de hipocondría, abandonado por su mujer y con una actitud amargamente sociópata, harto de la hipocresía de la sociedad de su siglo, y dispuesto a reflejar y no disimular la inquina y agresividad que le provocaban los modos y represiones sociales. Como buen comediógrafo supo sacar punta dramática a su estado y se pintó a sí mismo en Alceste, cuyo celoso amor por la casquivana Celimene le lleva al engaño y la frustración y por fin la soledad.

La apuesta del director es acentuar los elementos de farsa, provocar la comicidad de ciertos elementos (de forma a mi criterio, excesiva) y al tiempo, a traves del discurso de Alceste principalmente, mostrar la urdimbre lamentable de los usos sociales que glorifican el fingimiento, el engaño y la mascarada social (no en vano la plataforma movil que va girando en el escenario del TNC, tiene en una de sus caras un surtido de vestidos en sus perchas que van poniéndose Celimene). Los añadidos de música tecno para marcar los cambios de escena y los recitales fisicos de la troupe de criados, acentúan la impresión de alejamiento y ucronicidad que avala el texto, ágil, prosaico y actual. Jordi Boixaderas, con su enérgica efectividad, convence en su papel de crítico despiadado de los vicios eticos de su tiempo,  pero debe hacernos creíble la ingenuidad sentimental de su amor y el encanto que segun parece despierta en Celimene.

Vayan pues al TNC y disfruten una vez más con los personajes de Moliére, cuya actualidad y pertinencia resultan sorprendentes y bochornosos.

 

Compartir este post
Repost0
23 mayo 2011 1 23 /05 /mayo /2011 08:00

Hace unos meses les hablé en esta columna del libro de Stephane Hessel "Indignez vous!" que hacía furor en Francia (me enteré por Le Monde) mucho antes de que se tradujera en España y el pasado 3 de mayo comentándoles los polvos esparcidos por la falta de ética financiera y la falta de responsabilidad de la clase política, origen de los lodos de la crisis actual --que en España estamos pagando muy caro, aunque no tanto como Portugal o Grecia--, les proponía a mis lectores que extendieran la marea@revolucionaria@callejera a los ámbitos y plazas públicas de nuestro país. Una protesta a base de sentadas convocadas por email, msg, twitter, facebook, a imagen y semejanza de lo ocurrido en los países árabes.Y eso estaba en el ambiente y ha ocurrido al fin

De aquéllos levantamientos populares deberíamos tener en cuenta los defectos que hicieron fracasar a algunos o restaron eficacia al triunfo en otros. Partiendo de la base de que las situaciones son muy distintas superficialmente pero bastante idénticas en el fondo filosófico que anima a los participantes, es decir en la reivindicación esencial que subyace bajo los detalles circunstanciales. ¿Cuál es ésta, la que une en un solo clamor a tunecinos, egipcios, libios, saudíes y españoles (como abanderados de una Europa deprimida que ya habia salido antes a la calle, pero en la forma habitual de violencia y batallas callejeras)? El descrédito de la clase política, la corrupción del poder, la ofensiva diferencia entre la prepotencia, el despilfarro y la villanía de unos pocos sobre la miseria, las necesidades y la falta de esperanzas de la mayoría. El resquebrajamiento de una cultura basada en el barómetro del "más tengo más valgo" por el lado más débil, el de siempre, el de las clases llamadas inferiores (que cada vez son más numerosas). Y esa situación, puesta de manifiesto por la iniquidad del sistema financiero corporativo, provoca la emoción que lleva a las gentes a llenar la Plaza del Sol o la de Catalunya y que amenaza con  repartirse por toda España: la indignación del "esto es el colmo" (que incluye como hermana menor pero muy corrosiva, la falta de esperanzas).

¿Cuáles son los puntos débiles de semejante prueba de inquietud cívica expresada de forma cívica? La falta de una teoría político-social estructurada, clara y terminante, que contemple los fallos del sistema pero que también proponga medidas paliativas. La coordinación en un movimiento coherente de una estructura operativa. La aparición o "confección" de un lider, quizá colegiado, que sepa dar la cara y poner rostros a la multitud, anónima por definición. La posibilidad abierta de establecer una relación no clientelista, mas bien de control y emanación de directrices y soluciones, con los partidos políticos más afines.  El honesto autocrontol para evitar por vías democraticas trasparentes la manipulación del movimiento.

La única manera de que toda esta movida social no quede en agua de borrajas es añadir a la indignación, imaginación. Hacer un movimiento operativo, aujnque sea como via consultiva y de control de los poderes públicos escudados en la invulnerabilidad y capaces de abominaciones como las listas de partidos nutridas de gente encausada por corruptelas varias, politicos incapaces de hilvanar un discurso coherente en el que no se prodiguen las descalificaciones y los insultos al contrario, en fin, todos esos excesos de los que el ciudadano está harto. Por eso "Democracia real Ya" puede ser tan bonita y tan inutil como lo fue el mayo del 68. A no ser que la dotemos de contenido y les ayudemos a encontrar un pensamiento articulador y unos objetivos claros, posibles y operativos. Es una oportunidad que no debe desaprovecharse. Pero al menos ya se cumplira uno de esos objetivos si  se logra despertar a la clase política, o a una parte de ella, la menos envilecida. Gritemos, !Poltronas a la calle! !Los políticos son necesarios solo si son útiles y honestos!  Aunque lo malo es que esto es tan difícil para el hombre de hoy en España (y en practicamente en todo el mundo) que deberíamos despedirlos a todos y empezar de cero. Diógenes lo tendría mal para encontrar un hombre honesto con su candil encendido entre los que detentan el poder.

Compartir este post
Repost0
20 mayo 2011 5 20 /05 /mayo /2011 18:49

Ciento trece minutos de acción trepidante, en la linea de la saga Bourne pero con Liam Neeson que da madurez y solidez al personaje, aunque no acaba de dar bien en el papel de héroe de acción. Un biólogo llega a Berlin con su esposa para asistir a una conferencia internacional. Olvida un maletín en el aeropuerto y cuando llegan al hotel él decide volver para buscarlo. El taxi en el que viaja sufre un aparatoso accidente y acaba en el río. A consecuencias del golpe pasa unos dias sin sentido en el hospital y cuando despierta descubre que alguien le ha robado la identidad. nadie le reconoce, ni siquiera su esposa y hay otro hombre que ocupa su lugar y su vida. Comienza la paranoia hasta que a mitad de película lo intentan asesinar.

sin-identidad.jpgCon un inicio  que recuerda al Polanski de "Frenético" (hay escenas casi calcadas sobre los tejados de Berlin, en lugar de Paris), la película transcurre por vericuetos de intriga bien llevados, con ritmo y bien resueltos técnicamente, pero faltos totalmente de originalidad. Sensación de que has visto muchas secuencias antes, quizá en Hitchcock, quizá en Bourne, pero con un sello personal del español afincado en Los Angeles, Jaume Collet-Serra.

Lástima que el director no aporte nada propio, distinto a la disparatada trama que acaba en un trhiller conspirativo de alcance planetario. Se estira demasiado la verosimilitud y el espectador (que quizá está disfrutando con la película) prefiere dejar en suspenso la lógica y aunque no se cree nada o casi nada de lo que le cuentan, lo hacen con tanto brío que se encoge de hombros y se relaja. Incluso cuando asiste a una conversión que ni la de San Pablo: el trauma cerebral del accidente convierte a un asesino letal en un héroe de alma limpia y sin dudas. Demasiado...

Si además tiene alguna secuencia memorable con un Bruno Ganz alejado de su "Hitler" y metido en la piel de un ex agente de la stasi que trata de ayudar a Neeson y otras, demasiado cortas, con un Frank Langella soberbio que envejece muy bien y se hace cada vez más inquietante, pues eso, disfruten y olviden la verosimilitud.

A pesar de que no lo hace del todo mal Neeson en papeles de acción, a los que dota de una vulnerabilidad psicológica muy creíble, ya sea defendiendo a su hija como en  "Venganza" o componiendo a un ex miembro del IRA que busca la redención... no nos creemos el fulgurante ambio ético y psicológico de su personaje en "Sin identidad". El guionista le ha jugado una mala pasada. 

Collet-Serra sabe mucho de cine y eso se nota en sus referencias continuas. Pronto nos ofrecerá algo más personal, digo yo, una vez que tenga contentos a sus patronos de la industria norteamericana del cine comercial.

Compartir este post
Repost0
19 mayo 2011 4 19 /05 /mayo /2011 08:22

enamoramientos-javier-marias_1_650916.jpgSiempre he considerado a Javier Marías (Madrid 1951) un escritor ensimismado, con toda la grandeza y la miseria de la palabra y lo que literalmente significa: un autor centrado totalmente en-si-mismo. Si a ello añadimos una habilísima puesta en escena, unos contactos inmejorables y un marketing de orden superior tenemos a uno de los autores españoles de mayor proyección nacional e internacional en el mundo de las letras. Académico, traducido por doquier, monarca del Reino literario de Redonda, editor y candidato al Premio Nobel, ha escrito y publicado una novela cada tres años aproximadamente desde “Los dominios del lobo” con la que se inició con sólo 19 años, en 1971. Es decir trece novelas si contamos la trilogía de “Tu rostro mañana” como una sola novela (1.600 páginas y ocho años de gestación). Mención aparte,  dos libros de cuentos,  once libros compilatorios de artículos (no da puntada sin hilo, este gran estratega de las ventas) y cuatro incursiones al ensayo.

Su última novela, “Los enamoramientos”, editada por Alfaguara, es otra vuelta de tuerca al mundo personalísimo de Marías, donde todos los personajes hablan y se expresan igual, donde la acción cede la pauta a la disgresión filosófica o literaria y donde lo que importa es el juego verbal, siempre narrado en primera persona y siempre con voz masculina. En esta novela hay un cambio mínimo: la narradora es una mujer María Dolz, que trabaja en una editorial (lo que permite a JM lanzar buenas puyas a escritores y editores, incluido él mismo)  y se relaciona con los otros tres personajes de la trama. Pero al lector le dará lo mismo ya que hay poca diferencia entre la voz masculina y la femenina, excepto en detalles obvios que no interesan a la psicología del personaje. Hay un ingrediente de thriller, un asesinato, pero realmente sólo interesa como revulsivo de las intervenciones de los tres personajes principales, de la justificación o no del crimen, todo dentro de una especie de tratado filosófico-social-costumbrista-literario sobre el enamoramiento como proceso y estado, los efectos que tiene sobre sus sujetos y entre ellos el de difuminar la línea moral de nuestros actos y los ajenos. Es como “La soga” de Hitchkock en versión Marías.

“Los enamoramientos” es otra vuelta de tuerca en el ensimismamiento literario de Marías, que tan buenos réditos le proporciona. Para los incondicionales de este autor tan amado por la “intelligentzia” oficial se trata de una obra excelente, para los críticos, incluidos los que como yo aprecian la labor de este escritor y admiran su eficacia global, es un poco más de lo mismo, aunque con la virtud de que logra que atraigan sus interminables variaciones sobre los mismos temas (el enamoramiento, el amor, las lealtades, la impunidad, las decisiones y los actos, la razón sentimental, la muerte y la falsedad, la imposibilidad de conocer la verdad) y el desparpajo con el que incluye su vida, a sus amigos y enemigos, su obras y los personajes de ella, en un totum revolutum que atrae como el misterio y encanto de una vieja y familiar biblioteca inglesa, con olor a incunables, algo de brandy y aroma de pipa, donde JM reina como monarca absoluto. La hipertrofia narrativa es el sello del estilo de Marías, la reflexión, las conjeturas, la especulación que nace de los hechos, el constante ir y venir, un caracolear del pensamiento que no resuelve nada, pero que tiene su valía en su propio discurso interminable.

La suya es una escritura obsesiva que no se resuelve más que en su andadura filosófica y reflexiva. Esta vez con una trama policiaca donde el lector asiste a un continuo ir y venir de pensamientos sobre la culpa, la muerte, la moral, entre tres personajes: María Dolz, su amor imposible Javier (trasunto literario del autor, claro está, al que describe con “sus labios femeninos y ojos de Giotto”) Díaz –Valera (y responsable ultimo del crimen) y la mujer del muerto, Luisa.) Naturalmente hay apariciones estelares de antiguos personajes de otras novelas de Marías. Incluido el profesor cervantino Francisco Rico (que parece estar muy feliz con sus apariciones en las novelas de su amigo). Pero los hechos de la trama son lo de menos, lo que importa y es lo que se piensa y se dice sobre ellos.

 

Como en todas las novelas de Marías, la presencia de libros y autores clásicos. En esta ocasión una novela de Balzac, “El coronel Chabert” (que el mismo Marias publica en su editorial de El Reino de Redonda y que prefigura una elemento de su novela: la segunda vida y segunda muerte de un personaje, al modo de “El difunto Matías Pascal”. También “Los tres mosqueteros” de Dumas, el permanente Shakespeare tan amado y citado  por Marias, el diccionario de Covarrubias.

 

Dentro de la misma novela y esta es una virtud de Marías, él mismo define su estilo tan confuso por su “tendencia a disertar, a discursear y a la digresión”, “su sintaxis de encadenamientos a menudo arbitrarios” y de que es fiel al principio de que “La verdad no es nunca nítida, sino que siempre es maraña. Hasta la desentrañada”.

 

Se desprende de la novela una visión bastante cínica de los sentimientos, una desvalorización sutil del enamoramiento como algo que se produce por el azar, uno de los temas recurrentes de JM “no suele haber nada grandioso en las  historias amorosas sino es más bien quién está libre en ese momento, el que pasa por aquí…no es una elección, no es producto de la voluntad” Siempre somos sustitutos de alguien”. La gente tiene la fantasía que el destino le ha unido a tal persona. Uno acaba estando con las personas con las que se cruza en el camino. Todos venimos de los descartes, de los fracasos, de las timideces ajenas. El enamoramiento para JM siempre es un debilitamiento, una renuncia a nuestra voluntad a favor del otro, incluso una suspensión de nuestros principios y sentido ético. Al enamorado siempre le perdonamos todo. “El estado de enamoramiento justifica bastantes vilezas”.Otro tema implícito en la novela: la impunidad, el hecho de no acabar nunca de saber las cosas, la verdad como maraña

Para JM nadie debe buscar en las novelas respuestas a nada. Cita la frase de Faulkner, “lo que hace la novela tiene el mismo efecto que el que enciende una cerilla en mitad del campo en plena noche. No ilumina nada, solo sirve para ver cuanta oscuridad hay alrededor”. Al menos él reconoce que el oficio de escritor no le ha dado seguridad o confianza en los recursos. Creo que eso es pura coquetería.

.

Compartir este post
Repost0
17 mayo 2011 2 17 /05 /mayo /2011 15:31

tambienlalluvia00.jpg

Hay una secuencia en esta interesante aunque malograda película de la directora Iciar Bollaín, "También la lluvia" en la que dos de los protagonistas, Luis Tosar, ese intensísimo actor, conversa con Karra Elejalde que hace el papel doble de Cristóbal Colón en la película que se rueda y de actor secundario en la actualidad de  esa "ficticia" producción. En la charla, Karra le pide al productor Tosar que convenza al director (Gael García Bernal) de que le de más cancha en su papel, que le permita expresar las contradicciones del Almirante, su sufrimiento, su fuerza y sus carencias. El otro le dice que lo intentará. Pero no hay nada más y el gran Karra se queda con un papel secundario que tiene la virtud no solo de ser la mejor y más auténtica actuación de la película, sino que se erige en símbolo de la frustracion implícita en "También la lluvia".

Paul Laverty, un magnífico guionista escocés nacido en Calcuta y viajero impenitente y comprometido por toda América Latina en los años de las revoluciones, Nicaragua, El Salvador, Bolvia, Colombia, lleva a cabo una difícil sinfonía argumental a tres niveles: uno, el equipo de rodaje español en Cochabamba, Bolivia, en los años del conflicto del agua (2000); dos, las vicisitudes del rodaje de una película sobre la labor de Bartolomé de las Casas y Antonio Montesinos, con su dramartica defensa de los derechos de los indios ante la brutalidad de los conquistadores y tres, la violencia desatada entre los pobladores de la zona y los soldados del Gobierno  bolivinao que pretenden, a sueldo de una multinacional norteamericana, quedarse con el agua del lugar y comercializarla.

Los personajes españoles deambulan por un izquierdismo de manual y actitudes progres, mientras los indígenas repiten sus trágicas vivencias de la época de la conquista en la actualidad y el conflicto cruzado acaba desequilibrando las certezas o los llamados principios de unos y otros, todo bajo el cristal de color de la ya tópica mala conciencia hispana, el del buen salvaje y el de la conversión espiritual de unos y otros empujados al límite por los acontecimientos.

Demasiada simplicidad y demasiado mensaje, con un deficiente aprovechamiento de los improvisados actores indígenas--quiza no hay para más--, principalmente de Daniel, el líder de la protesta del agua en la realidad y líder de los  indios que se oponen a Colon y sus capitanes en la película, que solo resulta convincente cuando hace de indio rebelde y solo es escasamente creíble como líder campesino en el 2000.

La película se ve bien, tiene  momentos eficaces, pero no logra dejar huella en el espectador, que se queda con la magnífica secuencia de las madres haciendo de extras con sus bebés y negándose a hacer como que ahogan a sus bebés para reproducir algo que sucedió realmente en la conquista. "No se lo creen" aducen para negarse a "interpretar" la escena. Y eso se contagia al espectador cuando termina la película. No acabamos de creernosla, La "conversión" del productor Costa, Tosa, en un esforzado héroe a favor de los indígenas, no acaba de funcionar, a pesar de la siempre eficaz actuación de Luis Tosar.

En fin, resumiendo, lástima que Karra Elijalde no lograra convencer al director/a de que le dejara interpretar más y convertirse en el protagonista absoluto. Eso hubiera sido otra película. Y apuesto que mucho mejor. Demasiadas pretensiones y demasiada confusión y demasiado mensaje ideológico, mi muy admirada Iciar.

Compartir este post
Repost0
16 mayo 2011 1 16 /05 /mayo /2011 17:20

Dirigida por  Francis Lawrence, e interpretada por Reese Witherspoon, Robert Pattinson el guaperas de "Crepúsculo" y el soberbio Christoph Waltz (aquí más inquietante si cabe que en "Malditos bastardos"), narra las experiencias dramáticas de un estudiante de Veterinaria llamado Jacob Jankowski que se ve obligado a dejar los estudios tras la muerte de sus padres en un accidente de coche y se busca la vida en el escenario lúgubre, deprimido y violento de la Gran Depresión norteamericana. Casualmente va a dar con un circo dirigido por un complejo personaje que oscila entre la más primaria violencia patológica para defender sus intereses y la aparente suavidad y educación de un hombre entregado a su negocio y a su esposa: sobrevivir con un circo en unagua-para-elefantes.jpg país azotado por la miseria y mantener su matrimonio y su amor, igualmente patológico, con la bella muchacha que monta a la gran atracción del espectáculo, una elefanta amaestrada, Louisse.

 

 Con una ambientación magnífica y certera, el melodrama no tarda en plantear sus cartas: el chico se convierte en indispensable para la presencia de la elefanta, se intuye de lejos que será el tercero en discordia en el matrimonio --que se mueve agónicamente entre raptos de violencia incontrolada del psicotico propietario del circo y sus muestrasembarazosas de amor enfermo por su mujer que, naturalmente, acaba decantándose por el joven y trata de hiuir con él tras un rapto de celos asesinos del gran Waltz.

¿No les suena esta madeja melodramática? Pues si, no hace mucho vimos "Balada triste de trompeta" de nuestro Alex de la Iglesia y es exactamente el mismo argumento con las variaciones que da el hecho de que la pelicula española es durante nuestra guerra civil y su desarrollo se explaya en el tremendismo más agresivo como es propio de Alex. ¿Se inspiró Alex de la Iglesia en la novela de Sara Gruen? No recuerdo haber visto la nota, en los créditos, aunque quizá no me fijé.

Pero bueno, semejanzas aparte, que existen solo en la estructura del relato no en su desarrollo ni desenlace, ni por supuesto en la escritura y el estilo cinematográficos, tan distintos, la película que hoy nos ocupa no acaba de salir de una cierta mediocridad interpretativa (dejando a un lado el recital un poco sobreactuado de Waltz) y de un desarrollo que acaba siendo previsible y que se sustenta en algunas secuencias muy bien resueltas como la estampida de animales en el circo, la presentación del personaje del director o su momento de debilidad confesando su amor enloquecido por su mujer y su miedo a perderla.

Hay una cierta frialdad expositiva que acaba contagiándose a los personajes y a la historia, a pesar del gancho indudable que tiene convivir con las gentes del circo puertas adentro, con sus miserias y sus contradicciones, sus miedos y sus renuncias.

Me gustó más este director con una de sus peliculas anteriores, "Soy leyenda" o en "Constantine" que en esta "Agua para elefantes" que deja la impresión de no llegar al listón debido, a pesar de la fuerza de la historia no por previsible menos atractiva y sugerente, quedándose en media docena de secuencias para el recuerdo. Llega un momento en que uno pìensa que es demasiado larga (120 minutos) y eso es un mal síntoma. ¿O no?

Compartir este post
Repost0
15 mayo 2011 7 15 /05 /mayo /2011 10:02

El tratado de Schengen eliminó a partir de 1995 los controles de las fronteras internas de 22 paises de la Unión Europea, mas Suiza, Islandia y Noruega. Fue una medida política formidable que, todo el mundo lo sabía, no solo tenía efectos prácticos positivos, sino también negativos (como se está viendo con la crisis de los países árabes y el éxodo de una ínfima pero llamativa parte de sus poblaciones más necesitadas hacia Europa) pero fundamentalmente tenía un significado, un simbolismo, claro y terminante: si pretendemos unir a Europa en una entidad única, el pacto de Schengen forma parte de la esencia de la UE. No es negociable, no se puede apartar o negar, no se puede limitar a efectos de las circunstancias. Si se rompe el acuerdo, se rompe Europa, quiza no ahora mismo o a corto plazo, pero es un golpe de gracia a toda la credibilidad de la Europa unida.

Así parece haberlo entendido la Comisión Europea ante la tibieza y el interesado apoyo indirecto de Francia e Italia a las medidas proteccionistas de control fronterizo de Dinamarca, impuestas por un gobierno liberal-conservador que busca el apoyo de la extrema derecha xenófoba en un asunto de régimen económico interno y admite sus exigencias. El Ejecutivo comunitario toma cartas en el asunto y advierte a Dinamarca que su medida no es legal. ¿Que puede ocurrir ahora? ¿Llevar la cuestión ante los tribunales europeos? Eso dañará la ya de por sí lamentable imagen de Europa ante las crisis árabes y debilitará el europeísmo que tantas esperanzas habia levantado desde la, por otra parte muy costosa, imposición del euro como moneda única.

Tanto el señor Berlusconi como Sarkozy ya se han declarado a favor de restringir la circulacion de inmigrantes en la UE aunque sea a costa de "modificar" el acuerdo de Schengen. Por lo tanto los daneses se ven reforzados en su actitud en la que utilizando como excusa "hacer frente al crimen organizado" tomaron esa decisión, aún no implementada, ante la lamentable parsimonia de los 27.

Una vez más los intereses internos de los países europeos, política miope que olvida el llamado "espíritu europeo"  coloca una bomba de tiempo bajo él y se dedican a preservar sus egoísmos, incluso más de partidos que nacionales, por encima de cuestiones más elevadas.

Como en el far west de las películas, cuando los "buenos" con armas de fuego clamaban que los únicos indios buenos eran los que estaban muertos, algunos de nuestros políticos "europeos" contemplan con temor la desequilibrada situación actual, en la cuestión de la inmigración, y aplican conceptos racistas por clientelismo político interno. El resto de Europa agacha la cabeza y acepta con un encogimiento de hombros. Los "indios", es decir, los árabes, los pakistaníes, los rumanos o los búlgaros, las comunidades que buscan una vida mejor y tratan de llegar a Europa, esa joya democrática, sólo son considerados cuando mueren en pateras infames o son devueltos o hacinados en campos de acogida. Entonces engrosan estadísticas que calman la mala conciencia. Los otros, los que pasan o tratan de seguir viniendo, son los "indios malos". Y ya saben, indio muerto, indio bueno.

Compartir este post
Repost0
14 mayo 2011 6 14 /05 /mayo /2011 15:53

978843060817.GIFDe vez en cuando en estas labores de lecto-escribidor aparece un libro que nos conmueve en forma especial por razones que a veces solo sospechamos o que no sabemos,  aparte del hecho incontrovertible de que suelen estar muy bien escritos. En esta ocasión se trata del libro póstumo de Tony Judt, un analista inglés de una lucidez a prueba de complejidades, que murió en agosto de 2010 de una feroz y trágica enfermedad degenerativa. El libro se titula "El refugio de la memoria" y ha sido editado por Taurus, en traducción de Juan Ramón Azaola.

Me lo leí prácticamente entero durante un viaje nocturno en tren desde Ponferrada a Barcelona, con una rodilla hinchada que me daba pinchazos y me impedía dormir. El libro fue un inesperado consuelo y una lección moral para sobrellevar la molestia y quitarle cualquier tipo de dramatismo. Comparado con la experiencia vital que cuenta Judt, mis dolores de rodilla y la incomodidad del viaje eran una chiquillada sin importancia alguna.

Pero vayamos por partes, ¿quién es Tony Judt? Era un profesor universitario inglés  titulado en Cambridge y en la famosa y elitista Ecole Normale Superieure de París y que impartió la docencia en su universidad, en Oxford, Berkeley y Nueva York (aquí llevó la cátedra, fundada por él,  de Estudios Europeos). Escribió trece libros, de los cuales conozco y admiro dos de ellos, "Sobre el olvidado siglo XX" (Taurus 2008) y "Postguerra" (2006), recibió multitud de premios y puso su firma a colaboraciones en medios tan prestigiosos como The New York Times, The New York review of books o el Times Literary Supplement.

En 2008 le diagnosticaron una esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y comenzó a perder el uso de sus extremidades, quedó confinado a una silla de ruedas, le falló el aparato respiratorio (tuvo que ser sometido a un respirador artificial) y terminó perdiendo el habla y la vida, tras dos años de progresiva tortura, de la claudicación física de su cuerpo en el que unicamente funcionaba con desesperante lucidez un cerebro de alta calidad y una mente dotada de una gran formación. En este libro Judt, con un estilo absolutamente desprovisto de autoconmiseración y sentimentalismo emocional, incluso con notas de inesperado humor, nos narra sin aspavientos ni moralinas sus esfuerzos por conservar la lucidez y la razón y volver a gozar siquiera sea a través del pensamiento y la palabras de un pasado que él califica de feliz y gratificante.

No hay tragedia en lo que escribe ni en cómo lo escribe, sino aceptación honesta y firme de su desgracia y los frutos que su formación y su inteligencia le deparaban en ese regreso al pasado propio a través de la memoria, unico refugio que le quedaba en el horror cotidiano de la imposibilidad de ser quien habia sido, o simplemente de ser como cualquier otro ser humano.

El recurso a tecnicas nemotécnicas para recordar durante el día lo que había preparado mentalmente durante las interminables horas de soledad, en las que cualquier movimiento o consuelo le estaban vedados, es una de las páginas más brillantes de esta historia extremecedora. Como él mismo escribe, "imaginen que han sido obligados  a yacer absolutamente inmoviles boca arriba durante siete horas seguidas y limitados a inventarse formas de hacer tolerable ese calvario no solo para esa noche, sino para el resto de sus días".

Su infancia, las comidas judias de su abuela, el cine, el análisis de la vida política,  la austeridad en la Inglaterra de postguerra, su amor a los coches, a los diferentes barrios en los que vivió, sus mujeres y sus hijos, los autobuses de la infancia con las que solía escaparse por todo Londres, su estancia en un kibutz en sus juventudes de compromiso político judío, los desengaños ante los fanatismos, su estancia en un college inglés de prestigio y su maduración como individuo, su estancia en la ENS de Paris en los 70, las revoluciones juveniles y el desengaño posterior, que vivió con gran intensidad intelectual y física (el descubrimiento del sexo libre, más teórico que real para casi todos los que presumieron de ello), la meritocracia en la educación, tan manipulada por un equivocado progresismo, el amor a las palabras y el bien hablar y mejor escribir, (algo que la actual convivencia con los sms, los msg, los twiter, facebook y demás están convirtiendo en banal. Como dice: "cuando las palabras pierden su integridad, también lo hacen las ideas que expresan" y "hablamos y escribimos mal porque no nos sentimos seguros de lo que pensamos y nos resistimos a expresarlo de un modo inequívoco), su llegada a las universidades norteamericanas en pleno desastre conyugal, su crisis de la mediana edad y sus contactos con la Praga revolucionaria, su amor a Nueva York...

Es un libro lleno de energía interior, un canto  a la vida que realiza un condenado a muerte que se niega a aceptar psicológicamente ese papel,  aunque con el suficiente realismo para saber que esa es la realidad, para terminar como lo empieza: con un apasionado y enternecedor recuerdo a un hotelito suizo donde pasó unas vacaciones de su infancia. Son las habitaciones  de ese hotel las que le sirven de técnica nemotécnica para amueblar en ellas sus recuerdos y darles una coherencia que, a la postre, será el libro que el lector tiene en las manos, entre cautivado y conmovido.

Como guinda de este comentario déjenme regalarles este pensamiento de un Tony_Judt_callo_enfermedad_empezo_paralizarle.jpgpensador magnífico, muy certero  y oportuno para el momento y el país en que vivimos: "La seriedad moral en la vida pública es como la pornografía: aunque difícil de definir, sabes que lo es cuando la ves. Describe una  coherencia entre intención y acción, una ética de la responsabilidad política". ¿Ven algo de esto en los representantes políticos que en estos días luchan a mandoblazos entre sí para arañar votos en esta España que nunca deja de helarnos el corazón?

Compartir este post
Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens