Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
30 noviembre 2015 1 30 /11 /noviembre /2015 08:33
Los caprichos de la suerte

Pío Baroja, el novelista que pobló de sueños la juventud de mi generación y fastidió a los novísimos de los ochenta, para pasar al limbo en los años subsiguientes, cabalga de nuevo en el Rocinante de la actualidad literaria y sobre todo editorial. En la mismísima casa solariega barojiana en Itzea, en la navarra Bera, se presentó hace poco tiempo lo que con gran ampulosidad interesada se ha llamado el "testamento literario" de Baroja. Una novela (inacabada y sobre todo no corregida por la pluma barojiana) intitulada "Los caprichos de la suerte" y que el autor dejó entre sus papeles sin que la muerte le permitiera acabarla o al menos arreglarla. Debía cerrar su trilogía sobre la guerra civil. "Las saturnales". Fue escrita a principios de los 50 (Baroja murió en 1956) y narra la peripecia vital de un joven periodista Luis Goyena y Elorrio que trata de huir de España y camina desde Madrid a Valencia, para luego viajar a París en busca de una forma que le permita embarcarse hacia a América, por los caminos indecisos y desolados que ha dejado la guerra civil. En Paris conocerá a los expatriados y entre ellos a un anciano que malvive en un hotelito vendiendo falsos objetos de arte.

La novela sigue bastante inconexamente el estilo entrecortado barojiano y la amena manera de hilar diálogos con descripciones someras y juicios sobre caracteres y comportamientos. Hay reiteraciones y sintaxis defectuosas que muestran la ausencia de la voluntad del autor. Como novedad vemos en el texto el esbozo de juicios y opiniones sobre la situación política, la guerra, el nazismo, el talante español, la crueldad y los horrores que seguramente no hubieran pasado el filtro de la censura pero que sorprenden un poco en Baroja que era muy cauto y dominaba el arte de nadar y guardar la ropa. El siguiente párrafo (pág. 28) que es una reflexión del protagonista Luis Goyena (trasunto del autor) muestra la actitud que Baroja había llevado respecto a la situación bélica: "Ya vio que la revolución española no era cosa de broma y no se podía jugar con ella...era peligroso mostrarse independiente. Todo el que expusiera una pequeña duda o hiciera un juicio negativo era considerado en Madrid como un reaccionario digno de fusilamiento". Una introducción de José-Carlos Mainer , editor de las OC barojiana, permite comprender la metaliteratura que se esconde detrás de una edición póstuma. Baroja escribió esta novela, y el proyecto de Las saturnales, entre 1949 y 1951, en su casa madrileña de la calle Ruiz de Alarcón, número 12. La novela está en Itzea, una casa habitada por más de 40.000 libros. Baroja no era un hombre osado y aventurero, al contrario de la mayoría de sus protagonistas. Ocultó su desencanto por la España de la guerra y posguerra, y en algún momento comprendió la similitud bárbara y cainita entre las dos facciones que asolaron el país. En Itzea , zona nacional, sorprendió a Baroja el alzamiento del 36 . El escritor estuvo a punto de ser fusilado. Con su sobrino Julio Caro Baroja, antropólogo, se fue andando cinco kilómetros hasta cruzar la frontera con Francia. Luego vivió básicamente, en París. Esa difícil travesía (que él convierte en ficción más trágica y trascendente que la que vivió) se refleja en "Los caprichos de la suerte". La más sobresaliente de esta novela es la insistencia de mostrarnos una visión negativa, pesimista, casi apocalíptica de lo que la guerra civil y su extensión en el conflicto mundial suponen para el ser humano.

Novela interesante para los barojianos y nostálgicos de un estilo literario y una narrativa del pasado que aún mantiene mucho encanto. Quizá sirva de acicate de lectura para muchos que aún no han leído a Baroja, compañero de una generación injustamente "perdida" en el adocenado piélago (véase la tercera acepción de la palabra en el diccionario de la RAE) del inquieto y rutilante escenario literario español.

FICHA

LOS CAPRICHOS DE LA SUERTE.- Pío Baroja.-Espasa Ed.-216 págs. 19,90 euros.

Compartir este post
Repost0
29 noviembre 2015 7 29 /11 /noviembre /2015 09:03
Carlitos y Snoopy

Desde los años 60 las tiras de comics de los "Peanuts", es decir de las aventuras de Charlie Brown, su perrito Snoopy su hermanita Sally y del conjunto ,magnífico y divertido de amiguitos, en los que podemos ver larvados todos los defectos, virtudes, manías y ambiciones de los adultos de la sociedad avanzada. Parejo de alguna forma a las tiras de "Mafalda" del argentino Joaquin Salvador, "Quino" , que vendría a ser la versión tercermundista, comprometida políticamente y mentalizada de los niños norteamericanos. Y ambos tienen un elemento común que entonces, en aquélla época, era rompedor: tiras cómicas infantiles para lectores adultos. Los dibujos más esquemáticos , poéticos y sencillos de Charles Schulz, frente a los más elaborados y dramatizados de Quino crearon una dicotomía (falsa) universitaria que frivolizaba las diferencias haciendo un paralelismo entre los que defendíamos a Camus sobre los devotos de Sartre.

La película, dirigida por Steve Martino con guión de los hijos de Schulz y producida por Sky Studios con animación 3D, muestra una historia a la vieja usanza de la vida de los niños en su escuela y en sus propias vivencias en la tranquila y opulenta sociedad norteamericana de la clase media de los sesenta (los adultos son inexistentes y se representan por voces distorsionadas) en las que la imaginación, el sentido poético de la vida y las pequeñas miserias y temores de los niños en su convivencia nos ofrecen un mundo cuasi idílico en el que no existe la maldad y lo más duro que hay es el mal genio de Lucy (con su gabinete de terapia a 1 centavo el consejo) o la dependencia de Linus por su frazadita (por otra parte una de las mentes más lúcidas y razonables de todo el elenco infantil). Charlie Brown, con su inseguridad, su bondad y su dulce pesimismo, así como su optimista, feliz y travieso perro Snoopy, son ya unos iconos tan conocidos de la cultura pop que podemos obviar explicaciones. No hay novedades para los que leímos las tiras y vimos los cortos que realizaron en su día. Quizá en eso estriba su valor. Será curioso constatar hasta qué punto los jóvenes de ahora llegan a vibrar con esos adorables personajes, ya que nadie del equipo realizador se ha atrevido a introducir cambios o a mostrarnos algo nuevo sobre ellos. ¿falta de atrevimiento o renuncia a ser algo más que una bella muestra de nostalgia?

Compartir este post
Repost0
28 noviembre 2015 6 28 /11 /noviembre /2015 08:30
Las correcciones

Hablemos de un novela antigua de Franzen (2001, un año después en España) , "Las correcciones", con la que obtuvo el National Book Award, antes de pasar a las más recientes. Con un humor delirantemente corrosivo, unos retratos de personajes devastadores --aunque en ocasiones corra una veta de conmiseración humorística hacia ellos-- y unos diálogos irónicos y a veces cuidadosamente idiotas, Franzen escribe su "Gran Novela Americana" con el mismo categórico fanatismo descriptivo y detallismo de catálogo de grandes almacenes del siglo pasado tipo Ikea o Sears, que hizo famoso a David Foster Wallace en su "La broma infinita" (aunque Franzen esté, a mi parecer, a un par de niveles por debajo de la creatividad literaria que tenía el finado DFW).

Comparar "Las Correcciones" con los "Buddenbrook" -aunque hay en ella algo de la ambición literaria totalizadora, exhaustiva de Thomas Mann- me parece que es más que un disparate, es una tontería. Franzen ha tomado la prolijidad incansable de la novela decimonónica, al estilo de un Tolstoi o en cierta forma de Proust y le ha añadido dosis ingentes del descaro de Updike, la divertida rijosidad de Irving, el detallismo orfebre de Balzac, la austeridad descriptiva de Faulkner. Pero, aclaremos algo, no se trata de un "pastiche", con sus defectos y sus excesos "Las Correcciones" es una gran --también en el aspecto de extensa- novela americana, donde se barajan aspectos relacionados con la soledad, el sexo, la familia, el mundo académico tan peculiar del país pero tan auto fagocitador como cualquier otro en occidente, las ambiciones profesionales, el fracaso, la bebida y las contradicciones de la american way of life. la vía americana a la felicidad en un contexto patético que configura una sociedad opulenta y semi destrozada por las corrupciones y los abusos. Y por supuesto la presencia de la enfermedad (el Parkinson que sufre Alfred, el padre de la familia Lambert y la neurosis de Gary, el hijo banquero). Pero a diferencia de con D.Foster Wallace, nuestro autor no logra dar tanta densidad literaria a esta saga familiar y a sus protagonistas.

Alguien escribió sobre la actual narrativa norteamericana, con alguna escasa excepción, que la mayoría de estas intensas y extensas grandes obras norteamericanas tiene de alguna forma difícil de explicar el carácter pasajero (aunque de gran calidad, nadie lo discute) de las series de televisión americanas de nuestros días que a menudo desbancan en interés y profesionalidad a las películas de formato clásico. Ha escrito David Foster Wallace: "los próximos 'rebeldes' literarios verdaderos de EE.UU...quizá sean aquellos que se atrevan a tratar los viejos problemas y emociones pasados de moda de la vida americana con reverencia y convicción".

Se trata de la historia de las vicisitudes de una familia "tópica" o estándar norteamericana con tonos de épica popular que afronta diversos incidentes o situaciones dramáticas de sus miembros con sesgos humorísticos a veces y críticos casi siempre, desde el Parkinson y sus efectos en Alfred, el patriarca de la familia Lambert, a los problemas académicos de Chip uno de los hijos, profesor universitario, a causa de la denuncia por acostarse con una alumna. Generoso despliegue de sueños y frustraciones, fracasos y éxitos, torpezas, errores y accidentes o enfermedades, sin olvidar contextualizarlo todo con una visión crítica del momento histórico, político y económico que vive el país (cuando se publicó en 2001). Ambición por los cuatro costados y un esfuerzo prodigioso literario y documental de Franzen. Más de seiscientas páginas de soberbio despliegue literario, con un estilo brillante y ligeramente sarcástico. Hay una obra respetable y llena de méritos en "Las correcciones". Que nadie se atreva a confundirlo con un "best seller" al uso. Otra cosa es que uno comulgue a gusto con lo que Franzen nos ofrece tan prolija y exageradamente. Y aunque sería absurdo exigirle que el interés narrativo se mantenga incólume durante toda esa extensión (cosa tan imposible que nadie en su justo juicio se lo exigiría a ninguno de los grandes, desde Faulkner a Tostoi) ), yo al menos echo de menos algo indefinible que provoca que los personajes de aquéllos citados se queden para siempre entre los circuitos de nuestra memoria y nuestro placer lector. Admiro la faena de entomólogo social, de historiador de los detalles más nimios, de citas y menciones absolutamente reales que en cada página, reflejan una intención realista y documental de provocar el efecto calculado. Desde los programas de tv. que visionan los Lambert, a los detergentes usados o las revistas y películas que leen o ven. No hay invención, ni error.

Nuevamente como en otras obras de teatro o cine - o novela, recuerdo la excelente "En lugar seguro" de Wallace Stegner, la excusa de la reunión familiar, con drama avisado en marcha, sirve de pretexto para hacer un demoledor retrato crítico de la familia como institución, de sus miembros por separado y del país y la sociedad en el que viven y progresan o fracasan.

En cada capítulo Franzen nos presenta a los hijos de Alfred y Enid: Chip, un profesor de Universidad despedido de su trabajo por acostarse con una alumna; Gary, con un trabajo y una familia aparentemente feliz pero que coquetea con la depresión y Denise, la pequeña, adicta al trabajo y divorciada. Los tres han huido del hogar familiar donde solo recuerdan una educación rígida y severa. Todo en aquél ambiente respira las "correcciones" que unos y otros se hacen entre sí, y en el fondo argumental de la novela, la que todos hacen a su forma de vivir, creyendo que con eso van a lograr cambiarlo todo. Hasta que llega el momento en el que alguno-no todos-- se percata que las correcciones en la vida suelen ser infructuosas. Humor, si, a veces. Sarcasmo, casi siempre. Tristeza y dolor, residual. Pero, eso si, una excelente novela.

FICHA

LAS CORRECCIONES.- Jonathan Franzen.- Trad. Ramón Buenaventura.- 665 págs. Ed. Salamandra. 24 euros.

Compartir este post
Repost0
27 noviembre 2015 5 27 /11 /noviembre /2015 10:17
Aprendiendo a conducir

Nueva película de Isabel Coixet con personajes de la categoría de Benn Kingsley y Patricia Clarkson, en la que abandona su tendencia dramática, e incluso trágica, para proponernos una comedia de costumbres, ambientada en nuestra época, en Nueva York y con dos protagonistas dispares y enfrentados por sus culturas: una mujer de media edad, escritora y traductora de clase media alta y una hombre algo mayor, hindú de etnia Sij . refugiado político que trabaja como profesor en una academia de enseñanza a conducir. L a trama de la cinta se basa en un artículo de prensa sobre la experiencia personal de su autora donde en el choque cultural entre dos caracteres opuestos surge del fondo humano algún aspecto que les une y posibilita una comunicación positiva entre ambos que de alguna forma les hace mejores individualmente y les cambia la vida. Las lecciones que el pausado y reflexivo Benn da a su alumna, una mujer algo histérica por el abandono de su marido, sirve de aprendizaje vital para ambos, dando independencia a ella y compresión del arte de vivir en pareja al rígido hindú, cuyas tradiciones son contempladas con el máximo respeto, sin sombra de exotismo, aunque con un larvado paternalismo machista algo misógino en el fondo. Interesante la propuesta de Coixet, tan distinta a sus anteriores películas y que entra en la comedia sin internar vendernos gato por liebre, sin buscar moralejas ejemplarizantes y sin tratar de hacer retórica o hacer pasar su película por algo que no es o por más de lo que es.

Compartir este post
Repost0
25 noviembre 2015 3 25 /11 /noviembre /2015 18:21
La profesora de historia

Otra película que añadir al género de películas sobre enseñanza, los maestros y la labor de éstos con alumnos no siempre o mejor casi siempre poco motivados. Una temática que en la vida real mantiene un precario equilibro entre el posibilismo, el desastre y la cicatería oficial y económica. Pero hay que tener mucho cuidado con ese subgénero en el cine, y evitar la ambiciosa sacarina o los excesos de truculencia. La realidad es ya en sí misma bastante problemática y a menudo caótica (y si no que los digan los pobres maestros).

Aquí hay buenas intenciones pero un resultado poco creíble y ayuno de crítica, exceso de auto conmiseración y violines de perfección ilusoria. Se nos dice que está basada en sucesos reales, pero sin duda han sido lo suficientemente matizados y endulzados para que la veamos con un gesto amable pero más bien escéptico. No basta con mostrar gritos, desplantes y malos modales, eso ya es lo esperado. Pero el paso a la autenticidad rechina fuertemente cuando se nos habla de la "transformación". Buena interpretación de Ariane Ascaride y plasmación de un tipo de maestro que algunos -pocos - hemos tenido la suerte de tener. Pero no es suficiente para elevar la fuerza ejemplarizadora de la cinta.

Pero a pesar de todo es una película salvable y digna de verse, siquiera sea por la secuencia magnífico (por lo auténtica) del relato que hace ante los chicos un auténtico superviviente de los campos nazis de exterminio. Esos pocos minutos elevan el rango de la película pese al final previsible y moralizante..

S echa de menos tótulos del mismo subgénero como “La ola” de Dennis Gansel, “La clase” de Laurent Cantet, “Profesor Lazhar” de Philippe Falardeau, “Hoy empieza todo” de Bertrand Tavernier, “Rebelión en las aulas” de James Clavell o la magnífica “El club de los poetas muertos” de Peter Weir.. “La profesora de Historia”, de Marie-Castille Mention-Schaar, aporta un granito de arena al subgénero sin situarse en la parrilla de vencedores. No obstante, esta película recibió el Premio del Público Joven en el último Festival de Valladolid.

Compartir este post
Repost0
25 noviembre 2015 3 25 /11 /noviembre /2015 10:26
Hombres desnudos

Va pasando alegremente de la primera a la tercera persona, del narrador omnisciente al presente, de la narración objetiva a la rabiosamente subjetiva, todo con un estilo coloquial, sin circunloquios retóricos, sin demasiado profundidad, ateniéndose a los presupuestos de la trama que ha dejado bien claros desde el principio. Personajes con trastienda algunos, y otros, tópicos y típicos. El asunto principal, el sexo, la crisis económica, sus consecuencias humanas y sociales, los desamparados y los sobrados, la prostitución masculina y el desmarque femenino de sus roles tradicionales. Sin buscar moralejas, pero tampoco trascendencias, Con mucho oficio, nadie lo puede negar, Alicia Giménez Barlett nos muestra el inframundo del sexo de pago desde una óptica distinta, sin buscar sociologías ni planteamientos éticos. Una atmósfera social neblinosa donde uno espera ver aparecer de un momento a otro a Petra Delicado. Pero no, ella podría aparecer al final de esta novela para sacarle punta narrativa e intriga a lo que quedó en el tintero. La identidad que nos fabricamos de nosotros mismos depende de muchos factores y los económicos sociales no son de los menos efectivos.

Nuestra autora se decide a poner en solfa a unos personajes que están en el nudo del huracán de la crisis (no en el ojo, donde sobreviven tan ricamente los que lo tiene todo asegurado, menos la vida). La Barlett mete en la misma coctelera el sexo, la lealtad de la amistad, una maldad gratuita, fruta del tiempo, una inocencia circunstancial, una sociedad sin valores, roles femeninos cuestionados o relaciones matrimoniales contagiadas por la crisis... lo agita bien todo y logra un combinado capaz de llevarse el Premio Planeta. No está mal.

El vacío existencial, la penuria de principios éticos , las "cornás" que da el hambre --de lo que sea-- y como suma de todo ello, las corrupciones morales que cambian al ser humano de sobreviviente a desecho. Los monólogos interiores de los personajes principales, Javier, Irene, Iván o Genoveva, esquemáticos, algo rudimentarios y emocionales, no tienen la enjundia de los de Faulkner, ni la poesía de los de Virginia Woolf pero logran sobradamente su objetivo: implicar al lector, desasosegarle, crear una incomodidad que termina siendo el eco de las situaciones que se nos describen. Y un añadido: fíjense en el personaje de Iván. Es quizá, el mejor del libro, el más auténtico.

~~FICHA Hombres desnudos, Premio Planeta 2015. Autora: Alicia Giménez Bartlett. Editorial: Planeta. Año: 2015. Páginas: 480. Cuándo: 3 de noviembre de 2015. Precio: 21,90 €

Compartir este post
Repost0
23 noviembre 2015 1 23 /11 /noviembre /2015 18:15
La cumbre escarlata

~~Personalmente, soy de esas personas que cree que uno siempre puede coger los elementos típicos y tópicos de una historia cualquiera y, a pesar de ello, dotar esa nueva historia de una personalidad propia capaz de cautivarte de principio a fin aunque no aporte nada nuevo al género. Sin embargo, me temo, en “La cumbre escarlata” no sucede nada de eso. “La cumbre escarlata” es una historia gótica de fantasmas capaz de deslumbrarnos con su ambientación, su vestuario y, si me apuran, sus efectos visuales y la actuación de sus personajes, pero el relato de fantasmas en sí mismo, o de la casa encantada si se prefiere, no llega a atraparnos a pesar de todo ese deslumbre visual, lleno de ilusiones y fantasmagorías. Algo falla, y es precisamente, la historia que se nos cuenta. Si bien este relato de fantasmas empieza con buen pie, capaz de atraparnos especialmente en lo que a su primera parte se refiere, la que sucede en Norteamérica, al trasladarse ésta a las inhóspitas tierras de Cumberland, Inglaterra, empieza a perder fuerza a pasos agigantados, para convertirse en una historia de fantasmas más que difícilmente pasará a quedar grabada largo tiempo en la memoria. Creo que al puntuar esta película, verdaderamente he llegado a ser muy generoso, ya que si únicamente hubiese puntuado la historia la hubiera dejado en un simple 4, ya que la historia adolece de ser demasiado simple y vacía, apoyándose demasiado en el espectáculo visual y poco en la historia. Sin embargo, como ya he dicho, creo que, paradójicamente, este magistral espectáculo visual y la interpretación de los propios actores son lo que llega a salvar esta película a pesar de que su historia cojee por todos lados, por lo que me he atrevido a añadir un punto extra a la puntución inicial; puntuación que además he subido un punto más gracias a todos esos pequeños guiños, referencias y homenajes que se dejan entrever a lo largo de todo el film, extraídos de diversas historias de ambientación gótica surgidas tanto de la literatura como del cine -como pueden ser el caso de “La caída de la casa Usher”, “Jane Eyre”, “Cumbres borrascosas”, “Otra vuelta de tuerca”, “El palacio de los espíritus” o “Al final de la escalera”, por poner algún ejemplo-, así como algunas referencias que se hacen, de forma directa o velada, a diversos autores, actores y personajes surgidos dentro de este género. Gracias a esa gran cantidad de pequeños homenajes, los amantes del género encontrarán una razón más para disfrutar de esta película que, sin ser una obra maestra, se deja ver como una historia de fantasmas más, adornada, eso sí, de un gran espectáculo visual. A lo largo de este film, se hace difícil no recordar en aquellas viejas películas de terror de la Hammer, de presupuestos mucho más bajos y medios más austeros, con las que tantos de nosotros nos criamos, y que sin duda, a pesar de la diferencia de medios, están a la par con este títu~~Guillermo del Toro tenía cincuenta millones de razones para no hacer esta película y cincuenta millones para hacerla y por supuesto la hizo. Del Toro tiene una fuerza visual innegable y envidiable, pero flojea de lo que quizás sea más importante, la historia. A mí me ha parecido un homenaje a las películas clásicas de los sesenta, la Hammer por ejemplo, pero estos homenajes parecen ya una excusa tras la que se esconden muchos directores cuando no hay algo original y que conste que me entanta Guillermo y quizás por eso le exijo más. La dirección es elegante al igual que el film, los actores estan correctos sin destacar demasiado, podria decir que sobretodo destaca Jessica Chastain pero es que el papel que interpreta está para destacar, además de muy muy visto, una gran actriz. Tom Hiddleston, un profesional como la copa de un pino, Charlie Hunnam, normalito, de niño bueno, si no hubiera estado no lo notaríamos y Mia Wasikowska, frágil, débil, apasionada, en su papel, también bastante visto. Una lástima de verdad, esperaba otra cosa, no una obra maestra pero otra cosa, la ambientación, la fotografía, los decorados todos sobresalientes pero el guión como si ya lo hubiera visto antes y no una sino varias veces

~~1- ¿Cuál es la motivación de los personajes? Si no entendí mal, el objetivo del tipo es crear una máquina para sacar el lodo que tiene debajo de su castillo. Para eso viene dilapidando la fortuna de tres mujeres ricas que ceden ante sus encantos. ¿No es más sencillo contratar un ingeniero para que haga esa máquina? Después de todo es un sistema muy básico de poleas que hace mover unas palas. Con la primera fortuna le pagaba a un ingeniero para hacer la máquina y con lo que le sobraba podía arreglar el techo de la casa. ¿Y el objetivo de su hermana? Nada, simplemente es muy muy muy mala. Se dedica a matar a esas mujeres después de que cedieron sus fortunas. Pero las mata evenenándolas de a poco, vaya uno a saber por qué. 2- ¿En qué momento se enamoró tanto la protagonista de ese sujeto? La única escena que vi fue cuando le dice que le gustó su libro. ¿Y ya se enamoró tanto? No está ni por asomo construida esa relación. 3- ¿Cómo es que siendo una mujer muy rica que acaba de recibir una herencia multimillonaria, acepta vivir en un lugar en peligro de derrumbe, sin techo, con una cuñada que la odia y plagado de fantasmas? Y todo sin poner NINGUNA objeción. En ningún momento plantea: "Amor, por qué mejor no nos mudamos a un lugar que al menos tenga techo?" No. A ella le parece natural, porque para Del Toro que la casa no tenga techo es un detalle estético. Él se imaginó escenas con nieve cayendo adentro de la casa y bueno... como espectador tenemos que ceder y poner todo nuestro esfuerzo en imaginarnos que eso es natural. 4- ¿Por qué el fantasma de la madre en vez de decirle "cuidado con la cumbre escarlata", no le dijo directamente "cuidado con Thomas Sharpe"? Creo que le hubiera ahorrado una gran pesadilla a la buena de su hija. 5- Referido a la escena más vergonzosa de la película (y eso es mucho decir), Si Thomas Sharpe estaba arrepentido de los crímenes que venía cometiendo con su hermana y no quería apuñalar al doctor... ¿Por qué carajos lo apuñala? "Si no lo hago yo, lo hará ella... indícame dónde te apuñalo para no matarte..." WHAT?? Por qué el médico no dijo: "Momentito... somos cuatro personas en esta habitación. Tres estamos de acuerdo en terminar con esto y sólo tu hermana quiere lastimarme. Somos dos hombres jóvenes y fuertes, estamos en clara ventaja. ¿Por qué carajos no mandamos a cagar a tu hermana y nos vamos?". 6- Los momentos "sorpresivos de la peli", generan muy poca sorpresa. Cuando Edith ve a los hermanos besándose, ¿Algún espectador no se había dado cuenta que allí había una relación incestuosa?. Cuando se revela que fue la mujer quien mató al padre de Edith en el baño, ¿Algún espectador no lo sabía? Era ella o su hermano, lo mismo da. Y se nos presenta como el gran misterio revelado. En fin, ya nos hemos acostumbrado como espectadores a tener que hacer concesiones todo el tiempo para poder mirar las películas comerciales de Hollywood. Hacer la vista gorda ante cada una de las torpezas del guión, pero en este caso es demasiado. Encima los diálogos son impresentables, los personajes ninguno tiene carisma, los protagonistas no tienen objetivos claros y verosímiles, la puesta en escena es artificial a más no poder... Y lo peor de todo, Guillermo del Toro (estando lejos todavía del final de su carrera) ya comenzó a auto-homenajearse copiándose a sí mismo. Convirtiéndose en un producto comercial y dándole al público lo que se espera de él. Es el síndrome de Tim Burton. La escena donde le desfiguran la cara en el baño, ya la vimos en el Laberinto del Fauno con botellazos. La apuñalada en la cara también. El fantasma final de Thomas con la sangre flotando, ya lo vimos con el niño al final del Espinazo del Diablo. Hasta los sonidos de los fantasmas son de"Madre", película que Del Toro produjo. En fin, espero que sólo haya sido una mala película y que el bueno de Guillermo retome su camino en sus siguientes proyectos, porque talento tiene y de sobra

Compartir este post
Repost0
21 noviembre 2015 6 21 /11 /noviembre /2015 13:52
Caza al asesino

Sean Penn no es Liam Neesson. A diferencia de este maduro actor, Sean no impregna de seriedad y solvencia todos sus papeles, por limitadita que sea la trama. Sean tiene sus buenas películas (pocas) unas del montón (la mayoría) y malas (pocas también). La comparación viene porque estamos hablando de Pierre Morel, mismo director en ambas, "Caza al asesino" y "Venganza". A partir de ahí, el conjunto se deshace en diferencias cualitativas y eso teniendo en cuenta que "Venganza" tampoco es una maravilla.

Al principio, muy prometedor, creemos encontrarnos en una peli como "Diamantes de sangre", entre la comercialidad y la denuncia. Aquí se nos lleva al profundo continente negro, con países devastados por señores de la guerra y gentes sin escrúpulos, potencias occidentales enmascaradas y materias primas ambicionadas por las multinacionales y sus ejércitos de mercenarios capaces de derrocar un gobierno o asesinar a políticos incómodos.

Pero inmediatamente pasamos al thriller puro y duro pero sin originalidad, tiroteos, persecuciones, peleas brutales y muertes a mogollón, como si fuera un videojuego. Está bien rodada y es creíble pese a los personajes planos, pero no logra convencer. Secuencias breves de un Javier Bardem que parece poco a gusto con el papel y nos brinda una interpretación de pena (sobre todo al final). Sean no abandona su rostro de dispépsico en todo el film y se lo curra, aunque se ve incómodo en ese papel de héroe activista. La peli no aburre y eso ya es mucho. Como siempre me disgusta el tópico españolada y la Barcelona que sale en la película es lamentablemente ajena a la realidad, incluida la corrida de toros. Mucho mejor esa otra peli, "Caza a la espía" donde Penn y Naomi Watts convencen de verdad.

Compartir este post
Repost0
21 noviembre 2015 6 21 /11 /noviembre /2015 09:04
Aquí viven leones

Conocí a Fernando Savater a finales de los 70 en Madrid gracias a un amigo común, Manuel Leguineche, "Manu". Acababa de leer un ensayo suyo sobre lecturas infantiles "La infancia recuperada" y me presenté como un "proscrito" nostálgico fan de Guillermo Brown. Fue una velada marcada por la similitud de lecturas favoritas. Luego he seguido su carrera y sus librosA veces muy de acuerdo con él y otras no. Pero en general admirando la honestidad personal y pública (y el valor) de este vasco multifacético, agudo y sincero.

Sus libros sobre lecturas y autores, desde "Criaturas del aire" a "Misterio, emoción y riesgo" o sus acercamientos a la filosofía como "Panfleto contra el todo" , "Ensayo sobre Cioran" o "Etica para Amador", son, con mucho, lo que más me atrae de este autor, por encima de sus novelas.

En esta ocasión Savater recrea el esquema de un libro anterior "Las ciudades y los escritores" aprovechando los trabajos realizados para una serie de televisión "Lugares con genio" sobre escritores conocidos y sus ciudades de origen y trabajo. Sin embargo "Aquí vine leones" se fija menos el lugar concreto de escritura y nos muestra las ciudades y lugares donde vivieron los ocho escritores escogidos, Stephan Zweig, Agatha Christie, Edgard A. Poe, Alfonso Reyes, Giacomo Leopardi, Ramón del Valle Inclán, Gustave Flaubert y el inacabable William Shakespeare.

No sabemos nada del criterio que siguió para su elección y tampoco se afana mucho en concretar el contenido de su análisis, dándonos noticia convencional de sus vidas y algunos detalles de su propia búsqueda personal de las residencias y parajes donde trabajaron o vivieron los autores reseñados. No hay sorpresas en estos retratos superficiales y apresurados, pero se lee con interés y agrado.

El libro está dedicado a la esposa -fallecida el pasado marzo- de Savater y hay un tono elegíaco conmovedor en el prólogo en el que el autor recuerda "Lo que más gozábamos haciendo era la preparación de cada capítulo, recorriendo Recanati y Nápoles en busca de Leopardi, el Torquay de Agatha Christie o la inagotable Normandía de Flaubert".

Por lo demás es un libro algo precipitado y esquemático, algo no usual en Savater, está ilustrado con numerosas fotografías y dibujos o comics bastante ajustados a los personajes, con un punto irónico. Resulta triste que escoja este título para despedirse de la escritura. La obra vitalista y entusiasta de Savater hubiera merecido un final más coherente con ese vigor. Pero respetamos su cansancio...y su dolor.

FICHA

Aquí viven leones. Fernando Savater y Sara Torres. Debate. Barcelona, 2015. 256 páginas. 21,90 euros

Compartir este post
Repost0
20 noviembre 2015 5 20 /11 /noviembre /2015 09:33
Mi maravillosa librería

"Hemos comprado una librería. En Viena. Escribimos un email con unas cifras, ofreciendo una cantidad que no teníamos por una librería que está en una ciudad donde no vivimos...un espacio sombrío, abarrotado y estrecho de cuarenta metros cuadrados...un local de los setenta con escaparates de marcos marrones...vaya idea magnífica. Todo es un delirio. Irrealizable. Una ruina." Más o menos así comienza este librito encantador, divertido y hasta emocionante que nos narra la vida, obra y milagros (nunca mejor dicho) de la librera Petra Hartlieb que junto a su esposo y dos hijos aterrizan en Viena y se meten en el negocio de la venta de libros, luchan encarnizadamente contra Amazon y su servicio de venta por correo, se meten en la galaxia informática y tratan de sobrevivir a la nueva época de los e-books y, sobre todo, la falta de educación lectora de los ciudadanos del nuevo occidente. Empresaria, librera, esposa y madre, lectora voraz y escritora de novela negra. Las vicisitudes de la librería, las amarguras y el agobio del trabajo, todo queda superado por el placer, el "sueño" de estar rodeada de libros y, si, de venderlos tratando de prestar un servicio al cliente, por encima de la frialdad telemática de Amazón, auténtica bestia negra de Petra.

Este librito es un homenaje al libro, a los lectores y a los libreros que ejercen de intermediarios entre ellos. Ni siquiera la constatación de una realidad poco halagüeña, las dificultades del sector librero en su nivel más débil, las librerías pequeñas, enturbian el mensaje hermoso que destilan todo lo que se relaciona con ese objeto maravilloso, sugestivo y embrujador que es el libro. Y así leemos al final: "Cabe preguntarse si dentro de diez años vamos a poder seguir viviendo de esto... A seguir hacia delante en unos tiempos en que tiendas tan "anacrónicas" como las nuestras son sentenciadas a muerte una vez por semana...A seguir porque no hay nada que nos guste más..."

Y es que no conozco ningún librero que no se haya preguntado alguna vez qué puñetas hace un tipo como él en un trabajo como ese. Petra Hartlieb nos lo cuenta con vigor y entusiasmo, dejando constancia de las dificultades cotidianas y las exigencias e injusticias del mercado. La ductilidad y energía de Petra se refleja en los actos que va promoviendo, presentaciones, actividades, lecturas de autores y montañas de libros que parecen desgarrar las paredes del reducido espacio librero. Y todo se convierte en la historia que resume aquél famoso refrán: "Ten cuidado con lo que deseas, con tus sueños, porque pueden hacerse realidad", En esta ocasión el balance es positivo aunque de futuro imprevisible. El que tiene el oficio más bello del mundo.

Petra Hartlieb nació en Múnich en 1967 y creció en Austria, donde estudió Psicología e Historia. Ha trabajado como periodista y crítica literaria en Viena y Hamburgo. En 2004 recuperó con su marido una antigua (y hoy mítica) librería vienesa, que rebautizó con su propio nombre. Junto a Claus-Ulrich Bielefeld ha escrito una serie de novelas policíacas.

FICHA

MI MARAVILLOSA LIBRERÍA.- Petra Hartlieb.- 233 págs.- Ed. Periférica

Compartir este post
Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens