Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
22 agosto 2011 1 22 /08 /agosto /2011 14:28

Cuenta Borges en esa delicia de relato que se tituló "Pierre Menard, autor de El Quijote" la hipótesis improbable de que alguien lograra, sin intención de plagio, escribir la novela cervantina, casi semejante, tras millones de tentativas. Eso es prácticamente imposible como es lógico y no deja de ser un juego estadístico enloquecido y transgresor, pero divertidísimo. Pues bien, la lectura de "Los peces son ciegos" de CP, publicada en su web, me ha recordado a Pierre Menard y su quijotesco alarde.

Hace unos días recibí un correo en este blog de una lectora que decía: " Hoy he leido una noticia que me dejó anonadada y tiene que ver con un libro de Rivas sobre el narcotráfico, ese mismo que comentas en tu blog. Me gusta escribir y en el 2009 publiqué en mi web una novela corta, de unos 40 folios, "Los peces son ciegos" con una trama muy similar a la de Rivas; el paso del contrabando al narcotráfico, el silencio en las rías, la vida de dos niños, los capos y la corrupción.... Me gustaría que le echases, si te parece bien, un vistazo a mi novela y me comentes si te parece que las tramas son muy similares. Obviamente Rivas escribe mejor pero, no hablamos de eso sino de algo mucho más serio".

No está mal la novela de esta escritora, de hecho es como un esquema lineal y escueto de la mucho más amplia y elaborada novela de Rivas, "Todo es silencio". Sin  embargo, a  mi parecer, no se puede hablar de plagio, hay diferencias fundamentales, pero también algunas coincidencias resaltables: las dos historias nos hablan de unos elementos esenciales comunes: el narcotráfico en las rías gallegas (heredero del contrabado de tabaco y licores), la cultura de las planeadoras, la riqueza desmesurada, la criminalización de los cárteres y las mafias, los pactos sociales de silencio, las connivencias del poder con el poder oscuro y letal de los capos... Pero todo eso es res nullius, no pertenece a nadie, es la realidad como materia prima y los novelistas entran a saco con mayor lo menor fortuna para crear sus ficciones. En cuanto al elemento humano, los personajes, hay un esbozo en la novela corta de lo que podría ser el esquema humano relacional planteado por Manuel, en la amistad de los dos niños y su presencia en lugares opuestos de la sociedad cuando crecen. Y  también la muerte del padre del chico "bueno" en relación con los "malos". Pero ahí acaban las semejanzas, el universo humano de Rivas es mucho más complejo, el Mariscal, la chica, las relaciones de los dos jóvenes, el progreso trágico hacia un final no por esperado menos impactante.

No me extrañaría que Rivas hubiese leido las pocas páginas de la novela corta en la web y que seguramente ayudara en alguna forma a perfilar el proyecto creativo de su novela, pero a mi modesto -- y nada comprometido con ninguna de las partes-- parecer, es demasiado aventurado hablar de plagio en este caso. Aunque lo cierto es, y debemos reflexionar sobre ello, que si esta escritora intentara nutrir su novela corta tal como está y convertirla en una novela larga siguiendo el sesgo seguramente distinto que su creatividad le marca, cualquier lector de ambos pensaría que hay algunos puntos sorprendentes, pero sólo sorprendentes, de relación entre ambas novelas y se preguntaría cuál fue la primera en ser escrita...a no ser que sea un fanático de Borges y recuerde a Pierre Menard donde el quid de la cuestión está en la proposición : las coincidencias son reales, pero pensar en algo más cae en la esfera de lo posible, no de lo probable.

Compartir este post
Repost0
21 agosto 2011 7 21 /08 /agosto /2011 07:59

el-lenguaje-de-los-suenos-2003.jpg

 

Que nadie se llame a engaño. "El lenguaje de los sueños" no es una película sobre el psicoanálisis, sino un drama romántico con factura clásica, al estilo de aquella memorable "El velo pintado" que parecía repetir las emociones y el estilo de las viejas, que no obsoletas, películas en blanco y negro inglesas y americanas como "El sueño eterno", "Casablanca", "La tienda de la esquina", "Ninotchka" y tantas otras que nos hacían soñar en el amor, la sensibilidad poética y la pasión como forma de vida.

La película, de 2003, fue dirigida por Guy Jenkin, con solvencia pero una cierta frialdad estética. Nos narra una historia que transcurre en los años 30 y en un lugar paradisíaco: una colonia británica en Borneo, Sarawak. Allí llega un joven oficial británico con la misión de educar a los nativos en el lenguaje y la cultura dominante, la inglesa. Para ello debe aprender el lenguaje local y el gobierno colonial tiene una costumbre, oficialmente ignorada, adjudicar una mujer joven como concubina al funcionario inglés, un "diccionario de cama" que le enseñe el idioma local y a su vez aprenda el inglés, con lo que tal cometido es bien visto por los jefes tribales que lo consideran una forma de promoción social de sus jóvenes.

El joven John Truscott (Hugh Dancy) se escandaliza en principio por la costumbre y admite la enseñanza pero no el uso del cuerpo de la joven asignada, una bellísima Jessica Alba. Naturalmente interviene el amor y como era de esperar los dos jóvenes no sólo intercambian las enseñanzas del lenguaje y se establece una tórrida relación que se vuelve peligrosa cuando el joven oficial decide casarse con la indígena. La doble moral imperante en la colonia estalla de forma violenta y se condena a los jóvenes, con tal eficacia que el oficial regresa a Inglaterra y una vez allí se casa con la hija del gobernador colonial a la que conoció en Sarawak (el gobernador compuesto por un impresionante  Bob Hoskins, tan creíble  como siempre). Al volver a la colonia, la vida sigue su curso, hasta que John descubre que su amada se ha casado con un jefe indígena y que tienen un hijo. Como rezan los cánones del melodrama el chico es rubito y tiene los ojos azules por lo que la cosa se complica muchísimo. Y no les cuento más porque creo que vale la pena que rescaten esta película en un buen dvd, y programen un visionado con la mujer de sus sueños, para verla en casa con o sin palomitas.

La película cumple todos los requisitos para este género tan criticado pero tan popular (y por ende, tan rentable, cuando está bien hecho). Lugar paradisíaco, nativos gentiles y divertidos (aunque pueden llegar  a ser peligrosos), clase dominante hipócrita y educada, refinamiento de clase, malo malísimo que causa arcadas al respetable, amor por encima de todo, dificultades gravísimas, climax para retorcer el ánimo del casi lloroso espectador y resolución absolutamente feliz y absolutamente improbable.

Diviértanse.

 

 

 

 

Compartir este post
Repost0
20 agosto 2011 6 20 /08 /agosto /2011 07:25

 

Retrum2.jpg“Hermanarse con los muertos para recibir de ellos sabiduría y consejo”, aquí tienen los objetivos de un grupo joven, los "pálidos", que ya triunfó en el mundillo de la literatura juvenil con “Retrum” de Francesc Miralles. Ahora edita “Retrum 2”, donde recoge el testigo de la primera novela y busca la resolución argumental de ciertos misterios acumulados y no resueltos en la primera. A los jóvenes, y no tan jóvenes, devotos de la primera “Retrum” su continuación no les defraudará, supongo. Pero para un lector adulto que disfrutó con el “Drácula” de Bram Stoker y Le Fanu, y el “Frankenstein” de Mary Shelley, pero le dejan frío los ”Crepúsculos” y las sagas vampíricas, que ama la literatura gótica de los Lautremont y Poe, emparentados con el terror como la policíaca bebe de los Chandler y los Hammet, los Conan Doyle y los Wallace y aún se estremece con el “Soy leyenda” de  Matheson, la novela de Miralles le produce una sensación de “dejà vu”, de algo ya leído y sentido en otros tiempos, otros libros, otras lecturas.

Sin embargo para los jóvenes, a los que va dirigida sin duda, Miralles les hace una oferta difícil de rechazar: una novela de amor donde la estética “gótica”, las vestimentas negras, los cementerios, el culto a los muertos y a los seres desencajados que creen y viven oscuras realidades paralelas, ese “malditismo” tan gustoso para una cierta edad y una cierta caladura social y cultural, crean una atmósfera romántica de rostros maquillados de blanco y sentimientos que oscilan entre el amor de instituto y el asesinato ritual. Todo como vestidura de una historia de amor, celos y venganza entre chicos de secundaria, a los que se les va de las manos lo que alguien llamó “la atracción del abismo”.

Esta estética negra tiene su reflejo en el libro, un alarde editorial que encantará a los amantes de la “negritud” (no étnica sino estética). A destacar los dibujos que ilustran algunas páginas y, cómo no, la habilidad de Miralles para reflejar el mundo juvenil, con sus emociones incendiarias y su aletargamiento (casi simultáneos) su manera de comunicarse y los rituales y descubrimientos que van dando sabor a esas existencias en desarrollo hormonal, físico y mental. Y, para que no falte la guinda al pastel, Miralles –que también es músico—da muestras de su erudición en un tipo de música bastante “a la page” de su público, con lo que miel sobre hojuelas.

“Retrum 2” está muy bien editado por La Galera, SAU editorial en su colección Luna Roja y  tiene 323 páginas.

 

Compartir este post
Repost0
19 agosto 2011 5 19 /08 /agosto /2011 08:49

el_truco_del_manco633.jpgDirigida por Santiago A. Zannov, hace un par de años, llega a mis manos una película española  que parece un cruce actualísimo entre el Saura más desgarrado y socialmente crítico (el de "Deprisa, deprisa", por ejemplo) y un desmesurado Eloy de la Iglesia, con el asesoramiento de Joaquin Sabina. Se trata de "El truco del manco", obra primeriza, llena de entusiasmo y también de defectos como cabía esperar. Nos narra la vida arrastrada y heroica de un disminuido físico que trata de escaparse de la ciénaga donde le ha tocado vivir y al que la gente y el ambiente de trapicheo, mercadillo de éticas sin ley, robo, drogras y violencia van cortando las alas hasta el desastre final.

La historia, narrada con un ritmo febril con ciertos momentos deshilvanados y unos diálogos del más arrastrado cheli, abundante en "tronco", "buten", mascullaciones y acoso y derribo del castellano, es un documento antropológico-social de primera mano sobre eso que alguien con mucha retranca ha llamado "los nuevos españoles", es decir, marroquíes, lumpen autóctono, gitanos, subsaharianos, latinos. hacinados en un barrio periférico de gran ciudad, territorio apache donde rige otra ley, la de la supervivencia y el mercadeo de todo, los paraísos artificiales que regala la droga y la miseria adinerada de los que roban y matan por un quítame allá un móvil o una motillo trucada.

La historia del pobre cantante de hip-hop que supera cada día las limitaciones angustiosas de su enfermedad con una moral de luchador y fajador sin autocompasión, con la exigencia heroica de no rendirse jamás, alcanza tonos de arquetipo y eso no acaba de ser bueno para el conjunto de lo que se nos narra. Pero bueno, nuestro hombre, interpretado por José Manuel Montilla, un paralítico real, nos arrastra y nos convence, como también el realismo candente del ambiente familiar, los amigos (un inexpresivo Ovono Candela como el amigo drogata y técnico de sonido que le ayuda y acompaña como un escudero de un improbable don Quijote) y hasta la humanidad del "Gordo" un gitano que continuamente hace de fe de amar y respetar al inválido, a pesar de todos los errores y horrores que acompañan su patética existencia.

Esta muestra de cine español socialmente comprometido, con todos sus defectos y la triste autenticidad de sus personajes, hacen de "El truco del manco" una película apreciable aunque no fácil de ver.

Compartir este post
Repost0
18 agosto 2011 4 18 /08 /agosto /2011 09:13

Els somriures de la penaDe vez en cuando, la suerte o una recomendación certera e inesperada (más por lo de certera que por su carácter de recomendación), proporciona al lector "profesional" uno de esos libros que uno coloca, pleno de subrayados, cruces de atención en la cabecera de la página, recuadros torpes enmarcando una feliz descripción o un toque literario de altura, en uno de los estantes de los libros a conservar (y por tanto a recomendar viva voce a amigos y solicitantes literarios). Bueno, pues "Els somriures de la pena" de Manel Alonso i Català, editado por Onada edicions, al que conocí o mejor dicho saludé en la librería del amigo Octavi Serret de Valderrobres, es uno de esos libros.

No presté atención al rostro o la mirada de Manel al ser presentados -- un acto de firma de libros en una librería maravillosamente ocupada a rebosar por los libros con escaso espacio libre y éste lleno de público, no da lugar para más de una sonrisa y un apretón de manos--  cosa que lamento ahora que le "conozco" un poco, porque su narrativa me es particularmente familiar y gustosa, principalmente por la temática que trata en su libro y, también, por la forma y el estilo con que la trata. ¿Cuál es esa temática? La memoria, los recuerdos, esos fantasmas que surgen de las imágenes del pasado, de inesperados detalles vividos que surgen de pronto hiriendo algo en nuestra mente, evocando sombras, emociones y sentimientos, es decir, la materia prima del escritor de raza, el que filtra todo su mundo a través de su propia historia intima, de su pasado, de las gentes que constituyeron su existencia.

Como él mismo escribe en el último relato de su libro: "on van a parar els nostres records, las nostres coses quan ens morim?" y nos muestra el leith motiv de su narrativa, "eixos habitants que viuen en les nostres velles fotografies familiars van tindre un dia una vida, una vida i també una mort; eresn individus que possiblement amaguen una historia secreta sota la seua mirada de paper". La muerte, omnipresente, la nostalgia de un pasado, de una tierra y un país encerrado en su historia, con sus dificultades y sus costumbres, sus personajes y sus circunstancias, dolosas unas, tristes otras, con un cierto humor (el que levanta esa sonrisa con amagos de pena del título), un aroma entrañable a cosa antigua, un mundo perdido de la infancia, apenas revivido por las migas de magdalena proustiana que Manel Alonsio evoca tan gozosamente con una prosa certera, irónica y evocadora.

Dividido en tres partes, "Qui no té tall rosega els ossos", donde la muerte va rondando en los sueños y las evocaciones de un pasado cercano pero no compartido seguramente por el escritor, "Memòries sense cistell? Té les plantes al clatell" , quizá donde los relatos tengan una raiz en la niñez  y un reclamo aparentemente más nostálgico y "Maleita la dent que es menja la sement", en el que el presente ronda y condiciona los recuerdos y las vivencias relatadas.

Al terminar de leer este libro --lamento no tener el catalán como lengua materna-- uno forma en su mente la figura del narrador, con su sensibilidad literaria y poética, sus defectos y carencias, sus nostalgias y esa visión ligeramente escéptica y crítica, amansada por un fino sentido del humor y una sorna no agresiva.Todos los relatos que lo conforman van dibujando en la sensibilidad del lector una figura completa y compleja, con su pasado y su presente Y esa figura, como este libro que he leido con placer, tiene atractivo.  Por eso pasa a mis estantes preferidos.

 

Compartir este post
Repost0
17 agosto 2011 3 17 /08 /agosto /2011 08:25

simios.jpgEl verdadero origen del Planeta de los simios es la novela que escribió Pierre Boulle en 1936, convertida en impactantes imágenes en 1968 por Franklin J. Schaffner, con el inexpresivo pero efectivo Charlton Heston como protagonista absoluto. Ya entonces el planeta donde se subvierte la entronización supuesta del ser humano como rey de la creación y monarca del mundo y se le convierte en un animal maloliente, ladrón y dañino en un planeta donde la cumbre de la creación son monos inteligentes, orangutanes dotados para la política, chimpancés dedicados a las artes y las ciencias y gorilas como brazo armado del Estado, constituyó un reto para la vanidad del espectador como ser humano y un estímulo para la reflexión sobre nuestro comportamiento con los animales.

La idea, prescindiendo de su contundente final donde se nos descubre que el planeta de los simios es, en realidad, nuestro planeta tras ser devastado por una guerra nuclear, era inquietante y subversiva, aunque apuntaba que los simios se habían convertido en copias nuestras, con defectos, vicios y comportamientos muy semejantes, excepto en el tema de la subordinación a la ciencia y el papel de esta en la destrucción. Un consejo de ancianos origenplaneta--253x200.jpgsimios sabios velaba por evitar que la ciencia llegara demasiado lejos (simplificando el papel enorme de la ciencia en el desarrollo, el progreso, la salud, las comodidades de la vida, etcétera y reduciéndola a su poder apocalíptico unicamente) con lo que se nos mostraba una sociedad medio idílica, agrícola, de vida sencilla y ajustada a la naturaleza.

Algo que conviene recordar es que tampoco Boulle fue estrictamente original en su creación literaria, ya que siglos antes un escritor inglés llamado Jonathan Swift imaginó un mundo dominado por los caballos y en los que los humanos eran bestias despreciables a los que llamaban, ojo al dato, "yahoos".

La precuela que firma Rupert Wyatt, cambia con habilidad e inteligencia la óptica con la que observamos esta historia. El protagonista absoluto no es un humano (como lo era en la película de Schaffner y relativamente en las cuatro secuelas estrenadas que no lograron superar el original y en el 2001 la versión bastante sólida de Tim Burton) sino César, un primate de ojos verdes e inquietante humanidad en los rasgos y los gestos, al que una medicación (que James Franco, el "protagonista" humano, un científico, ha usado con su propio padre, enfermo de alzheimer, observen el detalle) permite un crecimiento neuronal que lo hace incluso superior a los humanos en desarrollo mental.El_origen_del_planeta_de_los_simios-793766-full.jpg

El guión de Rick Jaffter y Amanda Silva, es una hábil vuelta de tuerca al tema original, lleno de guiños al espectador enterado y conocedor de las versiones anteriores. Recuerden que el grito del César al ser empujado por un vigilante, "Hombre, quita tus cochinas manos de mí" con lo que descubre a todos que está dotado del habla, es una copia exacta de Charlton Heston que grita casi lo mismo ante un gorila soldado (cambia "hombre" por "mono")  provocando el terror y el estupor en la sociedad simia que le rodea (en su planeta los humanos han perdido el uso del habla).

La película está muy bien realizada, formalmente es magnífica, con unos efectos especiales muy cuidados y un ritmo trepidante, los personajes están bien perfilados y definidos (maravilloso recital del gran John Lithgow haciendo de padre enfermo de Alzheimer del cientifico Franco) y César es totalmente convincente --tras su máscara está Andy Serkis, que dio vida y expresión a Gollum en El señor de los anillos--. Pero su fuerza como obra de arte filmica estriba en la carga profunda que deja caer junto al espectador, los matices alegóricos, la complejidad de las emociones que despìerta, la relatividad del sistema de valores sociales y éticos en los que vivimos, cuestionados por ese Espartaco peludo. Un Espartaco o un Moisés simio que lleva a su pueblo, tras pasar el rio "Jordán" que separa la civilizada San Francisco del bosque primigenio, a un lugar que será un desafío a la humanidad, que tendrá el patio trasero de su pretendido hogar planetario ocupado por seres diferentes y despreciados con posibilidad potencial de ser superiores. Y que, además, se debe enfrentar a un reto apocalíptico, un virus mortal que amenaza su supervivencia. El conflicto está servido y es un conflicto a muerte y contrareloj, ya que la soberbia humana no concibe que se pueda parlamentar y negociar con un simio y las circunstanias están a favor de los primates.

Pero tampoco se ve claro cómo mantener una civilización que se está desgastando y hundiendo en sus errores, al margen del virus que la diezmará.. Esa es la carga de profundidad de la película, muy pertinente en un año, este, en el que se están rompiendo cauces y esquemas obsoletos, desde los levantamientos en los paises arabes hasta nuestro 15-M o la crisis patológica que sufrimos sin remedios... Reflexionemos...

Compartir este post
Repost0
16 agosto 2011 2 16 /08 /agosto /2011 08:45

el-caso-farewell-cartel.jpgEl sistema (cualquiera sea el color que tenga) acaba devorando al individuo, a sus ideales y a sus sueños. El coronel Vladimir Vetrov, de la KGB, un personaje real de la época de la decadencia final de la Unión Soviética, con un Gorbachev iniciando la perestroika y un Reagan mirandose su ombligo bélico de cowboy, cree que podría ayudar a cambiar un régimen corrupto que da sus últimas boqueadas y lo hace de la única manera que tiene a mano: facilitando el "enemigo occidental", representado por un ingeniero francés que trabaja en Moscú, una serie de documentos de Estado que muestran a los norteamericanos que tienen su propio sistema minado por el espionaje soviético.

La película de Christian Carion consigue aportar convicción a este extraño trhiller en el que la falta de profesionalidad, la chapucera actividad de espionaje del coronel y el ingeniero francés resulta tan increíble que pasa totalmente inadvertida para los profesionales que tan bien dibujara Le Carré o Greene (a años luz de los James Bond y Bourne, tan de moda). La tensión entre la actividad de espionaje del coronel (magnificamente interpretado por el director Emir Kusturica -ver "Gato blanco, gato negro") y su vida personal envuelta en las mentiras y las apariencias o la del ingeniero (con un Guillaume Caret, ajustado a su papel), temeroso y pusilánime obligado también a mentir a su familia, imprime cierta irregularidad melodramática a la película. Sin embargo la redención del coronel gracias a lo que considera su deber y su misión (realmente sus actos abren la puerta para el final del espionaje soviético y de la propia existencia de la Unión Soviética) lo que le cuesta su propia vida aunque logra el amor y el respeto de su hijo y la decisión de implicarse del francés, conmovido por el sacrificio del coronel, dan la vuelta a la valoración del filme.Farewell.jpg

El mapa geopolítico de aquellos años ya habia entrado en una dinámica de cambio drástico, la guerra fría daba sus ultimas boqueadas y el desencanto y el ansia de reformas radicales del sistema de relaciones entre las potencias, estaba posicionándolas en otro esquema, no mejor pero si distinto.

"El caso Farewell" es una buena película, con algunos fallos, como los enunciados, pero con un indudable valor testimonial y una cierta nostalgia de aquella realidad tan lejana al mundo maniqueo de los Bond y los Bourne. Breve pero sustanciosa intervención del generalmente excelente Willem Dafoe como jefe de la CIA, auténtico responsable del descubrimiento por las autoridades soviéticas de la auténtica personalidad del espía Farewell, es decir del coronel Vetrov. Su parlamento final, cínico y deshumanizado, ante el asombrado y asqueado ingeniero francés pone el sello ético final a una película que hace pensar. ¿Sirvió de algo el sacrificio de Vetrov o era un ejemplo más de la ineficacia del idealismo para funcionar en este mundo sin un sistema de valores respetable?

Compartir este post
Repost0
15 agosto 2011 1 15 /08 /agosto /2011 08:30

castigo_foto1.jpgPor favor, al fin un clásico de los nuestros. Nada más y nada menos que el gran Lope de Vega. Pero ha habido que ir a Madrid para, en el teatro Alcázar, en plena calle Alcalá, por donde paseaban las modistillas y las manolas hace casi doscientos años, ver "El castigo sin venganza", no de las mejores de Lope, pero plena del saber hacer y los guiños magistrales del gran dramaturgo que, en muchas de sus obras, roza la perfección dramática y humana del gran monarca del teatro, el enorme William, el irrepetible Shakespeare.

Esta es, precisamente, una de las obras mas shakesperianas de Lope. La localización italiana, tan cara a WS, el dibujo de los personajes, las luchas íntimas, atromentadas y constantes, las dicotomías éticas trascendentales entre lo que marca la norma, la ley, el honor y lo que provoca el deseo. No hay fuerza ciega del destino, grandes casualidades o eventos extraordinarios. Todo aqui es a nivel humano, elemental, sencillo, lineal, cotidiano, no más lejos de la propia piel, aunque se desarrolle entre la nobleza de Ferrara y sea su máxima autoridad, el Duque, uno de los protagonistas.

El "Castigo" fue compuesta por Lope en 1631, en uno de sus últimos años de  vida --murió en 1635--, cuando frisaba los 68  años de edad y ya podía presumir de una dilatada y brillante carrera como dramaturgo y comediógrafo. Fue calificado por Cervantes como Fénix de los ingenios y Monstruo de la Naturaleza . Fue sin duda el motor de cambio y renovación del teatro español, convirtiéndolo en un fenómeno cultural de masas. Es la figura máxima del teatro barroco español, superior a Tirso y a Calderón y sólo superado en el apartado novelesco por otro "monstruo", su amigo y rival Miguel de Cervantes. El conjunto de su obra causa asombro, admiración y respeto. Más de 3000 sonetos, tres novelas largas y cuatro novelas cortas, nueve epopeyas, tres poemas didácticos, más de 1800 comedias, lo convierten en el más prolífico de los autores españoles de todas las épocas y de los primeros en calidad pues su maestría le sitúa en uno de los primeros lugares del Olimpo teatral europeo (lástima que tal riqueza no se cuide más y se haga conocer en su propio país, el nuestro). Si fuera inglés o francés tendríamos convertido a Lope en un icono mundial. En España se ignora  a nuestros mejores "profetas" literarios (si es que no se les lapida y entierra). Su vida fue también digna de una novela (y de una película que, por cierto, ha pasado sin pena ni gloria). castigo_cartelgra.jpg

Pero volvamos al "Castigo".  El duque de Ferrara decide dejar atrás sus licenciosas experiencias y francachelas amorosas de juventud ya que se hace mayor y se plantea su sucesión. Hay que sentar la cabeza y cuando le comunican que no se aceptará en Ferrara que le suceda su hijo bastardo, el conde Federico, al que ama con intensidad, decide casarse y tratar de engendrar un hijo legitimo que herede su titulo y su poder. El conde se siente lógicamente humillado pero acepta mal que bien la situación. Su padre decide casarse con una joven noble de Mantua, Cassandra y encarga a su hijo que vaya a recibirla a  las afueras de Ferrara.  Alli Federico conoce a Cassandra y hay un flechazo instántaneo entre ambos, que el conde refrena con violencia hacia si mismo y entra en un martirio constante desgarrado entre el deber filial, el amor  y respeto a su padre y la pasión enloquecida hacia su madrastra (que ésta corresponde y también refrena).  Pero la conviencia cotidiana y la salida del Duque a Roma para luchar por el Papa, dejan el escenario libre para los enamorados que acaban cediendo a la pasión  y haciéndose amantes.

Los versos que muestran la desesperación y las dudas del Conde frente a su pasión por Cassandra son de los más hermosos, complejos y fascinantes que se pueden leer en Lope, donde se reflejan las contradicciones y enfrentamientos entre el deber filial, el respeto al honor paterno y a las leyes de la Iglesia, el propio calvario personal que lleva al conde hacia la desesperacion y el anhelo de la muerte y la pasión del cuerpo y la mente hacia la mujer que simboliza a la madre.

No voy  a desvelar la resolución, pues va implicita en el título, ese castigo que debe evitar parecerse a una venganza, con lo que Lope da un golpe de timón y hace que el Duque cambie el motivo del castigo, del adulterio e incesto a un crimen político por persona interpuesta, logrando castigar y disfrazar el castigo para que no se descubra la venganza.

Dirigida por Ernesto Arias e interpretada por Alicia Garau, Mario Vedoya (que compone un conde pasionado y lleno de dudas y sufimiento, al que hacen bueno los magnificos versos de Lope) y Bruno Ciordia como el Duque de Ferrara, austero y desgarrado por su amor al hijo y el deseo de vengar su honor mancillado, consigue correctos niveles de interpretación, con un decorado minimalista y una acción nerviosa y trepidante.

"Castigo sin venganza" ha sido realizada por la Compañía Rakatá, un Proyecto teatral empeñado en la difusión de los textos del siglo de Oro. Siete años lleva estos beneméritos profesionales presentando obras de los dramaturgos de ese siglo dorado que apenas recordamos en estos tiempos y que deberíamos recuperar para gozo de todos. Señores no confundamos las cosas: el patrimonio cultural español es patrimonio de todo el país, aunque aqui hablemos catalán. Y Lope es patrimonio de la humanidad. Recuperémoslo aquí en Cataluña. No hay que confundir churras con merinas, ni es en desdoro de lo catalán que nuestros conciudadanos conozcan a los grandes autores de nuestro teatro clásico. Lo demás es cortedad de miras y miopía cultural.

 

 

Compartir este post
Repost0
14 agosto 2011 7 14 /08 /agosto /2011 08:24

excursiones-5190.JPGEsta semana vamos a recomendar uno de los paseos más sencillos, nada fatigosos y estimulantes de la franja que une más que divide a Cataluña y Aragón, la Terra Alta y el Matarraña. Se trata de esa maravilla geológica que gestó el río de los Estrets durante miles de años, excavando una garganta espectacular entre las Molas del Don y la sierra de la Grosa,  llena de encanto, que se recorre como en un paseo, limitado por dos angostas paredes de roca gris o por elevaciones cuajadas de árboles, con la cinta verde esmeralda de las guas del río en su retorcido y escarpado lecho.

La excursión que os proponemos es fácil y variada: comienza en el aparcamiento del extremo norte del Congost o desfiladero, al final de una pista que sale del pueblo de Arnes, justo desde la plaza del Ayuntamiento y nos lleva a destino tras cuatro kilómetros de una pista rural rodeada de paisajes bucólicos. Ya desde el punto de partida el visitante comienza a percibir la originalidad del paisaje que nos va a seducir. Unos carteles de una entidad de ahorro que patrocina y conserva el paraje nos dan la bienvenida. El río nos recibe con sus primeras pozas, accesibles desde el camino que recorrerá los Estrets sin apenas desnivel, un sendero que aprovecha la conducción subterránea que lleva el agua a Horta.

Nada más cerrarse la garganta sobre el río, con la Moleta del Duc como fondo pétreo lanzado hacia el cielo, se nos depara la sorpresa del Toll Blau, una suerte de piscina natural de aguas limpias, frías y verdes donde la gente suele bañarse en un ambiente natural bellísimo que parece digno  hábitat de ninfas y gnomos. Seguimos el sendero, siempre paralelo al agua, aunque  tan pronto caminamos a la vera  del rio, como vemos que éste se hunde y se aleja en una profundidad gestada por la roca empinada, producto de la erosión de las aguas, mientras el camino sigue impertérrito manteniendo su nivel. En las verticales paredes fronteras suele haber escaladores probando su pericia en las cordadas.excursiones-5202.JPG

Tras una hora más o menos de tranquilo pasear y algún que otro baño si el día lo exige, se encuentra el puente –condenado ahora por un cartel de prohibido el paso—que antaño llevaba al otro lado del río por donde se trazaba el sendero. Ahora seguimos el camino, ya entre arbustos y árboles y roquedales, por la misma vereda paralela al agua, hasta llegar a un punto de cruce sobre el lecho del río. Desde allí el sedero cruza un bosque, llega al punto de recogida de agua de Horta y se desvía por la derecha hacia La Franqueta,  un recorrido muy hermoso realizado sobre la conducción de agua. Pero volvamos  atrás. Antes de llegar a cruzar el río,  hay un desvío al parking superior de Las Carrascas y más a la izquierda, señalizado por un cartel, el sendero que sugerimos que lleva primero al Mas de Lliberós (que da nombre a los Estrets, que se llaman de Lliberos o de Arnes) y después por un bellísimo bosque con todo tipo de árboles, incluidos hermosos ejemplares de cipreses, álamos, pinos, encinas, olmos, carrascas, castaños, hayas y tejos.

El sendero va subiendo por ese bosque encantado, con algunos restos de masías vencidas por la vegetación, hasta el coll de La Valera, en el que nos encontramos y cruzamos la pista asfaltada que lleva de Horta hasta La Franqueta. A mano derecha surge el sendero que nos conduce con un cierto desnivel entre árboles y rocas hacia la derecha buscando por las alturas la dirección de La Franqueta, donde el rio se remansa y forma una playa, rodeada de instalaciones rurales para cocinar, lavabos y aparcamientos, junto a la fuente.

El camino montañero obliga a subidas y bajadas constantes hacia la Roca Llisa ,  algo más de  media hora de subidas, tras superar  el farallón que nos queda a mano izquierda, hacer bajadas graduales bajo los árboles, hasta desembocar en la pista nuevamente y en una hora nos deja junto al monumento que  se dedica al guarda forestal. Allí, en la explanada es posible seguir un camino que aprovecha la pista y la sigue casi dos kilómetros hasta la Franqueta o cruzar la explanada y al fondo a la izquierda seguir otro sendero que tras cruzar el rio a la izquierda por un puentecito de madera, vuelve a subir montaraz y en una media hora  nos lleva por fin al área recreativa.excursiones-5308.JPG

Una vez allí, tras un refrigerio –o una comida, si uno lleva carne para asar, platos preparados o bocadillos-- y un rato de descanso bajo los árboles o un bañito en la piscina natural que el rio forma allí, cogemos el sendero que al fondo sur de La Franqueta lleva, paralelo al río, pero ahora sin desniveles, nuevamente por la conducción de agua, en una construcción suspendida sobre el río veinte o veinticinco metros, hasta el punto donde nos desviamos. Hay que retroceder nuevamente por el desfiladero, volver a gozar del paisaje y las aguas esmeraldinas del rio, hasta volver al aparcamiento de donde salimos. Dependiendo de las actividades acuáticas o de relax realizadas habremos  vivido de cinco a seis horas de un bello viaje caminero por uno de los rincones más bellos y variados de la zona.

 

Compartir este post
Repost0
13 agosto 2011 6 13 /08 /agosto /2011 07:03

rango.jpgTras los éxitos populares cosechados con "Piratas del Caribe" (y la renovación del género sobre todo con la primera parte de la trilogía), Gore Verbinski se atreve con los dibujos animados y lo hace con su enorme creatividad fabricando un producto de una frescura, ritmo, seducción e innovación considerables, "Rango".

¿Quién o qué es Rango? Una especie de lagarto camaleón que vive en un terrario en compañía de una muñeca sin cabeza y un pez amarillo de plástico, que está lleno de dudas existenciales y que, inmediatamente nos damos cuenta, es un cruce entre Johnny Depp (en el sonido original presta su voz a Rango) y Woody Allen. Un accidente en el que la urna de cristal cae de un coche  y se estrella contra el suelo del desierto, destrozando el paraíso artificial de Rango lleva a éste al planteamiento trascendental de ¿quién soy yo? y más importante ¿quién puedo ser?

Los diez minutos iniciales de la película nos plantean con una claridad de maestro los puntos esenciales de la película: la versatilidad, inteligencia y capacidad de supervivencia de Rango, su afición a la máscara y al disfraz, su poder innato de convicción, su picardía y su cobardía simpática y autoreconocida, es decir su asunción de la debilidad, la soledad y los temores que nos asaltan a los humanos (aunque él sea un lagarto).

En secuencias antológicas, el guión, estructurado magníficamente y con un ritmo endiablado, nos lleva hasta el lejano oeste y a la asunción del nombre y la ficticia historia de Rango, el héroe que terminará con el monstruo mitológico, un ave rapaz, (de una forma casual y gracias a la suertte que el "héroe" recibe a manos llenas y manipula para convertirla en un mérito).

Todo tipo de animales en todos los roles clásicos del western, la chica huérfana que trata de mantener su rancho, el alcalde tramposo y ladrón que se expresa con el refinamiento de un lord, los malos sacados de la tripulación del capitán Sparrow, el coro de la tragicomedia griega en forma de corrido mejicano (cuatro mochuelos con sus instrumentos, cantando y presentando los acontecimientos), persecuciones, enfrentamientos, un santo grial (el agua, lo más valioso en el mundo desértico de Rango) y la aventura del propio lagarto dentro del esquema clásico: tipo cualquiera que se hace pasar por héroe, la suerte que lo certifica, el conflicto que lo desnuda y provoca la decepción y la burla, una trasnformación interior que le obliga a asumir su ficticio rol y a comportarse como un héroe, la batalla definitiva y el triunfo final. Es como "Nuestro hombre en La Habana", "El sastre de Panamá", "El general de la Rovere" o "Mesas separadas", alguien que finge ser quien no es y termina actuando en la realidad con el heroismo que se espera de él, con toda la guasa intelectual, el diálogo y el ingenio de un Woody Allen  queriendo ser Bogart en "Sueños de seductor".

Magnífica película, a la altura de "Up" o de "Wall-ee" o la primera "Toy Story". No se la pierdan

Compartir este post
Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens