Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
12 agosto 2011 5 12 /08 /agosto /2011 08:47

Desde Horta de San Juan, el Montsagre de Horta aparece como una larga y quebrada linea de picos y cumbres mesetarias, una cornisa gris de farallones y cingleras, paredes verticales surcadas caprichosamente por lineas de árboles y matojos que se aposentan en las grietas de la roca en una bella metáfora de la capacidad de supervivencia de la naturaleza. El Montsagre separa Horta de Pauls y en la vertiente a la que nos dirigimos domina el pico airoso del Tossal de Grilló, sobre el valle que abre el rio Canaletes.

Gran parte de las laderas que llevan a los escasos pasos que permiten la subida a la cima, muy empinados y algo difíciles debido al fuerte desnivel y al terreno descompuesto, presentan un aspecto desolador: el incendio que está en la mente de todos los de esta zona y las vecinas, principalmente el muy cercano Matarraña, ha dejado un paisaje apocalíptico, una especie de pesadilla de retocidos árboles negros, quemados hasta la raiz, un decorado infernal que entristece el corazón y aturde los sentidos.

Durante la subida una idea me martilleaba la mente, ¿qué utilidad esotérica o de oscuro placer, económica o emocional puede instigar en la mente humana el deseo de incendiar montes? Dante colocaba a los incendiarios en los más profundos círculos de su Infierno en "La Divina comedia", junto a asesinos y genocidas. Los pensadores más conspicuos, psicólogos, psiquiatras y expertos en patologías sociales han estudiado los comportamientos y la caracterología de los incendiarios, sin llegar a conclusiones claras y válidas para tratar de entenderlos (evidentemente no hablo de los que siembran fuego por motivos económicos o por tenebrosas venganzas personales).

Uno de los escritores más certeros en la crítica social, maestro en el uso de la ironía y el sarcasmo adobados de humor negro, fue Jonathan Swift el deán irlandés que escribiera en sus "Viajes de Gulliver" uno de los retratos más duros de la estupidez, la crueldad y los vicios nefastos de los llamados seres humanos (que nadie crea que Gulliver es un héroe para niños).

Él escribió en 1729 un opúsculo titulado "Una modesta proposición para impedir que los hijos de los pobres de Irlanda sean una carga para sus padres o para el país". En él, con una ironía salvaje y aparentemente cruel ofrecía una "solución" para el problema de tantos niños irlandeses, hijos de modestos empleados  y jornaleros de las tierras de los terratenientes que en esa época poseían casi toda Irlanda, que morían de hambre, de mala salud, faltos de estudios y preparación, condenados a una horrible miseria por un sistema social en el que una minoría de ricos detentaban el poder con el visto bueno de la Iglesia. Con un sarcasmo hiriente, Swift llamaba la atención contra esa situación deplorable, argumentando por la vía de la ironía que se preparara a los más tiernos vástagos de los pobres irlandeses para, bien cebaditos, ser vendidos a los terratenientes como manjares escogidos y de esa forma se mataban dos pájaros de un tiro: habría un ingreso extra para los pobres y muchas bocas menos que alimentar en esas familias miserables.

Naturalmente esa "bárbara" proposición era una simple provocación a fin de mentalizar a la gente de la terrible situación de miles de familias irlandesas y provocar una reacción de ayuda y compasión. Me preguntaba mientras caminaba esforzadamente hacia la cumbre qué escribiría Swift en relación con los incendios provocados gratuitamente en nuestros bosques y montañas. Y "escuché" de Swift otra modesta proposición dedicada a los profesores y los niños  -y a sus padres- de las escuelas de este país nuestro:

Las instituciones educativas tendrán a bien convocar a profesores y padres de alumnos de las escuelas de la zona donde haya habido estos incendios para instarles a que organicen unos actos en los que se informará a todos de lo ocurrido en dos formas complementarias: una, preparando unas visitas guiadas por las zonas quemadas, mostrando la radiante belleza que el fuego ha provocado en esos bosques tan aburridos, llenos de animalitos sin ninguna utilidad y rodeados de propiedades, tambien incineradas, que sólo interesan a sus propietarios. No hay nada tan evocador como un bosque arruinado pleno de árboles retorcidos por el fuego.

Después, en salas preparadas al efecto con fotos y murales del banal aspecto anterior al fuego, se invitará a los autores de esa nueva obra de arte, los incendiarios, y se les pagará con cargo a las arcas municipales para que den conferencias magistrales sobre los placeres y utilidades poéticas e intelectuales, o cualesquiera otras que tengan tan admirables individuos por las acciones realizadas. Los niños deberán tomar notas y preparar trabajos en los que se analicen las emociones y sentimientos que tales actos provocan en las tiernas mentes infantiles. Luego, se servirá te con pastas para que todos celebren tan educativo y pedagógico evento.

El deán Swift sonreía con su picardía socarrona habitual mientras yo terminaba de escribir este artículo y lo sometía a la comprensión e inteligencia de mis lectores.

Compartir este post
Repost0
11 agosto 2011 4 11 /08 /agosto /2011 08:51

erotica.jpgErotismo, tienes nombre de mujer, como diría el clásico. Y una mujer, Mercè Climent, de treinta añitos, ingeniera agrónoma y filóloga, es coautora de "Somiant amb Aleixa", junto con su marido, Francesc Mompó, de 56 años, psicólogo, y han logrado con su novela obtener el Premi de Literatura erótica La Vall d'Albaida 2010. Edicions Bromera les ha editado el libro, que goza de una portada realmente sugerente.

El erotismo es un género difícil, de fronteras borrosas y que suele desarrollarse en el filo de la navaja de la sexualidad. Donde la pornografia grita, el erotismo susurra, donde aquélla muestra en todos los detalles, éste disimula entre velos y sombras, donde todo es explícito, descarado y arranca la excitación del bajo vientre, lo erótico acaricia, pellizca levemente y busca la excitación lenta, sugerente y exquisita: la pornografía es al erotismo, lo que el orgasmo masculino al femenino, es la diferencia entre el cine pornográfico de anatomía y ejercicio gimnástico cuajado de gemidos y procacidades y, por ejemplo, "Los cuentos inmorales" de Eric Rhomer.

Nuestra pareja de escritores eróticos están más cerca de la pornografía suave del "Caballero Audaz", aquellos cuadernos de cuentos subidos de tono que se vendían en las trastiendas de las librerías de lance, que del erotismo que evocaba generalmente con éxito aquella colección que se llamó "La sonrisa vertical" o el que sugería "Dafnis y Cloe" o "El Decamerón".

Nuestra pareja han tratado de dar dignidad literaria a su catálogo erótico festivo y nos ofrecen un argumento encantador y con muchas posibilidades: una chica joven y hermosa tiene un don: soñar el mismo sueño que sueñan cada uno de los hombres -o mujeres- que la deseen y sueñen con poseer su cuerpo. La muchacha va despertando pasiones y provocando sueños húmedos en muchas personas que hacen el amor con ella en los sitios y de las maneras más dispares y sexualmente conmovedoras. Duos, tríos y todo lo que haga falta, que el mundo es amplio y el deseo más. Todo ello en un ambiente onírico donde uno no acaba sabiendo bien si el encuentro que se nos narfra es un sueño o una incursión en lo real. La descripción es directa y sin tapujos, no hay evocaciones poéticas o considerandos irónico-festivos y lo más profundo que se nos evoca es la húmeda y turgente superficie de la piel de los cuerpos y la inmersión en sus lugares intimos.

Supongo que esta pareja de autores deben haberse divertido mucho escribiendo esta novela. El lector también lo pasa muy bien.

Este libro podría ser recetado a algunos o algunas personas inapetentes sexuales. Ah, y por supuesto, prohibido a los menores de edad.

Compartir este post
Repost0
10 agosto 2011 3 10 /08 /agosto /2011 19:07

cenadeamigos.jpgLa comedia francesa clásica ataca de nuevo. Vamos la versión contemporánea de ese subgénero nacional, tan reconocible. "Cena de amigos" (Le code a changé, 2009. El titulo original hace referencia a que  el código de entrada al piso donde se inicia la acción ha cambiado ), dirigida por Danièle Thompson, bajo guión de esta señora y su hijo, e interpretación de entre otros el incombustible Dany Boon (el de "Bienvenidos al Norte") con su geografía gestual en pleno funcionamiento y una Emmanuelle Seigner, menos perturbadora fisicamente que cuando la dirige su marido Roman Polanski, junto a un plantel de co-secundarios muy en la linea de la comedia gala.

Relaciones personales conflictivas envueltas en las rígidas aunque aparentemente benévolas reglas de la educación de la clase media profesional francesa. Hipocresía envuelta en celofán con lacitos de colores, máscaras y roles aceptados por todos, engaños erótico festivos, bastante intrascendencia y una banalidad personal a prueba de bombas. Cena de "amigos", sujetos a las reglas de lo políticamente correcto pero desequilibrados en sus relaciones, en la busqueda constante de "algo mejor". Todo ello envuelto en un sentido del humor alicorto que pretende ser elegante y se queda en ligeramente patético y una intención de abordar temas de enjundia moral, el cáncer, la labor del médico ante sus pacientes que van a morir, los cambios psicológicos que propician accidentes cuasi mortales, todo hilvanado de una forma ligera y sin ganas de profundizar. Para ejemplarizar el "mensaje" (?) se nos presenta al grupo de amigos después de un año de la famosa cena cuyo desarrollo se lleva, entre flash back y acción en tiempo real las dos terceras partes de la película. Las conclusiones no son muy convincentes y el cambio poco notorio, siguen las malas relaciones, algun accidente o enfermedad con sus cambios inevitables, enredos amorosos y equívocos.cena de amigos

Se trata de que lo pasemos lo mejor posible, que salgamos del cine diciendo, hay que ver cómo se pasan los franceses cuando deciden reunirse a cenar. No habremos gozado de buen cine, algunas sonrisas y algún pesonaje  inaguantable, pero en torno a todo esto, vino viejo en odres viejos. No hay nada nuevo bajo el sol poniente de la comedia francesa, sólo la amabilidad constante de querer hacernos pasar un buen rato con la idiosincracia de los naturales del país (cada vez más semejante a la de sus pares españoles, italianos, ingleses o americanos: cosas de la globalización, que nos iguala por lo bajo).

 

Compartir este post
Repost0
9 agosto 2011 2 09 /08 /agosto /2011 08:02

Kodo-medium;initEl 19 de noviembre de 2010 publicaba en este mismo blog un análisis de la obra "El zen y los pájaros del Deseo", editada por Kairós, del erudito, poeta y monje trapense Thomas Merton (autor también de la célebre " La montaña de los siete círculos"). Podéis acceder a él si os interesa el tema. Viene a cuento por haber caido en mis manos un pequeño libro de editorial Debate, de ese autor de sólida espiritualidad, titulado "El camino de Chuang Tzu", publicado en 1999. Dado mi afecto y afición a los libros, y a la figura, del pensador y filósofo chino, me interesaba sobremanera la confluencia entre el escritor monje Merton y el sabio chino que divulgó los escritos de Lao Tsé (la mayor figura, quizá mítica, del taoísmo) y a su vez produjo un corpus de pensamiento que preludia la aparición del zen, una forma de pensar y de actuar, un estilo de vida que compendia el taoísmo chino, la técnica físico-espiritual india, y el rigor, la sensibilidad ante la naturaleza y la disciplina japonesa.

Nadie como Merton podía comprender el temperamento original, sensato, simple y directo de Chuang Tzu (tan afín al paradigma zen de comportamiento). Añadamos a esto el profundo humor y la ironía que caracterizan la visión taoísta de la sociedad y del mundo, esa mentalidad en la que se propugna la simplicidad y la humildad como elementos básicos, el silencio y el gusto por el anonimato de los maestros taoistas, un rechazo activo y sin compromiso de la agresividad y ambición prepotente de las personas que quieren prosperar en nuestra sociedades.

"El placer y la ira/ la tristeza y la alegría/las esperanzas y los arrepentimientos/ el cambio y la estabilidad/la debilidad y la decisión/la impaciencia y la haraganería:/son todos sonidos de la misma flauta/todos hongos del mismo moho húmedo./!Durante el dia y la noche se persiguen y caen sobre nosotros/ sin que veamos cómo brotan"/Suficiente, suficiente!".

El gusto por la paradoja y el aparente sinsentido ha sido perfilado y perfeccionado por el zen, pero Chuang Tzu nos ofrece perlas como "Estás familiarizado con la  sabiduría de aquellos que saben, pero aún no conoces la sabiduría de aquellos que no saben". O, "Todo hombre sabe lo útil que es ser útil, pero nadie parece saber lo útil que es ser inútil". Para entender la profunda sabiduría taoísta, nos recuerda Merton,200px-TMertonStudy uno ha de superar la aparente contradicción de los opuestos, no rechazar la propuesta de pensamiento y tratar de ir más allá de las palabras. De pronto, en algún momento, uno "comprende" y se ve claro lo que el filósofo quiere decir en verdad.

No es fácil alcanzar esa comprensión. Siglos de cultura occidental manipulada por intereses religiosos, políticos o económicos, tienen condicionada nuestra visión y nuestro pensamiento.  "Aquello que actúa sobre todo y no interfiere con nada, es el Tao", dice Chuang Tzu. Y nuestra cultura está bastante lejos del Tao, con alguna excelente excepción, algunos místicos, por ejemplo, el maestro Eckart, san Juan de la Cruz, los padres del desierto...

"La quietud es el goce y el goce está libre de preocupación, fructifero durante largos años. El gozo vuelve despreocupadas todas las cosas porque el vacío, la quietud, la tranquilidad, la insipidez, el silencio y la no acción son la raiz de todas las cosas". Se nos propone una teoría revolucionaria. Es la del "wu wei", la del no-hacer, la acción que se basa en el fluir y sólo actuar cuando la situación lo reclama y sea posible actuar sin deseo de ganancia, sin interés propio, solo en busca del logro desinteresado y eficaz que está en armonía con todo lo demás. Es decir, "wu wei no es mera inactividad, sino actividad perfecta, porque es un acto sin actividad, en perfecta armonía con la totalidad. No es pasividad sino una acción que parece carente de esfuerzo y es espontánea, en perfecta armonía con nuestra naturaleza y nuestro lugar en el esquema de las cosas. Es libre porque no existe en ella fuerza ni violencia. No está condicionada o limitada por nuestras necesidades y deseos individuales o nuestras ideas o teorías. Es acorde con la realidad.

 Pero esa realidad, a la luz del tao, sólo demuestra que "nada es lo mejor, y nada es lo peor" ya que "cada cosa vista bajo su propia luz destaca a su manera. Puede parecer mejor de lo que se compara con ella en sus propios términos. Pero en términos de la totalidad, nada destaca como "mejor"". Y es que la relatividad taoísta (confirmada, dicho sea de paso, en otros órdenes por la experiencia científica) muestra que "aquel que desea el bien sin el mal, el orden sin desorden, no comprende los principios del Cielo y la Tierra. No sabe cómo están vinculadas las cosas".

En este siglo en el que hay una corriente filosófico-naturalista holística, que pretende vincular todo con todo, hermanar e interrelacionar cuanto vive y alienta sobre el planeta, comprendiendo los efectos que nuestros actos causan en nuestro medio ambiente, el taoísmo de Chuang Tzu nos devuelve el eco de una sabiduría que resulta escandalosamente actual.

Y así, (tomen nota los politicastros del momento y más aún los pocos honestos que quieren seguir una carrera política) el pensador chino nos ofrece su visión del hombre conciliado con el Tao:

"El hombre en el cual el Tao actua sin impedimento, no daña a ningun otro ser con sus actos, y aun asi no se considera "bondadoso"/ no se preocupa de sus propios intereses, ni desprecia a los que sí lo hacen/ No lucha por ganar dinero y no convierte en virtud la pobreza/ El rango y la recompensa no le atraen/la desgracia y la verguenza no le desaniman/no está buscando constantemente el bien y el mal/ permanece en el anonimato pues la virtud perfecta no produce nada/ "No ser" es "ser de verdad"/ y el más grande entre los hombres es nadie."

Pero aún da un paso más y nos dice: "El es simple, sin distinciones/Segun todas las apriencias en un tonto/Sus pasos no dejan huella, no tiene poder alguno/No logra nada, carece de reputación/Dado que no juzga a nadie,nadie le juzga. Asi es el hombre perfecto: su bote está vacío"."Porque aquel que sabe no habla, aquel que habla no sabe/Y el hombre sabio instruye sin utillizar las palabras".

Sin olvidar ciertas claves de profunda psicologia como cuando advierte "Si tus obstáculos estan en el exterior, no intentes arrojarlos lejos de tí. Aprende a ignorarlos. Si están en tí mismo, no puedes destruirlos gradualmente, pero puedes negarte a dejar que te hagan efecto". O cuando sugiere que para empezar el Camino, primero has de desaprender lo que llena tu cabeza de errores, tienes que volver a ser como un niño. Y entonces sabrás "cuándo detenerse, cuándo no puedes llegar más allá por tus propios medios.Esta es la manera correcta de empezar".

Como dice Chuang Tzu, cuando uno sigue su "via intermedia", "no tiene cualidades evidentes pero no carece de cualidades. La cuestión es tenerlas como si no se tuvieran, ser excelente con una excelencia que no sea propia, sino que pertenece al Tao".

Recordemos, para terminar, que Chuang Tzu pertenece al periodo más floreciente de la filosofía china ( entre el 550 y el 250 a.C., por lo que está fuera del taoismo popular, lleno de superticiones y enfocado principalmente en el cultivo de la salud y la magia. Más bien, como dije antes, este pensador florece en su contacto con la filosofía especulativa budista india, hasta llegar a las escuelas zen chinas y japonesas, plenas de un humor iconoclasta y una inteligencia práctica y conceptual de gran eficacia, fuente de espontaneidad, profundidad y placer espiritual para un mundo que se ha vuelto tecnocrático, rígido, desequilibrado y violento. Vacío espiritualmente.

Considero pues un grato deber personal ofreceros estas lineas de un contenido excepcional, el del pensamiento de una de esas personas que nos ofrecieron generosamente el atisbo de un Camino digno de ese nombre. Un camino que no tiene gurús, maestros, ni escuelas, ni técnica específica, ni manuales.  Sólo tu mente y tu intuición. Sólo hay que abrirse al Tao. Para empezar, vale la pena leerse este libro. 

Compartir este post
Repost0
8 agosto 2011 1 08 /08 /agosto /2011 09:52

poster_ispansi.jpgCarlos Iglesias, director y actor o, mejor, actor y director, es el artífice de "Ispansi" (españoles, en ruso) que interpreta junto a una actriz irregular pero voluntariosa, Esther Regina, y un elenco de actores algunos no en sus mejores momentos seguramente y sujetos a los estereotipos que Iglesias ha querido imponer a su narración.

El tema es dramáticamente atractivo: la odisea de un pequeño grupo de los tres mil niños españoles que fueron enviados por la República a Rusia al inicio de la guerra incivil. Es un tema doloroso que sólo empezó a tener actualidad a partir de 1956 cuando el régimen de Franco permitió el regreso a cuentagotas de los niños españoles (aunque no de muchos de los maestros, médicos y enfermeras españoles que acompañaron a los niños en su odisea. Porque el malévolo destino que generan las guerras convirtió a esos niños en fugitivos en el país de acogida, invadido por las fuerzas alemanas de Hitler.

La historia que nos cuenta Iglesias, repito, es tan fascinante y dramática, sino trágica, como seguramente lo fue la odisea de aquellos niños y sus acompañantes en una Rusia destruida por la insania nazi, obligados a retirarse a lugares más seguros a medida que el ejercito alemán devastaba el país. Lo que ocurre es que Iglesias se deja conquistar por la historia sentimental paralela: el amor desclasado entre el propio Iglesias, comisario político comunista que lidera al grupo y Esther Regina, una chica de buena familia, de derechas de toda la vida, con hermano falangista, a la que embaraza un amigo y se ve despojada de su hijo que es llevado a un horfanato, y al que acompaña a Rusia cuando es enviado allí, haciéndose pasar por maestra y enfermera, en un melodrama denso y lleno de tópicos

A partir de aquí la película cabalga incómodamente por los dos senderos: el histórico, donde mantiene con habilidad la tensión de los hechos y el melodramático, en el que los encuentros, las casualidades y la mano del burlón destino van complicando las cosas, hasta propiciar un final digno de ese género tan infravalorado por la critica y tan valorado por un sector no desdeñable de la población (no precisamente la mas cinéfila). No entro en detalles por no aguar el interes de la cinta que, en todo caso, tiene unos valores muy apreciables y constituye un esfuerzo digno y encomiable de un director que ya demostró su garra en su primera película "Un franco, catorce pesetas".

Nadie espere en ésta, una realización semejante a la de Vittorio de Sica en "Los girasoles", no hay nostalgia poética, ni humanidad compleja, ni -fuerza es decirlo-, Iglesias es De Sica,  por lo tanto "Ispansi" tiene las limitaciones que cabría esperar, pero también una fotografía excelente, algunos momentos brillantes y ciertos detalles argumentales bien trabados (aunque nos sobren algunas "casualidades" como la relación hermano-falangista-facha perdido, y comisario- guerrillero- comunista que luego será su ignorado cuñado, ahí va la virgen), configurando en suma una película que se deja ver y que provoca ciertas reflexiones...

Compartir este post
Repost0
7 agosto 2011 7 07 /08 /agosto /2011 08:16

finprin.jpgEn la editorial De Bolsillo podéis encontrar esta obra. "El fin es mi principio", una conmovedora muestra de que las memorias personales a veces son una revelación y un placer. Pero en esta ocasión voy a hablar primero de su versión cinematográfica. Dirigida por Jo Baier e interpretada por el gran Bruno Ganz (el ángel que sobrevolaba Berlín de la postguerra en el clásico de Will Wenders o el alemán con un "amigo americano" en la primera versión para el cine de la célebre novela de Patricia Higsmith o el enfermo y patético Hitler de "El hundimiento") que va ganando fuerza expresiva con los años, la película, una coproducción italo-alemana, te atrae y fascina desde el principio.

Claro que hay que pensar que es una película de pensamiento, de palabras, de recuerdos, de sentimientos y emociones íntimas, en sordina, de una sensibilidad grande y una belleza humana y natural sin paliativos.

Un anciano que está muy enfermo y espera ya la muerte pide a su hijo, un joven de treinta y pocos años, que vaya a verle con la intención de "hablar y compartir las vivencias y recuerdos de su padre". Es una tierna pero no sentimental ni banal cita entre un  padre y su hijo. Y el padre es alguien importante y no sólo por su carrera, su nombre, sus logros, sino esencialmente por el tipo de persona que es, por su enorme humanidad, por su trayecto personal, espiritual e instransferible.thumbCA6K1L1M.jpg

Esa persona es Tiziano Terzani (1938-2004) uno de los más conocidos, hábiles y valorables corresponsales de guerra, un periodista de elite con un background impresionante y una bien ganada fama de hombre comprometido con su tiempo, de testigo de excepción de todas las grandes calamidades que asolaron la segunda mitad del siglo XX, desde la guerra fría y sus excesos, hasta la guerra de Vietnam, el horror de Camboya, la revolución china de Mao, las iniquidades del apartheid en Sudafrica...Un hombre que lo deja todo y se encierra en un ashram de la India, viaja al Himalaya y busca la espiritualidad y al fin se vuelve a Italia a morir, en una casa cerca de las montañas.

Es allí donde pide a su hijo que le acompañe en sus últimos días, junto a su esposa, haciendo de sus charlas con el joven, Folco Terzani (Nueva York,1969) --realizador cinematográfico, autor del último documental sobre la Madre Teresa de Calcuta y de otro sobre una comunidad asceta del Himalaya -- un verdadero testamento intelectual y espiritual que nos muestra al hombre tal como es a través de los grandes temas que son, en definitiva, la esencia del por qué y para qué de nuestra existencia. Desde la muerte, su sentido o su necesidad hasta la belleza del mundo y la no menos acuciante necesidad de la vida, del vivir.

Asistimos sobrecogidos a un  paseo por la vida de un hombre extraordinario, que se hizo singular no solo por su postura de denuncia de las cosas que van mal en el mundo y de las que él era testigo privilegiado, sino de su propio camino interior, lleno de dificultades y problemas. Habla a su hijo y a nosotros de su primera gran decepción. la caida del comunismo y antes de eso lo que los regímenes habían hecho del comunismo primordial que él soñó y que fue traicionado y bastardeado en Rusia, China, Camboya o Cuba. "Tantas muertes, tantas, ¿para qué?".

Y entonces llega al punto medular de su larga charla, "Mientras que el hombre no cambie, nada cambiará, esa es la verdadera revolución que hay que hacer". No es nada original, antes que él lo dijeron Gandhi, Cristo, Chrisnamurti, el zen o el taoísmo, pero nos convence dicho por Bruno Ganz, vestido de blanco, una suerte de Tostoi de hoy, rodeado de iconos budistas y de la hermosa realidad que le rodea, su cómoda casa de montaña, la naturaleza, su esposa y su hijo, fascinado a su pesar por la fuerza y la sensibilidad de su padre.

La última parte de la película se centra en el viaje interior de Tiziano, en su búqueda de la verdad interior, de esa "iluminación" que ha tenido algunas veces al alcance de sus dedos, pero con gran lucidez acaba definiéndola de "ilusión". Entonces habla de la identidad, ese engaño de máscaras y roles, de su logro personal de avanzar hacia el estado de "sin nombre", el estado de unión con todo, la revelación de que todo es uno y de que "al final no hay nada y no eres nada". Entonces deja caer la frase que el hijo necesita para vivir su propia vida "Debes vivir una vida en la que te reconozcas, no importa lo que hagas, simplemente se tu".

Después nos ofrece el testimonio de una muerte ejemplar, llena de paz, de sosiego y de dignidad.

Para el recuerdo, la imagen de los dos, padre e hijo, en la cima de una montaña y la del hijo, en ese mismo lugar, aventando las cenizas de su padre.

Compartir este post
Repost0
6 agosto 2011 6 06 /08 /agosto /2011 09:12

capitan-amer-post.jpgResulta una enorme osadía que Joe Johnston, relacionado con películas como "En busca del arca perdida" y "Rocketeer" (una deliciosa versión de un superhéroe sin efectos especiales y mucho humor irónico), se haya atrevido a sacar a la palestra del cine mundial a un "Capitán América" símbolo poco simpático de una época y una manera de entender la política que ya están obsoletas. Es este un comic nacido en 1941, creado por Joe Simon y Jack Kirby, que ha vivido una muy larga vida entre las viñetas de los comics de Marvel, la televisión y el cine. Su primer número mostraba en la portada al C.A. asestando un puñetazo al mismísimo Hitler (y esto meses antes de que Estados Unidos entrara en la guerra mundial).

C.A. fue un presumible encargo publicitario para crear un superhéroe que animara la moral de victoria de los soldadosnorteamericanos y sus familias, de todo un país ante la evidencia de una larga guerra en Europa. Para ello los guionistas y dibujantes se atuvieron a los principios tópicos de las sagas de esos "semidioses" que son los superhéroes de los comics: orígenes humildes o misteriosos, cambios propiciados por la suerte o la "ciencia", poderes especiales que superan lo de las personas normales, simplicidad en el perfil de los personajes, ideologías planas y generalmente maniqueas (buenos muy buenos y malos muy malos, el resto, indiferentes), argumentos de esquema y estructura con pocas complicaciones y complejidades, lineales en la fórmula planteamiento-nudo-complicación-desenlace feliz.

La película que nos ocupa puede llegar  a ser divertida si uno se olvida de una cierta coherencia con la realidad, si no olvida que se trata de un comic y si se mantiene frío ante los churros ideológicos que se filtran por todas partes. Muy lograda la secuencia del "cambio" de imagen del protagonista, encarnado por un Chris Evans alfeñique que se convierte gracias a unas drogas genéticas en un cachas total (aunque el discurso inteligente del individuo siga rozando el encefalograma plano). La ambientación es excelente y la narración, con algún momento de insipidez, logra un ritmo y una fuerza notables en muchas escenas.c.america.jpg

Lejos del cine en estado puro de, por ejemplo, Indiana Jones, el "Capitán América" no es un producto desdeñable, aunque supongo que levantará oleadas de indignado rechazo en los espectadores que tomen C.A. como una muestra del imperialismo provinciano, ramplon  y prepotente de los Estados Unidos de los cuarenta traspasado a la más preocupante actualidad. De hecho ya hay países en los que se ha cambiado el título de la película (aunque no veo como se puede evitar el mensaje publicitario del personaje, teniendo en cuenta que Capitán América ES un producto publicitario vestido de comic). Es un producto en la linea de cine-palomitas, un costosísimo producto por cierto, al que no cabe pedirle más efecto que las risotadas que provocan algunas escenas y un cierto tufillo paródico que la inteligencia del director ha permitido filtrar y que, en definitiva, aumenta el valor intrínseco de la película a unos niveles aceptables.

Compartir este post
Repost0
5 agosto 2011 5 05 /08 /agosto /2011 08:35

Lo escribió Gabriel Celaya y lo cantó Paco Ibáñez con unas cadencias que nos ponían la piel de gallina a los jóvenes estudiantes comprometidos que luchábamos codo a codo con jóvenes obreros, no menos indignados pero sin duda menos organizados que los que se instalaron en las plazas de toda España:

 

"Maldigo la poesía concebida como un lujo
cultural por los neutrales
que, lavándose las manos, se desentienden y evaden.
Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse"

 

Por eso en aquellos lejanos ochenta, nuestros poetas eran de la cuerda de León Felipe, Machado, Alberti, Goytisolo y todos, incluso los que no amaban la poesía, memorizábamos aquellos versos, porque intuíamos que

 

"Tal es mi poesía: poesía-herramienta
a la vez que latido de lo unánime y ciego.
Tal es, arma cargada de futuro expansivo
con que te apunto al pecho"

 

Por eso la macroconvocatoria de casi un centenar de poetas, muchos de esta tierra, para reunirse en La Parada del Compte, el hotel de encanto ubicado en en las cercanía de un pueblo encantador, Torre del Compte (que por cierto, es el mío, asi que sé de qué escribo) este domingo siete de agosto, es una convocatoria que entraña futuro, ya que un país capaz de honrar a sus poetas -y producirlos--es un país de esperanza y de progreso. Poesía de frontera, poetas aragoneses y catalanes, hermandad de las musas, palabra, verso, cadencia, ritmo, sentimiento, emoción...la poesía como reto, como seducción, como mensaje, como espíritu y como carne trémula, como flor y paisaje, roca sólida donde cimentar la cultura de un pueblo. Y es que es esencial la poesía:

 

 Poesía para el pobre, poesía necesaria
como el pan de cada día,
como el aire que exigimos trece veces por minuto,
para ser y en tanto somos dar un sí que glorifica

 

En el mismo acto, la hermana gemela de la poesía, la narrativa, la ficción, hace acto de presencia a través de un libro, un ramillete de textos unidos todos bajo la advocación del popular y desaparecido Tren de Zafán, el sarmentero, que circuló hace años por los lugares que hoy atraviesa la Via Verde, placer de ciclistas y senderistas

 

Es esta una comarca, la del Matarraña, capaz de convocar y celebrar actos como este, simplemente porque también es un lugar que palpita y vive, asiento de cultura y por ello, abierto a los vientos de un progreso que es más sólido porque ama y protege los valores y principios que emanan  de la Cultura con mayúsculas, un bien que todos deberíamos reivindicar, en estos tiempos en los que la "jerarquía de valores" es una frase que para muchos sólo evoca a la Bolsa y los mercados. A veces un sólo hombre o un pequeño grupo, seducidos por los espíritus que emanan de los libros, son capaces de crear una energía centrífuga que activa a las personas de su entorno. Y estas, a su vez, siguiendo las leyes de la física, generan ese movimiento centrípeto que es la lectura, el viaje hacia el corazón.  En esta ocasión han sido pocas personas, un par de editores, algun poeta o narrador  y un librero, el librero de Valderrobres, los que han sembrado el Matarraña, Aragón y Cataluña de semillas de poesía y libros. El domingo empieza la cosecha.

Compartir este post
Repost0
4 agosto 2011 4 04 /08 /agosto /2011 09:31

joffetitulogrande.jpgO rabos de lagartija, en este caso. El dragón no pasa de lagartija timorata y huidiza. Como timorato y huidizo parece ser el personaje de cuya hagiografía se ha ocupado el casi siempre interesante Roland Joffé (ver "La misión" sobre las estancias jesuitas en America Latina, con unos soberbios De Niro y Jeremy Irons en los papeles principales), es decir el inefable Josemaría Escrivá de Balaguer, el santificado fundador del Opus Dei.

Tengo entendido -aunque no me lo explico- que los apasionados, que no apasionantes, discípulos y seguidores de Monseñor Escrivá, han lanzado las campanas al vuelo para honrar este desnortado producto fílmico (¿de encargo? Quizá) en el que Joffé nos hace seguir las vidas paralelas, que no ejemplares, de Manolo -un amigo de enfancia de Escrivá- y de Josemaría, desde la amistad y el rechazo iniciales a, en un arco de varios años con la guerra incivil entre medio, la convicción, el arrepentimienro y la glorificación con luces y musica sacra del nuevo santo, cuya muerte en pleno horario de arduo trabajo se nos ofrece como guinda a todo el pastel de dudosa calidad y escasa eficacia que se nos propone.

Ni la vida folletinesca de Manolo, su trabajo de espía en el bando republicanno, su canallesca falta de ética y los asesinatos a sangre fría todos ellos, el lider sindical, la mujer que presuntamente amaba y el compañero francotirador que va a despachar a Monseñor Escrivá, mucho antes de serlo, en plena frontera con Francia (una secuencia con la lógica ambiental de Alicia en el país de las maravillas), ni la pretendida vida ejemplar de Josemaría, que en ningun momento es convincente, atrae o explica su supuesta ejemplaridad, me ha convencido de esto: Roland Joffé no ha logrado informarnos si su película es un canto en loor de Escrivá o una crítica larvada y con muy mala uva (la "tontería" sonriente, falsamente espontánea y alegre y la hipocresía al servicio de la obedencia al simbolo de los discipulos y seguidores del joven Escrivá parece copiar lo que suele ser la tónica generalizada del ambiente que suele respirarse en el Opus y que fue sello de la institución durante los años de gloria de monseñor y se mantiene mas o menos hasta nuestros días).

Pero yo me debo limitar a la critica de la película y esa no debe pasar por alto la magnifica ambientación de lugares, escenas bélicas o callejeras de la época que ocupa la acción, antes y durante la guerra bestial que destrozó a nuestro país. Y eso es todo. Que nadie busque una dialéctica de ideas, una muestra del enfrentamiento entre dos maneras de entender el mundo y la vida. Cuatro gritos de "Viva la república", algunas canciones de ambos bandos y dos o tres guiños políticos sin enjundia, no hacen una buena encontraras_dragones_1.jpgpelícula de fondo politico-histórico.

Para mi "Encontrarás dragones" es una película fallida, pese a la esforzada labor de Charlie Cox el mismísmo JME, insulso y poco creíble, Wes Bentley (el luciferino amigo fascista), Olga Kerylenko (de chica Bond a guerrillera republicana), Ana Torrent y el gran Derek Jacobi. La historia de "relleno" a menudo se monta sobre la que debería ser principal, la vida y obras de un santo que, a tenor de los que nos cuenta Joffé, más bien parece haber conseguido la santidad por recomendación que por meritos propios. Y disculpen la broma los que creen en su Obra, pero esta película debería ser borrada de los anales de la institución.

Compartir este post
Repost0
3 agosto 2011 3 03 /08 /agosto /2011 09:24

el_hombre_de_al_lado_AFICHE.jpgMagnífica muestra de cine argentino de auténtica calidad, una cuidadísima estética y un guión perfecto, más dos intérpretes principales en estado de gracia, el soberbio Daniel Araoz como vecino macarrete, de físico y maneras amenazadoras y el contenido Rafael Spregelburg, como diseñador de éxito, prepotente y timorato, con la ética personal carcomida por el estatus, el prestigio y la presunción.

El diseñador, padre de familia, con una esposa de buen ver y peor llevar y una hija ausente y autista-"modelna" encasquetada y aislada por cascos de música máquina y ensayos de bailes adolescentes, dueño de la famosa casa que el arquitecto Le Corbusier construyó en La Plata (Argentina) unica muestra de su arte en América, se enfrenta a un vecino de enfrente, abusón y chulesco que destroza una pared medianera para contruir una ventana que le permita gozar de algo de sol.

Los golpes de mazo, el ruido insultante de las obras que acomete el vecino, las negociaciones de ambos para detener la obra y después para taparla, van desvelando datos sobre los dos caracteres y cambiando el juicio previo que nos habiamos hecho sobre sus personalidades. El diseñador nos muestra su débil catadura moral y el vecino macarrilla se va humanizando con su vulgaridad a cuestas y enseña el lado entrañable y amable que lleva escondido (los juegos de guiñol que monta en su ventana para distraer a la hija "autista" del matrimonio, tienen más efecto en ella que los rollos egoicos lamentables y patéticos de su padre, lleno de pretensiones intelectuales y clasistas).foto-ELHOMBREDEALLADO.jpg

La película logra una profundidad encomiable en el ritmo crecientemente agobiante que nos llevará al final,  no muy sorpredente pero excelentemente hilvanado, en el que la distancia moral entre los dos hombres se nos revelará de una forma trágica.

Película que engancha desde su secuencia inicial de títulos, con dos lienzos de pared en la que un mazo golpea una y en la otra vemos el efecto exterior que los golpes de mazo provocan en una impoluta pared medianera.

Una cámara minimalista, con primeros planos subjetivos, nos muestra el efecto que la acción va produciendo en los intérpretes y el espectador va pasando de una emoción a otra, de un sentimiento de agobio y amenaza al rechazo a las dramáticas complejidades morales que se definirán al final.

Los directores Mariano Cohn y Gastón Duprat, con un guión magnifico de Andres Duprat, han bordado la realización de esta cinta que os recomiendo vivamente. De nada.

 

Compartir este post
Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens