Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
25 abril 2012 3 25 /04 /abril /2012 07:42

sed1.jpg

 

Me fascinó la pequeña novela de Alessandro Baricco. La leí de un tirón --su reducido tamaño lo permite de sobras-- y unas semanas más tarde volví a leerla para comprobar si mi percepción literaria habia cambiado. No. Como con "El perfume", la novela traía consigo un mundo propio, distinto, exótico e interesante.Curiosamente ambas novelas no dejan de estar basadas en dos lujos del gusto humano, dos sensualidades unidas al objeto en cuestión: ya sea la sensualidad del olor, ya la del tacto y le sutil belleza a la vista. Me he enterado gracia a "Seda" de muchas cosas sobre ese fabuloso tejido y sobre su historia  que me han apasionado.

Por eso me ha decepcionado la película.  Ni siquiera se salvan los interesantisimos personajes, con la excepción del comerciante Baldabiou (fenomenalmente interpretado por un soberbio Alfred Molina, en realidad el único actor, junto con el japonés jefe del clan y su hermosa mujer, Koji Yakusho, los únicos que parecen estar a la altura de su cometido). Ni Michael Pitt ni Keira Knightley (no se acaba de sentir algún "feeling" entre estos dos actores), logran que nos interesemos por sus personajes, lo cual en Pitt es doblemente penoso ya que es el protagonista de la película, ensombrecido por Molina cada vez que se juntan ante la cámara.

Se nos habla de la epidemia de pebrina, una enfermedad del gusano de seda que atacó a los criaderos europeos en 1860 y se extendió por Asia y Africa. Solo en Japón, entonces un país muy aislado donde no se permitía que entrara el comercio europeo o americano, tenían huevos de gran calidad para producir seda. Así que, impulsado por el ambicioso Baldabiou, nuestro amigo emprende viajes penosísimos y muy largos al misterioso país del Sol Naciente, donde  logra contactar con el poderoso jefe de un clan que le proporciona no sólo los huevos a buen precio, sino que le da ocasión para enamorase de su mujer, una joven enigmática que parece corresponder a los deseos del extranjero (aunque durante toda la película solo compone un gesto, muy hermoso pero algo reiterativo).

En Francia queda a la espera la esposa del viajero, una hermosa pero algo alelada Keira Knightley, que busca ansiosamente un hijo de su marido sin lograrlo y con la sospecha de que existe otra mujer en esos repetidos viajes. Pues bien, este argumento no demasiado complejo, se convierte en la novela en un juego magnífico y sugestivo de sensualidades comparadas. Uno no se explica el desaforado amor obsesivo del joven Pitt en la película, a no ser que haya leido la novela. El filme no  llega a apasionarnos y en consecuencia la historia de amor de "Seda" se nos hurta visualmente, siento tan eficaz y potente en la narración.

Quizá Francois Girard pensó que una novela tan corta, tan clara y tan "fácil" de entender era pan comido para hacer una pelicula con ella. Craso error. "Seda" tiene una engañosa simplicidad. En eso se parece al arte japonés, a la caligrafía o a la poesía, los haikus. No hay nada más difícil que ofrecernos un instante congelado de eternidad con una docena de palabras o con un trazo de pincel. Hay muchas cosas en el libro "Seda" que no capta, ni de lejos, la película. Lo único que logra conmover de este filme es su bellísima fotografía, unas localizaciones excelentes. especialmente en Japon, y las fascinantes secuencias de los baños  en plena naturaleza nipona y los viajes del comerciante.

Sinceramente, me parece que Giroud ha puesto todas sus bazas en esa galanura de la imagen mas que en la historia sentimental y romántica, entre las dos mujeres y el joven. Fotografía  con la calidad de un documental del National Geographic, cuidadísima, desde la luz al encuadre, acompañada de una banda sonora agradable y pegadiza. Y eso es todo. Película romántica con plateamientos clásicos y factura esteticista que se queda corta de vuelo y aterriza en el olvido tras media hora después de verla.

 

 

     

 

 

 

 

Compartir este post
Repost0
24 abril 2012 2 24 /04 /abril /2012 07:24

luces-rojas-cartel-1.jpg

 Rodrigo Cortés es un cineasta capaz e inteligente, como quedó de manifiesto ensu primera película "Concursante" (2007), confirmado en la angustiante "Buried" (2010) con el "tour de force" que supone el rodar una película sobre un sujeto que está vivo dentro de un ataúd (Hitchcock que era un genio se limitó a rodar en una habitación en un solo plano "La soga" o en el reducido ambito de una barca llena de personas "Náufragos"). Como prueba añadida de su prestigio sólo hay que ver el elenco de actores que ha reunido para "Luces rojas": Robert de Niro, Sigourney Weaver y Cillian Murphy, uno de los rostros más intranquilizadores "per se" del cine actual.

Se  trata de algo tan intrigante como de moda: las experiencias paranormales, los misterios, creíbles o no, que rodean a todos los elementos de la llamada parapsicología, ese juego perverso de la imaginación y la inteligencia del hombre montado en la suposición, por nadie desmostrada, de que más allá de la muerte hay otro tipo de existencia y que es posible acceder a las personas fallecidas que han pasado a formar parte de esa "población flotante". No es tanto el desafío de los archiconocidos juegos espectrales de fantasmas y potencias infernales, sino algo más sutil a medio camino entre la charlatanería o la actuación teatral y la ciencia "contagiada", es decir los observadores con formación científica que tratan de buena fe y con conocimientos técnicos de aplicar formas de validación científica en unas circunstancias, por definición, muy difíciles de controlar.

A partir de ese principio, Cortés dirige una película que se revela como una inteligente variación de la historia de género. ¿En qué consiste esa hábil manipulación de las convenciones del género de terror? Pues en que como en un buen thriller psicológico, los dos investigadores, la madura doctora Matheson y el joven Tom Bukley  (la Weaver y Cillian Murphy), irónicos e implacables descubridores de todo tipo de supercherías, guardan ambos secretos dentro del armario que pondrán en cuestión todo el trabajo que realizan y cómo lo realizan. Es decir, Cortés se queda con nosotros: primero azuza nuestro escepticismo mostrando lo que casi todos pensamos de esas "actuaciones"  de "personas con poderes paranormales" y nos dará un trepidante final donde, voilà, todo se trastoca, se abren los interrogantes y nos quedamos pensando qué diablos ha querido decir Cortés con ese final. Punto que naturalmente no les desvelaré, pues "Luces rojas" merece un visionado atento, aunque acaben estando ni poco ni nada de acuerdo con la tesis -si hay tesis- de la película.

Mientras, se habrán interesado, y mucho, en ese duelo que se plantea entre el maduro y experimentado "espiritista" que interpreta. con sus tics y solvencia  habituales el gran Robert de Niro y el inquietante joven Murphy, un auténtico duelo interpretativo y de concepto, ya que  vemos a la verdad frente a la mentira, a lo real contra la superchería. Y que lo que está en juego rebasa ese duelo y se convierte en una especie de venganza personal y en la consecución del reto intelectual y espiritual que el personaje del joven investigador tiene planteado.

Magnifica dirección de actores, sólida dirección artística y de edición, ambiente y fotografía a tenor con el nivel, en el que el sonido también es clave y la música se ajusta perfectamente con el dramatismo de las escenas. Mención especial al actor Toby Jones, que hace de melifluo profesor universitario, rival de la Weaver. Interesante película.

 

     
   
  

 

Compartir este post
Repost0
23 abril 2012 1 23 /04 /abril /2012 08:34

la-cazarrecompensas-cartel.jpg

 El problema de esta peli, que no llega ni a distracción televisiva de serie de tercera categoría, es que pertenece a ese peligroso tipo de peliculas-saga basadas en novelas best seller de cierto éxito que van sacando cada año un ejemplar de continuación de la saga. En este caso pertenece a la serie de novelas sobre el personaje de Stephanie, la cazarecompensas, firmada por Janet Evanovich y que ya suma dieciocho entregas. A ello se añade el detalle aún más inquietante de que la protagonista Katherine Heigl, prodigioso ejemplo de "actriz" con hermoso rostro sin expresión precisa, parece estar dispuesta a lo que sea con tan de constituir la franquicia de Stephanie, una increíble "agente" que no tiene más que atractivo físico y presenta un encefalograma plano durante toda la actuación, de una previsibilidad y absurdo verdaderamente de manual...psicopatológico.

Dirigir este producto como lo ha hecho Julia Anne Robinson, solo es comprensible si tenemos en cuneta la crisis-- de todo tipo-- que vivimos. Pero aun asi se hace buen cine, a veces. En esta ocasion no ha habido suerte. El mensaje inteligente es nulo y solo el pequeño detalle de que es la actriz quien financia la cosa, hace entender un poco el por qué de la existencia de la película. No les puedo dar el dato de si los premios Razzia de este año (que premia a las peores peliculas) han tenido en cuenta "La cazarecompensas", pero yo la he colocado en mi personal y privada lista de las peliculas insultantes vistas por error. NO hay logica argumental, ambientes cuidados, personajes interesantes, situaciones creibles y emocionantes,  y sí una planificación de incompetentes, moral de chiste barato, mojigatería visual, clichés desgastados, tópicos vergonzantes...y la aparición como secundaria de lujo de Debbie Reynols que debe pasar por un mal momento económico a tenor de su presencia y un mal momento interpretativo a tenor de su papel (qué tiempos cuando interpretaba "Cantando bajo la lluvia"). En fin, no gastemos más tiempo en ella. Busquen otra pelicula para ver. Hay muchas bastante interesantes y que no les dejarán ese bochornoso sentimiento de verguenza ajena.

Compartir este post
Repost0
22 abril 2012 7 22 /04 /abril /2012 09:15

contraband-cartel1.jpg

Pocas películas como esta ilustran el carácter mercantil y de puro negocio que a veces toma la realización de filmes. Me refiero a la metahistoria de "Contraband", un producto un poco por encima de la mediocridad que nace como un remake de una película "Reykjavik-Rotterdam" de 2008, cuyo productor y protagonista se ha metido en la aventura de dirigirla en Estados Unidos. Ahí es nada, una historia que pasó bastante inadvertida por nuestras pantallas se convierte en una tentativa clarisima de best-seller cinematográfico. Para ello cuenta con la historia original --NADA ORIGINAL-- contrabando de drogas, antiguo delincuente en vías de regularización, familia del susodicho puesta en peligro por un tarambana secundario que pertenece a la familia, vuelta a la acción ilegal del ahora buen chico y complicaciones en las que se pone en peligro a la mujer y los niños del forzado delincuente reincidente. Todo ello bien adobado con ciertas dosis de acción  y denuncias habituales de la habitual corrupción de autoridades, más el ser  protagonizada por un actor con "tirón", Mark Wahlberg, un actor sobrio y firme que siempre ostenta un gesto de concentrada furia potencial.

 Le van a Mark los remakes de peliculas europeas. Hace años triunfó en las salas con  la copia americana de "Un trabajo en Italia" y ahora trata de hacerlo con esta historia de defensa de los valores familiares que no convence mucho, pese a la divertida actuación de Giovanni Ribisi como sociópata, quedando un poco por debajo del original islandés, donde realmente la redención del simbolo familiar tiene mucho más peso (recuerda en algún momento, pero poco, a la angustia de "El cabo del miedo").

El realizador deja pues bastante de lado el drama humano de su primera película y aqui  se lanza ni corto ni perezoso a la vorágine del thriller marginal, dotando a la cinta de un ritmo endiablado, baladí y superficial con muchos movimientos de cámara y de objetivo y una ligereza moral en los personajes que hacen poco convincente la defensa familiar que apuntábamos, aunque como suele suceder con Mark Wahlberg, aceptamos con simpatía el papael de chico malo que ahora es bueno, ese hijo descarriado del vecino que nos cae simpatico y que vuelve a la legalidad para demostrar que es buena persona. En el final, previsible y poco emocionante, parece diluirse todo ese movimiento y el espectador sale de la sala algo fatigado, aunque no descontento. Y seguramente sin recordar muy bien qué es lo que no le ha acabado de convencer...

 

 

Compartir este post
Repost0
21 abril 2012 6 21 /04 /abril /2012 09:53

 

la-montana-rusa-cartel.jpg

Según esta olvidable película, cuando la protagonista de la historia comienza a interesarse por el sexo (a los diez añitos de edad) se le ocurre suponer que lo que sienten las mujeres al practicarlo es semejante a lo que se experimenta al montar en una montaña rusa (a tenor de los gemidos de su madre que escucha a través de la pared). Asi que en cuanto está en edad de merecer trata de montárselo con todo el que puede para ver si siente el mismo vértigo. Las experiencias sucesivas son previsiblemente patéticas y la chica se convierte en una frígida. Entonces conoce al hombre de su vida, que aunque se lo propone entre sufridas sonrisas y diálogo de adolescente cortado, no logra arrancarle los gemidos deseados y después al mejor amigo --aunque en ningun momento de la pelicula lo parece-- de su pareja, un actor metido a payaso que se muestra de una rijosidad cascabelera y que, ese sí, le hace gemir a gusto. Evidentemente el drama, el trío,  está servido y todo acontece como cabe de esperar con alguna secuencia divertida entre medio (aunque la que debia marcar el climax, el enfrentamiento de los dos hombres vestidos de payaso ante un público desconcertado y en la inopia, se malogra por falta de pulso dramático, o cómico). Pues bien, "La montaña rusa" de un director generalmente bueno, Emilio Martínez Lázaro, es solo eso, un -mal- tratado de sexo a tres que, en esencia, parece superficial, previsible, poco sensual y de un erotismo bastante de manual. Así que sexo, mucho sexo, que carece de lo más elelmental: excitación sensual. Salvando a Ernesto Alterio, el rijoso payaso (y eso tras decirles que aquí es un actor desaprovechado), tanto Alberto San Juan como Verónica Sánchez, no acaban de entrar en el filme de una forma minimamente creíble. La química entre ellos es mas bien escasa y Verónica, aparte la belleza y rotundidad de su joven cuerpo, sólo parece vibrar un poquito con los presuntos saberes de Alterio y en general no imprime a su papel, y por tanto al filme, más que una bella buena voluntad sin apenas garra dramática o cómica. Las secuencias de sexo parecen realizadas por un estudiante de secundaria harto de calentones cerebrales pero con el codigo de la censura bien instalado en las meninges. Y todo narrado por una voz en off absolutamente innecesaria y que deja dudas razonables sobre la inteligencia y el sentido común de la joven obsesionada por el sexo y las montañas rusas.

Si la comparamos con "El otro lado de la cama"...no hay punto de comparación, ni con "Trece rosas", ni con "Carreteras secundarias". La verdad es que no parece surgida de la misma batuta. Reconozco la voluntad de innovación, pero hacer una pelicula de sexo requiere algo más que cierta eficacia técnica a la hora de situar las camaras durante el acto más repetido del mundo, a fin de no enseñar nada que haga poner la calificacion de porno a la pelicula. Amigo Emilio, ve a aprender con "Shame". Pues todo en tu última película es reiteración "ad nauseam", guión fallido, ritmo fallido, duración excesiva y final de coitus interruptus.

 

 

Compartir este post
Repost0
20 abril 2012 5 20 /04 /abril /2012 07:19
HastalaVista02.jpg
Hace unos días les comenté la película "Intocable" de los franceses Eric Toledano y Olivier Nakache que nos narraba en tono de agridulce comedia la relación que se establece entre un tetrapléjico, condenado a vivir en una silla de ruedas, con la mente despierta en todo un cuerpo dormido ,y un muchacho negro que le hace de acompañante y que logra con su humor y vitalidad, dar sentido a una vida reducida prácticamente a la amargura y el colapso.
Pues bien, esta semana, tenemos una película belga, "Hasta la vista", que dirige Geoffrey Enthoven,  que nos presenta una historia  tragicómica, mucho menos redonda y comercial que la francesa, pero con más sentido de la realidad, menos trampas emocionales en el argumento  y más cercana a lo que se puede pensar de la difícil existencia de esos minusválidos.
 La dura realidad de esas personas con problemas de movilidad, de vivir la vida cotidiana con los sentidos menoscabados, ya sea la vista o el movimiento, queda reflejada en una cinta nada complaciente que, no obstante, circula a menudo por caminos de comedia negra sin complejos de ninguna clase. Como declaró el director de la película cuando recogió la Espiga de Oro de la Semana de Cine de Vallladolid por esta cinta:"Es un tema que muestra el lado duro de la realidad, a la vez trasmite que hay esperanza. Me gusta mezclar el lado más divertido con el más oscuro, pero siempre desde un punto de vista optimista, dando soluciones. Esta película era muy arriesgada. Mezclar el tema de la discapacidad con el sexo... Pero ha quedado una buena historia".
Y así es. Se trata de tres chicos jóvenes aficionados al vino y que adoran --desde lejos-- a las mujeres, como es lógico dada su edad y la salud y normalidad de sus mentes (aunque, ay, no de sus cuerpos). Los muchachos se ponen de acuerdo para hacer un viaje a Francia y España para degustar vinos. Y asi convencen a sus familias para que les pemritan el viaje en condiciones adecuadas (vehículo adecuado con chófer y enfermero). Aunque es un pretexto para acudir a un burdel supuestamente andaluz --siempre el tópico-- especializado en personas con minusvalías. Uno de ellos es tetrapléjico y solo tiene movilidad en el rostro, otro es ciego y el tercero tienj una enfermedad cerebral degenerativa en fase terminal que ya le ha desahuciado y que le obliga a ir en silla de ruedas pero que no ha yterminado con su ansia de vivir y gozar.
Elementos de comedia negra a tope: mezclar minusvalías tan serias con la busqueda juvenil de sexo. Dice el director:  "En un principio quisimos rodar la película con actores discapacitados de verdad, porque no suelen tener oportunidades para desarrollarse como actores, pero optamos por contratar a actores profesionales porque daba la impresión de que estábamos repitiendo el documental, aunque respetamos el realismo de sus necesidades y limitaciones".
Los tres jóvenes actores han realizado un magnífico trabajo: Robert Vanden Thoren, Gilles de Schryver y Tom Audenaert, haciendo realmente creíbles sus papeles. Isabelle de Hertogh está magnífica en su poco agradecido rol de la conductora -cuidadora que les acompaña en el viaje. Durante casi todo el tiempo el fime se desarrolla como una comedia negra donde no se nos ahorran momentos duros, pero donde la vitalidad, el humor y la vulnerabilidad de los tres jóvenes logran enternecer al espectador. No hay lugar para lagrimitas o dulzuras proyectadas. Los chicos son duros, intransigentes, desagradecidos, mezquinos y tortuosos, pero son reales, sufren, aman, desean y por encima de todo, aceptan su situación y su miseria con envidiable valor y entereza.
No hay nada modélico en la pelicula, si se buscan moralejas o moralinas. Todo es como es. Nada de sentimentalismo, pero bastante sentimiento. Menos el de la autocomplacencia, a Dios gracias. Ni siquiera al final, donde la tragedia esperada se cumple, se pierde un ápice del realismo vibrante de la cinta y se nos muestra el complejo entramado de la vida que, donde cierra una existencia, abre la esperanza en otro lado.
.
Compartir este post
Repost0
19 abril 2012 4 19 /04 /abril /2012 07:40

 

Vaya por delante que tengo una enorme simpatía por  Félix J. Palma, un escritor gaditano de 43 años que ya me sorprendió muy agradablemente con su novela "El mapa del tiempo" con el que se llevó, con justicia, el XL Premio de novela Ateneo de Sevilla (y editó Algaida en 2008). El amigo Palma no es un "trilero literario" de esos que te prometen trascendencia y te dan dolor de cabeza o se consideran Proust o Joyce redivivos gracias a ser convenientemente jaleados por algunos de los grupos de poder literario que manejan el cotarro en este país. Felix J. Palma es un escritor de aventuras, dotado de una buena técnica literaria, que no dice tonterías bajo el disfraz de supuesta genialidad, que escribe novelas para entretener y divertir al personal, que no se oculta de ello y que además está orgulloso de mostrar sus cartas sin problemas de ego ni de superego.

Y así, en "El mapa del tiempo" con un estilo que nos recuerda a Conan Doyle, Stevenson o Wells, Palma recrea el Londres de 1896, nos hace partícipes de la estrambótica propuesta de la empresa de Viajes temporales de Murray  basada en los sueños de "La máquina del tiempo" de H.G. Wells, que se convertirá en un personaje más de la novela, con cuitas y quebrantos dentro de una trama dinámica, en la que las aventuras, los misterios, la violencia (incluida la ayudita de Jack el destripador)hacen que las 622 páginas del folletón nos dejen un buen sabor de boca antes que una mala migraña,  mientras paladeamos la entrada en escena de "figurantes" como Bram Stoker (el autor de "Dracula"), Henry james, Dorian Grey o Allan Quaterman.

Y aquí está el secreto de este brillante escritor "menor" (léase como irónica referencia al tamaño de las dos novelas que hoy comentamos): es un  maestro andante de la metaliteratura, es decir de hacer con los elementos literarios de otros una nueva literatura (en este caso, gracias a Dios, con el respeto debido a los clásico citados: una especie de guiño a todos los lectores y sobre todo a los muy leídos, es decir a los "lletraferits").

Mezcla de géneros y también mezcolanza de personajes reales y ficticios, ciencia ficción clásica, al lado de relato de aventuras victoriano, detectivesco o romántico. Y para que no quede lugar a dudas de que el éxito formidable de "El mapa del Tiempo" no se debía a la suerte del principiante --me refiero en este género mix de amplios vuelos; el autor ya habia dado pruebas de su calidad en relatos como "El vigilante de la salamandra"-- el amigo Félix se saca de la manga "El mapa del cielo", 738 páginas, en las que volvemos al Londres victoriano --unos antes antes, es una precuela-- y se nos embarca en una trepidante y variadisima aventura que nos llevará al Polo Sur a buscar una entrada al centro de la tierra o nos enfrentará a la angustias de la invasión marciana que habia descrito H.G. Wells --nuevamente personaje esencial en esta segunda novela del ciclo-- en la "La guerra de los mundos". También conocemos los habitantes de la Luna, guiño a Meliès y a Verne, y un repaso a misterios y deseos inscritos en el mapa del cielo, que es como decir en el mapa de los sueños. Y todo esto, bien escrito (qué delicia) y mejor resuelto, eso sí, nuevamente sin trampas ni cartón.

En la forma en que Palma presenta sus dos libros, ya en la primera página, da al lector las claves para entender el "deus et maquina" de este novelista: como en las antiguas barracas de feria, en las que se nos presentaban las supuestas maravillas de un mundo increíble, Felix nos dice: "Adelante, apreciado lector, sumérgete en las apasionantes páginas de nuestro folletín, donde encontrarás aventuras con las que no habrías podido soñar"... Para acabar con un "Si esta historia no despierta en ti grandes emociones, te devolvemos los cinco centavos para que los emplees en algo más emocionante...si lo encuentras". 

Este es el mensaje que no se nos disfraza: vamos a imaginar lo inimaginsblr, con textos que parecen escritos por los autores de la novela clasica anglosajona de aventuras, misterio, ciencia ficción, intriga...justos aquellos que luego saldrán como personajes. Y diviertanse, sabiendo que todo es un juego diseñado para sorprenderles.

Por tanto es un pastiche literario muy bien logrado, aunando imaginación, creatividad y guiños al lector. El autor de estas lineas, que se ha pasado media vida leyendo fascinado a Conan Doyle, Stevenson, Poe, Verne, Wells, Chesterton, Dickens, Stoker, Wilde y "tantti altri", se ha sentido feliz y satisfecho al ver a viejos personajes conocidos suyos desde la infancia casi, revivir en las páginas de Palma. Como muestra un botón: Jeremiah Reynolds el explorador  de "El mapa del cielo" que quería hallar una entrada al centro de la tierra en el polo Sur, (donde se encontraría con la expedición marciana),  es una adaptación bien lograda de Malone, el periodista que acompaña al profesor Challenger a la expedidión al "Mundo Perdido" de Conan Doyle. Revivimos a los personajes de nuestros sueños novelescos juveniles gracias a J. Palma. Quizá lo único que me irrita un poco es la técnica del narrador omnisciente que se dirige una y otra vez al lector. Entiendo que forma parte del juego de estilo imitativo, pero estimo que se le va un poco la mano al, por otra parte, admirable folletinista (en el buen sentido) andaluz. Por hacer una comparación ilustrativa, Felix J. Palma es a los autores citados, lo que la moderna versión  en el cine de "Sherlock Holmes" de Ritchie es al clásico de Conan Doyle. Un juego exagerado y divertido...y rabiosamente moderno y popular aunque el Sherlock de Downey Jr. vista como un héroe victoriano. Y cito el cine porque nuestro autor hace continuas "calas" en el imaginario cinematografico, desde "La cosa" o "Terminator" la "La guerra de los mundos", "La aventura de Arthur Gordon Pym" (de Poe) o "La liga de los hombres extraordinarios".  En resumen: una obra que rescata el placer de leer por,puro placer y en donde uno encuentra citas continuas a peliculas, comics y novelas populares que nos fascinaron.

 

FICHA: "EL MAPA DEL TIEMPO".-Félix J. Palma.Ed. Algaida. 622 págs. 22 euros.

             "EL MAPA DEL CIELO".- Félix J. Palma. Ed. Plaza Janés, 738 págs. 21.90 euros 


   
 

 

 

 

Compartir este post
Repost0
18 abril 2012 3 18 /04 /abril /2012 16:10

villa-amalia-cartel.jpg

Renacer en la propia vida. La mujer que interpreta, con su economía de gestos habitual Isabelle Huppert, decide tras una presunta infidelidad de su marido, cambiar totalmente de vida. Es decir acabar con el pasado en su integridad y nacer a otra vida que se va realizando a través de los actos cotidianos, en los que lo físico es una llave maestra indudable. La mujer, concertista de exito, abandona su profesión, de un día para otro, cancela sus cuentas, elimina los móviles, vende su casa y sus pianos y solo conserva a un amigo de la infancia que ha aparecido en el momento y el sitio adecuados, de una forma inesperada y providencial.

Mas de la mitad del metraje de la cinta nos va narrando los pequeños eventos de la huida, paisajes, soledades, alguna compañía sexual eventual y en el silencio y la imperturbabilidad de una mirada o una sonrisa desvaida y ausente, la película nos lleva al encuentro casual de la protagonista con el lugar ansiado, una casita roja en una isla italiana, frente al Mediterráneo, solitaria y de difícil acceso, en lo alto de un acantilado.

La película se demora, se vuelve lenta y un poco reiterativa, la musica compone un fondo vital permanente, un aire de ansiedad y al tiempo vitalidad. La mujer encuentra a otra muchacha que viene a vivir con ella y con la que comparte algo, no sabemos qué. El amigo unico viene a visitarla, todo es bastante lineal, sereno, pero uno percibe el oleaje tras la superficie aparentemente en calma. Aunque no sabemos qué es lo que conmueve a la protagonista. Si es que hay algo. Asi que la película acabará con un plano lejano en el que la pianista vuelve a su soledad isleña, a la casa frente al mar, ha enterrado a su madre y sabe que su amigo no tardará en morir, pero ella vuelve a "Villa Amalia" y contempla la majestuosa puesta de sol, nuevamente sola.

Benoit Jacquot, el director, no se atreve a indagar demasiado en la frialdad expresiva de la Huppert, a quien la suspensión voluntaria de la memoria y el alejamiento emocional parecen haber dado una paz estólida y poco empática. No nos conmueve ese itinerario de huidas y hallazgos, pero gozamos del tempo comtemplativo que la mujer no deja de buscar, aunque rechaza los brazos de su amigo Georges (un muy herido y sensible Jean-Hugues Anglade). Todo se queda en la superficie, un edén idílico en el que no hay ninguna pareja primigenia, solo una mujer cuyas corrientes y tempestades internas nos son ajenas. Hay una enorme fortaleza, una obstinación salvaje, una soledad irredenta en ese personaje que la Huppert borda con su sabiduría de actriz y esa potencialidad salvaje que hay en su cuerpo y en su mirada. En el fondo no está tan lejor de su papel brutal en "La pianista" de Michael Haneke, uno podría pensar que esta concertista huidiza de "Villa Amalia" será en cualquier momento la enloquecida bacante de la dura cinta de Haneke.El empeño auto destructivo de nuestra protagonista no logra blindarla contra algunas, pocas, señales de carencias sentimentales, de fragilidad emocional. Esas son las únicas que permiten al espectador intuir el enorme calado interno del sufrimiento y la amargura de esa mujer. Desconcierta esta película con su paradójica luminosidad y la oscuridad que se barrunta en su personaje principal.

 

 

 

Compartir este post
Repost0
17 abril 2012 2 17 /04 /abril /2012 09:39

tres-veces-20-anos-cartel.jpg

 Julie Gavras, hija del magnífico director francés de origen griego Costa-Gavras (cuyo cine de compromiso político se ha hecho inolvidable para al menos dos generaciones, ¿quién no ha recibido los impactos político-emocionales de "Z", "Estado de sitio" o "Missing"?), demuestra con esta película que aún no posee el dominio del lenguaje cinematográfico de su padre aunque su temática es más amable, menos trágica, juega con el drama y la comedia realista, sin llegar a decantarse claramente por ninguno, creando un híbrido con secuencias algo inoportunas y mal resueltas. En "Tres veces 20 años", curioso pero ilustrativo título español de "Late Bloomers" , Julie nos presenta el caso de un matrimonio que roza esa situación del título, es decir que está en la frontera que marcan actualmente los sesenta años de una cierta vida normalmente activa de la cercana senectud y las reacciones diversas que tal situación provoca en hombres y mujeres, o de huida hacia la juventud perdida o de asunción y compromiso, o las posturas depresivas y minusvalorantes.

Al inicio del filme vemos un episodio de olvido, de falta de memoria, que hace pensar a la protagonista, una encantadora Isabella Rossellini (cada vez más parecida a su madre, la Bergman) que en sus cincuenta y muchos está siendo víctima de un comienzo de alzheimer. Vivimos de nuevo la angustia a las que nos remitía un filme comentado hace poco tiempo, "Arrugas" de Ignacio Ferreras, en el que se nos mostraba a través del comic una historia de ancianos, residencia, drama y comedia en la que esa enfermedad tenía un papel protagonista. No ocurre así en la que comentamos. Aquí las fronteras están más difusas. Como hemos dicho ni hay tanto drama ni tampoco tanta comedia.

En ésta película, la tan cantada crisis de la tercera edad invade el mensaje costumbrista de la película que nos va narrando con cierto toque de comedia latina, las vidas cotidianas de una pareja de excepción, dos actores como la copa de un pino: la citada Isabella y el incombustible William Hurt, precisamente con la edad, más seguro de si mismo y de sus registros como actor dramático, uno de los rostros coriáceos del cine, de una expresividad minimalista de gran calado (al estilo de Clint Eastwood, por ejemplo, o del joven Ryan Gosling, de "Drive" o de "Los idus de marzo"). Ella jubilada de la enseñanza y él intentando conectar con la juventud perdida a traves de su profesión, arquitecto.

Tras un intento de recuperación equivocada del tono vital por parte de ella a traves de clases de aquagim y un ritmo más rápido de vida, la carga de la metáfora de la película la ilustra él. Las respectivas infidelidades con personas mas jovenes no parecen, en los dos casos, superar la anécdota trivial y nada explicada (en ningun momento vemos si ha tenido la relación algun tipo de efecto postivio o negativo en ellos), para acabar en una mutua y casi ridicula aceptación que se plasma en la secuencia del cementerio, rozando una innecesaria y torpe broma entre las tumbas. Pelicula irregular que hace meditar en la poca consistencia de quien cree que "de tal palo tal astilla" se cumple también en el cine.

 

 

Compartir este post
Repost0
16 abril 2012 1 16 /04 /abril /2012 07:04

HEROES-LOS-GRANDES-PERSONAJES-DEL-IMAGINARIO-DE-NUESTRA-LIT.jpgHoy ha sido un dia perfecto. Sendero matinal por la Mola Tosca, a un paso de Fuentespalda, una meseta trapezoidal de poco mas de mil metros que se extiende por las alturas, llaneando, frente a las moles de la Picossa y de La Caixa. Ha sido un paseo hermoso, una pista en medio de  un bosque que cubre la alargada cima mesetaria. Silencio total, nubes bajas que han ido dejando resquicios de sol, un poco de frio vitalizador. Casi tres horas de paseo sin desniveles apreciables, una vez se está arriba. Caminar vivo, rápido sin ser extenuante, parando de vez en cuando para ver el paisaje, un árbol hermoso, una cortada de rocas sobre el valle, el horizonte tormentoso que luego queda en nada. Asi es esta tierra. Sigo amando los caprichosos dibujos de sus gigantescas nubes. Tengo mas de mil fotos de nubes evanescentes, dramáticas, sutiles, poéticas, rotundas, amenazantes, bucólicas, tiernas, esponjosas...En casa me espera un paquete de libros. De mis amigos de Siruela. Una de mis editoriales preferidas. Me envían el "Héroes" de Bruce Meyer. "Los grandes personajes del imaginario de nuestra literatura".  Y el clásico de George Steiner, "Los libros que nunca he escrito". Aún ahora, después de tantos decenios de trato con los libros, de amor profundo o de relación casquivana y frívola, de afecto al primer vistazo o de trabajosa amistad, me sigue emocionando el primer contacto. Casi tan virgen, ingenuo y esperanzado como cuando recién entrado en la adolescencia vibraba con la portada de "La isla del tesoro" o "Las aventuras de Guillermo" o "20.000 leguas de viaje submarino" o "Estudio en escarlata" o "Don Quijote" o "Los tres mosqueteros"...

Me he aposentado en el estudio, frente a la terraza del "nido de nubes", he encendido un "Partagás 898" --el primer puro de 2012-- y he comenzado a "hacer catas" en los dos libros recién ingresados. Ante los celos, supongo, de los que están en la mesa de trabajo, alguno a punto de terminar su labor, otros a medias y algun otro en espera. Pero ellos saben que, excepto en alguna rara ocasión, las "catas" dejan espacio para volver a ellos de una forma más reposada y ocupan el lugar que les corresponde, más o menos, bajo el siempre caótico orden de las preferencias electivas.

 

 

Compartir este post
Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens