Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
9 enero 2013 3 09 /01 /enero /2013 08:29

excursiones-8993.JPGEl macizo de Montserrat tiene numerosos senderos y "dreseras" de subida y bajada que, con el Monasterio como centro referencial, atraviesan la impresionante montaña por los cuatro puntos cardinales, rivalizando entre sí en belleza, soledad, popularidad, dificultades o esfuerzo. Haremos referencia a varias de esas ascensiones en otros reportajes, pero empezaremos con un clásico: la subida por la "dressera" de Fra Gari, en Collbató, con sus relativas dificultades de escalada simple, usando las manos. Es una excursión fácil y que se puede hacer a ritmo de paseo en tres horas más o menos, indicado para entrenarnos tras las fiestas navideñas. Haremos una excursión con dos alternativas, una larga y otra corta. La más exigente se desvía casi cumplida la subida clásica de Fra Gali, a unos tres cuartos de hora de ascenso, en un desvío  marcado con una flecha amarilla sobre la roca, que allí forma un pequeño abrigo. Se abandona el sendero principal que sigue subiendo abruptamente y se dirige uno a la derecha, una plataforma abierta sobre el paisaje de rocas y el bosque y campos de labor abajo. Desde ese punto, a la izquierda comienza una fuerte bajada por un sendero bastante desdibujado pero bien orientado, un sendero olvidado que atraviesa "la garganta del silencio" --nombre que hemos dado al Torrente de Sta. Caterina por su ambiente sosegado, y vuelve a subir hasta llegar a las moles de los "Tres samurais", cresteando por la última hasta volver a subir al Camino de las Baterías.  Es esta una senda crestera excavada en la roca, con numerosas baumas y paredes inexpugnables salpicadas de vegetación salvaje, recorriendo a media altura las laderas escarpadas del sur. Una vez en el Camino, a la izquierda para visitar la famosa piedra de la "taca blanca" o del "llansol" y unirnos al Camino anterior,  o desviándonos a la derecha hacer una nueva y fuerte subida hacia la ermita de Sant Joan donde hasta mediados del siglo XX existía un  modesto restaurante con unas vistas inmensas, la pista del funicular que va desde el Monasterio a Sant Joan --donde existe un centro de interpretación de la zona-- la explanada de las Tarántulas y bajada por el camino de la Santa Cova y las cuevas del Salnitre hasta Collbató. Es esta la alternativa excursionista para los que tienen mas tiempo y energía: una excursión de unas 4h y media, con subidas empinadas (unos 400 y pico m de desnivel positivo y negativo) y tramos de fácil paseo y unas magnificas  panorámicas de las vertientes sur y sureste del macizo.

En ambos casos el punto de salida es el pueblo de Collbató. Vamos a la plaza de la Iglesia, a casi 400 m de altura y nos dirigimos  a la izquierda a buscar la calle de la Dresera, en cuyo final, junto a un depósito de agua y un cartel explicativo, comienza el sendero que está señalizado con barras rojas y blancas pintadas sobre la piedra. Dejamos una urbanización --hay un pequeño parking al aire libre en una de las calles-- y pasamos por un bosquecillo de matorral y ginesta. Enfrente justo está la subida, muy empinada, por las imponentes rocas que presentan un telón de fondo impresionante.

excursiones-8990.JPGOlivos, pinos, almendros, la tupida ginesta con sus flores amarillas y el camino que se enfila por la montaña, pedregoso, la colina del Pujol la dejamos a la derecha, y vemos ya el camino que se desvía por terrazas de rocas que limitaban antiguos campos de cultivo y olivares abandonados (a la izquierda dejamos un camino más llano y cómodo, el llamado Dels Graus, que va hacia el Llansol, la roca donde nacionalistas de los dos banderas se disputan pintadas) . El camino se va haciendo cada vez más angosto y hay que usar las manos, como dijimos, en pequeñas grimpadas sin dificultad. Subimos por unas grietas a mano izquierda de las cimas, en algunos momentos usamos escalones excavados en la roca viva y pasamos junto al torrente de la Fonseca.

En ese punto hay un pequeño mirador  llamado "llit o cadira dén Gari". Abajo a la izquierda podemos ver, si nos fijamos, el hueco de la Cova Gran medio tapado por los arbustos y desde el mirador, donde algun esforzado caminante ha construido un asiento de piedra, un paisaje extraordinario que es nuestro compañero permanente, a nuestras espaldas, durante toda la subida.

Habrá que enfilar otra estrecha garganta, un hendidura en la pared de la montaña, en la que manos hábiles han tallado escalones para hacer más cómoda la subida. Alguna que otra grimpada sin dificultad que añade emoción al ascenso. Llegamos a una pequeña planicie  o descanso horizontal, donde se encuentra el lugar en el que abandonamos el sendero de Fra Garí. Seguimos a la derecha para cruzar el torrente de Santa Caterina (hay que llegar al fondo y volver a subir hacia la cima opuesta hacia el coll de les Garrigoses, todo un recorrido en un silencio majestuoso). Cruzamos junto a las tres moles y volvemos al antiguo camino del Monasterio con las opciones que apuntamos al principio: a la derecha hacia Sant Miguel y desde allí bajar por el Cami de la Santa Cova y volver a Collbató --también podemos desde la ermita de Sant Miguel coger el camino empedrado de las Ermitas y llegarnos al Monasterio-- o a la izquierda del Camino, volver a Collbató, pasando por el Llansol, el Serrat de La Guardia y el Cami Vell de Collbató hasta coger el Cami de la Vinya Nova y volver al punto de partida.

Las tres opciones apuntadas oscilan entre las tres horas de la primera y las cinco o mas de las dos que pasan por las Covas del Salnitre o llegan hasta el Monasterio. Todas ellas muy recomendables. La aquí reseñada es, como dijimos de tres horas a lo sumo.

 

NO SE PIERDA

1.- La Cova del Salnitre.- Es una cavidad subterránea, de origen cárstico,  con acceso por carretera y parking, a unos minutos de Collbató y que forma parte de uno de los senderos reseñados aquí.  Para acceder a la cueva (cerrada excepto en horarios determinados) hay que subir 244 escalones. El fascinante recorrido por el interior  es de más de medio km y tiene una duración de 45 minutos, siempre se hace con guía. Durante el mes de junio se celebran allí festivales de sonido y música, dada la excelente sonoridad de la cueva, un mágico recorrido entre bosques de estalagtitas y estalagmitas.Parece que tuvo pobladores neolíticos y están documentadas las visitas frecuentes de artistas como Gaudí o Rusiñol. La Sala de la Catedral, con grandes bloques de piedra y un espacio enorme (100 m de altura) rivaliza en belleza con la de las Columnas y la del Pozo del Diablo. Las entradas se compran en una caseta de madera en el área de la ermita de la Salud, al pie de la carretera de acceso, junto a Collbató.

 

2.- EL MUSEO DEL MONASTERIO

Merece una visita al margen, pero si la excursión les lleva al Monasterio, no permitan que pase la oportunidad. El museo está situado en la plaza exterior del Monasterio. Fue una obra de Josep Puig i Cadafalch, el gran arquitecto de los años 20 y fue reformado en 2004. Hay cinco colecciones permanentes en el Museo y mas de 1300 objetos expuestos entre cuadros, tallas, esculturas o objetos arqueológicos del Oriente Bíblico (aportado por los monjes que vivieron allí y donaciones).  Hay un sarcofago egipcio del siglo XII aC, orfebrería del siglo XV al XX , cuadros  y tallas de Berruguete, Tiepolo o el Greco y un fondo impresionante de pinturas del XIX y XX con maestros de la talla de Fortuny, Casas, Nonell, Rusiñol, Degas, Moner, Picasso, Tàpies, Miró... En resumen, una joya poco conocida.

 

 

DOCUMENTACION

Aparte de los consabidos mapas y guías de Montserrat editados por Alpina  y Piolet en 1:25.000 y 1:30.000 acaba de aparecer --ya lo tienen en la Librería Serret de Valderrobres los lectores de la zona del Bajo Aragón-- el Montserrat, guía senderista, 20 itinerarios por el Parque Natural, también de Alpina, que incluye además del mapa general en 1:20.000, 6 mapas parciales de otras tantas vias de acceso al macizo, Marganell, Monistrol, Collbató, El Bruc y el propio Monasterio. También es muy recomendable el "Caminant a Montserrat" de Ramon Ribera, editado por Publicacions de L'Abadía de Montserrat (1998).

 

Compartir este post
Repost0
4 diciembre 2012 2 04 /12 /diciembre /2012 10:03

Ya he escrito sobre el delicioso pueblito de las faldas del Port, Pauls, y su amplia oferta de recorridos senderistas, lugares de belleza natural y punto de salida preferente para visitar los Monsagres, "por el otro lado", cadena montañosa que constituye un dramático y fascinante telón de fondo del caserío, cuyas casas se recortan sobre la enorme pared verde-gris discontinua, un sky line tortuoso y agreste, donde se distingue la Punta de la Espina, el coll de la Gilaberta, el macizo montsagrino y la abrupta roca calcárea de la Punta del Agua. Esta semana voy a proponer un recorrido circular, subida y bajada con una conexión en las cimas y altozanos del Montsagre de dos senderos no muy conocidos, de exigencias físicas modestas y unas vistas espectaculares sobre el valle de Pauls, la cadena montañesa del otro lado del valle y los propios rincones del fabuloso y variado Montsagre.

 Extraordinario sendero, variadísimo, de fuertes pendientes y de una belleza en rincones que te dejan en suspenso, perfiles montañosos, roquedales, bosques, balsas, fuentes, lugares umbríos o llenos de un sol radiante, rocas peladas donde las cabras aparecen y desaparecen como relámpagos de color oro lanzándose por pendientes endiabladas. La subida desde el pueblo recoleto de Pauls hacia el Montsagre, la fuente de Pauls, el Montsagre de Horta, la encrespada Punta de L'Aigua, el Tossal d'en Grilló, la gran balsa de la Refoia a los pies de la Mola Roja, son algunos de los rincones que podremos disfrutar en las 4 o 5 horas que dura el circular.

El sendero comienza en la parte más alta del pueblo, detrás del cementerio. Hay una antigua señalización en metal forjado y en una dirección, las señales de pintura del GR-171 y señales rojas en el otro sendero, que seguiremos a la vuelta. Los dos senderos se cruzan a unos quince minutos del inicio de la pista. El de la izquierda va al collado de la Gilaberta y el otro --el GR-- al Montsagre de Pauls, pasando por las Coves Rojas. Es indistinto que lo hagamos en un sentido o en otro. En los dos hay subidas duras y paisajes de ensueño. En esta ocasión seguimos la pista a la izquierda que durante un rato coincide con el antiguo camino real de Pauls a Horta, parajes por donde se establecieron los caballeros del Temple o los de San Juan en la lejana historia del lugar.

Una vez hemos dejado la pista, el sendero da un giro hacia la derecha y comienza a internarse en un bosque de pinos. Nos cruzamos con varios ejemplares de una planta autóctona de los Puertos, el palmito o margalló. El sendero desemboca en otra pista rodeada de bancales con olivos. Vamos cruzando tramos de pista de los sembrados y masias de la zona pero el camino sigue ascendiendo por la izquierda. Las señales impiden que nos perdamos en el dédalo de pistas y caminos por los que seguimos ascendiendo dejando el pueblo escondido tras las colinas y el valle de Pauls.Seguimos la subida por tramos de bosque, algunas tarteras de terrenos  calizos descompuestos y varias baumas o resguardos utilizados para los animales, con muretes de piedras secas.

El ascenso es en algunos tramos bastante penoso pero la belleza del entorno y las vistas sobre el valle, lo justifican. Hay un silencio majestuoso y la soledad campa en el entorno sosegado. Cruzamos antiguos bancales de siembra, ahora abandonados, invadidos por matorrales y árboles. El camino va haciendo lazadas en un bosque de encinas y pino negral. Dejamos atras el Barranco de las Fonts y el de los Morellars (donde el camino cruza entre grandes bloques de piedra blanquecina). Pasamos junto a la Cueva Siria (que se encuentra encima del camino y conviene visitar). Mas arriba, en un valle enquistado entre colinas agrestes, encontramos  la fuente de Horta, con el gran tronco vaciado que sirve de abrevadero y algunos asientos realizados con troncos.

En este punto ya comenzamos a ver las estribaciones de la Punta del Aigua y hacemos el recorrido por debajo el  espolón, atravesamos un bosque por un sendero empinadísmo (barranco de la Escudelleta) y llegamos al collado de la Gilaberta, donde otro poste indicador redirige hacia Pauls, una flecha a la derecha hacia el collado de Atans y el Montsagre de Horta y otro que indica la bajada hacia el Mas de les Creuetes y el Pujador de la Mala Dona.

Seguimos pues la dirección del collado de Atans, una subida fuerte, tiramos hacia la derecha cresteando en ocasiones y luego bajando al valle interno del Montsagre de Pauls, bajo la  Mola Grossa y el Tossal d'Engrilló, hacia el Pla de la Refoia (donde no llegaremos) sino que desviándonos a la derecha bajaremos hacia un valle alfombrado por cañas y matorrales de agua (allí nos encontramos con el gran tronco vaciado donde se embalsa la fuente del Montsagre de Pauls), justo debajo del embalse o laguna de la Refoia. En ese punto, podemos acercarnos a la gran balsa, un paraje de insólita belleza o bajar por un sendero poco visible, entre los matotrales, hacia el bosque (a nuestro derecha, al fondo,) acompañados por el riachuelo que mana de la fuente y que se pierde en el barranco de bajada.
Desde aquí seguimos una bajada permanente, entre boques de piedras y árboles de troncos tortuosos. Dejamos a la derecha una enorme bauma junto a un bosquecillo tupido, es un lugar umbrío donde crece una gran higuera, con una pared vertical humedecida por el torrente que suele bajar en epoca de lluvias, formando una catarata no muy abundante pero sí bellísima Luego el camino sigue junto a la roca, ascendiendo nuevamente para lanzarse cuesta abajo por el barranco de los Albadars. Poco antes de llegar al punto de encuentro con el sendero de subida, cruzamos una corriente de agua muy cantarina, el riachuelo Morella, creo que se llama, junto a unas fuentes, hasta conectar con la pista que nos llevará de nuevo a Pauls.

Esperen a la primavera para hacer este recorrido. En verano, es tórrido a pesar de discurrir bajo árboles en su mayor parte; en otoño suelen azotar unos vientos muy fríos y persistentes. Pero a comienzos de la primavera, a pesar del viento y el frio, los lugares que cruzamos son de una belleza majestuosa.

 

NO SE PIERDA

Una tranquila visita a la señorial villa de Pauls, con su castillo coronando la colina donde se asienta el pueblo. Hay un recorrido, muy recomendable, que puede complementar la excursión. Recorre un camino señalizado entre campos de cultivo y bosques. Si tienen tiempo, aconsejo estar un par de dias en la zona, se dedica un dia a  la subida a los Montsagres y una mañana a este recorrido de las fuentes de Pauls. Se sale por una pista alquitranada cercana al cementerio. Nos lleva al área de la Fonteta (una fuente que debido a la sequía ya hace años que no mana). El siguiente punto es la zona recreativa de Sant Roc, uno de los lugares mas representativos de la zona, con su enorme fuente de 17 caños de los que sale bastante caudal de agua, los arboles que la rodean, los merenderos de piedra, la ermita, decenas de aves, excursionistas que confluyen en este nudo de caminos, pinos, carrascas, tejos, robles...un lugar fascinante. También merece una visita El Ullals, otro punto de agua cercano que hace de esta lugar uno de los más feraces de los Puertos. Y, por supuesto la fuente del mas de l'Agustí, con su tinglado de ramales de pino ahuecado para que pase el agua. Quizá en otra ocasión le dediquemos más espacio a este pequeño paraíso a los pies del Montsagre.

 

DOCUMENTACIÓN

 

En la bien surtida librería de Serret en Vallderrobres encontraréis todos estos titulos, indispensables para conocer bien la zona. "Baix Ebre, 17 excursions a peu" de Vicent Pellicer, en editorial Azimut. Los "Itinerarios por los puertos de Beceite" de Jordi Bustos, uno de los clásicos junto a "Lo Port. 52 rutes de senderisme" de Joan J. Tirón en edit. Piolet. Y para rematar el "A peu pel massis del Port" del citado V. Pellicer, también en Azimut. En mapas, con el MTN50, de Horta de San Juan en 1:50.000 o el 496-II en 1:25.000, tendréis orientación suficiente.

Compartir este post
Repost0
20 noviembre 2012 2 20 /11 /noviembre /2012 08:47
01092011_004.jpg
A menos de 80m de ser un tres mil, el Carlit, situado en la Alta Cerdaña francesa, a pocos kilómetros del bello enclave español de Llivia, ofrece por su situación y sobre todo por su entorno la posibilidad de una excursión de las que hacen época. El racimo de lagos de alta montaña que rodean el Pico -- la segunda concentración más elevada de lagos glaciales de todo el Pirineo-, después de Aiguatortes en Lérida-- dan lugar a una serie de paisajes y rincones de una belleza natural que te dejan boquiabierto. Los lagos se concentran en el llamado Desert del Carlit y son todos lagos naturales de origen glaciar, excepto el lago de la Bullosa (tiene un dique de 350 m de largo construido para producir energía electrica para alimentar el famoso y delicioso PequeñoTren Amarillo, que remonta el valle del Tet desde Villafranca de Conflent hasta La Tour de Carol (la estación de tren más alta de Europa).
El Carlit es la montaña más alta de la Cerdaña (2921 m) y la facilidad de comunicaciones --que los franceses miman--, la convierte en una de los más visitadas, mientras que los ascensos a la cima atraen a tantos montañeros como el Aneto o la Pica d'Estats. Desde su cima es posible ver algunos de los picos más emblemáticos del Pirineo (Maladeta, Canigó, por ejemplo) y especialmente panoramas magníficos con más de una docena de lagos.
Comenzamos el sendero, muy evidente y bien señalizado con marcas amarillas, a la izquierda de la entrada al hotel Bones Heures, que se encuentra en el parque natural de Bouillouses, junto al gran lago de ese nombre, con el Puig Peric (2810 m) y el Peteit Peric (2690 m) como las dos emblematicas montañas que presiden la zona de los lagos. Un cartel nos informa que para subir al  Carlit necesitaremos un mínimo de tres horas y superar un desnivel de 916 m..El sendero, pedregoso y con desniveles va discurriendo por un bosque de pino negro y unos setos de rododendros, pequeños riachuelos y alguna que otra roca que entorpece la progresión. 
Atravesamos un llano, y el camino se ensancha y se convierte en paseo mientras bordeamos el primer lago, el de Viver. Seguimos hacia el oeste y pasamos muy cerca del Estany Negre, que dejamos a la izquierda. A continuación bordeamos por la derecha el Estany Sec, con su islote redondo en el centro. Seguimos el camino para bordear a la derecha el alargado Estany de la Comassa.
22092012_019.jpgA continuacion ascendemos una loma amplia hacia el norte y descubrimos dos pequeños Estanys más, el Llat y el Llong, de aguas prodigiosamente azules bajo el cielo de la Cerdaña.  Ascendemos la loma hasta la cima y distinguimos un lago más, un poco mas abajo a la izquierda, que es el Vallel,  y cuyo riachuelo de desague debemos cruzar por un pequeño puente metálico.
Subimos un repecho para llegar al valle principal del Carlit, desde donde contemplamos la hermosa montaña plena y de aspecto majestuoso, con su aparentemente inexpugnable falda surcada por torrenteras y tarteras empinadísimas. Hasta aquí nos hemos cruzado con pescadores y numerosos paseantes que suelen mezclarse con los que se atreven a realizar la subida al Carlit. Los primeros suelen realizar algunos de los muchos senderos balizados de paseo, que van bordeando todos los lagos de la zona (hay uno de 2h 30m y otro más largo de 5 h).
Debemos llegar al Coll Colomer (una subida fuerte en diagonal recta ascendente que nos lleva hasta la antrecima del Carlit) el tramo más exigente fisicamente. En ese repecho se encuentra el llamado Lago helado de Souberains (que dado lo avanzado del verano y la sequía encontramos sin hielo y con muy poca agua). Lo dejamos a la derecha y subimos un fuerte repecho . Cerca de aqui hay una encrucijada de caminos, uno de los cuales, descendente, es el que facilita el regreso al Bouillouses pasando por lagos que aún no hemos visto.
Desde el cuello, donde sopla un fuerte viento y hay varios abrigos de circulos pedregosos, ya se puede divisar la silueta bifronte del Carlit . Volvemos a ascender por una  arista muy inclinada que obliga a hacer trepadas sencillas pero continuas, hasta llegar a un paso desfiladero central --marcas rojas--donde en muchas ocasiones, debemos usar las manos para pasar por desniveles y grimpadas cada vez más exigentes, aunque sin llegar en ningun  momento a ser complicadas o de técnica superior, (nunca se excede el II grado). Impresionan los afilados bordes, en forma de hojas de cuaderno entreabierto, de las rocas rojizas o grises.
Tras superar este tramo que requiere atención y flexibilidad, llegamos a la antecima por una rampa  a la derecha que con fuerte desnivel y terreno bastante descompuesto va ascendiendo en lazadas. Desde allí tenemos acceso a la cima de la izquierda, la sur, que se considera la más alta del Carlit, y la norte, derecha, seis metros mas baja, separadas ambas por una cresta en corredor que se supera sin problemas.
Desde ese punto, donde se enclava una pequeña cruz de hierro y se amontonan los montañeros descansado y reponiendo fuerzas, hay un paisaje abierto en 360º, de una belleza sobrecogedora, con el Pico de St.Barthelemy, al norte, el Comapedrosa al O, el Puig Peric al NE, el Canigó al E y el Puigmal al SSE y al fondo  a la derecha el comienzo del gran lago de Matemale..
Para volver, descendemos nuevamente por la rampa pedregosa hasta el cuello, hacemos la destrepada por el roquedal (nos descuideis nunca la atención  en las bajadas, suele ser el momento en que se cometen errores de distracción y vienen los accidentes). Hay quien en ese punto sigue la cresta del Tossal Colomer y luego baja por la fuerte pedrera que llega hasta el sendero de subida. Vimos a una pareja bajando por la tartera dejándose resbalar. Si no tienes gran experiencia y más equilibrio, no es aconsejable. Nosotros bajamos por el mismo sendero de subida.
Se trata pues de un recorrido exigente de alta montaña que acumula las dificultades en su tramo final. Contando paradas leves y detenciones para hacer fotografías y admirar el paisaje, debemos sumar entre cinco y seis horas. Por supuesto, vale la pena, pero no se olviden la cámara.
        
   
PARA LLEGAR
 
Desde Puigcerdà nos dirigiremos a Perpignan, tomaremos la ruta que sube hacia Prades y Andorra (N116) hasta Mont-Louis. Allí pasamos la rotonda a la derecha en dirección a Formigueres (D118). A un kilómetro, está el desvío hacia el Lac des Bouillouses (D60). En los meses de verano, el acceso en coche está restringido, siendo necesario subir en autobús desde las 7 hasta las 19 h. El resto del año, el acceso es libre, pero la carretera sólo se mantiene en invierno hasta el Pla des Aveillans, por lo que con nieve resulta intransitable. Se puede usar el refugio de Bouillouses, que es propiedad del CAF (Club Alpino Francés) y está guardado todo el año con 48 plazas. Teléfono 04.68.04.93.88. Es el antiguo albergue de los obreros que construyeron el dique del lago de Bouillouses. Además el citado Hotel del Bones Hores o el albergue del Carlit con 16 plazas.
 
DOCUMENTACION
 
Indispensable la Carte de Randonnées "Pyrénées, nº8" o las de IGN, top25-2249ET y la top25-22490T. La primera se puede encontrar en "chez" Octavi Serret de Vallderrobres, las otras en librerías muy especializadas en montaña, aunque con la primera es suficiente.  La información sobre la zona de los Lacs des Bouillouses se puede pedir de mayo a octubre en el telefono oficial 0468042461. 
Compartir este post
Repost0
30 octubre 2012 2 30 /10 /octubre /2012 08:21

Aunque ya hemos caminado por estas tierras ensangrentadas en el pasado, donde el famoso Tigre del Maeztrazgo y sus partidarios compitieron en hacer tropelías y verter sangre con los liberales del Gobierno de Madrid, también se gestaron unas hazañas bélicas que aún esperan el novelista y el cineasta que les de carta de naturaleza. En esta ocasión vamos a evitar el famoso Pico Camiseta y nos vamos a desviar a la izquierda de Els Ports en una excursión de entre 5 y 6 horas que atraviesa una  zona encantadora de paisaje a menudo dramático con bastantes desniveles, entre bosques, encajonadas terrazas de cultivos abandonados, viejas masías en ruinas y muchos corrales y extensiones de pastos donde campan vacas y toros a sus anchas.

Para mayor comodidad sugiero que se deje un coche en la bella villa de Herbés, de la que hemos hablado en otros reportajes, llamada también Herbés Jussans para diferenciarla de Herbeset (mucho más arriba a 1147m) que se denominó Herbés Solerans. Con el otro vehículo subimos a Herbeset a través de una carretera de  montaña  (CV-110)  que es la misma por la que llegamos a Herbés desde Peñarroya de Tastavins y que se sigue a poco de pasar el pueblo.

Una vez en Herbeset comenzamos la excursión desde el extremo norte del pueblo, junto al caserío, bajo el cementerio, en una calleja que acaba en plena explotación ganadera. Tras cruzar una valla de ganado, bajamos por el barranco de Herbeset hacia el Mas de Giner por un sendero señalizado con marcas amarillas (el PR CV-373).

Empieza circulando por bancales de piedra seca (azagadores) rodeados de pinos y cultivos. No tardamos en bajar al fondo del barranco y ya dejamos los bancales para seguir un sendero de corriela entre un bosque  de carrascas y pinos.

Los desniveles comienzan a ser pronunciados muy pronto pero con la fresca el camino se hace relajadamente.  Las señales --algun que otro poste con la indicacion en forma de flecha de madera con el nombre del destino y el tiempo aproximado, en color amarillo--  indican que seguimos la dirección del refugio de Pereroles, magnificas instalaciones enclavadas en el comienzo de la serranía del mismo nombre (accesible desde la carretera N-232).

Comenzamos la subida del barranco del Grevolar tras pasar por los restos del Mas de Giner. El sendero nos llevará por el barranco hasta el Mas de Darsa.

Este es uno de los tramos más bellos del sendero. Hay un silencio espléndido y el camino pese al desnivel se hace agradablemente con el paseo perfumado por el espliego y el romero. Se intensifica la subida en el mismo Mas de Darsa, que  debemos cruzar por una rústica cancela de ganado, bajo la sombra intensa de higueras y moreras, castaños y encinas.  Seguimos la subida por un seco y polvoriento sendero con un murete de piedra seca. Estamos muy cerca del cruce con la carretera C-110, que deberemos cruzar para seguir al otro lado hacia el Pinaret del Floro.

En ese lugar de bastante altura, el paisaje ha ganado en extensión y luz. Desde allí comienza la primera bajada hacia Herbés, aunque una vez bajemos al valle habrá que hacer una nueva subida --y esta por fatigosa pista-- para alcanzar el último altozano antes del objetivo. Pero sigamos con njestro camino. Tras pasar la carretera y cruzar los grandes prados de pastoreo hay que estar atento. El sendero se bifurca. Un ramal va hacia la izquierda y es el que lleva a Pereroles. Nosotros debemos seguir hacia la derecha por el CV-374 que es el que nos dejará en Herbés, aún a 8 km de distancia.

El paisaje ha cambiado, grandes prados, pocos arboles, cancelas y corrales empedrados. Y también muchas reses. Vacas y toros que alzan la cabeza, atentos al paso de los intruosos. Vamos abriendo y cerrando cancelas, con un poco de cuidado por la presencia no siempre solo pintoresca de los astados.

Cruzamos otro bosque y llegamos a la gran explanada de una especie de urbanizació rural, casas remozadas, en uso, con varias instalaciones, formando un caserío cercado con vallas de alambre.

Nos internamos en otro bosque y bajamos por un sendero bien balizado con una cerca de espino a la derecha que impide la entrada al bosque. Un cartel nos avisa que es propiedad del Mas de Adell. Desde allí se abre una magnífica vista sobre las estribaciones de los Ports en cuya falda se encuentra nuestro destino, Herbés. Pero aún queda bastante recorrido.  Bajamos entre un bosque de coníferas.LLegaremos a los amplios corrales del gran Mas de Arnau, en semiruinas, y seguimos bajando entre arboles hasta buscar la pista forestal de Les Marrades. En ese punto comienza una fuerte y agotadora subida por la polvorienta pista que nos deja en una balsa de agua para uso de helicopteros contra incendios. Allí se nos abre todo el valle de Herbés a nuestros pies, aunque aún no se divisa el pueblo.

Alli la pista termina y comienza un sendero de fuerte bajada que muy pronto nos va regalando vistas del rojo caserío de Herbés, aunque deberemos bajar por una tartera de blanca roca descompuesta y por fin, entre sembrados y roquedales formando paredes, bajamos el barranco de la Escalona y volvemos a subir un sendero pedregoso hasta entrar en el pueblo con el Palacio del Baró de Herbés enfrente, donde nos espera el otro vehículo.

 

SUBIDA AL REGATXOL (1259).

Una  vez en Herbeset hay quien prefiere, antes de comenzar la bajada hacia Pereroles, hacer una subidita, bastante fácil a pesar del último tramo de gran desnivel, al Pico de Regatxol. Simplemente se sigue la carretera que lleva a Castell de Cabras hasta el Mas de Serraplana. Allí hay un sendero con fitas que llevan a la cima del Pic, desde donde se disfruta de una vista incomparable de toda la zona desde Morella a Castell de Cabras y Herbeset

 

NO SE PIERDA

Un paseo por Herbés, por sus empinadas calles y al castillo-palacio más bien-- del primer noble que apoyó la causa del general Cabrera y pagó con su vida por ello. Hay un bar en el pueblo donde uno puede degustar el licor de hierbas que toma el nombre de la villa.En  1691 obtuvo autonomía municipal como una villa independiente de Morella, gracias a Carlos II y se fusionó de nuevo con ella en el año 1926. En los 70 recobró su independencia como municipio. Ya no queda mucho de los edificios originales del pueblo, pero por su enclave natural, aún se respira el ambiente romántico que en el siglo XIX le insufló la presencia de los carlistas y el mitico general, y la sombra trágica de muchas muertes, venganzas y destrozos..

Compartir este post
Repost0
16 octubre 2012 2 16 /10 /octubre /2012 16:13

pic-milmenut091012-054.jpg

Se trata de una bonita excursión  pirenaica que nace en el andorrano Valle de Ransol, se encarama hacia el collado de Jan (casi 2700m) y desde ese mirador prodigioso se hace cima tras unos metros de subida por una cuesta de pedruscos esquitosos, abriéndose hacia los valles y picos occitanos y formando una cordada de crestas asequibles con los Picos del Estany Mort, la amplísima Pala de Jan y el Pic de Ransol .

Cogemos la carretera que lleva de Andorra al Pas de la Casa y recién pasada La Aldosa, entramos en un desvio a mano izquierda hacia el pueblo de Ransol, que cruzamos, saliendo a mano derecha por la carreterita comarcal que entra en el estrecho y pintoresco Vall de Ransol, todo el camino en paralelo al Rio de la Coma, que queda a nuestra derecha, y se llega al final,     una explanada junto a un area de picnic. Dejamos alli el coche y atravesamos el área para subir a mano derecha, dirección SE, aparentemente alejandonos de nuestro objetivo, pero en diez minutos, bajo un bosque tupido de pino negro y abetos (bosc del Hostal de Poll) volvemos hacia la izquierda sin dejar de ascender de forma incesante pero suave, en dirección al Refugio de Els Coms de Jan.

En menos de media hora salimos del bosque y, con el valle a nuestras espaldas, nos encontramos con el riachuelo de Jan que baja tumultuoso y cantarín  y forma pequeñas cascadas . Lo ataravesaremos para encontrarnos en un valle pequeño que forma escalón (el rio hace un despliegue muy hermoso al caer sobre una gran roca plana inclinada) y se llega a  un pequeño circo glacial, a cuya izquierda, medio oculto por la diferencia de nivel, vemos el refugio de Jan. Es un refugio libre, bastante limpio, para unas diez o doce personas. Delante,  amplios prados lacustres y pequeños lagos (donde en verano pastan algunas manadas de caballos) y a su espalda los farallones del circo, formando un telón gris impresionante. Hac falta superar un escalón más, para llegar a las cimas desnudas, cubiertas de hierba quemada por el sol, de la Pala de Jan.

Detras justo del refugio comienza el sendero (marcas amarillas y fitas de piedras) que deberá superar los escalones de piedra del circo en busca de la explanada superior y más arriba, el coll de Jan. En la planicie del refugio dejamos las marcas rojas y verdes del GRP (Sendero de Gran Recorrido del País) que rodea el perímetro irregular del territorio andorrano, una joya pireanica rodeada de cumbres catalanas y francesas) y debemos superar por la izquierda  una grada esquitosa en la que el riachuelo forma otra amplia cascada.

Subimos ahora por una pendiente muy empinada y herbosa, con bancales escalonados sin un sendero marcado, guiándonos por fitas o por la subida intuitiva hacia un collado en plena cresta fronteriza entre Andorra y  las tierras occitanas de Senyac y Ossa. En la cresta gozamos de una vista incomparable sobre los valles y las cimas francesas y nos dirigimos hacia la izquierda sin dejar de crestear por un terreno pedregoso bastante firme hasta llegar a la antecima de la Collada de Jan (2775m) y luego acceder con poco esfuerzo a la cima del Mil Menut (2779 m).

Desde la cumbre podemos contemplar un panorama abierto a varios valles y picos abiertos a todos los puntos cardinales, excepto hacia el oeste en el que el pico de la Serrera y el de los Meners, nos limitan la visión.

Desde allí, tras un merecido descanso y las fotos de rigor, podemos bajar la cresta para llegarnos a la Pala de Jan y desde allí subir por terreno pedregoso pero firme hacia el pico de Ransol (2732m). Luego hay que seguir la arista y descender hacia un valle donde reencontramos las señales rojas que nos devuelven al Refugio. Si tenemos poco tiempo o la meteorología parece amenazante podemos hacer el camino de regreso desde el Mil Menut, por donde hemos subido. Contando pequeñas paradas y descansos, la excursión no supera las cinco horas y permite contemplar las montañas de tres países europeos de una misma mirada.

 

 

NO SE PIERDA

 

 Una visita a la Iglesia románica de Sant Joan de Caselles, dominando la carretera de Canillo a Ransol. Se trata de un precioso edificio bien conservado, con nave rectangular, cubierta de madera, abside semicircular y un airoso campanario de estilo lombardo. Tiene un porche porticado con suelo original de guijarros. En su interior hay un retablo del s.XVI dedicado a San Juan Evangelista, realizado por los maestros Miguel Ramells y Gui Borgonyó. También se puede admirar un Cristo en Majestad en estuco con un fondo de pintura mural del s.XII. En 2003 la iglesia fue declarada monumento parimonial nacional del Estado andorrano.

 

DOCUMENTACION

 

La Guia Alpina de Andorra, es una excelente ayuda. Añádase el mapa de Alpina 1:40.000. Estos los tiene el lector a su disposición en Librería Serret de Valderrobres. Y en Andorra es facil adquirir en las oficinas de turismo, el paquete de "Caminos de Andorra" editado por el Govern del país y unos excelentes mapas de 1:10.000 de "Muntanyes d'Andorra", también firmados por el ministeroo andorrano de Ordenación terriorial. 

  

 

 

Compartir este post
Repost0
3 octubre 2012 3 03 /10 /octubre /2012 07:11

El valle del Algars, el río que va marcando fronteras políticas (que no naturales, ojo al dato para "nacionalistas"  incipientes) entre la Terra Alta y el Matarraña, encierra verdaderas maravillas para goce de montañeros y senderistas.Desde los estrets al Toll del Vidre, desde Peña Galera (1029) a la Punta de la Clapissa (1022m) o a la Miranda (1192m), bosques silenciosos, masias por doquier (la mayoría abandonadas y en ruinas), presencia del hombre en el pasado, lindes de piedra seca limitando campos abandonados, caminos perdidos, pozos y fuentes que fueron famosas y ahora languidecen por la sequía y por encima de todo, cumbres recortando el cielo, valles angostos, desfiladeros, picos impresionantes, farallones, cortadas de cientos de metros en roca viva...

Pero quizá lo más singular de este paseo que les propongo es la constatación de las huellas de población rural amplísima que hubo en estas tierras hasta bien entrado el siglo XX, pobladores que se pierden en la noria de los siglos pasados y cuyas viviendas, sembrados, caminos, arboles plantados, pozos y linderos de piedra, quedan más o menos deteriorados para admiración de los pocos caminantes que conocen y saben de la riqueza de estas tierras.

Comenzamos la excursión en Arnes. Podemos ir en coche desde el pueblo (a la entrada del caserío hay una pista que dirige hacia el "Toll del Vidre"). Unos cinco kms de pista rural estrecha (ojo en verano o fines de semana, apenas cabe un vehículo y hay que aprovechar los puntos de ampliación cuando nos cruzamos con alguno) nos llevan hasta la explanada del Toll, que merece una visita --y un baño-- aunque en estos días el caudal de agua es exiguo. El paisaje que rodea todo ese tramo de pista hasta el Toll, es soberbio: vistas de la Peña Galera desde un ángulo inédito (con el espolón de la Peña cerniéndose sobre el valle como la proa de una nave de piedra gigantesca), la muralla gris del Blau y el curioso monolito del Molló, elevándose desafiante y las remozadas Mas Blai  y Mas del Tamboner cerca del Toll. Después se sigue unos minutos más por la pista hasta la barrera de madera situada junto a otra explanada donde se pueden dejar los vehíclos.

A partir de ese momento comienza la caminata que en poco más de media hora nos lleva al Mas de Damiá, refugio libre, una de las mejoras realizadas por el Ayuntamiento de Arnes. Hace años se podía hacer casi toda esta excursión en automóvil, hasta el Mas de Pau, por lo menos. Las famosas riadas del año 2000 destruyeron la pista en algunos tramos. También se ha rehabilitado el Mas de Pau, el siguiente que nos encontramos y donde comienza el sendero de subida hacia el Pico de la Clapissa y La Miranda, siguiendo el curso del río y cruzándolo de una ribera a otra con gfrecuencia. El rio está encajonado entre la Peña Galera a la derecha y los recios farallones verticales de la Clapissa.

Abundan las terrazas de cultivos abandonados y las ruinas, aunque en el mas de Caramel-lo se vuelven a  verse sembrados. A nuestra derecha nace una pista que conduce a los altos de Peña Galera por el collado del Pelele. Una hora de caminata nos dejará junto al bellísimo Mas de Pau. Desde allí se puede ir al barranco de la Paridora (excursión que requiere permiso especial) y a los Ullals del Mas de Pau o subir por el barranco del Corb hacia la Mola de Lino o, como haremos en esta ocasión, subir al mas de Llosero hasta el collado de Monfort y desde alli alcanzar el pico de la Clapissa y, si hay tiempo y ganas, seguir sendero hasta la Punta de la Miranda.

A un lado del Mas baja un sendero, con marcas amarillas, que cruza el río y se empina hacia el Mas de Llosero, en bastante mal estado, pero que comienza a presentar señales de restauración. La subida, bajo un bosque de encinas y bancales abadonados es bastante fuerte y tiene tramos de terreno desgastado de subida penosa. Todo el transcurso de este sendero está rodeado de arbustos, pinos, encinas, algún abedul, hayas majestuosas en rincones difíciles, castaños y  arces, además del boj y el acebo, con sus pequeños frutos redondos y rojos y algún que otro fresno y sabina.

Tras una última pendiente muy empinada, llegamos al Collado de Monfort y casi inmediatamente a la pista que viene del area recreativa de La Franqueta, en el valle vecino, por donde discurre el rio dels Estrets y se forma el gran desfiladero de los Estrets de Arnes.

Una vez en este recodo de la pista tenemos dos opciones: la subida al Pico de la Clapissa, que es la que escogemos hoy, o seguir por la pista hasta su final tras dos recodos en subida, desde donde se puede acceder al sendero que lleva al Pico de La Miranda por el collado de la Ereta dels Clos, el de la Grassada y el altiplano de Terranys. Lo haremos otro día.

Ahora afrontamos el último reto de la excursión: la subida a la Clapissa. Hay un sendero poco marcado pero muy intuitivo que parte de nuestra izquierda y sube de inmediato entre matojos, matorales y arbustos. Inmediatamente nos adentramos por el bosque que cubre las laderas del Pico. El sendero es estrecho y va bordeando la vertiente norte de una montaña más baja que parece apuntalarse con el Pic de la Clapissa. Una media hora de subida, nos lleva a la roca propiamente dicha. Hemos de subir, ayundándonos con las manos, por una fácil pared de roca inclinada, gris blanquecna y completamente pelada, aunque hay matojos de boj en los bordes. La subida por el plano inclinado termina en otra superficie aun más inclinada que se alza hasta el pico inferior de La Clapissa. El piso de roca está agrietado en lajas y grandes esquirlas que permiten la subida con relativa facilidad.

Al fin vemos el pico propiamente dicho recortado contra el cielo, como una gigantesca azada de roca que se alza sobre una caida de doscientos metros con un manto de bosque en el fondo y sobre un paisaje magnífico donde se ve en la azulada lejanía los pueblos de Arnes, Horta de San Juan y su Tossal y las estribaciones del Montsagre. La cima, inclinada y con un monolito de piedras, requiere unos minutos de contamplación y descanso.

Después, el descenso, con cautrela al principio y algo monótono por el largo tramo de pista. En total, unas cuatro horas, sin contar descansos, claro.

 

 

 

DOCUMENTACION

Imprescindible el libro de Jordi Bustos Bernús, "Itinerarios por los Puertos de Beceite" editado por Prames. Y naturalmente los mapas del servicio cartografico nacional de Arnes, el del Port d'Arnes 1:15.000 editado por Piolet y, como complemento, los dos de El Port 1:30.000 también de Piolet. Hallables en librerías especializadas y, desde luego, en la de Serret de Vallderrobres.

 

 

 

 

 

NO SE PIERDA

Baño o un rato de relax en las pozas del Toll del Vidre, un lugar paradisíaco --sobre todo cuando hay agua en abundancia-- muy frecuentado en verano pero solitario, silencioso y calmo el resto del año. Otro momento de deliciosa comunión con la naturaleza es posible encontrarlo en el Mas de Pau, cuya rehabilitación ha dejado muy evidente la solidez práctica del viejo mas y el embrujo del entorno. Observen la fuerza y tamaño de las encinas que lo rodean, el enorme roble que da sombra a toda la entrada de la casona, las toscas escaleras y el pórtico elevado con columnas y dintel. Hay una fuente pequeña de la que, milagro en estos tiempos, mana un hilillo de agua fresca. En Arnes encontrarán un magnifico lugar para comer, "El petit Cabirol", además de la oportunidad de un delicioso paseo por un  pueblo cuya plaza del Ayuntamiento e Iglesia merecen una visita morosa.

Compartir este post
Repost0
11 septiembre 2012 2 11 /09 /septiembre /2012 07:33

Pic-Serreres-por-collado-de-Meners-131.jpgEl Pic de la Serrera es la quinta cima andorrana que supera los 2900m. No llega a los tres mil pero le faltan menos de 80 m y tiene un paisaje dramático de cumbres azuladas y un perfil triangular orgulloso aunque nada difícil de conquistar desde la Collada dels Meners (vertiente sur). Desde ese punto a caballo entre dos profundos valles pirenaicos, con los picos franceses limitándolos por uno de los lados, en unos 40 minutos se sube tranquilamente una ladera empinada pero no en exceso, abierta a todos los vientos y con unos panoramas montañeros, mires a donde mires, de una belleza singular. Con sus troncos de protección y las negras paredes de lajas pizarrosas, que lo limitan, cada vez que subo al Coll del Meners recuerdo ese punto mítico que en la famosa película de Frank Capra, "Horizontes lejanos", separaba un inhóspito y peligroso Himalaya del paraíso oculto de Sangri-La.

Pero para llegar a la collada dels Meners hay que escoger entre el final de la carretera de la Coma de Ransol o salir del otro lado, por Sorteny (los más decididos pueden unir esos dos puntos en un recorrido directo si tienen vehículos de apoyo). Nosotros escogemos el valle de Ransol y salimos del parking y picnic que hay al final de la carretera del valle, donde unos postes indican el camino.

Este sube, entre muros de piedra seca, por una pendiente suave acompañando siempre a la derecha el estrecho caudal del rio del Meners. Avanzamos entre dos canales con contrafuertes rocosos de gran altitud. Una vez superados estos, sin dejar el rio, que va formando cascadas pequeñas pero caudalosas, llegamos a una extensa meseta de hierba, pasamos por la fuente del Clot de la LLosa y cruzamos el rio por un puente de madera, para inciar una pronunciada subida que supera el canal del rio. Más o menos a una hora de la salida nos encontramos con el primer lago, el estany de Ransol.

Junto a las frias aguas esmeraldas encontramos las señales del sendero GRP (que da una vuelta completa a Andorra) que proviene del refugio de Jan. Seguimos por la derecha el borde del lago, dejando detrás nuestro el inmenso collado de piedra desmenuzada, gris y pelada, con la cresta del Cap de la Serrera.

Pic-Serreres-por-collado-de-Meners-064.jpgEl camino ataca una subida bastante inclinada y mantenida, y serpentea por una vaguada por la que vamos ganando altura con un suelo pedregoso y teniendo como objetivo una redondeada cumbre,que nos servirá de antesala al Pico. Cuando llegamos allí, en un lugar azotado por los vientos, pedregoso e inhóspito, con el perfil dramático del roquedal del Pic de la Coma de Senyac, comienza un ascenso final en lazadas, muy empinado también, a cuyo final vemos el Collado del Meners, con sus palos caracteristicos.

En el collado, el panorama te deja sin aliento. Estamos frente al Pic de la Cabaneta y a los dos lados del coll,  los dos valles a vista de pájaro, el de Ransol y el de Sorteny,  en los que dominan la linea de cumbres de la Cabaneta y el Estanyo y por el otro lado el de la Serrera, el dels Meners, el del Estany Mort y el Mil Menut, y el valle occitano de Senyac.. Dejo a mi mujer en la pequeña cabaña de la falda del Collado, con el Estany del Meners de la Coma en el fondo del valle, y atrevesando oblicuamente la ladera hacia la mole del Pic de la Serra, comienzo la última ascensión por una pendiente dura, que me llevará en unos 40 m a la cumbre.

Hay una cresta fronteriza rocosa antes de pisar la cima, que es accidentada y sin superficies planas, un conglomerado de roca azotada por los vientos, con un palo con pañuelos tibetanos enrollados, en el punto más alto.

El panorama es extenso hacia los cuatro puntos cardinales, excepto hacia el Sur en el que el Pico de L' Estanyo rompe la visión de su vertiente. (Cuando se sube al Estanyo ocurre lo mismo con la Serrera, claro está). De todas formas podemos admirar la silueta del Comapedrosa e incluso si hace buen dia. la Pica d'Estats o al fondo, el macizo aragonés de la Maladeta.

Hay que calcular de 6 a 7 horas en ida y vuelta, en una excursión marcada por la presencia cantarina del agua del rio Meners y la paz y el silencio de los dos lagos pirenaicos o la magnificencia de las cumbres rocosas  a cuyos pies va serpenteando el camino, señalizado con manchas amarillas.

 

MINAS DE HIERRO

En los siglos XVII y XVIII había una industria de hierro en Andorra, con más de 10 fraguas. No sólo en Ransol, sino la del Querol, la Maiana y la de Os. La Collada dels Meners era un punto de extracción importante hasta el siglo XIX. Hay galerías excavadas por la zona pero su mal stado de conversación impide su visita, Solo en Llorts quedan unas galerias que pueden visitarse, en las que los mineros y los arrieros trabajaban solo tres meses al año, en verano, dada la dureza del clima en otras épocas. La labor del hombre ha quedada grabada en el paisaje. Entre el Estany dels Meners de la Coma y los Clots de la Serrera, se percibe claramente la aspereza del paisaje debido al material de hierro que lo compone, oligisto, limonita y vetas de mineral entre los esquistos. El material era transportado en mulos hasta el valle de Ordino.

 

NO SE PIERDA

Visita el barrio antiguo de Canillo, una población muy turistica enclavada cerca del valle de Ransol, donde aun se conserva una iglesia de planta románica y un antiguo molino harinero. Los aficionados al patinaje tienen un Palacio del Hielo magnifico en la localidad y es posible hacer una facil ruta familiar que une este pueblo con el Tarter y Ransol. El camino transcurre por bosque (ojo al daño que está ocasionando el hongo de los pinos) y se hace comodamente en hora y media, pudiendo regresar en bus.

 

DOCUMENTACION

 

Por supuesto la Guia Alpina de Andorra (Excursiones, Travesias y Ascensiones), la de Los Lagos de Andorra de la misma editorial, el mapa-guía de escala 1:40.000 y especificamente los folletos senderistas de la parroquia de Canillo y la colección de Caminos andorranos que ha editado al Govern del país. Excepto estos dos ultimos, el resto es facilmente encontrable en librerías especializadas y, desde luego, en la Librería Serret de Vallderrobres, para los caminantes del Matarraña y el Bajo Aragón .

.

Compartir este post
Repost0
28 agosto 2012 2 28 /08 /agosto /2012 07:17

 

excursiones-6076.JPG

 

Fuerte y exigente subida al Montsagre de Horta por el histórico sendero de la Escalerola (con un pasado legendario de camino vecinal entre Horta y Pauls), con su paso algo expuesto sobre la roca, entre paredes verticales, no apto para personas con miedo a las alturas , a pesar del cable forrado que montañeros piadosos han instalado para ayudar a los más tímidos. No obstante y dadas las condiciones del sendero, creo que es preciso tener en cuenta el estado del tiempo antes de acometerlo. Ni en jornadas de lluvia o en las que sople el fuerte viento de estas tierras es prudente hacerlo.

El pueblo de partida es fronterizo con el Matarraña y forma parte de la Terra Alta tarraconense. Está a 363 m de altitud y se llama Prat de Compte. En la carretera nueva que une ese pueblo con Horta de San Juan, entre los km 24 y 23, veremos un desvío (a la derecha viniendo de Horta o la izquierda desde Prat) junto al barranco de Engrilló. El desvío está junto a una encina enorme y es una carretera rural asfaltada que se dirige directamente hacia los roquedales del Port por entre masías abandonadas, una granja en activo y terrenos cultivados, olivos y pinos. Menos de dos km de asfalto y comienza una pista de tierra recién arreglada y afirmada que sigue subiendo hacia el sur superando los desniveles del barranco citado, hasta un punto (Viloubás) donde pdoemos dejat el coche junto a unos cobertizos de piedra seca en buen estado, cerca de una balsa, un poco mas abajo a la derecha. A unos metros después del desvío a la balsa hay una fita que marca el comienzo de un estrecho sendero que se adentra en  el bosque. Enfrente nuestro, por encima de los árboles vemos los roquedales y cortadas del Salt adonde nos dirigimos por un camino cada vez más en pendiente (hace unas semanas, la pista se hacia impracticable unos 200 m antes). Estamos a 550m de altitud y ya podemos poner nuestros cronógrafos en marcha.

Lo primero es cruzar el barranco de Engrilló ( algún conocedor de este lugar me habló de torrentera de agua en años lluviosos, ahora está totalmente seco) y seguir un sendero cada vez más empinado que está señalizado con fitas de piedras y alguna que otra señal  de pintura roja. Nos rodea un bosque de encinas, algunos árboles frutales descuidados de la época en que todos estos lugares estaban habitados, y cruzamos un lugar más despejado llamado la solana de Mateu. Parece que en tiempos había por aquí una fuente (Sant Miquel o Bruna) de la que sólo quedan juncos y vegetación de ribera, pero ni rastro de agua. Senderos de labranza, carboneras y bancales de cultivos abandonados limitados con esos trabajosos margenes de piedra seca que uno encuentra por doquier. Nos encontraremos con un primer "eco" de grandes bloques de piedras --caidas de los cingles que nos rodean como murallas ciclópeas--, el sendero las evita y se enfila bravamente hacia lo alto, cruzando una fita pentagonal con las siglas MP.

Llegamos a una tartera de tierra y piedra descompuesta, empinada y algo resbaladiza que hemos de subir en diagonal (unas fitas nos orientarán para subir por el lugar menos arriesgado) hasta llegar a un punto en que nos desviamos a la izquierda bajo una roca puntiaguda. A nuestra izquierda, al pie de la pared blanquecina, hay fijado un cable forrado con cuya ayuda podemos subir, apretándonos contra los angulos de la roca, con una no muy alta pero vertical caída. Es el paso de la Escalerola, quizá el más delicado de la excursión. Es un paso estrecho, un poco aéreo, labrado en la roca calcárea y que hay que pasar con cuidado y atentos (poco recomendable con lluvia o viento fuerte, como dijimos). Más adelante tras unos minutos de desnivel fuerte llegamos a un paso entre rocas, una hendidura oblicua  y estrecha que merece una de las fotos más preciadas de la excursión. Seguimos subiendo con alguna que otra pequeña grimpada entre las rocas. El sendero mantiene la subida porfiadamente entre pinos negrales y se desvia a la derecha hasta llegar a la cabecera del barranco, un coll que roza los 1000 m de altitud. Desde ese punto la vista del barranco es muy hermosa y al fondo disitinguimos las tierras de Horta. Al otro lado, la mola Grossa, los pinares que la rodean, la pista que proviene del Prat y que lleva hasta el estanque de la Refoia, en el coll Roig,( del que hablamos no hace mucho en otra excursión) Estamos en los valles interiores del Montsagre, de donde parten numerosos senderos que lo cruzan en todas direcciones y llevan a Horta (por la bajada de Valero o la subida de la Mala Dona) hacia las Rocas de Benet por Arnes o, por el otro lado hacia Pauls o Alfara de Carles y en tierras de Beceite hacia Fredes.

Llegamos hasta el coll llamado del Avion (por lo visto hubo alli un accidente aéreo hace muchos años) y el sendero se dulcifica cresteando por terreno esquitoso, piedra gris destelleante, sin vegetación, hasta llegar a famoso Pilón o tosal de Engrilló con un vértice geodésico, una gran panorámica en todas direcciones y una caseta de vigilancia de incendios. La vista es muy hermosa y en dias despejados podemos ver a los lejos algunas cimas pirenaicas y en el valle  la extensión azulada de la terra Alta y las del Matarraña, con los pueblos blancos aislados, Calaceite, La Fresneda a lo lejos. A nuestros pies, la Mola de Atans, muy cercana, la bifronte punta del Agua y los Montsagres. Desde aquí podemos ir a buscar la bajada de Valero que nos lleva a la pista que por un lado, yendo hacia la derecha, a unos tres cuartos de hora, nos llevará al punto de origen. A la izquierda la pista nos dejaría en un punto muy cercano desde donde se accede en coche desde Horta si hemos tenido la precaución de dejar un coche en ese lugar antes de ir. con otro, al lugar mencionado de la carretera a Prat.

Los más audaces pueden desde el coll cercano a la ya citada cima de Avion, bajar una empinada cuesta hacia el barranco, giraremos hacia el sur frente a dos cingles de paredes verticales, en cuyo punto de encuentro cruzaremos frente a un pozo cubierto con una reja (pozo Rec) que nos lleva a la balsa de la Refoia (la más grande los Ports), caminaremos por la solana de la Refoia (hacia el noroeste) hacia la cresta de la Punta del Ortigó. Allí mismo comienza el Canal de l'Esterrosall  (justo bajo la punta de L' Esterrossall (de 900 m) que marca un camino poco apetitoso entre dos paredes brutales y una presumible caida en picado. Pero no es así. Bajamos a un sendero estrecho que va hacia la izquierda, justo junto a la pared del cingle. Comienza una bajada con algun punto de desgrimpada. Hay que estar muy atento y evitar empujar rocas que puedan herir a quienes van debajo nuestro. La bajada impresiona y tiene la fuerza ciclópea de los grabados de Alberto Durero. Ojo con la encina enorme que parece colgada del barranco, allí hay que dejar la tartera (que se despeña pocos metros mas delante) y nos desviamos a la derecha hacia la pared de otro cingle. Abandonamos la primera  canal y vamos a buscar la segunda que nos llevará al pie de un segundo single por una tartera que requiere toda nuestra atención hasta dejarnos a pie de pista. La seguimos hacia la izquierda y comienza una larga caminata en lazadas hasta llegar al lugar donde hemos dejado el coche. Calculemos unas 4 horas para hacer la vertiente de Valero (en caso de tener dos coches) y casi 5 para la opción del Canal de L'Esterrossall.  Belleza y emociones a tope en ambos. Asegurado

 

 

 

NO SE PIERDA

El pueblo de Prat de Compte. merece una visita atenta y tal vez una comida en la  fonda  situada en la entrada de la población, no muy lejos del centro de información de los Ports, donde facilitan información de las numerosas excursiones que se pueden hacer por la zona.  Uno de los puntos más agradables es la ermita de la Fontcalda, al pie de las pozas del rio Canaleta (que bien merecen un baño) al que se puede llegar aprovechando el trazado de la Via Verde o el paseo circular por el Vall de la Jepa. Si hace esta excursión por los días de la Virgen del Pilar en octubre, no se pierda la fiesta del Aguardiente. El pueblo tiene fama por sus destilerías y la calidad de su aguardiente.

 

 

DOCUMENTACION

Como de costumbre hay que recurrir los mapas de Els Ports 1:30.000 editados por Piolet, el del IGN de Horta de San Juan o los mapas de la terra Alta editados por ICC. Aconsejo también el librito "Guia de Prat de Compte" de Joan Hilari Muñoz, editado por la Diputación de Tarragona y que están disponibles en librerías especializadas y en la Librería Serret de Vallderrobres.

Compartir este post
Repost0
7 agosto 2012 2 07 /08 /agosto /2012 12:52

excursiones-6369.JPGEntre tres y cuatro horas (baño breve incluido) es lo que exige este hermoso circular que ofrece una fórmula inédita para ir a La Pesquera (la hermosa zona de baños fluvial de Beceite) dejando el coche en Beceite, recorriendo dos cordilleras diminutas y sus correspondientes valles, superando desniveles apreciables y disfrutando de vistas maravillosas sobre el macizo de Peñagalera y el rio Ulldemó. El objetivo de la excursión consiste en probar las aguas del Matarraña y las del Ulldemó, en una misma jornada andariega, cosa muy recomendable con la calorina que está cayendo.

Podemos ir a buscar el inicio del sendero al roquedal del barranco del Predicador, en la parte alta del pueblo, pasando junto al polideportivo, el depósito de agua y el campo de fútbol, donde nace la carreterita comarcal que lleva a Las Pesqueras. El sendero surge a mano derecha, una subida rápida haciendo eses por la ladera vertical, con viejos muretes protegiendo el camino. Este es el comienzo más atinado y goza de una panorámica asombrosa del valle del río y el caserío antiguo de Beceite en torno a la pequeña torre de la iglesia. Eso aparte de un paseo por el borde de las rocas rojizas hasta pasear por el centro de una carena con unas magnificas vistas de las barranqueras y el valle, y las montañas que los rodean, desde la Caixa y Pañagalera hasta La Picossa, San Miguel y la sierra de Les Escales.

Hay una opción para los más aventureros: dejar el coche bajo el viaducto reconstruido, en las afueras del pueblo, en el camino al Parrisal, junto al desemboque del barranco de los Predicadores y subir desde allí, barranco arriba. No hay camino,  pero las vertientes del barranco permiten una subida intuitiva sin riesgo, aunque no sin esfuerzo,  hasta el coll del Barranc del Comellasos -o de los Predicadors-- (esta opción permite, al regreso, acceder a la piscina natural del Matarraña en las afueras del pueblo, a pocos metros del viaducto, donde darse un baño refrescante tras el esfuerzo).

Pero sigamos con el camino ortodoxo: llegaremos al coll y a la derecha, el pico desnudo de una roca situada entre el barranco y el valle del Matarraña, tdesde donde endremos una doble vista sobre las montañas ya citadas, el coll de la Creu tras el que se esconde el pantano de Pena y el del Querol tras el que asoman las casas de Vallderrobres. Rodeamos el Barranco de los Predicadors (donde según dicen se lanzaban los cuerpos de los an males muertos, festín de buitres, por eso existían tantas rapaces en aquellas epocas y ahora estan desapareciendo).

Cuando ya nos dirigimos hacia el fantastico muro de piedra del macizo de Peñagalera, con la roca del Migdia, el Moletó, el racó de la Olla y otras cingleras verticales sobrevolada por algunas aves rapaces, un poco antes de pasar por el bosque de sabinas, encontramos, muy bien señalizado, un cruce de senderos, ambos con las señales blancas y amarillas del PR. Aqui está el nudo de nuestro circular: a la derecha vamos a la Pesquera por el camino más largo, con una larga pista de montaña al final. A la izquierda por un camino más breve pero también de un desnivel más abrupto que nos dejará a la altura del Toll Blau, uno de los más hermosos del Ulldemó. He hecho el camino en las dos direcciones y sugiero hacerlo al contrario de las agujas del reloj. Seguiremos por el de la derecha y regresaremos por el de la izquierda, ya que aunque la subida es más dura por el primero, también es más breve. Mientras que la larga bajada por la pista forestal es casi un  paseo (de subida y con calor, es bastante agotadora).

No tardamos en llegar a un mirador desde donde admiramos los farallones verticales del macizo de Peñagalera y en el fondo, lamiendo sus escarpadas rocas, la corriente esmeralda del Ulldemó con sus vueltas y revueltas, rocas de fondo de color ámbar, piscinas naturales por doquier y algun que otro toll de aguas verdes entre la vegetacion de ribera y algunos árboles que hunden sus raices en el  amplio lecho del rio.

Tras un largo recorrido por un sendero que sube y baja entre sabinas, pinos y ginebras, ginestas, romeros, arbustos espinosos con pequeños frutos rojos, encotramos una pista paralela al camino por donde iniciaremos la bajada hascia el barranco de les Escales, pasamos por desniveles separados con muros de piedra, antiguas tierras de labor, terrazas en lugares increíbles, , una cueva en lo alto, muestras de canalizacion abandonada, las ruinas del mas de les Escales. Da un poco de pena admirar esa presencia humana ya tan destruida. Quizá sea añoranza de unos tiempos quen no volverán y que daban vida al bosque y al monte.

Llegamos a la pista alquitranada de la Pesquera que discurre por casi diez kilometros a la vera del rio. Nos dirigimos --algo más de un centenar de metros aguas arriba -- al Raco de San Antoni, una gigantesca revuelta del rio, al pie de la verticalidad de los gigantescos farallones de la Olla del Racó, que se alzan sobre el río como los tubos de un inmenso órgano de piedra. Alli están las cuevas de Bertol, que fueron corrales, un lugar magnífico para descansar y bañarse. Cerca de allí, otra posible opción para volver al Matarraña por los escarpados fortines de Cabrera, junto al Parrisal. En su momento busqué el camino que sugiere Vicent Pellicer Ollés en su magnifica "El massis del port, el plaer de la aventura", pero no logré encontrarlo.

Volvemos por nuestros pasos y haremos una media hora más o menos de pista siguiendo al río, hasta llegar cerca del Toll Blau, al inicio de la subida de la carretera con el gran chalet a la derecha. Allí en un pequeño recodo de la pista, usado como diminuto aparcamiento por los visitantes, pueden verse las señales del PR enfilándose monta arriba de una forma muy pendiente, entre viejos cajones  abandonados de abejas. Tras esa pequeña escalada por roca blanca ,el sendero toma forma y comienza su subida constante hacia el Racó de les Escales donde nos reuniremos en una hora más o menos con el cruce que comentamos y desde allí a Beceite. Luego no queda más que bajar hasta donde dejamos el coche y darnos el segundo baño, esta vez en las aguas del Matarraña.

 

 

 

NO SE PIERDA

Al comienzo de la excursión, por la parte alta del pueblo, una vez pasado el polideportivo, de cara al valle del río con sus huertos y sus casas de labor, hay un vulgar muro de mampostería en el que con un poco de atención veréis una estela funeraria integrada en la obra. Se trata de una estela cuyo origen no he podido encontrar en los libros de la zona pero que tiene aire medieval, si no es más antigua aún. Debería ser destacada por su valor histórico de una forma más evidente. Un poco más de sensibilidad artistica, señores del Ayuntamiento de Beceite. Si ustedes no aprecian las maravillas que tienen, ¿quién lo hará? El dia menos pensado le darán una mano de cal para que "no desentone" con el resto de la pared.

 

UNA ALTERNATIVA

Tal como comentaba en el texto, ese escritor excursionista Vicente Pellicer, en el libro citado sobre el placer de aventurarse por los Puertos (es un autor que logra hacerte vivir sus excursiones con sus descripciones y comentarios; muy recomendado en estas páginas)  menciona  el regreso a Beceite a través de un sendero bastante pendiente y pronunciado desnivel que nace cerca del Raco de Sant Antoni (no logré encontrarlo) y sube junto al barranco de Niern, con un paso algo delicado que se supera con unas cuerdas ya instaladas. Pasaría junto al Mas de Niern hasta llegar a una pista que pasa junto al Mas de Silvestre y conecta con el GR 8 que nos llevaría hasta la pista del Parrisal, a pocos metros del tramo cementado, a cuya derecha surge la subida señalizada a los fortines del general Cabrera, el Tigre del Maeztrazgo. Trataré de encontrar este sendero en otra ocasión.

 

DOCUMENTACIÓN

 

Recomiendo naturalmente "El massi del Port" de Vicent Pellicer y también sus "A peu por el Massis del Port" y "Caminades pel masis", donde cumple el milagro de no ser reiterativo. Todos son libros complementarios. Edita  Cossetania en su colección Azimut. Llevense también el mapa de Prames sobre Puertos de Beceite, 1:40.000. Los pueden adquirir en librerias especializadas y los andarines de estas tierras en la librería de Serret en Valderrobres.

Compartir este post
Repost0
25 julio 2012 3 25 /07 /julio /2012 07:49

P10601851.jpg

 

He aqui una excursión bellísima por la tres zonas lacustres que limitan las pistas del Grau Roig andorrano, acercándonos al Pas de la Casa y la frontera francesa. Hay que armarse de paciencia y de vigor ya que tiene exigencias de larga duración y de fuertes desniveles (casi 2000 m de desnivel acumulado en una caminata que puede acercarse a las 8 o 9 horas, según  la alternativa que se escoja, siendo de 5 a 6 horas, la más corta).

Llegamos al punto de salida después de atravesar el pequeño país, viniendo de España. Por la carretera CG2 vamos hacia el puerto de Envalira y nos desviamos a mano derecha hacia la estación del Grau Roig. Una vez en el parquing, si llevamos un turismo debemos dejar el coche y, en verano, coger el minibus que sube hasta el Estany Primer (a 2300m), donde está el restaurante. Si se lleva un 4x4 se puede acceder por la irregular y difícil pista hasta arriba, junto al lago, y también se puede subir andando cruzando la pista por algunos lugares (casi una hora de subida).

El primer arrobo estético nos dará cuando veamos las grises cumbres reflejadas en el lago, rodeadas de matorrales, flores y árboles. El camino sale de la misma orilla, bordeando el lago hacia el este siguiendo las señales amarillas  y rojas del GRP (sendero de gran recorrido del país). Caminamos paralelos al rio dels Pessons, un riachuelo cantarino que va bajando la montaña de forma rauda. Aqui hay dos opciones: seguir el GRP que sube por la collada de Montmalús y hacer el circular hasta reencontrar el collado dels Pessons y bajar por la ristra de lagos del Circ dels Pessons (de esa manera dejamos la larga bajada para el final, viendo el maravilloso rosario de lagos desde arriba) o seguir el GR-7 que hace el recorrido contrario hacia el Pic dels Pessons.

Nosotros seguiremos la primera opción con la dura subida a la collada de Montmalús (2707m) y luego al Pic de ese nombre (2782m). El paisaje desde la collada y el Pic es soberbio. Tenemos a la derecha el Circ dels Colells con su aspecto volcánico y desolado, al fondo a la izquierda el Grau Roig y las pistas de esquí vacías y sin nieve, los lagos del Circ dels Pessons y hacie el lado opuesto los agudos picos del centro y el sur de Andorra, con algunas cumbres catalanas como telón espinoso de fondo. A nuestros pies la profunda hondonada del Estany de Monmalús (hay un refugio libre que estos días está en obras de remodelación, los obreros son transportados cada dia en helicóptero junto al material: el pequeño edificio no se ve hasta que uno llega al alargado valle lacustre). Se trata de un paraje idílico en el que hay una serpiente, como en todos los paraisos, en forma de nubes de mosquitos. Salimos por piernas del lugar y nos enfilamos hacie el Pas Alt del Ribuls a 2646m, una especie de mirador panorámico sobre la comarca del Montmalús. Camino bien marcado, pedreras enormes en los que se pierde el sendero, bosques atravesados por riachuelos, caballos pastando en las herbosas laderas y una nueva subida muy fuerte hacia la picuda cornisa que nos rodea con sus farallones grises y sus cortadas vertiginosas. También aquí hay una alternativa que recomendamos: bajar por la vertiente opuesta hacia el Estany de l'Illa, uno de los más hermosos de Andorra (destino final del hermoso sendero del Vall del Madriu). Este desvío aumenta en más de dos horas la excursión (con dos fuertes subidas y bajadas) por lo que hay que medir las fuerzas y el tiempo.P10603882.jpg

Llegamos al pie del Pic de Ribuls o del Aguila, se trata de una durísima cresta que contemplamos desde la corriola o sendero entre cumbres. En la Portella del Pessons (2779m) tenemos a nuestra derecha la profunda sima del Canal dels Isards, rodeado de grandes bloques de granito y una vertiginosa caida, casi una sima que se lanza pendiente abajo por un terreno erosionado y deslizante. Nsotros subimos siguiendo un sendero que flanquea la montaña entre fitas. A la mitad del recorrido del sendero que nos lleva al Pic dels Pessons (donde iniciaremos la dura bajada hacia los lagos y el regreso) hay una confluencia entre el GRP y el GR7, el punto donde se cierra el circular y por donde llegan los que han seguido la otra opción).

Hemos de bajar hasta la collada dels Pessons donde se abre la brutal bajada hacia el rosario de lagos que configuran el circ dels Pessons. Seguimos las señales del GR y en la tensa bajada las fitas que van marcando las lazadas que el empinado sendero va haciendo entre roquedales, tarteras y tramos de camino bastante deteriorado. Eso sí, con un paisaje extremecedor en torno nuestro, los lagos al fondo, las laderas cortadas a pico y las cumbres dentadas como monstruos de piedra sobre nuestras cabezas, donde quedan las crestas del Gargantillar, uno de los "skylines" de roca abrupta más hermosos y severos del pais pirenaico.

A partir de aquí nos vamos encontrando con los hermosos lagos del rosario lacustre, uno de los parajes más magníficos del Pirineo. El primero es el estany del Cap dels Pessons (2582m), que aun conserva alguna placa de hielo, como una condensación de cristal sobre las heladas aguas azuladas. Bajamos por entre enromes bloques de granito, el sendero parace ir buscando los huecos entre ellos, jugando al laberinto con el caos rocoso. El siguiente lago (que en realidad forman dos o tres más pequeños, hilados entre sí por vastas zonas lacustres o corrientes minimas de agua) es el de las Fonts y unos quince minutos más tarde, el del Meligar (uno de los que no bordeamos, lo vemos desde lo alto del camino, que va subiendo y bajando haciendo lazadas entre bloques de rocas y buscando zona firme entre las marismas plenas de verdor y de vida).

Llegamos al Estany Rodó (2374m) que flanqueamos por el lado este y tras un ascenso breve entre bosquedales llegamos al estany Forçat, cerca del cual ya nos encontramos con el punto de confluencia de los dos GR (donde nos desviamos al ñprincipio) y ya adivinamos la cercanía del Estany Primer, con las edificcaiones del restaurante. Llegamos cansados pero llenos de luz, color, paz, silencio y ese aire vitalizante de las solitarias cumbres.

 

NO SE PIERDA

Si dispone de tiempo es aconsejable hacer una pernocta en uno de los dos refugios que pasamos, ya sea el de Montamlús o el de la Illa. Ambos tienen plazas suficentes, nunca están llenos, disponen de agua cercana y leña para la chimenea o para cocinar alguna cosa. Desde los dos se tiene acceso a varias cumbres conocidas y, francamente, pasar una noche en ese entorno es una experiencia muy recomendable en verano.

 

DOCUMENTACION 

Aconsejo la guia Alpina de "Estanys d'Andorra" de F.Xavier Gregori y Rosa M. Comamala. El mapa Andorra, también de Alpina, de 1:40.000 es excelente. Como complemento la "Guia muntanyenca de Andorra, de Manel Figuera y Alfons Brosel de la editorial vasca SUA. Tambien la Guia Alpina andorrana dedicada a "Excursiones, travesias y ascensiones" de Manel Figuera. Todas en librerias especializadas o en la de Octavi Serret de Valderrobres.

Compartir este post
Repost0

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens