Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
21 junio 2022 2 21 /06 /junio /2022 09:14

(publicado en La Comarca el 210622)

En los últimos siete años el interés de los españoles por estar informados de lo desagradable del mundo en que vivimos ha decrecido. Del 85 % de interesados por las noticias en 2015, al 55% este año.

¿Se trata del sesgo cognitivo llamado “el síndrome del avestruz” o de una tendencia progresiva de entontecimiento lúdico de la población? En todo el siglo XX casi todos los ciudadanos de occidente leía más de un periódico, al menos un deportivo y otro de información general. Y consumían telediarios y espacios informativos que ampliaban ciertas noticias. En la vida social se hablaba y comentaban las noticias y se opinaba sin complejos. Ahora las ofertas de los medios digitales son inagotables, ya sea  de entretenimiento, diversión o de tertulianos no siempre bien informados pero plenos de ruidosa superficialidad. Tienen más éxito las “fake news” que la realidad, Y cuanto más irreales, conspiratorias o simplemente idiotas, mejor. Las series arrasan y los programas populistas y vociferantes, también.

Las noticias de la realidad mundial sólo interesan cuando se presenta un hecho político relevante que puede cambiar el panorama de un país, hay un atentado sangriento, se celebra la final de una copa deportiva  o algún “influencer”, actriz o un miembro de la clase “alta” y la ética baja está metido en algún lío particularmente siniestro.

Pero esas noticias tienen una vida corta. El ciudadano siempre espera cosas nuevas y bien impactantes si puede ser. Y no le cites los índices de la pandemia que no acaba de irse o de la guerra en Ucrania que está entrando en la irrealidad de la rutina informativa. Ya no nos conmueven las cifras de muertos, violadas o niños desaparecidos. Ni siquiera que algún descerebrado  pueda iniciar la I Guerra Mundial Nuclear.

Por eso quizá una gran parte de la población padezca la curiosa pandemia mundial del Efecto Avestruz, un sesgo cognitivo que nos hace evitar toda información que nos puede causar malestar, preocupaciones, compasión o miedo. Se trata de ignorar esa parcela de la realidad que podría complicarnos la existencia hasta límites insoportables. Mejor actuar como si no existiera.

Para terminar, el mito del avestruz es falso: no mete la cabeza en un agujero cuando percibe un peligro. Suele defenderse con fiereza. El gesto es por la revisión de sus huevos, que entierra para evitar depredadores. Somos los humanos los que, en algunas ocasiones creemos que “desapareciendo” los problemas se resuelven por sí solos.

ALBERTO DÍAZ RUEDA

Compartir este post
Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens